www.archive-org-2014.com » ORG » C » CIBERJOB

Choose link from "Titles, links and description words view":

Or switch to "Titles and links view".

    Archived pages: 695 . Archive date: 2014-01.

  • Title: La mirada de Eurídice
    Descriptive info: La mirada de Eurídice.. Francesc Pedragosa [.. @.. ] [.. www.. ].. Dejé que mis ojos barrieran el perímetro de la plaza, procurando que los sentidos recuperaran un cierto equilibrio, entre el frenético ajetreo de variopintas humanidades, y ruidos del trafico.. Sobre la algarabía, más bien, intentando cribarla, me fijé con detenimiento en la espaciosa fuente central, con sus múltiples chorros de agua, que se elevaban en el aire, y después de salpicar con miríadas de gotitas a la gente que se encontraba más próxima, volvía a caer, para volver a empezar el ciclo, una vez más.. Sentado tranquilamente en una silla metalizada, sin.. esperar.. a nadie, sin que nadie me echara a faltar, saciada mi sed por una horchata bien fría, los desbarajustes de mi alma expuestos sin pudores en las pupilas de mis ojos, y la sensación de ser un naúfrago varado en una isla de tórrido asfalto, ponía a volar la imaginación, como si de un sutil juego se tratase.. Empeñado estaba yo buscando cualquier cosa, no importaba si viva o muerta, que me hiciera rebotar la mirada y al fin poder verme reflejado en ella como un espejo, pero sin muchas esperanzas de que algo así pudiera acontecerme, pues llevaba ya mucho tiempo malgastando miradas en vanas quimeras.. Junto a la fuente, un poco más hacía la izquierda, descubrí una estatua ecuestre, durante unos momentos dejé que mis ojos reposaran en ella.. Así concentrado, me imaginé cabalgando el negro alazán, entre las avenidas repletas de caballos de metal que llenaban la ciudad estival, incluso podía oír el golpeteo de sus cascos sobre el abrasado asfalto, hasta que el estridente bocinazo de un autobús urbano, me trajo de nuevo a la realidad del aquí y el ahora.. Así que volví a.. mi juego favorito.. , fui deslizando la mirada de izquierda a derecha, como una especie de barrido sistemático de mi entorno, dejé que se fijara en cualquier cosa que me llamase la atención.. Una paloma se posó sobre el cuidado césped que circunvalaba la plaza, luego de un tanteo con sus graciosos movimientos, haciendo ir su cabeza de delante para atrás, se acercó al borde mismo de la zona ajardinada y se puso a picotear unas migajas de pan.. Abandonaba su contemplación en el preciso momento en que se puso a volar y se perdió al otro lado de la fuente.. Me fijé en una chica que estaba de pie llamando por teléfono desde una cabina pública, hacía grandes aspavientos para acompañar sus palabras, deduje que estaría discutiendo con alguien, probablemente su madre o su novio.. La dejé atrás y me fui a posar sobre la marquesina de unos grandes almacenes; Rebajas de verano, ponía en grandes letras rojas.. Como una gigantesca e insaciable boca, sus entradas engullían auténticas riadas humanas.. Eso me recordó la ineludible obligación de comprar un sombrero para mitigar los efectos del sol a mi despoblada cabeza.. Lo dejé para otra ocasión, ahora seguiría con mi.. azaroso periplo.. Un poco más acá, divisé una vieja que daba de comer a las palomas, a pesar de estar en plena canícula, iba vestida como si para ella aún fuese invierno, aquí me detuve.. Después de observarla detenidamente, comprendí que para ella no existía el tiempo, ni siquiera el frío o el  ...   dos almas no significaban sólo unas miradas cómplices y un cuerpo decente, no, había algo más que me inducía a seguir con el juego, que a estas alturas ya no era un simple juego, que vá, sino más bien los preliminares de un conocimiento más profundo y completo.. Debía, una vez fijado el objetivo, trazar un plan de acción, pero no podía precipitarme, ni dejar que mis impulsos me ganaran.. Tenia que cerciorarme que la dama no esperase a nadie.. Más de uno acabó en un sonoro planchazo al calcular erróneamente que la presunta,.. no esperaba visita.. Lo se de "una" fuente bastante fiable.. Pero las cosas se precipitaron, antes de poder tomar una decisión al respecto, ella, después de apurar su trago, se levantó, por un instante pensé que después de todo, sólo se había limitado a jugar conmigo, como yo lo hacía habitualmente, y ahora tocaba marcharse dejando al pobre mirón con un palmo de narices, pero no, se dirigió hacía mi mesa y me pidió sentarse en ella.. Joder , le dije que sí, por supuesto.. Sentada frente a mi, sus ojos eran dos luces pidiéndome paso, y yo no tuve más remedio que dárselo.. A todo el cuadro, se añadía una voz sensual y profunda, de esas que resultan tan sexys cuando las oyes por primera vez, y unos ademanes milimetrados para dar confianza al interlocutor, en ese caso, yo.. Pronto nos descubrimos nuestras respectivas aficiones.. La lectura fue la socorrida, por mi parte, para darle un poco más de cohesión al encuentro, así que me puse a hablar sobre Miller, su experiencia en tierras Francesas, y su verborrea narrativa, que marcó un estilo muy particular en la literatura contemporánea.. Ella me seguía con aparente interés, Iba yo, creo que glosando los "polisincretismos" de Primavera Negra, cuando, muy digna, me puso su dedo pulgar entre mis labios, dándome a entender que ya tenia bastante por hoy.. -Querido, creo que esta bien claro tu discurso sobre ese,.. ese tal.. Miller, así que, para que más preámbulos, siempre me gustaron las personas diligentes y dispuestas.. Diligente!, ahí estaba una clave, no sabía de que, pero de seguro que después de pensar un poco, algo me saldría, lo cierto era que la tenia en el bote.. -Bien, -dije yo- podríamos dar un paseo mientras hablamos las, las.. , podríamos ir al cine de reestreno, hay un montón de películas que quería rescatar, pero que no me apetecía por el hecho de ir solo, que me dices?.. -Que sé de algo mejor para pasar el rato, anda, vayámonos a mi casa.. -Esto, esto.. vale, sí, porqué no, pero intentemos no medir el tiempo de forma convencional, las horas y los minutos ya no importan, no son nada.. Ahora solo vale la sinfonía de nuestras almas, dejemos que ellas solas, en completa afinidad, dicten nuestros próximos pasos.. -Macho, no se que quieres decir con todo eso, pero te advierto que no lo hago gratis, hazte a la idea que mi tarifa son 5.. 000 por una paja, max.. media hora.. 10.. 000 por un francés, max.. una hora.. Y el completo te sale por 15.. 000, max.. dos horas.. Rebaja incluida, también acepto Visa, Master Card, y American Exprés.. -"(?%} Ë~~#@)".. Faro.. Puente.. Torre.. Zeppelín.. Rastreador.. Nuevos.. Arquitectos.. |..

    Original link path: /babel/p/Tpedragosa5.htm
    Open archive

  • Title: Inundaciones de tiempo extraño
    Descriptive info: Inundaciones de tiempo extraño.. Custom Teilaxu Xaffary [.. Las arañas se han comido los candelabros y todo lo demas.. Solo quedan las partes de la casa que son de madera, y por eso no podemos encender fuegos.. La abuela dice que en sus tiempos cosas asi no pasaban.. Tampoco la madera ha sido todo lo que era en estos ultimos tiempos.. Hemos tenido varias inundaciones de tiempo extraño esta ultima temporada cuando las balsas de contencion han fallado.. La abuela, que antes estaba postrada en cama y no podia hablar, ha vuelto a corretear por la casa contandonos como eran las cosas en la tierra, antes de que se inventaran los.. viajes polidimensionales.. Ayer papá tuvo que contener un grieta temporal en un muro con  ...   base de abrazos forzosos.. El resto de mis muñecas lloraban y me he pasado el dia dandoles leche infantil.. Aveces tengo arranques de infantilismo y me echo a llorar yo tambien, mi madre horrorizada me saca el dedo de la boca y trata de que permanezca al pie del cañon cuidando las muñecas.. Ya no quiero jugar con ellas, me recuerdan.. algo que no quiero recordar.. Creo que la abuela es la unica que va a sobrevivir, se pasa todo el dia hablando de sus tiempos de cuando vivia donde la lluvia cae del cielo y todas esas cosas absurdas, pero.. en la mirada.. tiene ese brillo antiguo y sabio de aquellos que tras un corto periodo de tiempo en una clinica de envejecimiento logran sobrevivir..

    Original link path: /babel/t/Ttei2.htm
    Open archive

  • Title: Diez años
    Descriptive info: Diez años.. Hidro [.. ¿Caracoles? ¿Por qué no caracoles? Nunca los había probado, pero después de todo jamas probé los ostiones antes de los treinta años y de ahí en adelante me convertí en un asiduo devorador de estos mariscos deliciosos, así es que afiné el estomago y me zampé un bocado de estos animalitos seguido de un largo trago de vino tinto que dejó mi copa exhausta.. Raquel se acercó a mí con la botella de tinto en la mano y escanció mi copa mientras miraba mis ojos que le rehuían fingiendo estar distraídos con el techo, en un momento me traicionaron y se encontraron con el.. escote abierto.. de esta mujer que me debería ser tan familiar y que sin embargo se me antojaba como una dulce desconocida que me invitaba a comer caracoles.. La copa se llenó y mi mano temblaba un poco mientras las piernas envueltas en nilón de Raquel se movían cadenciosamente hacia la barra y en las bocinas estereofónicas con alta fidelidad y sonido superdolby dejaban escapar la voz aguda de Silvio buscando melodías y evocando a la Violeta y a Chico Buarque y yo me hundía en el sillón mullido escondedor de hombres caracol-fobicos esperando las medias negras de nilón limitadas por una minifalda roja, sí roja ¿de qué otro color podría ser? No tuve que adivinar la pregunta que vendría, la sabia desde mucho antes de la primera copa de vino tinto e incluso antes de que llegara a su departamento, sin embargo ¿qué podría responder? Mira Raquel lo que ha sido de mí todos estos años es exactamente lo que ves, he rodado un poco de arriba abajo y mucho menos poco de abajo hacia arriba, pero al final estoy aquí diez años mas viejo treinta kilos más obeso y mucho más loco que en aquel entonces.. aquel entonces.. el resplandor del encendedor evitó que me escapara al aquel entonces y le di una fumada al cigarrillo que me acababa de encender la mujer minifalda roja medias de nilón negra y blusa escote mírame pero no me toques.. Seguía Silvio en estéreo espectacular y su voz sonaba distinto que en la pequeña grabadora de la casa del estudiante diez años y dos meses antes.. Pedí permiso para pasar al.. baño.. mientras masticaba una oración por la desaparición repentina de los caracoles.. De regreso al sillón mullido trinchera vuelvo a creer una vez más al encontrar un pequeño plato con trocitos de queso y aceitunas en donde estaban antes los caracoles y doy gracias al cielo por dar tan infinito entendimiento a Raquel que deja de ser medias negras minifalda roja y blusa de seda para convertirse una vez más en Raquel y nada ni nadie más que Raquel, mientras tomo  ...   la risa es la misma cuando la deja volar franca y opaca el corazón desangrado de Silvio y me pregunto si es la segunda vuelta que da este disco.. Se acerca y tiemblo cuando pienso en un instante que sus labios están demasiado próximos a mi nariz y siento su mano sobre mi mejilla y casi me desvanezco pero me salva cuando se retira un poco y me muestra una pestaña y me dice - pide un deseo pero no me lo digas- me abstengo de objetarle que no creo en esas cosas y me quedo callado y ella me dispara su risa franca y comprendo que ella sabe que no creo en esas cosas y que ella tampoco cree.. No recuerdo en que momento me quite los zapatos pero me causa gracia que no me haya asaltado el pudor absurdo que siempre me causa el descalzarme.. Aprovecho la desnudez de mis dedos para acariciar la alfombra y me suena lejana la pequeña serenata diurna en el estéreo y me suenan tan a adentro las palabras envinadas de Raquel - Pero ya he hablado mucho de mí ¡me tienes que contar algo de tu.. vida.. ! Y la vida se me va por un hilo de vino que se me resbala por la garganta y me pregunto por qué no suena el teléfono como en las películas y me desabotono el cuello de la camisa y me pregunta ella por qué la tensión y me pregunto yo si no habré asaltado un banco y no lo recuerdo, pero lo hago deliberadamente en voz alta y ella se ríe otra vez y ahora me doy cuenta de la forma en que me agrada esa risa abierta que no llega a ser chocante.. Me mira comprensiva y me reclama dulcemente - hay que joderse contigo te volviste un tipo misterioso - Yo me pregunto si me habré vuelto misterioso pero esta vez sin voz alguna y ella se mueve y siento sus labios en mi mejilla así de repente y el vino hace su efecto y yo me levanto de un salto pero no derramo el vino y ella me mira pero no se ríe solo me muestra sus dientes blancos en una leve sonrisa que permanece mientras camino hacia la puerta y le digo adiós y ella me dice adiós y yo caigo en la conciencia de que a ella le faltan los vestidos amplios y los aretes y los collares de artesanías y los cabellos largos rondándole en desorden la cara hermosa y a mí.. a mí me sobran diez años y todo el peso de lo que no pude decir.. Silvio termina; como un libro, una palabra una guerrilla, como doy el amor y yo cierro la puerta..

    Original link path: /babel/h/Thidro1.htm
    Open archive

  • Title: Querida Estela
    Descriptive info: Querida Estela.. Silent [.. Fue el acribillado miedo o la sensación opaca de no saberte más.. Para responder con certeza, habría que acudir a uno de esos que conocieron mi infancia y preguntarle por los juegos que, ya baja la tarde, inventaba mi mente para intentar anular la huida de la luz, parajes de cemento, edificios apoyados a edificios, plazas polvorientas, todo ese escenario que me guió hasta ti 20 años después, el mismo camino entonces convergente a tu rostro apoyado en una baranda o displicente a la entrada de un cine y que ahora diverge hacia zonas implacables y sin palabras.. Debes estar observando, ignoro con qué sentimiento, esta escena y reconociendo ya no en mí sino en el propio destejido de ti que al fin todo ha terminado.. Una bala en la sien es la conclusión de la incerteza, el agotamiento de las premoniciones con que jugabas a adivinar cada vez que.. mis ojos se detenían en algún lugar de tu pupila.. y te hablaban de una liberación sin condiciones, de un espacio inmenso abierto con violencia para deshacernos aunque fuera en la pura nada, algo o un poco más de algo para disolver estas puertas negras pintadas día tras día y que cerraban de golpe y noche nuestros párpados.. Y fuiste tú la elegida cuando esa noche en el Boomerang solté la moneda  ...   el sueño de todos los niños blancos.. En cambio, ya sabes que fue tu cara la que se hundió bajo mi mano y antes de terminar mi tercer bloody partí a casa donde me esperabas con esa bata roja que tanto me gustaba.. Los detalles son innecesarios y no creo que interesen.. Como se sabe, la ejecución de un crimen es lo más cercano al aburrimiento si no existe una mínima.. tormenta.. que preceda el acontecimiento.. Estabas demasiado bella y ni siquiera tus pupilas, siempre tan preñadas de admoniciones, lograron anticipar ese acto a mansalva, tan convencional en su.. parquedad de dedo y gatillo.. , de rostro repentinamente congestionado por la sorpresa de lo inevitable, la uña de la muerte escarbando desde dentro, entrando y saliendo de tu boca como para hacer suyo el aire necesario para soplar y soplar tu alma y hacerla estallar en pequeños fragmentos.. Y ahora esta carta, este pequeño fragmento de historia que dejaré como una inscripción en tu mano blanca y dura, una carta que como todo lo demás en nuestras vidas únicamente responde a un impulso, a no terminar de verte así, libre de nosotros, agradecida tal vez de que dejarte ir fue el mejor de los caminos, ahora que no me miras y que te miro con el acribillado miedo y la opaca sensación de no saberte más..

    Original link path: /babel/s/Tsilent1.htm
    Open archive

  • Title: Sánchez
    Descriptive info: Sánchez.. Marcial, tú eres el más grande [.. Los hombres conformaban una extraña pareja.. el dueño del bar, orondo y sano, hastiado.. y el vagabundo, parlanchín, enjuto, con amigos en todas las esquinas.. Caminaban.. cansinamente.. Sanchez, el dueño del bar Sanchez, estaba agotado.. De siempre, los camareros han mantenido con los taxistas una discusión bizantina sobre en cúal de los dos oficios se "echan" más horas.. En todo caso, Sanchez estaba hecho polvo.. Arrastraba sus pies por la calzada mojada, sin importarle ni los charcos ni los agujeros en las suelas de sus zapatos.. Recien terminadas las dieciseis horas de su jornada laboral, sólo pretendía no pensar en nada.. Pepe, por el contrario, estaba contento.. Para él, la vida empezaba -practicamente- en ese instante, en cualquier instante.. sin pasado ni futuro.. - No, Sanchez, joder, las cosas no son asín.. los hay buenos y malos, como en todo.. ya lo decía mi madre, que en gloria esté.. "en todos sitios.. cuecen habas.. ".. - Cómo que "cuecen habas"?.. Sanchez no pudo sortear el deje mexicano que le perseguía desde su niñez.. qué chingada es esa?.. - Joder, Sanchez, algunas veces me pregunto por qué narices en tu carné pone que eres industrial, si ni siquiera sabes hacer la o con un canuto.. eres la hostia.. será posible que no conozcas el  ...   sobre la acera, había un coche aparcado.. Era un Corsa de color blanco.. de los antiguos.. - Tú crees que ha tenido el morro de aparcar aquí y largarse a su casa a dormir?.. - No, hombre.. le habrá pasado algo.. se le habrá roto el coche.. o estará en una farmacia de guardia.. Los hombres miraron en su derredor.. La acera desierta, algún que otro coche circulando a toda velocidad y un par de basureros regando la calle era todo lo que aparecía ante su vista.. - Pues por aquí no se ve ninguna farmacia.. - Toma, vamos a echar un pitillo.. - Venga.. Las columnas de humo de los cigarrillos se elevaban, casi verticales, hacia la noche.. Allí, sobre sus cabezas, en alguna casa, un teléfono empezó a sonar.. El timbre repiqueteaba incansable.. - No son horas de llamar.. - No.. - Además, ese no está en casa.. - O esa.. - O esos.. - Seguro que es "ese", que ya ha cobrado la extra y se ha ido de putas.. - Y a dónde habrá ido?.. a la Casa de Campo o a Capitán Haya?.. - A Capitán Haya, que está aquí al lado.. - Nos acercamos a ver si le encontramos?.. Los hombres cruzaron de nuevo la calle y empezaron a desandar el camino.. Conformaban.. una extraña pareja..

    Original link path: /babel/t/Ttavi3.htm
    Open archive

  • Title: Las dos puertas
    Descriptive info: Las dos puertas.. Joan [.. Las dos puertas se cerraron a mi espalda dejándome dentro de un vagón que a aquella hora de la tarde estaba más vacío que lleno.. Busqué con la mirada un lugar para sentarme y me dirigí hacia uno de los grupos de dos asientos que se miran cara a cara dispuesto a aburrirme las siete estaciones que me separaban de mi destino.. Los viajes en metro son aburridos, porque se une a la imposibilidad de contemplar el paisaje el continuo olvido de un periódico o un libro para entretenerse.. La opción pasa por hacer de voyeur; observar al prójimo es el deporte por excelencia en el metro, mirar a los otros viajeros que con cara de no estar haciendo nada se balancean siguiendo el aborregado movimiento que nos impone el traqueteo del vagón.. Observar desde el anonimato a cada uno de los viajeros, haciendo una íntima y furibunda crítica de los defectos y características de cada uno de ellos.. Imaginar su vida, su estado, su condición e incluso atribuir los vicios dependiendo de la primera impresión.. Un anciano.. al lado de una puerta, de pie y con los ojos perdidos en el cristal, una señora con un carro de la compra extremadamente grande y de colores hirientes, un par de chicos conversando en un asiento del fondo y una mamá con dos niños especialmente tranquilos para su edad.. Poca cosa para observar, poca cosa.. Cuando estaba dispuesto a aburrirme durante todo el trayecto, en la primera estación aparecieron por la puerta tres chicas preciosas con libros en las manos y ojos brillantes.. Pensé que sería una suerte que se sentaran en algún lugar que me permitiera observarlas ya que a primera vista las tres eran muy hermosas.. Unos uniformes de colegiala de color azul marino muy oscuro y las faldas más cortas de lo que seguramente permitían las normas del colegio, dejaban a la vista unas piernas que se me antojaron largas y preciosas.. Las chicas, después de pasear una mirada por todas las posibilidades que ofrecía el vagón, conversaron delante de la puerta, decidiendo donde irían a sentarse.. Ojalá se sienten cerca - pensé mientras miraba de forma que quería que pareciera indiferente a través del cristal, pero controlando por el reflejo los movimientos de las tres.. apariciones.. Vi cómo enfilaban en mi dirección y pensé que aún tendría la suerte de que se sentarán en algún lugar cerca de donde me encontraba, que me permitiera observarlas discretamente.. Una de ellas tenía unos movimientos insinuantes y una sonrisa pícara, o al menos eso me parecía a mí.. Fueron avanzando por el pasillo y ya casi estaban a mi altura, por lo que creí que se pondrían en alguno de los asientos que tenía a mi espalda.. Cuando estaba barajando la posibilidad de cambiar de sitio -disimuladamente - para poder seguir observándolas, vi con tremenda sorpresa que se sentaban en los asientos en los que estaba yo.. Una a mi lado y las otras dos delante!.. Unas miradas de complicidad.. entre ellas y unas sonrisas.. Me quedé helado.. No sabía hacia dónde mirar y miré al suelo intentando no demostrar que me había dado cuenta de que se habían sentado  ...   Si me miras a los ojos, puede que después te deje mirar un poco más las piernas sin protestar.. Las otras dos soltaron una carcajada que me pareció terrible porque auguraba que la cosa no había hecho más que empezar.. La de mi lado puso.. una mano.. sobre mi muslo, al tiempo que decía con una voz insinuante:.. - Estos pantalones de franela, no te dan mucho calor? , Quizás deberías hacer como nosotras y enseñarnos las piernas?.. Deben ser fuertes.. Tienes pelillos?.. - Déjalo, que lo pones nervioso y así no nos va a enseñar los ojos y tampoco otras cosas.. Qué es lo que te gustaría enseñarnos?.. - Pero si huele a colonia! Hummm que olor más bueno Llevas colonia por todo el cuerpo?.. Me estaban acosando!.. Las tres sirenas de 15 años me estaban acosando en público, y yo con 2 años más que ellas no sabía qué hacer, no sabía que actitud tomar.. Sudaba, miraba al suelo y de refilón a las piernas, y notaba la mano de la de al lado apoyada en mi muslo.. y no me atrevía a moverme.. El tiempo se había detenido, los ocupantes del vagón tenían que estar todos pendientes de.. aquel acoso.. , las estaciones no llegaban, mi corazón galopaba y hacía muchísimo calor.. - Por qué me tocas? - dije inconscientemente mientras agarraba la mano de mi vecina y sabiendo instantáneamente que nunca debí haber hecho aquello.. - Oye niño ! - dijo ella de forma que ahora sí, todos los ocupantes del vagón me miraron.. - Quién te ha dado permiso para agarrarme la mano?.. Y se puso en pie delante de mí, esgrimiendo un enfado que me hundió en la más absoluta miseria.. Mis labios se movían sin decir palabra, notaba el rojo de mi cara y sobre todo, notaba los ojos de los viajeros enviando sus reproches hacia mí.. Quería escapar.. , fundirme, morirme, desaparecer.. - Que os he hecho? -alcancé a decir en voz baja, casi con el último aliento.. Intuí tres sonrisas en los tres rostros que no acabé de deducir si eran de complacencia, de sadismo o de compasión, pero en aquel momento el metro se detuvo en una estación y las puertas se abrieron.. No puedo saber aun cómo lo hice, pero creo que fueron únicamente cinco segundos los que utilicé para salir de un salto del vagón y subir los dos tramos de escaleras hasta la calle.. Todo ello sin mirar atrás, pero viendo las tres malditas sonrisas que me perseguían.. Caminé casi corriendo tres calles para alejarme más aun si cabe del lugar.. - Sí, no importa lo que valga, ni tampoco el color, lo importante es que pueda llevármelo esta misma tarde.. - le decía con vehemencia al vendedor de la casa de ciclomotores en la que había entrado y aún no recordaba como.. - Ya sé que el transporte publico no funciona del todo bien.. - me decía el vendedor - pero de eso a jurar por lo más sagrado que nunca más va a utilizar el metro.. - Mire, amigo, antes iré a pie, eso puedo jurárselo.. Se lo aseguro.. El vendedor, encogiéndose de hombros se fue a terminar la documentación..

    Original link path: /babel/j/Tjoan1.htm
    Open archive

  • Title: Condenada por lo no dicho
    Descriptive info: Condenada por lo no dicho.. Sandrav [.. Es muy noble, me dijo alguien un tiempo después.. También me habían dicho al principio, no le mientas.. Hice caso.. Recuerdo la primera noche cuando caminábamos hacia aquella esquina.. La luna de principios de junio se reflejaba en nuestros pies mientras que, por aquellas dos calles, descendía una multitud de estrellas en caravana.. Era.. una noche muy diferente.. Una noche encendida con luz propia.. Enseguida pude vislumbrar la maldita soledad desprendiéndose de las solapas de su abrigo.. Su soledad igual a la mía.. Entonces, atiné casi a gritarle en la esquina donde nos detuvimos: " Sólo sucede que tengo mucho miedo! No me dejes sola!" Y era verdad.. Dos años de soledad, pensé más tarde, es mucho tiempo.. Que eso haya dado un vuelco repentino, lo valoro.. Me  ...   conductas, en resquemores, en recelos, entre lo que veíamos, pensábamos y nos decían.. Filosofía equivocada.. No quería eso.. Pero, eso era todo lo que había, aquella tarde, sobre la mesa.. - Te voy a dar un consejo para la próxima vez - me dijo.. -.. ?.. - Hablaste demasiado, pero, no dijiste lo único que tendrías que haber dicho.. - Qué me faltó decir? - pregunté intrigada.. - Tendrías que haber dicho que me amabas, aunque fuera mentira!!!.. - Aunque fuera.. mentira.. ? - pregunté desconcertada.. - Sí, claro! - me respondió.. Ese es el arte.. Quedé atónita, mientras observaba como transpiraba la botella sobre la mesa.. - Es que yo jamás te mentiría.. - me atreví a balbucear.. - No te preocupes.. Ahora ya es demasiado tarde.. Habían dicho: no le mientas, es muy noble..

    Original link path: /babel/s/Tsandrav2.htm
    Open archive

  • Title: Título del cuento
    Descriptive info: Pequeña historia.. Juan Manuel Iniesta [.. Por qué no?.. van a salir a cenar.. Un niño pequeño de unos 12 años iba andando por la calle arrastrando de una cuerda a una rana aplastada.. Llegó hasta uno de esos locales de mala reputación que tienen una luz roja en la entrada y llamó a la puerta.. La madame abrió la puerta y al ver un niño pequeño le pregunto que quería.. Él respondió que quería hacerlo con una de las chicas del local y que tenia suficiente dinero para pagar y que no se iba a ir hasta conseguirlo.. La madame se lo pensó y decidió,.. , y le dijo que pasase.. Una vez dentro le invito a elegir entre las chicas la que más le gustase.. Él preguntó si alguna de las chicas tenia alguna enfermedad y por supuesto la madame respondió que no.. Pero él había oído a los hombres del pueblo decir que habían tenido que ir al hospital a recibir tratamiento después de haberlo hecho con Marlene  ...   a la madame y se dirige hacia la salida momento en el cual le para la madame y le pregunta: Por que ha elegido a la única chica que tenia en el local con una enfermedad en vez de cualquiera de las otras?.. Él responde: "Bueno, si tienes que saberlo, esta noche cuando llegue a casa, mis padres.. y me van a dejar con la canguro.. Cuando se hayan ido me lo voy a hacer con la canguro que le gusta mucho los chavales jovencitos y ella pillara la enfermedad que yo acabo de pillar.. Cuando vuelvan mis padres, papa acercara a la canguro a su casa y en el camino se la cepillara y pillara la enfermedad.. Cuando papa vuelva de llevar a la canguro, él y mama se acostaran, lo harán y ella lo pillara.. Por la mañana cuando papa se vaya al trabajo, el cartero traerá el correo y echara un polvete rápido con mama y también lo pillara y EL es el hijo-de-puta que atropelló a mi RANA!!!..

    Original link path: /babel/i/Tiniesta3.htm
    Open archive

  • Title: Coleridge y Minerva
    Descriptive info: Coleridge y Minerva.. Francesc Pedragosa / Eva Malos Pelos [.. El viejo profesor entra en el aula mentalizado de que ésta será la última vez que imparta clase; da los buenos días a los alumnos y, como siempre, nadie contesta.. Los chicos andan enfrascados en sus cosas y ni siquiera se percatan de su presencia.. Resignado ante una indiferencia a la que se ha acostumbrado después de años de impartir enseñanza, saca sus apuntes de la raída cartera de cuero negra y busca las notas sobre la lección que tiene preparada para hoy: Glosar la.. obra poética.. de Samuel Taylor Coleridge.. Aclara la garganta y se dirige a la clase procurando mirar a un punto neutro, equidistante entre la indiferencia general y su hastío e intenta hacerse oír sobre el murmullo general:.. Ejem.. Señores y señoritas.. hoy trataremos la poesía de coge un trozo de tiza y escribe el nombre del poeta en la pizarra, prosiguiendo su lección sin apartar sus ojos de la misma - Coleridge.. En ella se destaca la importancia del sentimiento y la imaginación, rechazando las formas y los temas literarios convencionales.. De este modo, predomina la ficción sobre la razón, la emoción sobre la lógica y la intuición sobre la ciencia, lo que propicia el desarrollo de un vasto corpus literario de notabilisima sensibilidad y pasión que antepone el contenido a la forma, estimula el desarrollo de tramas rápidas y complejas, se presta a la fusión de géneros, propicia la libertad de estilo y la rima libre.. Interrumpe su lección para tomar aire.. Sabe, sin necesidad de mirar atrás, que en estos momentos Raúl esta imitando sus ademanes y que Igor se ríe por lo bajini, con esa risa de imbécil que tiene, de las payasadas del otro; que Marcia estará limpiando los recovecos de sus largas y esmaltadas uñas del semen que le habrá dejado su chico que, a la postre, será el que la dejará preñada un día de éstos cortando por la mitad su prometedora carrera como.. mujer fatal.. ; que Minerva mira por la ventana ensimismada, siempre inalcanzable, siempre pensando en sus cosas en vez de fijarse en él, precisamente en él.. Cuántos años loco de deseo por Minerva.. mas ni una sola mirada cómplice, ni un solo acto que le hiciera albergar esperanzas más allá de su relación de alumno-profesor.. Decide dejar todos esos pensamientos de lado, soy un vejestorio, ¿quién se va a fijar en mí? , y se concentra en la lección.. Se gira hacia sus alumnos y constata que no se ha equivocado mucho en sus apreciaciones; sólo Minerva sigue su disertación con sumo interés.. Un poco más animoso, prosigue:.. Coleridge, hijo de un vicario, nació en Ottery St Mary el 21 de octubre de 1772.. Entre 1791 y 1794, salvo un breve período en que, por hallarse endeudado, tuvo que alistarse en el ejército, estudió en el Jesus College de Cambridge.. En la universidad adoptó una serie de ideas políticas y teológicas consideradas entonces radicales, especialmente las del unitarismo.. Abandonó Cambridge sin haberse doctorado y se unió al poeta Robert Southey con la idea, pronto descartada, de fundar en Pennsylvania una sociedad utópica basada en las ideas de William Godwin.. Se casó en 1795 pero su matrimonio resultó un fracaso.. Southey, que había contraído matrimonio también, partió para Portugal.. Coleridge permaneció en Inglaterra escribiendo y ejerciendo la enseñanza, publicando en 1796.. Poemas Misceláneos.. El año anterior Coleridge había conocido al poeta William Wordsworth y a su hermana Dorothy, con los que entablaría.. una duradera amistad.. Su relación con Wordsworth se tradujo en la colaboración de ambos en un volumen de.. Baladas Líricas.. (1798), que se convirtió en un hito de la poesía inglesa; ese libro contenía los primeros grandes poemas de la escuela romántica,  ...   altura le habla:.. - Me gusta la poesía de Coleridge pero no me haga caso, suelo exagerar en mis apreciaciones.. Ahora que se va, me gustaría tener la oportunidad de charlar con usted sobre Coleridge en particular y sobre Literatura en general: Me encanta leer a.. Bukowski.. , Miller, Perlas, Durás, en fin.. Qué le parece?.. - Por mí encantado, Minerva.. Puedes venir a casa cuando quieras; tengo una buena colección de autores malditos y no tanto.. Si sabes guardar el secreto, te enseñaré un borrador que escribí hace tiempo, nada importante me temo, pero tu opinión será de gran ayuda, siempre que me prometas ser imparcial.. - Se lo prometo pero.. joder! ha escrito un libro y no nos ha dicho nada?.. - Como verás, no es que llame mucho la atención en mi propia clase.. Además, lo escribí como un simple pasatiempo para poner en práctica mis teorías.. - Y en qué consisten esas teorías?.. - Mmmm.. Mañana por la tarde, es buena hora?.. - De acuerdo, mañana entonces.. Se despiden con un estrechón de manos.. El viejo profesor observa cómo la silla de ruedas se desliza hacia la salida, y se deleita contemplando el intenso pelo negro y el movimiento rítmico de sus brazos al empujar las ruedas.. La puerta se cierra y queda solo.. Gracias Coleridge! Conseguiste que el día de mi despedida no se convirtiera en un acto.. absolutamente deprimente.. Recoge sus apuntes, los mete en la cartera y da un último vistazo a la sala.. Le parece extraño no tener que volver mañana, le es difícil hacerse a la idea.. Deja la cartera en el suelo y pasa la mano por los pupitres que, a pesar de todo, no le dicen gran cosa.. Una parte importante de su vida la había pasado enseñando; los últimos años en este aula que no le dice nada.. Se esfuerza en no pensar en tiempo malgastado.. Quizás, de alguna manera, sus enseñanzas habrán hecho mejores a sus alumnos, o eso quiere creer.. De verdad fue así? Sus pensamientos se interrumpen al llegar junto al pupitre ocupado por Minerva.. Pasa la mano por el gastado plástico y se da cuenta que dentro hay un papel escrito; no se atreve a cogerlo, cree que es algo muy personal, da media vuelta y se aleja.. Apaga las luces, ya sólo queda entregar la llave del aula a la secretaria.. Mañana se despedirá de los demás profesores y de los administradores, ahora quiere irse cuanto antes.. A su pesar, deja la cartera en el suelo y se dirige a la mesa de Minerva, levanta la tapa y observa el escrito.. Sin duda es su letra:.. Todo ese tiempo sufriendo en silencio, pensando en el suicidio, me ha hecho madurar.. No es fácil pasar de ser un cuerpo perfecto a ser poco menos que un vegetal; de tener unas.. piernas estilizadas.. a verlas deformadas por la inmovilidad.. No, no es fácil.. Obsesionada por acabar de una maldita vez, mirando por la ventana de mi habitación calculando la distancia entre el suelo y mis sueños, entre el mundo y mi mundo.. No, no ha sido fácil.. Sólo la literatura me ha ayudado a sentirme viva; las clases de literatura, Coleridge y mirar por la ventana, sopesando los pros y los contras.. Por favor, no te vayas ahora.. no me dejes sola.. Cierra la tapa con cuidado.. Algo en su interior se remueve, algo que podría definirse como ternura.. Espera estar a solas para fagocitarse en ese sentimiento con más tranquilidad.. Recoge la vieja cartera y sale al pasillo.. El futuro ya no se presenta como una interminable autopista terroríficamente vacía que conduce a ningún lugar.. Ahora todo es diferente y quizá.. quizá hasta haya una esperanza.. Gracias, Samuel Taylor Coleridge, por haber existido..

    Original link path: /babel/p/Tpedragosa10.htm
    Open archive

  • Title: Fragmentos
    Descriptive info: Las manos.. La Jodis [.. ].. volver.. Dicen que los suspiros desaparecen junto al hálito.. Yo pienso muy al contrario de ahí se crean.. Me encontré aclimatado a mi nueva vida, que se persiguió a otras, que se regaba de otras.. Tanto así que no podría recordar nada mas allá de una que no existia.. Le llaman lapsus otras delirium tremens , yo solo sabia que cada vez que se hacia  ...   Me decían que no estuviera en ningún lugar, me borraba entre el aliento alcohólico, despertaba.. No había otra figura mas que esa de vidrio que me acompaña todas las noches mientras expelo insensateces , la botella de whisky, los movimientos se me hacen desjuiciados.. Tanto así que me pierdo dentro de mis propias manos.. lo notas ya? carajo, yo pensaba que era la cucaracha que salía todas las noches a saludarme!..

    Original link path: /babel/jodis/Tjol3c1.htm
    Open archive

  • Title: Una cuestión de peso
    Descriptive info: Una cuestión de peso.. Grossberta Von Muslamen [.. Amémonos con calma.. Amor, en su garita,.. Tenebroso, emboscado, tiende su arco fatal.. Conozco los recursos de su arsenal antiguo:.. ¡Crimen, locura, horror! -¡Pálida florecilla!.. Como yo, ¿no eres tú también un sol de otoño,.. Oh mi helada, mi pálida, mi dulce Margarita?.. CHARLES BAUDELAIRE.. - Conocí a Doña Margarita Bernueces a lo largo y ancho de un candente y sudoroso ocho de agosto.. Recuerdo exactamente la fecha porque ese día era el cumpleaños de Paca, mi mujer, y porque su entrada en la tienda se vio acompañada de.. un estupor generalizado.. Irrumpió en mi establecimiento columpiando graciosamente sus generosísimas carnes perladas de sudor, miró a su alrededor con aprobación y cacareó para mi asombro y estupefacción de los clientes: "Buenos días joven, me llamo Doña Margarita Bernueces y Velasco.. Me he trasladado recientemente a este barrio y su carnicería es la que más me gusta de por aquí.. Me encanta la carne, la adoro.. así que de hoy en adelante seré su cliente.. Vendré a comprar varias veces por semana, pero si no tiene inconveniente, le pagaré mensualmente.. Haga el favor de anotar mi nombre y abrirme una cuenta".. Como usted comprenderá, ante tan contundente y arrolladora declaración de intenciones no fui capaz de responder otra cosa que un sí casi inaudible y obedeciéndola cual cordero apunté su nombre en un papelito, convirtiéndome de inmediato en su fiel y seguro proveedor.. A partir de aquella mañana sus visitas a la carnicería fueron constantes.. Era lo que podía llamarse una mujer carnívora.. Venía dos o tres veces por semana y se aprovisionaba de morcillas de Burgos, rabillo de ternera, muslos de pollo, salchichas, hígado de cerdo, filetes de babilla, lomo adobado, chuletas de cordero, picadillo de cerdo.. Cuando llegaba el final del mes pagaba religiosa y despreocupadamente las gruesas sumas que se iban acumulando en su cuenta y me pedía con voz alta y risueña que le abriera una nueva.. Más tarde supe que Doña Margarita se había trasladado al barrio pocos días antes, al parecer, tras separarse de su tercer marido.. En el barrio se comentaba que la separación no fue tal, sino que él la había echado de casa debido a su gordura y a su voracidad.. Yo puedo presumir de no haber sido nunca un chismoso o un cotilla, pero en la carnicería, desde detrás del mostrador, no podía evitar el escuchar ciertas conversaciones en las que nunca intervine.. Decían que engullía desaforadamente, que se gastaba un dineral en comida, que anteriormente había estado a dieta, pero que unas pastillas para adelgazar habían alterado su metabolismo y a partir de entonces su glotonería se acentuó, con lo cual su aumento de peso, y consiguientemente de volumen, se hizo progresivo.. Desde entonces, no cesó de engordar más y más, y fue debido a esa desmesurada obesidad y a la obsesión sin límites por la comida, por lo que su marido, un abogado adinerado y señoritingo, le había enseñado el camino hacia la puerta de su casa a cambio de un apartamento y una considerable suma de dinero mensual.. Como le he dicho, yo jamás participé en esos comentarios tan dañinos.. Ella era mi mejor clienta y era, también, lo que yo llamo una dama: una mujer muy respetable, una señora en toda la extensión de la palabra, simpática, educada y con clase.. Además, siempre he creído que discriminar a las personas por su físico es una bajeza intolerable, cruel y mezquina.. En fin, como le iba diciendo, yo jamás me metí con su corpulencia, que no sólo no me parecía antiestética sino que hasta me resultaba entrañable y familiar.. Y es que Doña Margarita me recordaba mucho a mi madre, tenía como ella la cadera generosa y prolífica, unos antebrazos tan tiernos y apetitosos como un buen solomillo de ternera, una papada temblona y cálida que al ritmo de su risa fácil abanicaba los labios gruesos y sensuales.. Sus enormes senos eran a un tiempo voluptuosos y protectores.. Sus manos pequeñas y gordezuelas siempre parecían estar calientes.. en fin, qué quiere que le diga, a mí Doña Margarita no me desagradaba en absoluto, es más, me parecía una mujer encantadora, sí, para qué ocultarlo, ciertamente desde el primer momento ya me agradaba, me agradaba bastante.. Los meses fueron transcurriendo sosegadamente al tiempo que nuestra relación se estrechaba, y por fin llegaron las Navidades.. espero que no me malinterprete cuando digo que la relación se estrechaba.. Me refiero a que las visitas, casi diarias, de Doña Margarita a la carnicería, propiciaron un trato de confianza y familiaridad que comenzaba a convertirse en una verdadera y sana amistad.. ¿Por dónde iba?.. Ah sí, le decía que llegaron las Navidades.. Por tal motivo, Doña Margarita se personó una mañana en la carnicería pidiéndome tres cochinillos y un lechazo para celebrar los.. festines navideños.. en compañía de sus amigas de la Asociación de amas de casa separadas.. Estimé que el peso de toda aquella carne era excesivo para la espalda maltrecha de mi clienta y me ofrecí para llevarle a casa, yo mismo, aquel pesado paquete de carne.. Consideré que era lo menos que podía hacer por doña Margarita, que, como ya le dije, era mi mejor clienta y gracias a la cual mis beneficios habían aumentado notablemente.. Aceptó encantada y acordamos que le llevaría el pedido a casa cuando cerrase la carnicería, a eso de la una y media..  ...   cosas que sólo pueden llamarse por su nombre.. bueno.. como le iba diciendo, Doña Margarita acercó entonces sus manos a mi cuerpo y sin ningún pudor comenzó a frotarme la entrepierna y a desabrocharme el pantalón.. No dejé que continuara, yo mismo me arranqué la ropa en unas décimas de segundo y me lancé imperiosamente sobre su escote.. Hundí mi cara en las profundidades lechosas de sus tetas dispuesto a ahogarme entre ellas si así hubiera sido preciso.. ¡Qué delirio!.. Perdí la noción del tiempo devorando febrilmente la exuberancia de aquellos pechos magníficos, me deleité largamente lamiéndolos, chupeteándolos, mordisqueando los duros pezones oscuros que los coronaban como si de dos pasteles gloriosos se tratase.. Ella, entretanto, sonreía palmeteando los sesenta kilos escasos de mi cuerpo como una niña jugando a los muñecos.. Después me incorporé, me puse de pie ante ella y deslicé mi polla tiesa en la humedad de mi propia saliva que cubría la vasta extensión de su pechuga por completo.. ¡Qué maravilla!.. A cada embestida de mi polla entre sus tetas atocinadas, me esperaba ansiosa la boca profunda y hambrienta de Doña Margarita, que chupeteaba y succionaba con fruición lasciva mi glande hinchado hasta los límites de lo imaginable.. Así estuvimos un buen rato hasta que me corrí estrepitosamente sobre sus labios, mientras ella, con una voracidad que yo hasta ahora sólo he visto en el cine, engullía, sin dejar una sola gota, el fluido que se desparramaba abundante sobre su cara enrojecida por la excitación.. Doña Margarita entonces se levantó de un salto, se despojó de la túnica por completo y se tiró sobre el suelo de la cocina con el cuerpo y las carnes totalmente disponibles.. Comprendí perfectamente lo que quería.. me arrojé al suelo ante sus piernas abiertas.. , le separé los labios del coño con los pulgares y sumergí, no sin arduos esfuerzos, mi voraz lengua.. en lo profundo de su vulva.. No pude seguir así mucho tiempo, pues las poderosas mollas michelínicas de sus muslos me aprisionaban las mejillas cual fauces hambrientas.. estuve a punto de ahogarme, se lo juro.. tuve entonces, que separar aquellas masas de carne deliciosa con ambas manos, ejerciendo una presión sobre ellas en direcciones contrarias, cual Sansón bajo las columnas del templo.. así conseguí acceder libremente a mi codiciado objeto de deseo.. Ante mi boca ávida se desparramaba gloriosamente todo el poder de aquel coño suculento.. Enorme, inmenso, desparramado y delicioso.. Me sumergí de nuevo en aquella vulva sinuosa de la que el flujo ya manaba a borbotones e inundé mi cara en sus jugos vaginales que me zampaba con glotonería mientras recorría a golpe de lametón cada recoveco de su piel musgosa.. Ella, entretanto, profería rítmicos y melodiosos grititos en falsete y agitaba las piernecillas regordetas en el aire mientras jadeaba y resoplaba como un león marino.. Después, ascendí de nuevo hacia sus pechos nadando sobre su piel caliente y mullida.. Ciertamente nadaba sobre ella, ya que ni un solo centímetro de mi piel hacía contacto con el suelo de la cocina, estaba levitando sobre el cuerpo caliente y de consistencia flanosa de Doña Margarita como sí de un colchón de agua se tratase.. En su delirio placentero, agarró una esquina del mantel que colgaba sobre nuestras cabezas y tiró de ella furiosamente.. Junto al amasijo sudoroso y empapado de secreciones que formaban nuestros cuerpos anudados en el suelo, cayeron desparramados los ingredientes del gazpacho, agarró entonces un pepino de dimensiones considerables y lo puso en mi mano.. usted ya sabe que soy una persona complaciente, y no deseaba sino agradarla.. , así que lo tomé entre las manos y lo deslicé entre los vericuetos tortuosos de sus muslos hasta que conseguí insertarlo por completo en su vagina insaciable.. Al tiempo le pellizcaba los pezones, y mordisqueaba los enormes mofletes de su culo suntuoso, dentro de cuyas sedosas profundidades había deslizado un dedo.. Su excitación se acentuaba cada vez más, pero parecía que no iba a correrse nunca, aquella vorágine ya se prolongaba demasiado y yo.. ya no sabía como proporcionarle el placer definitivo.. ella cada vez gritaba más.. sus grititos iniciales se habían ido transformando progresivamente en alaridos sopránicos que rebotaban en mi cerebro como latigazos eléctricos.. estaba a punto de correrse.. yo agitaba dentro de ella aquel falo con una furia salvaje y ella gritaba cada vez más alto, tenía los ojos en blanco y jadeaba estrepitosamente entre chillidos de placer.. entonces yo.. entonces.. yo no recuerdo lo que.. - Entonces fue cuando cogió el machete y le cortó el brazo ¿no es cierto?.. - ¿De qué está hablando?.. no recuerdo nada de eso.. - ¿Ah no?, ¿No recuerda como le seccionó el antebrazo de un certero golpe y ante sus gritos desgarradores sesgó su cuello de un tajo silenciándola definitivamente?.. - Ya les he dicho mil veces que no recuerdo nada de eso, no.. no.. ya les he dicho mil veces que me parecía una mujer encantadora, que yo no quería sino complacerla.. - ¿No recuerda como después descuartizó su cuerpo, como lo trituró con su propio multirobot de cocina para hacer salchichas?, ¿no recuerda como fileteó con destreza sus muslos? ¿no recuerda el sabor de los riñones al jerez que se estaba comiendo cuando la policía tiró la puerta abajo?.. - No sé de que está hablando.. Yo no hice nada de eso, yo la amaba señor juez, yo la amaba, yo la amaba.. la amaba.. - Llévenselo..

    Original link path: /babel/g/Tgrossberta1.htm
    Open archive





  • Archived pages: 695