www.archive-org-2014.com » ORG » C » CIBERJOB

Choose link from "Titles, links and description words view":

Or switch to "Titles and links view".

    Archived pages: 695 . Archive date: 2014-01.

  • Title: Foro de bAbel - laberinto de textos
    Descriptive info: Esta página usa marcos, pero su explorador no los admite..

    Original link path: /babel/foro.htm
    Open archive

  • Title: Relatos nuevos
    Descriptive info: Apadrina a estas criaturas!.. Envía tu relato a.. bbl@iespana.. es.. ,.. otorgando.. enlaces a alguno de los cuentos publicados anteriormente.. 1.. 2.. 3.. 4.. 5.. 6.. 7.. 8.. 02/09/2002.. ISBN Elsa.. Ergaster.. Cuníngulis Caníbal.. En el susurro.. Dementa.. Maletas bajo la lluvia.. Los guarros de medio pelo.. La India Maquinista de Tren.. 08/09/2002.. Una cuestión de peso.. Grossberta.. 10/09/2002.. Cuatro ReQuiebros.. 19/09/2002.. Los dos son pareja.. Mia Font.. 20/09/2002.. De bombines y facturas.. Miki  ...   abuela predijo que yo tendría una cara aburrida.. Rauxa.. 01/10/2002.. Bikini Flojo Beach.. Txema.. 02/10/2002.. Chiste.. Cecilia López.. El Tigre.. (.. original.. ).. Esther Cohen.. Javi quiere un elefante.. Jaime.. A qué piso va?.. 03/10/2002.. Me encontré un caballo.. Fidel del Castillo.. 08/10/2002.. Sintaxis.. El Burdel.. José Antonio Soria.. La Muy Increíble Historia del Hombre que Recibió el Universo Mientras se Afeitaba.. Javier Tornadijo.. Malastradices.. Javier Tornadijo.. 12/10/2002.. Un cuerpo levemente inclinado.. Ana Eckell.. Deseo..

    Original link path: /babel/8.htm
    Open archive

  • Title: Relatos nuevos
    Descriptive info: enlaces a alguno de los cuentos publicados.. anteriormente.. Anteriores.. |.. Siguientes.. 14/10/2002.. Conversaciones con un sistema operativo.. Mia Font.. 15/10/2002.. El flemático petimetre Sir Percival Smallbridge.. Eduardo López.. 18/10/2002.. Venezia.. Miguel.. Soledad.. Mat el Infame.. 23/10/2002.. Los breves de Calenco.. Blanca.. 06/11/2002.. Morfinismo.. Franco G Baberis.. El Hotel de la Reunión.. Martín Martí.. 26/11/2002.. La Casa del Arrayán.. Rosa Altamirano.. De nada, un poco.. Ramona Yanes.. 30/11/2002.. Fumando el aire.. Rosa  ...   otoño no pronunciará.. 05/12/2002.. El último polvo de don Urbano Silvestre.. Dagoberto Segovia.. 29/12/2002.. El Nudo.. Prudencio Hernández.. 16/01/2003.. Puente Aéreo.. Sandra Sánchez.. Atraco Perfecto.. Bitácora del Capitán.. Raúl Algán.. Suspiros.. Lilith.. 25/01/2003.. Teseo ya no mata minotauros.. Abel Amutxategui.. equis.. Mer.. Esquinitas desde aquí.. 29/01/2003.. Sonriente, tumbado, fumando.. Mr.. White.. 12/02/2003.. Cuentos y poemas del rincón literario de Ciberjob.. La herencia de la Sra.. Lowars.. Jordi Tobella.. Un grifo goteando.. Almudena..

    Original link path: /babel/9.htm
    Open archive

  • Title: La Huella
    Descriptive info: La huella.. Sofía Campo [@] [.. www.. ].. El paso de los años, que no le había perdonado ni una sola de las arrugas que le daban ese aspecto tan personal y misterioso, si que le había cobrado un precio excesivo por haber sobrevivido en un mundo falto de satisfacciones.. Porque lo que se veía reflejado en su mirada, tímida y viva al mismo tiempo, solo era capaz de entenderlo alguien que, como ella, hubiera pasado por una situación parecida a la suya.. Era difícil de explicar que, después de tanto tiempo, el vivo recuerdo de aquellos acontecimientos le siguieran sobresaltando muchos años después.. Sin embargo ella, que había superado con entereza las secuelas, no podía evitar sentir una enorme inquietud, cuando de vez en cuando recordaba cómo había transcurrido todo.. Y aunque durante muchos años se había negado a hablar de todo aquello, llegó un momento en que, presa de la angustia, no pudo mas y comenzó a contar a sus amigos las amargas horas que se había visto obligada a vivir tantos años atrás.. Y aunque ellos no entendieron la razón de su pertinaz silencio supieron escucharla y comprendieron porque, durante todo ese tiempo la habían visto sonreír en tan contadas ocasiones.. Aun la seguía visitando de vez en cuando, aunque cada vez más etéreo,.. ese extraño sueño.. que tanto tiempo le había costado interpretar.. No porque el sueño no fuera claro ni nítido, sino porque ella había estado convencida en su obsesión que aquello era fruto del subconsciente o de su imaginación, y no de la realidad mas profunda.. Le veía acercarse de lejos con paso lento pero decidido.. Y aunque ella hubiera deseado que pasara de largo, igual que una escena reiterativa, volvían a repetirse los mismos movimientos de aquella noche.. El ya vago recuerdo de una botella de wyski sobre el mostrador todavía le hacía sentir en sus labios el amargo sabor de aquellos besos robados.. Era una noche con luna de un recién estrenado mes de agosto.. Sin saber porque se había dedicado a beber durante horas, quizá intentando escapar de sus problemas o de alguna extraña sensación de soledad.. Y, como si los acontecimientos volvieran a repetirse, sentía  ...   a recoger sus cosas y comprobó asustada que había restos de sangre en su ropa interior.. No podía ser la regla, que la había pasado justo la semana de antes.. Cada vez mas confusa y preocupada no sabía qué pensar.. Dejó pasar las horas para intentar relajarse y aclararlo todo dentro de ella.. Y cuando volvió a llegar la noche y de nuevo miró las estrellas, igual que si ellas hubieran sido testigos mudos de todo aquello, comenzó a recordar uno a uno, cada segundo y cada instante de la noche anterior.. Creyó sentir el mismo olor nauseabundo, esa sensación de presión sobre su cuerpo y la misma imposibilidad para escapar que había sentido antes.. Le vino de golpe a la mente la misma convulsión de movimientos, el asqueroso calor del fétido aliento junto a su mejilla, ese extraño jadear que le recordaba a un animal enfurecido, el áspero tacto de esas manos torpes que con insistencia le hurgaban en lo más íntimo; los repetidos mordiscos sobre sus pechos.. Y en medio de todo esa sensación de impotencia al ver agredida su desnudez sin poder escapar a ninguno de los movimientos de aquel hombre que con su fuerza brutal le estaba robando lo más íntimo, lo más profundo, lo más personal de si misma.. Entonces , como si de repente se hiciera de día dentro de su alma, comprendió una a una todas sus heridas, sus pechos mordisqueados, y su vagina desgarrada, el desgarro de su zona anal, y una a una todas sus escoceduras.. Pero lo que mas le dolía , en lo mas profundo, era esa sensación de culpa que, como un poso petrificado, se había quedado dentro de su corazón para el resto de sus días.. Habían pasado 23 años y aunque ella había superado aquellos momentos amargos, a veces no podía evitar, al acariciar su cuerpo, sentir en sus dedos la profunda huella que había quedado en ella.. Y pensar una y otra vez en las ironías de la vida, que precisamente Inocenti era la marca de aquel coche , donde le robaron la inocencia y la ternura de los mejores años de.. su vida.. Faro.. Puente.. Torre.. Zeppelín.. Rastreador.. Nuevos.. Arquitectos..

    Original link path: /babel/c/Tcampo1.htm
    Open archive

  • Title: Solidaridad
    Descriptive info: Solidaridad.. Silvia Long-Ohni [.. @.. ] [www].. Si esta mano que tengo no es rincón de tu falta,.. de la sed.. que te acosa ni del pan que está ausente;.. si en ella no germina la rosa o la retama.. aunque sólo sirviera para alegrarte el  ...   cuando el frío se encoge hundido entre tus manos,.. ¿qué será de mi mano, caracola desierta,.. granito ya sin pulso, breve comedia ciega?.. Desde mi corazón, mi mano se hace fiesta,.. cascabel de la entrega, sentina de tus penas,.. armador de ilusiones y pan y fruta fresca..

    Original link path: /babel/l/Tlongoni2.htm
    Open archive

  • Title: Herencia
    Descriptive info: Herencia.. Aymer Zuluaga [.. ] [.. Era la cuarta vez que giraba la llave y el auto no le encendía, cada vez que esto pasaba y llevaba pasando desde hacía varios días, iba perdiendo primero la paciencia y luego la compostura; una vez perdidas ambas, solo quedaba manotear sobre la cabrilla del auto, mover las piernas como pedaleando en el aire y recostar la cabeza sobre el asiento, para después tomar una gran bocanada de aire, contenerlo por unos instantes y soltarlo lentamente mientras hacía un ruido como de suspiro largamente contenido.. El método fue muy eficaz, pues solo después de este ritual pudo encender sin mas insistencias el auto gris plata modelo 72 que le había entregado la abogada encargada de la sucesión de los bienes de su abuelo.. El auto no era gran cosa.. , un destartalado Ford de cuatro puertas, gran baúl y cojinería azul pacífico que su abuelo tenía desde siempre, bueno no desde siempre, desde finales de 1971, seis años antes de su nacimiento.. Cuando el abuelo compró el auto, fue la gran novedad entre los vecinos; y por esas casualidades que teje el destino, ahora que su nieto lo tenía, era también la gran novedad.. Las diferencia, estaba en que en 1971, tener un auto que solo saldría al mercado del país al año siguiente y que por lo tanto debía ser importado directamente era no un lujo, sino una extravagancia que sólo podía esperarse de Don Julio Suárez, el silencioso médico del pueblo que además era el padre de dos pares de trillizos.. En cambio ahora, tener un auto tan viejo y tan grande que hiciera tanto ruido al desplazarse, solo se le podía ocurrir al bullicioso proyecto de veterinario del edificio que tenía mal gusto hasta en el vestir.. De todas las posesiones materiales que pudo atesorar el abuelo, la mayoría habían sido vendidas de una en una como granos de maíz arrancados de la mazorca.. A decir de su padre, los malos negocios emprendidos por los dos hermanos mayores habían llevado a la familia a la quiebra.. Su padre, era el menor de "los mayores"; es decir, ocupaba el tercer lugar en el primero de los dos partos de su conflictiva abuela.. Esta posición dentro de la descendencia le acarreaba mas problemas que ventajas, pues daba la impresión de que sus demás hermanos se confabulaban para mantenerlo lejos de los así formados grupos.. Los tíos mayores, luego de graduarse en la Universidad y luego de la muerte de la abuela se habían embarcado en grandes aventuras que fueron dando al traste con la gran fortuna amasada por el abuelo y administrada hasta entonces por la abuela.. El golpe recibido  ...   la abuela.. El auto lo obtuvo como intercambio al ofrecimiento que hizo de no meterse en mas problemas con las vecinas, luego de que quedó en descrédito su olor a santidad al dejar caer en plena misa uno de los más sonoros pedos que oído de bruja hubiera escuchado jamás.. El mismo escogió el color e hizo los trámites para traerlo al país.. El día en que se subió a él, llevaba puesta la misma ropa que le eligió la abuela para el último aniversario de bodas.. Una chaqueta negra con solapas pronunciadas y cuello forrado, una camisa blanca de tres botones en cada manga y un pantalón grueso, al que le faltaba un bolsillo atrás y que dejaba ver un parche de color negro más intenso en ese sitio.. Si la abuela aún estuviera viva y lo hubiera visto así, le hubiera dado un infarto; no tanto por lo que el abuelo quería evocar con aquel vestido, como por el parche que se observaba en su pantalón.. Ser un estudiante universitario de.. veterinaria.. , que debía trabajar para pagarse sus estudios; y al que no le alcanzaba el dinero para ir de fiesta en fiesta, no le mortificaba tanto a Augusto Suárez como el no haber conocido a la abuela.. La reunión de junta de propietarios, citada por la administración del edificio; tenía entre los temas a tratar, además del cobro a los deudores morosos; otro que implicaba directamente a los Suárez, el hecho de que el recién llegado auto hiciera tanto ruido en las madrugadas cuando todos aún dormían.. Las sillas de los participantes de la reunión estaban dispuestas dando el frente hacia el parqueadero, donde el hijo de Ernesto Suárez se aprestaba a salir para la universidad, hoy había puesto un excesivo cuidado en su presentación personal, pues quería impresionar a una joven profesora con la que tenía matriculada una de sus clases.. Pasó delante de los reunidos con el auto gris plata modelo 72 que le había costado tanto encender; el destartalado ford de cuatro puertas, gran baúl y cojinería azul pacífico que era de su abuelo empezó a vibrar, intentó apagarse y soltó un gran ruido y una nube color hormiga salió del exhosto mientras el auto recuperaba todas las fuerzas y tomaba nuevos bríos; luego del desahogo.. Cuando llegó a la universidad y se bajó del auto llevaba puesta la misma ropa que encontró en el baúl del Ford: Una chaqueta negra con solapas pronunciadas y cuello forrado, una camisa blanca de tres botones en cada manga y un pantalón grueso, al que le faltaba un bolsillo atrás y que dejaba ver un parche de color negro más intenso en ese sitio..

    Original link path: /babel/z/Tzuluaga1.htm
    Open archive

  • Title: Aventurarse
    Descriptive info: Aventurarse.. Marcos Dirassar [.. Exigentes buscan la vida que se vive, que se arroja a la aventuransa sin preguntas demoradoras.. Urgentes momifican las apariencias castradoras del miedo que se viste de prudencia.. Inexistencias evocan aniversarios de.. aquel silencio.. Nudistas suspiran sudestadas de recuerdos frescos y se convierten en artistas.. Ordenanzas señalan tu retrato infantil pensando en el popularismo de su futuro presente.. Paladines sacrifican sus prestados escudos  ...   propios y ajenos.. Encuentros resaltan fantasías de motivos estampados en piel de experiencia.. Esperanzas, famas y cronopios espectan el ardor de unas exigidas glándulas lagrimales.. Melancolías besan mis ojos nublados en.. gris Praga.. Apelaciones saldan deudas lejanas e inexpliclables con una desfachatez tan tajante como la alegría.. Alegrías frotan las mejillas infladas de sonrisas pequeñas como huellas de pequeños pies.. Soluciones deambulan la prostituida noche de la justicia..

    Original link path: /babel/d/Tdirassar1.htm
    Open archive

  • Title: Estacionamiento gratuito
    Descriptive info: Estacionamiento gratuito.. Es como cuando uno se toma un pequeño tiempo de recuperación de oxigeno en medio de un gran trayecto, cuya meta es la próxima isla.. Estamos practicando natación.. Se escuchó.. la puerta.. del automóvil en el cual de transportaban, estacionados en la vereda de enfrente ocuparon mi atención.. Él, con fisonomía de edad matrimonial, se dirigió hacia el local de la esquina para hacer quien sabe que, no importa igual, algo que ocupó tiempo y espacio.. Ella tendió su mirada sobre la paciencia, la resignación y el relajo.. Un cuadro de tarde de sol insertado en el tiempo delata, en el preciado momento de privacidad, un dejo de tristeza..  ...   movimiento de las miradas mayormente dirigidas hacia la nada y con la pesada mascara sobre sus rodillas, compraba un tiempo de estacionamiento gratuito.. Un momento de extraña vaguedad insolente, atrevida necesidad de pausa.. Estacionamiento gratuito.. Pasado el mediodía, por estos parajes, no se acostumbra al horario corrido de los comercios de la gran urbe.. El local de la esquina inspiraba una imagen de siesta inclaudicable.. El hombre regresó, abrió y cerró la puerta Creo que dijo algo! Porque ella gesticuló habilmente su regreso a la arena de lo usual, como completando las partes necesarias de una comunicación, y se escuchó el ruido del motor.. Se marcharon pincelando otra asombrosa pintura viviente..

    Original link path: /babel/d/Tdirassar2.htm
    Open archive

  • Title: Revelaciones
    Descriptive info: Revelaciones - La Portadora.. Mario Meléndez [.. Revelaciones.. En el lecho vacío de Dios.. todas.. las putas.. son vírgenes.. por última vez.. La Portadora.. Ella sacó a pasear las palabras.. y las palabras mordieron a los niños.. y los niños le contaron a sus padres.. y los padres cargaron sus pistolas.. y abrieron fuego sobre las palabras.. y las palabras gimieron, aullaron.. lamieron lentamente sus ciegas heridas.. hasta que al  ...   con su mejor atuendo.. y detúvose en la casa del poeta.. para llamarlo con gritos desesperados.. y abrió la puerta el poeta.. sin sospechar de qué se trataba.. y vio a la muerte colgada de su sombra.. y sollozando "Acompáñame",.. le dijo aquella.. "porque esta noche.. estamos de duelo.. ".. "Y quién ha muerto", preguntó el poeta.. "Pues tú", respondió.. la muerte.. y le extendió los brazos.. para darle el pésame..

    Original link path: /babel/m/Tmelendez1.htm
    Open archive

  • Title: Los breves de Calenco
    Descriptive info: Breve n 1.. Calenco [.. Ë nigma C afë C entral.. ].. Un día desembarcó de.. un navío.. que venía de muy lejos un hombre de color extraño que comía una fruta sabrosa del mismo color de su piel.. Alquiló una habitación en una pensión del puerto en el que desembarcó.. Sin razón aparente, no logró ser admitido en los hoteles del centro  ...   del centro.. Pero encontró trabajo en un bar del puerto.. Lo pasó muy bien trabajando en aquel lugar.. Conoció a.. las mujeres más hermosas.. de la ciudad y paseó con ellas por las grandes avenidas del centro.. Un día, igual que vino, se fue.. Subió al barco mordiendo otra de aquellas sabrosas del mismo color de su piel y.. atravesó de nuevo los mares..

    Original link path: /babel/cale/1.htm
    Open archive

  • Title: Los breves de Calenco
    Descriptive info: Breve n 2.. He conocido.. a una mujer.. que nunca existió ni existirá, en un lugar que no podría describir, bajo circunstancias bastante difíciles de explicar.. Su nombre no se llama.. ES, aunque no sea, fascinante, increíble.. Conoce todo aquello que los que existimos ni imaginamos.. Su conversación es inefable.. Me he enamorado perdidamente.. , y he decidido no ser para fugarme con ella..

    Original link path: /babel/cale/2.htm
    Open archive





  • Archived pages: 695