www.archive-org-2014.com » ORG » C » CIBERJOB

Choose link from "Titles, links and description words view":

Or switch to "Titles and links view".

    Archived pages: 695 . Archive date: 2014-01.

  • Title: La agenda
    Descriptive info: La agenda.. Miguel Ángel Vázquez [.. @.. ] [.. www.. ].. Sin saber por qué, cogió su agenda de teléfonos y empezó a marcarlos uno a uno.. Hay personas que nunca cambian de casa, de mujer o de costumbres.. Él nunca había cambiado de agenda, así que, al correr de un par de décadas y algo más, en el librito se habían amontonado las anotaciones nerviosas y apresuradas y las hojas, en su mayoría, habían adquirido la pátina de lo muy sobado, como si su lista de contactos fuese una antigüedad de gran valor.. Empezó por la A y encontró un primer teléfono a nombre de Ana.. Sin más.. Le picó la curiosidad de saber quién fue esa Ana, pero no consiguió recordarlo.. Se sintió ofendido por su memoria, incapaz de definir los perfiles de ese ser que un día mereció.. inaugurar una letra.. de su agenda.. Marcó el teléfono y, en efecto, una mujer contestó.. - Ana?.. - Quién llama?.. - ?.. - Pero quién llama?.. - Bueno, esa pregunta es más difícil de contestar de lo que parece.. Sólo puedo decirte que soy Arturo, aunque eso, quizá, no te diga nada.. - No te quepa la menor duda.. Ni yo soy Ana ni aquí vive ninguna Ana.. Se dijo que era de esperar.. Le consoló pensar que estrenó su agenda cuando era estudiante.. en la facultad.. y que aquella Ana sería cualquier Ana que tenía unos apuntes que él necesitaba.. Le era preciso pensar eso.. Si en ese momento se hubiese admitido que no saber, ni poder saber, era empezar a perder algo de sí mismo, habría abandonado con todas sus consecuencias.. Pero la vida le había enseñado a ser escéptico, incluso respecto de sus propios sentimientos.. Probó con la C.. La inauguraba un teléfono perteneciente a Corp.. Landa.. Era fácil adivinar (eso hizo, adivinar) que Corp significaba Corporación.. Una empresa presidiendo su agenda.. Por qué? No consiguió recordarlo.. Y marcó.. - Metcalf Landa, dígame?.. - Soy Arturo.. - Con quién quiere hablar?.. - Quizá? sí, con usted mismo.. - Yo? Y qué desea?.. - Saber.. - Saber qué?.. - No estoy muy seguro.. Una vez tuve relación con ustedes, trato de averiguar por qué.. - Relación? Qué tipo de relación?.. - La verdad es que tampoco lo sé.. Supongo que entonces era joven, no consigo recordarlo.. No  ...   Por lo que cuenta mi madre, cuando llegaba el verano erais muchos los que llamabais.. - Muchos? Yo pensé? la agenda?.. - Mi padre siempre se cachondeaba de vosotros.. Decía que se las arreglaba para hablar con todos sin que os dieseis cuenta de que nunca recordaba los nombres.. Colgó abruptamente y, acto seguido, tachó, en gesto inútil, el nombre de Zurita y el teléfono de la agenda.. Su librito era.. mentira.. No contaba verdades, no conservaba lo real y, haciendo crueles guiños irónicos, destacaba las referencias de aquéllos para quienes él nunca había significado gran cosa, ni siquiera en el pasado.. Todavía hizo otra llamada.. Llamó al primer teléfono de la M, adjudicado a Manu, así.. El detalle le hizo pensar que algún día Manu y él tuvieron confianza.. - Diga?.. - Manu?.. - Soy Manuel, sí.. Quién habla?.. Yo te llamaba Manu.. - Mucha gente me llamaba Manu.. Arturo, qué Arturo?.. - Esperaba que tú pudieses decírmelo.. Ni siquiera puedo decirte cuándo fuimos amigos.. - No recuerdas a ningún Arturo?.. Al otro lado de la línea se escuchó un suspiro.. - He conocido a muchos arturos.. Pero acabo de recordar algo importante.. - Sí?.. - Uno de ellos, seguro, era un perfecto gilipollas.. La señal de conexión cortada se burló de él.. Paradójicamente, se sintió bien.. Había aceptado su destino.. Ahora sí recordaba algo, y ese algo era la razón de que hubiese cogido su agenda.. Tenía que llamar a un teléfono, una anotación reciente, un motivo reciente, una reciente realidad.. Lo demás era accesorio.. Así que marcó, por fin, sabiendo adónde llamaba y para qué.. - Consulta del.. Doctor.. Galindo.. - Soy Don Arturo.. Estuve hace tres días.. Necesito una cita.. - Ah, ya? - la voz de la enfermera redujo su tono hasta convertirse en un susurro - Disponemos ya de los resultados de los análisis.. Fue la voz, el cambio de tono.. Lo entendió todo, lo comprendió todo, lo supo todo.. Por sobrar, le sobraba incluso la cita con el médico.. - No se entristezca.. Le parecerá terrible lo que dicen esos análisis, pero, créame, en unos pocos días lo habrá olvidado.. Colgó y cerró su agenda.. Caminó hacia la cocina y, una vez allí, la depositó en una bolsa, junto al resto de los desechos del día.. Faro.. Puente.. Torre.. Zeppelín.. Rastreador.. Nuevos.. Arquitectos.. |..

    Original link path: /babel/v/Tvazquez1.htm
    Open archive

  • Title: Pero más inquieto está Méndez
    Descriptive info: Pero más inquieto está Méndez.. El Azeta [.. Debe ser porque lo he puesto en el suelo y ya se siente a un paso de la libertad.. Qué te pasa Méndez? No te gusta la música? Si quieres la cambio.. Si Méndez fuese un poco más elástico ya hubiese atravesado sus barrotes hace rato.. Ya ves Méndez estas gordo, tienes que ponerte a dieta si quieres escapar.. ja, ja, ja.. Méndez corre en su rueda como si estuviese corriendo por su vida, como si estuviese compitiendo en algún torneo, corre como si llegara tarde al trabajo o al colegio.. Lo bajé un rato de su mesa porque necesitaba el espacio, y desde entonces no ha parado.. Y ahora que lo pienso tiene ya varios minutos sin detenerse, sospecho que sufrirá de un infarto en cualquier momento.. El (o ella, la verdad no lo tengo muy claro) corre como si fuese caballo al galope, como si tuviera prisa por llegar a alguna parte, pobrecita.. Luego se baja, husmea alrededor de su jaula como si fuera la primera vez que esta ahí, mordisquea un poco los barrotes y entonces se sube otra vez a la rueda.. Al abandonar su rueda -esto me hace reír- actúa como si se bajara de una cápsula espacial o de.. una máquina del tiempo.. , tímidamente, una patita después de la otra, lentamente, precavidamente, examina la zona como si esperase llegar a algún sitio en especial, o hallar la salida, la puerta mágica.. Pero qué no entiendes rata bruta que estas dentro de una jaula y que por más vueltas que le des a la rueda nunca llegaras a ningún lado! A lo mejor estas loca, a lo mejor tu mente te hace ver cada vez un lugar diferente, a lo mejor esa es tu manera de escapar, de lidiar con la pena del encierro, después de todo las ratas no tienen televisión, ni libros, sus opciones para pasar el tiempo son muy limitadas, qué más podrían hacer sino engañarse a sí mismas?.. Y además qué debería de esperar yo?, verla un día sentada en flor de loto haciendo zen o tai chi, meditando sobre su futuro, haciendo planchas, parada de cabeza, bailando break(!), o qué la voy a ver un día arreglando los trastos de su jaula, decorando un poquito su casa, una piedrita por aquí, una caquita por allá, apilando el aserrín, acomodando la comida en su plato?.. ni hablar pues!.. Al ver su vehemencia y la manera en que sus ojitos parece que se le fueran a salir, y como las venas de sus orejas se hinchan y se ponen rojas del esfuerzo, se me ocurre que a lo mejor mientras corre sueña que se escapa de aquí, sueña que  ...   crees que te necesito Méndez!, además nunca te enseñé a cruzar la pista y tú eres muy confiado pequeñín, tú te le trepas a cualquiera, nada que ver Méndez, ven, cómete un manicito, ven.. por qué estas tan excitada dime?, qué cocha pacha en tu cabecha?, tú no has visto Tom y Jerry?, de qué cosa crees que son tus barrotes dime, de azúcar?, por qué te quieres salir dime?, qué no soy.. un buen amo.. ?, no juego contigo?, no te hablo?, no te pongo música?, no te doy de comer?, no te meto en mis pantalones y te saco a pasear?.. Oye Méndez qué te pasa no me escuchas! Por lo visto todo lo que yo digo te entra por un oído y te sale por el otro!, no?, discúlpame ya sé que no soy tu madre, pero mira.. Oye Méndez!.. MEN-DEZ!.. NO hay nada que hacer, lo de Méndez es crónico.. En el fondo lo envidio.. Al menos él tiene una esperanza.. Talvez debería de abrir su puerta, qué derecho tengo yo a retenerlo contra su voluntad?, por qué no he de darle la oportunidad de vivir su vida como lo crea más conveniente?, y si lo matan?, y si lo hieren?, y si no encuentra comida?, has comido raíces alguna vez Méndez?, has comido insectos?, ah? contéstame!, no me contestas verdad, te quedas callado, pues yo te diré, nunca, nunca, desde el día en que naciste has tenido que comer algo que no te gustara, ah, qué me dices a eso?, pero y si, ah ya sé, ya sé, no, no es que.. pero Méndez a ver, ven!.. acerco mi dedo a la jaula y lo meto para acariciar su cabecita, dos pequeños globos rojos supervisan la trayectoria de mi invasor índice, quieres que te cuente un cuento Méndez?, quieres decirme algo?, siento sus pelitos acariciar mis yemas y entonces destrabo la rejita que separa a Méndez del mundo real, abro lentamente la puerta, con pena, y si a lo mejor al llegar a la puerta "Duffy" el perro labrador del vecino lo encuentra primero?, pero y si a lo mejor escapa y pasa.. el mejor día de su vida.. ? Méndez rasguña con sus pequeños dientes el contorno de mis dedos como despidiéndose.. Méndez me entiende lo sé, él sabe que quiero lo mejor para él, pero no quiere que me preocupe.. El comprende mis contradicciones, no me guarda rencor.. Yo no te doy ninguna probabilidad de éxito Méndez no lo hagas.. Qué cosa? Está bien, Méndez cerraré los ojos y contaré hasta 10, de acuerdo?, si aún no te has.. (In Memoriam a la rata que un día fui y que una mañana apareció muerta a los pies de mi cama)..

    Original link path: /babel/a/Tazeta4.htm
    Open archive

  • Title: Elena
    Descriptive info: Elena.. Hidro [.. Elia entró al cuarto oscuro titubeando y la ausencia de aromas le apabulló por un instante; no se repuso hasta que sintió la suave textura de las cortinas que acariciaban su hombro desnudo.. Caminó hacía donde creía que estaba la cama, sintiendo en las plantas de sus pies descalzos el mullido calor de la alfombra.. Un leve choque con la madera le indicó que estaba junto a la mesa de noche y sintió la imperiosa necesidad de encender la lamparilla, pero esa necesidad pereció al siguiente momento.. Respiró profundo y la sensación del aire entrando por la boca, recorriendo su interior hasta hinchar sus pulmones acabo por tranquilizarla por completo.. Sonrió sin verse y se tocó los labios dónde la sonrisa permanecía esculpida.. Se sentó sobre la alfombra y dejó que su mano vagara sobre el piso hasta descubrir una horquilla, era una horquilla de Elena ¿La habría perdido la noche anterior? ¿O la anterior a la anterior?.. Soltó su pelo mientras se incorporaba a tientas, pero cuidándose de no despertar a Elena.. Palpó las.. sabanas.. y el contacto con la seda  ...   final en su departamento en Rivera.. Recorrió la textura de las cartas escritas en papel fino, el grosor de la tinta sepia en un discreto relieve sobre aquél papel tan fino.. Recordó la suavidad con que se deshacían las cenizas de aquellas cartas entre las yemas de sus dedos, las cenizas de aquellas cartas no leídas, sólo palpadas y después arrojadas al cesto del olvido.. Creyó cerrar los ojos ¿o estaban abiertos? No importaba, el aliento de Elena movía en cadencia siniestra los cabellos que le caían sobre el rostro, fue entonces que adelantó la mano un poco.. más allá de la nada.. , hasta encontrarla con un sinfín de montes y grietas trazadas en la piel por años, en la piel dura de Elena.. Recorrió los ríos de dermis y fue descubriendo en ellos a sus autores, a su autora.. a la misma Elia trazando surcos en la piel de Elena.. una lágrima enfrió su mejilla, una segunda fue secada por el aliento apremiante de Elena, por sus dos últimas exhalaciones, que Elia no pudo oír, pero fueron suficientes para secar su rostro lagrimado..

    Original link path: /babel/h/Thidro8.htm
    Open archive

  • Title: En un museo de cera
    Descriptive info: En un museo de cera.. Selene Chiérico [.. Mis pasos me llevaron a ese lugar sin quererlo.. Nunca deseé visitar un museo de cera.. Esas figuras pintadas, vestidas y enjoyadas, me parecían fantoches, les faltaba el alma.. Era mi opinión personal, y en medio de esas creaturas, pensaba en lo que habían representado para la humanidad.. Tomé asiento en un banco y miré frente a mí a una Marilyn Monroe, perfecta, deslumbrante; sus ojos claros brillando bajo grandes pestañas, y sus manos que trataban de bajar su falda, en la pose tan conocida.. Muy cerca Jack, el destripador, quieto, amenazante.. De pronto las luces amortiguaron la escena, y los muñecos cobraron vida.. Jack se acercó a Marilyn; cerré los ojos muy fuerte pensando que la imagen que vería sería trágica.. Sólo escuché:.. MM- Siempre creí que tu presencia me aterraría.. J- Ya ves que nadie es tan terrible como los demás creen.. MM- Me dices eso a mí, que toda la vida busqué afecto y jamás lo hallé.. Claro que los que me veían.. en la pantalla.. , pensaban que lo poseía todo.. J- Mi sólo nombre atemorizaba, nadie se atrevía a salir por las noches.. La niebla, la oscuridad, el silencio envolvía todo; me creerás si te  ...   sensible, pero jamás lo hallé.. J- Ahora estamos aquí, siempre en la misma posición, con el mismo gesto, viendo el efecto que producimos en los que nos miran con curiosidad morbosa.. MM- Hubiera querido que el que me hizo en cera, dejara de lado ese mohín seductor de mi boca, que mis ojos estuvieran entrecerrados, y mi pollera no pareciera que se levanta con el viento con el solo objeto de que se vean mis piernas.. En una palabra, quisiera que el mundo supiera cómo fui en.. realidad.. J- No te quejes, yo para siempre daré miedo y repugnancia; mis supuestos crímenes, esta capa que me envuelve y la expresión horrorosa de mi cara.. De pronto un fuerte resplandor, y el calor que producía, me alertó sacándome del letargo en que me había inmerso.. Se había producido un foco de fuego muy cerca de donde me hallaba.. Ya estaban los guardia con extinguidores de incendio, tratando de que las llamas no llegaran a las figuras.. Algunas se salvaron, pero las de Marilyn y Jack quedaron destruídas.. De ella, no quedaban ni los gestos característicos, y menos su vestido levantado.. De Jack, solamente los botones de la capa.. La cera corría por el piso en una misma dirección, unida..

    Original link path: /babel/s/Tselene1.htm
    Open archive

  • Title: Aldrobando Anatema I
    Descriptive info: Aldrobando Anatema.. Turandot [.. caballero.. |.. Aldrob.. ando Anatema.. esperando en la acera.. que vergüenza.. palabra.. un maravilloso orgasmo.. Con su permiso.. , donde quiera que esté.. Se hacía llamar.. , ese era su seudónimo.. Era un hombre inteligente, de mirada aguda y lengua sarcástica.. Pasaba la mayor parte del día en aquella biblioteca que era a la vez su lugar de trabajo y su hogar.. Aunque para la mayoría de la gente era el típico ratón de biblioteca reservado e impasible, yo, que le conocía desde hace años, sabía que detrás de aquella apariencia inquisitiva había algo más; intuía en su mirada el fuego que ardía en sus entrañas.. Sin embargo, siempre habíamos mantenido una relación meramente amistosa.. Pero un día todo cambió de repente.. Recuerdo que era viernes.. Tenía que ir a recogerle en coche a la biblioteca, pues tenía la moto en el taller y habíamos quedado con unos amigos para comer todos juntos.. Me puse un vestido verde y mi ropa interior favorita, un conjunto de sujetador, tanga y liguero negro, y salí en busca de Aldrobando.. Camino de la biblioteca, me di cuenta de que aquel vestido verde no era lo suficiente largo y dejaba al descubierto el borde negro de las medias.. Cuando faltaba poco para llegar a la biblioteca, el vestido se había subido más por el roce de las medias y asomaban por debajo de la falda mis blancos muslos franqueados por las dos rayas negras del liguero.. Pensé por un momento en quitarme las medias, siempre sería más discreto.. Pero al final hice uso de toda mi malicia y decidí poner a mi amigo a prueba.. En el fondo siempre había deseado tentarle, y ahora tenía la oportunidad.. Al llegar, le vi.. Me acomodé la falda rápidamente y le abrí la puerta.. - Hola Turandot, tan puntual como siempre - dijo mi amigo al subir al coche.. - Vámonos, tengo hambre.. Arranqué el coche y nos encaminamos hacia el restaurante.. Íbamos conversando tranquilamente cuando noté que mi amigo hablaba cada vez menos.. La súbita frescura que sentí entre las piernas me hizo comprender que mi plan estaba dando sus frutos.. Un semáforo en rojo.. Paro y miro llena de  ...   mi venganza va a ser terrible.. Porque has de saber, amiga mía, que acabo de perderte el respeto y vas a lamentarlo.. Llegamos al restaurante sin decir una sola.. más.. Cada vez que le miraba me encontraba con su maquiavélica sonrisa.. No sabía lo que tramaba, pero fuera lo que fuese ya lo tenía todo planeado.. Dentro ya estaban nuestros amigos esperando.. Nos sentamos los cinco en una mesa y Aldrobando se sentó a mi derecha.. Roberto, uno de nuestros amigos, hermano de Alberto que también estaba en la mesa, nos enseñó su nueva navaja.. Era una de esas que está llena de accesorios, tenía cortaúñas, tijeras y hasta un pequeño tenedor.. Aldrobando le pidió que le dejara la navaja, pero se le cayó al suelo justo cuando traían la carta.. Así estábamos mirando el menú cuando sentí que mi amigo, fingiendo buscar la navaja, alcanzaba mis muslos por debajo de la mesa.. En una hábil maniobra, metió las manos por debajo de mi falda y cortó los dos laterales de mis braguitas con las pequeñas tijeras de la navaja.. Subió y volvió a sentarse a mi lado devolviéndole la navaja a Roberto.. Me miró sonriente.. Yo no podía creermelo.. Cuando llegó el postre, sacó su mano de entre mis piernas.. Suspiré aliviada, pensando que no iba a volver al ataque, pues lo estaba pasando francamente mal intentando refrenar el orgasmo que sentía llegar.. El camarero trajo el helado.. Vi como mi amigo, mirándome a los ojos, hundía un dedo en el helado y después metía la mano debajo de la mesa.. Creí morir cuando sentí aquel gélido dedo de chocolate acariciándome el clítoris para hundirse después en mi interior, penetrándome una y otra vez.. Y allí, en medio de los postres, mi querido Aldrobando Anatema me regaló.. bañado en chocolate, que me hizo derramar mi copa ante el súbito estremecimiento de mi cuerpo.. - Te odio - le dije a mi amigo al oído, al verle cómo me miraba con una sonrisa de oreja a oreja.. - Y yo también a ti - me contestó.. Y me besó en los labios muy dulcemente, ante la sorpresa de los demás que no acababan de comprender lo que había sucedido..

    Original link path: /babel/t/Tturandot1.htm
    Open archive

  • Title: Plagio
    Descriptive info: Plagio.. Marsupilami (Ignacio de Castro) [.. Siempre he sabido que en el mundo de la música hay distintos niveles de copia.. Las variaciones, por ejemplo, son uno de ellos: un autor toma una melodía y realiza con ella diferentes modificaciones.. Los ejemplos son múltiples, pero casi siempre que un autor realiza un homenaje bienintencionado a otro, suele nombrarlo en el título de la obra.. Casi siempre.. Pero tampoco es excesivamente raro que no lo haga, y ello no significa que quiera plagiarlo.. También hay muchos ejemplos de ello.. Por último, existe el plagio puro y duro, claro que sí.. De esto quiero hablaros, y de algo que me ocurrió ayer.. Veréis, oyendo "Leningrado", de Shostakovitch (escribo sin ninguna documentación a mano, así que no sé si ésa es la transcripción correcta del apellido de don Dimitri), siempre me pareció que su crescendo es un homenaje al de "La retirata Noturna de Madrid", de Luiqui Boquerinni.. Bueno, Shostakovitch es posterior a Boquerinni, pero eso no significa que lo haya plagiado.. Más bien, es mi ignorancia la que ocultaba el homenaje: probablemente en el subtítulo de la obra, o en algún escrito importante, Shostakovitch plasmó su intención de releer a Boquerinni.. Esta era mi situación hasta ayer.. Pero ayer oí por la radio una obra llamada "Tambores chinos", de Fritz Kandinsky (nada que ver con el pintor abstracto).. Adivináis lo que ocurrió?.. El crescendo de "Tambores chinos" es igual al de "La retirata" y al de "Leningrado".. y eso es demasiado.. Mi conocimiento de la obra de Kandinsky era (y todavía lo es) muy escaso, pero lo que había oído me había gustado y hay cosas que si no se hacen al primer impulso, ya no se hacen, así que rápidamente, tomé una decisión.. Estaba en pijama y zapatillas, a pesar de ser las 5 de la tarde, y una tormenta primaveral regaba el camino, pero mi decisión era firme, lo cual (y el hecho de poder utilizar mi precioso paraguas que al abrirse muestra las constelaciones estelares, todo hay que decirlo) hizo que sin dudar fuera a encontrarme con mi  ...   la cara: ".. A que no tienes lo que quiero?.. ".. Él sonrió, se dirigió a la máquina de café, me miró con su sempiterna sonrisa y nos pusimos a hablar.. lo tenía, claro que lo tenía.. Encontramos los "Tambores chinos" en la trastienda, debajo del segundo montón, al lado de unos cubos de plástico de los que los niños usan en la playa y semioculto por un saco de tres kilos de arroz (verdaderamente, el método de archivo de mi amigo es peculiar).. Volví a casa emocionado, y casi pongo el cedé en el equipo de música sin quitarle el celofán protector, tal era mi estado de ansiedad.. Las primeras notas surgieron, y decidí prolongar mi placer oyendo el primer movimiento.. El segundo, el crescendo, sonó por fin.. ahí estaba.. plagio, plagio, es idéntico!.. Boquerinni hizo una obra de cámara, Shostakovitch la orquestó, y el tal Kandinsky la hizo en menor y dio más importancia a la percusión, pero ahí estaba la misma tonadilla repetitiva.. plagio!.. Claro, las cosas hay que contrastarlas, no?.. así que llamé a una amigota, viuda de un insigne pianista aragonés y que sabe de música un montón, para comentarle lo que había descubierto.. Tras la conversación con ella, en efecto supe que había plagio.. pero no donde yo creía al principio.. Una sola frase.. de ella me reveló la verdad: "Ignacio, conozco perfectamente las tres obras, y no se parecen en nada".. Escuché los tres crescendos, uno tras otro, y ella tenía razón: no se parecen ni por asomo.. Cómo podía yo haber estado seguro de la semejanza entre "La retirata" y "Leningrado", cómo podía haber identificado ambas con "Los tambores"?.. En efecto, hay plagio, pero no donde yo creía, sino en mí.. Mi cerebro ha plagiado una característica de todos los cerebros de esta epidemia del planeta a la que llamamos ser humano: la capacidad de cometer errores.. (Dedicado a Carrapo: él me dio a conocer la existencia de una obra italiana anterior a "Romeo y Julieta" con el mismo argumento y que William Shakespeare conocía.. Me quedo con la obra inglesa.. )..

    Original link path: /babel/m/Tmarsu1.htm
    Open archive

  • Title: Un viaje, todos los viajes
    Descriptive info: UN viaje, todos los viajes.. Lex_Luthor [.. "Brumas marinas esquinas del sueño.. Ventanas dando al Tedio los charcos.. Y yo miro a mi Fin que me mira, tristón,.. desde la cubierta del Barco todos los barcos.. ".. Fernando Pessoa.. El recorrido era tedioso, y nadie parecía tener deseos de conversar.. Llevábamos entre los cinco, una plancha de acero de 12 toneladas para hacer un barco.. Roy sabía lo que hacía, pero en el patio no había espacio para trabajar.. - Cómo piensas llevar el barco al mar una vez que esté armado?.. -Una cosa a la vez, chico.. Primero debemos traer ochenta planchas de estas y hacer el casco.. La puta!.. , para ser un sueño, el asuntillo éste llevaba demasiado trabajo.. No era que me molestara cargar junto a cuatro amigos las doce toneladas, pero no quería ver ochenta veces repetida la misma escena fastidiosa, las mismas vueltas del camino, y el cansancio (no-físico) de recorrer los 20 minutos de ida y los veinte de regreso; ochenta veces!.. No sé cómo ocurrió pero, al darme cuenta, ya estábamos soldando, sellando y poniendo remaches.. Las planchas dobladas ya casi tenían forma de nave.. Luego lo pintamos y, la verdad, nada tenía que envidiarle a ningún transatlántico.. Tendría unos veinte a veinticinco metros desde la popa a la proa, y 4 pisos de piezas y cabinas que nadie usaba.. El barco era nuestro, todo nuestro; tenía el casco negro y la cubierta blanca, muy blanca.. Miré.. cerro abajo.. ; llegar al mar tomaría diez minutos en carro o media hora a tranco ligero y siguiendo el atajo, y eso, considerando que la bajada era pronunciada.. Luego Cómo rayos lo pondríamos a flote sin un muelle y los permisos? Y supongo que más de algún derecho habría que pagar por el puerto, por la estadía, por navegar.. diablos!: el sueño se hacía real a instantes.. -Oye Roy, pero el mar está muy lejos.. -Es verdad -contestó con una expresión desalentada, mirando el horizonte.. Roy era gringo, pero hablaba un español fluído, con palabrotas y todo.. tanto así, que nadie sabía que era gringo.. Era el típico "lo sé todo, chico"; un tipo de barba y pelo rubio, con cara de nada y respuestas para todo.. Y cómo no!, lo he visto en la televisión hace unas semanas: era un delincuente que trataba de rehabilitarse, pero no podía, y al final lo había matado otro tipo con facha de latino (o sea, uno de esos mal alimentados y venido a menos, bajito,.. drogadicto.. y con el pelo oscuro y tieso).. Recuerdo que  ...   cabeza tratando de imaginar cómo rayos iba a moverse un mostruo de 500 toneladas a empujones.. El asunto es que Roy gritó una orden desde la cabina de mando y nos dimos a los gritos y al empuje hasta que la mole de fierro cedió y comenzó a moverse.. Sí, se movía!.. -Yijaaaaaaaaaaiiii.. Eso es!, sólo empujen, yo conduzco.. Cómo describir la pelotera que se armó cuando sacamos el barco a la pequeña carretera provinciana? Los autos se hacían a un lado, y más de alguno salió mal parado a nuestro paso.. La gente no podía creer lo que veía, y nos miraban intermitentemente, entre pasmados y excépticos, dejando caer burlas y reproches, pero alegres de ver despedazado el paisaje cotidiano por una nave negra y blanca, empujada por unos locos de remate.. Ninguno de los mirones se animó a empujar; una fuerza superior los apartó, pero no importaba: yo creía más a.. cada paso.. El barco se desplazaba de bajada, con suavidad.. Roy conducía a duras penas por las curvas cerradas y algunas breves subidas.. No debíamos perder el impulso inicial que nos llevaba a un ritmo disparejo; en las pendientes teníamos que correr tras la embarcación entre alaridos y angustia, temiendo que se nos escapara para siempre de las manos, o bien, si era de subida, empujábamos con toda el alma, rezando para que no se detuviera en pleno ascenso y nos aplastara.. Preocupados en todo momento de mantener el precario movimiento, alcanzamos el último tramo, casi sin darnos cuenta.. Al fin; sólo debíamos soltarlo en el declive y dejar que alcanzara el mar por su propio peso.. - Qué esperan? Suban ya, que nos vamos.. Subí alegremente fatigado, mientras la quilla rompía la última barrera: un pedazo de carretera con seis pistas de concreto y gruesos pilares que la sostenían y nos anclaban al último vestigio de la realidad.. sí, de concreto.. lo concreto hecho trizas.. Un remezón, algo de miedo.. y luego el mar, el mar.. Miré hacia atrás: mis amigos se habían quedado allá en la orilla, haciendo señas y deseándome suerte.. -Sí -me dijo Roy-, es.. un viaje.. , un maldito viaje, lo ves?.. Volví a mirar hacia atrás, sólo para cerciorarme de lo que ya sabía: la costa había desaparecido.. En su lugar había una línea que separaba el azul-gris del mar, del amarillo sucio, allá en el cielo.. -Un maldito viaje.. Entonces Roy, por primera vez en todo el sueño, se encogió de hombros, y me di cuenta de que yo era Roy y que, Roy, hablaba solo sobre el puente..

    Original link path: /babel/l/Tlex2.htm
    Open archive

  • Title: Función Privada
    Descriptive info: Función Privada.. Daniel A.. De Leo [.. Entré.. La película ya había empezado.. En toda la sala habría apenas diez personas.. Elegí la séptima fila,.. cerca de la pantalla.. Cerca del Terror en la oscuridad.. Así se titulaba la película.. A los quince minutos me empecé a aburrir.. Me costaba concentrarme, y el argumento se perdía en un caos de sombras, engaños y persecuciones.. En fin, un bodrio exhibido para cuatro gatos locos en una sala decadente.. En un punto en que el espectador debía sentir la más escalofriante sensación de horror (eso es lo que creo que intentaba transmitir la escena con el frenético sonido y las imágenes desesperadas), se despertó en mí, por el contrario, una decepción tal que no pude evitar una carcajada.. Decidí mandarme a mudar, pero cuando intenté levantarme algo rozó mi frente.. Fue un segundo, y de pronto sentí un hilo o una cuerda presionándome el cuello desde atrás, lastimándome la piel.. No supe reaccionar: las manos me  ...   si mi piel se humedecía de sangre o transpiración.. -No le parece -susurró el loco asesino junto a mi oreja-.. No le parece, estimado señor, que esta escena es de una intensidad insuperable?.. De lo más hondo de mis terrores saqué valor y me llevé las manos al cuello.. Pero la cuerda ya no estaba, y largué un suspiro.. Me di vuelta bruscamente.. Vi la cara del hombre bajo el resplandor de la pantalla, una cara distinta a la que había imaginado.. Una cara de ojos mansamente claros, inocentes, y una sonrisa tímida.. Sonrisa de estúpido.. No, definitivamente no era.. el perfil de un asesino.. El tipo jugueteaba nervioso con el hilo de acero: lo enroscaba y lo desenroscaba en su pulgar.. Se lo arrebaté, lo lancé por el aire y me llevé la mano al interior del sobretodo.. La mantuve oculta un momento.. Y, como en una escena tensa y prolongada, la fui sacando paulatinamente.. En la cara del desgraciado iba creciendo el horror..

    Original link path: /babel/d/Tdadeleo1.htm
    Open archive

  • Title: Putos tacones
    Descriptive info: Putos tacones.. Annarafa [.. Salir de la casa mirando el suelo, pie derecho, pie izquierdo, adelante.. pie derecho, pie izquierdo, adelante.. Con un paso fino, pie izquierdo, tacones rojo escarlata retro con un acabado brillante pero desembetunado, pie derecho, adelante.. Las medias cafés se definen con seguridad, pie derecho, me detengo, miro a la izquierda y no vienen carros.. Continuo adelante, no obstante, son cafés de lana espesa.. Poco me gustan los líquidos.. Paso apretado, paso lento, pie derecho, adelante, el tacón es lo suficientemente grueso como para no permitir que me caiga, pie izquierdo adelante, tengo que ir muy concentrada mirando el suelo y los posibles obstáculos.. Es un error imperdonable que una mujer se tropiece con tacones, el colmo de la vulgaridad.. Algo que yo no me puedo permitir.. Pie izquierdo, adelante, me detengo en frente del tren, se detiene el tren en frente mío y me miro sobre el, en el vidrio que es espejo por fuera y me alegro de estar ahí quieta.. Me amo y me odio sobre el tren.. Me subo lentamente encasillando la punta redonda de los tacones sobre las escaleritas, observo la silla vacía y me acomodo, las piernas no saben que hacer, están demasiado altas y odiaría pasar una sobre la otra, detesto los clichés femeninos y la pierna que se pone encima sufre de varices con el tiempo, es su karma por cortar la circulación de la compañera.. Me paro en la puerta y espero a que se abra.. Y cuando me bajo no tengo que preocuparme por mirar el suelo, no suelen haber huecos en los andenes de las estaciones, por lo que me queda el suficiente espacio en la mente como para mirar los letreros del lugar al que me dirijo,.. mis tacones caben perfectamente en las escaleras eléctricas, y se acerca el calvario al quedarme estupefacta esperando el metro que debo tomar, -espero no estar equivocada de linea, pienso para mis adentros, el beneficio de la duda supongo, aunque estoy segura que voy por el camino correcto.. Hay mucha gente alrededor, me molesta la gente.. no soporto la sociedad.. Observe, no muy detenidamente un par de enemigos que tenia a ambos lados, a la izquierda un enemigo negro que me miraba de arriba a abajo sin vergüenza, y a la derecha un enemigo con audífonos en la cabezota y con una chaqueta de cuero que le llegaba solo hasta la cintura, muy bien abotonada.. No los mire mas para abajo, los dos tenían un factor común y era que me llegaban mas abajo del hombro, teniendo en cuenta que con tacones media yo 1.. 80 metros.. -jirafa total-.. Se llego la hora de treparse y éramos demasiados, la ubicación en el metro no me favorecía para nada y el enemigo negro tenia ahora la misma distancia en referencia a mi, el parecía sentir preferencia por el ángulo izquierdo, en tanto que el enemigo de la derecha que empezó a mostrarme sus misiles desvergonzadamente, no quiso volver a tomar posesión sobre su espacio territorial inicial con referencia a mi, sino que se poso completamente de frente.. Pude observarle entonces las facciones de una manera detallada en unos cuantos fragmentos de segundo.. Tenia una nariz respingada y gruesa, una boca grandisimamente asquerosa, unos ojos que se concentraban en hacerme sentir descaradamente una puerca mujer, y una respiración agitadamente ruidosa que me llegaba hasta los oídos después de subir por mi pecho.. -quizás estoy paranoica,  ...   desprecio.. Sentí el deseo de dejar mi dedo allí por horas, como para evitar el tiempo.. Alguien se acerco a la puerta y cuando la abrió, yo vi que la oscuridad.. en la que me encontraba se apagó con una densa e insoportable luz.. Salió una mujer.. - Me sonreí - y hable lo necesario.. Me entrevisto otra mujer alta, delgada y de pelo corto que hablaba español con un acento extremadamente raro.. - Tu pelo esta muy amarillo, me dijo, el mercado español o por lo menos el trabajo diario requiere que tengas el pelo un poco mas oscuro.. (- eso ya lo intuía yo.. Pense para mis adentros).. Pero y?.. Hasta luego, que este muy bien, mil gracias, muy amable.. Quizás hasta nunca, no lo se muy bien.. Me monte de nuevo al metro, pero mi cerebro ya no estaba muy concentrado en los pies, sin embargo los miraba de vez en cuando con una cierta perspicacia que a mi me parecía absurda.. No habían enemigos altamente peligrosos, solo algunos simplones citadinos, la cita a la que me dirigía ahora, era una cita casi inventada por mi.. Por mi.. - Por mi ego -.. Legué a un edificio llamado Plaza España 8, entre airosa y odiosa, con fuerza en los tacones.. Izquierdo.. Derecho, adelante.. derecho, adelante.. Casi sentía como se peleaban entre si por darme seguridad, sin embargo ellos no sabían que mi prepotencia se escondía tras el miedo.. Subí un ascensor moderno, llegue al sexto piso, camine firme por pasillos enredados.. Entre por esa puerta violentamente y antes de yo decir nada, escuche: - hello! y me quede perpleja y me odie por un instante a mi misma y al hello.. De ahí solo me escuche decir: hola, vine hace como un mes, me dijeron que regresara y aquí estoy.. El hombre me miro sin mirarme, nunca a los ojos, nunca a la cara.. Este era un anti-enemigo, en cambio la mujer que lo acompañaba daba muestras firmes de su desinterés hacia mi, cada vez que me miraba los ojos.. Dije varias palabras con una seguridad ridícula y sentí como ellos que debían ser quienes tenían el poder, tomaban decisiones con inseguridad.. Hasta nunca.. Pero sentía yo un poder extraño, como el poder de hacer temblar la voz de alguien, como el poder de hacer que el hombre se sintiera a salvo cuando sonó su teléfono y se escabullo en el para huir de mi.. De ahí le toco a la mujer darme explicaciones y aconsejarme que seria mejor en mi caso, tan amablemente, que me sorprendió la manera en la que me trato la primera vez, de ahí que yo decidiera vengarme y regresar.. Ella pago su deuda con un poco de sensatez, que yo agradecí a las leyes de la tierra, cualesquiera que sean estas.. Salí de la oficina con un aire de tranquilidad, me acerque al ascensor, me senté en el suelo, acomode el morral enfrente mío, saque una bolsa gris de material plástico y un suéter de lana rojo con una A impresa en frente, me quite el abrigo y metí mi particular cerebro por el roto que tenia el diámetro correspondiente, saque los brazos contenta.. Guarde mi portafolio en el morral, metí el abrigo siguiendolo como el mejor de los escoltas, me desamarré la correa de cada Via Spiga de 170 dolares-retro-escarlatas, saque el contenido de la bolsa negra y metí los tacones.. Me puse los tenis..

    Original link path: /babel/a/Tannarafa1.htm
    Open archive

  • Title: Cuento erótico-festivo
    Descriptive info: Cuento erótico-festivo I.. Yaiza [@] [www].. En la pared enfrente de la cama tengo colocada una lámina que compré en el Reina Sofía.. Es un desnudo pintado por Roberto Balbuena años ha.. Cuando me despierto, si tengo tiempo, me quedo contemplando ese cuerpo, con los pies situados en la esquina superior izquierda y la cabeza en la opuesta; flotando en la red.. Sueño con encontrar.. esa mujer.. que no tiene un cuerpo como la pianista del playboy, pero que considero ya mía.. Ayer entré en una cafetería y mientras ojeaba el Marca y me quemaba la legunda con el puñetero café.. qué dije templado coññño!.. un ojo miraba a Irureta y el otro reparó en un cuerpo que bien podría ser el de Balbuena.. Abandoné los lloros del vasco y recreé mi vista en la hembra descubierta.. Sí, era ella!.. Me acerqué y le dije.. Balbuena!.. Y ella me espetó un guantazo, supongo yo que por haber entendido mal, seguramente porque se imaginó que había dicho tía buena! o algo parecido.. Cuando me recompuse, le añadí el Prefijo "Roberto" al apellido mal entendido de tal señor y la pobre se dió cuenta de que había metido la pata.. delantera derecha para ser más exactos.. Obligada se sentía la púgil a recomponer el entuerto y me invitó a otro café.. Le expliqué que todos los días soñaba con  ...   por haber sucumbido a unos pechos que flotaban debajo de una camiseta, luchando contra Newton y sus leyes.. Pensó más rápido mi deseo sexual que mi espíritu y ahora tenía que soportar a una mujer ordinaria a la cual le había confesado mi gran amor secreto.. Qué dolor nos produce el sexo!.. siempre despierto, siempre alerta.. Nunca desfallece.. Si te despistas un poco, te encuentras en un torbellino de atracción sexual en el que no tenías previsto caer.. Nos fuímos a mi casa y le enseñé la lámina de Balbuena (por cierto, los que seáis de Madrid, para enter bien esta historia, no estaría de más, que le echáseis un vistazo), la cual descolgué y le dí la vuelta para que viese mi amada el pecado que estaba a punto de cometer.. Hicimos el amor, vaya si lo hicimos.. Quedamos varias veces más y ella se quedó.. embarazada.. Nos casamos, nació el niño, el sexo se fué espaciando cada vez más.. Los celos hacia el cuadro aumentaron hasta que un día no pudo más y lo destruyó.. Me acordé de Dorian Gray, pero no, la muy p.. no ardió con él.. Abandoné la pintura porque no podía traer modelos a casa: si eran mujeres estaba celosa, si eran hombres, me llamaba degenerado (y ella les daba su móvil).. quién habló de una chica Playboy que tocaba el piano?..

    Original link path: /babel/y/Tyaiza1.htm
    Open archive

  • Title: En el parque
    Descriptive info: En el parque.. Morticia [@] [www].. - Quiero que me lo hagas en un parque.. Pasó el tiempo pero aquel día cumplirían todos mis deseos.. Estábamos allí en el parque, sentados sobre el banco de los corazones tatuados con fechas ilegibles sobre esa madera maquillada de tonos verdes.. El sonido de las gotas de lluvia marcaba en el suelo su estampa descarada, desafiando la luz del día.. Fue en ese instante cuando su humildad arrodillada se coló bajo mi falda.. Allí estaba él, atrapado entre mis muslos calientes a pesar de la temperatura exterior.. Las gotas ahora también existían dentro de mí.. Sus manos rápidas como arpegios encadenados, sulfuraban acelerando, mi olvido del lugar.. El banco me abrigaba.. como la calabaza.. a Cenicienta, sin huellas que recordar.. Los zapatos volaron a un charco cercano y los vi marcharse de la mano de mis pensamientos, tan lejos, que el sol hizo un guiño llamando a alguna nube.. Se apoderaba de mis piernas y del resto de mi cuerpo con las caricias propias de un demonio, mis bombillas de colores se encendían y se apagaban ante esa electricidad casi hidrológica.. Comenzaba a empaparme la lluvia y la humedad crecía por todas partes, mojada y sin ánimo de secarme, mojada y buscando  ...   con escalofríos.. Me sentí de nuevo animal en forma de mujer devorada por los dedos de.. un predador insatisfecho.. del poco ruido.. Comenzó una sesión mucho más rápida y yo me acelere al compás de sus vibraciones.. Ahora la luz y el agua navegaban libres por mis poros abiertos.. Ruido, gemido, respiración profunda.. La situación hubiera encantado a un pintor de caricaturas de esos que exageran las bocas: La mía estaba tan abierta como mis piernas.. Quería que no acabara y a la vez terminar, sentencié:.. - No termines!.. - Aún no he acabado, me queda la uña del pequeñito.. Con un clack , sacado de cualquier información bancaria de factura por pagar, salió de su escondrijo con una sonrisa marcada por una gota en.. su boca.. - Un día de estos no sólo cortaré la uñas de tus pies, repasaré tu sexo con mis dientes.. - Ese día dejarán de crecerme y no habrá razón que te lleve a mi epicentro, recuerda que eres mi pedicuro, no mi odontólogo.. Le cambió la cara y abrió tanto la boca que pude ver un atisbo de sarro.. - Deberías pedir hora con el dentista, es una experiencia inolvidable.. Me levanté, coloqué mi falda y caminé descalza sobre el césped alejándome..

    Original link path: /babel/m/Tmorticia2.htm
    Open archive





  • Archived pages: 695