www.archive-org-2014.com » ORG » C » CIBERJOB

Choose link from "Titles, links and description words view":

Or switch to "Titles and links view".

    Archived pages: 695 . Archive date: 2014-01.

  • Title: Caracteres de tablón
    Descriptive info: Las Cajas de Resonancia.. Catimini [.. @.. ] [.. www.. ].. caracteres.. No tienen ni idea de qué va el tema.. pero apoyan a uno u otro.. según quien le hizo la última sonrisa.. Faro.. Puente.. Torre.. Zeppelín.. Rastreador.. Nuevos.. Arquitectos..

    Original link path: /babel/cati/caja.htm
    Open archive

  • Title: Caracteres de tablón
    Descriptive info: La mayoría silenciosa.. Mira primero la longitud de los textos.. Si son cortos, se arriesga.. Si son largos, controla la firma,.. bosteza, y generalmente no lee.. Tiene un perfecto dominio del ascensor lateral..

    Original link path: /babel/cati/mayoria.htm
    Open archive

  • Title: Caracteres de tablón
    Descriptive info: SONDEO.. Si paseaste por los tablones, ya habrás encontrado varios tipos de caracteres.. Cuantos caracteres de cada tipo conoces ?.. El Enamorado Poetrasto :.. Ninguno.. 1.. 2.. 3.. 4.. 5.. mas de 5.. El Auténtico Avisador :.. El Opinador Empedernido :.. El Honrado Obrero :.. El Poetómano Incorregible :..  ...   Autista Abarrotando :.. El Cartelero de Paso :.. El Contestón fuera de tema :.. El Bufón Creativo :.. El Autor Oficial :.. El Copipasteador Aplicado :.. La Exhibicionista Ordinaria :.. El Garrapateador Narcisista :.. Las Cajas de Resonancia :.. El Lector Paranoico :.. La Mayoría Silenciosa :.. Tu e-mail:..

    Original link path: /babel/cati/sondeo.htm
    Open archive

  • Title: Pezones puntiagudos
    Descriptive info: Pezones puntiagudos.. Annarafa [.. ] [www].. Se llegaba lentamente la hora de la noche y estaba ensimismada escuchando el violento bailoteo del granizo que cambiaba de ritmo continuamente, los truenos me exaltaban un ácido sabor a naranja en la garganta.. sed, y una desazón no muy lejana dentro de las paredes de mi habitáculo sexual, que no solo estaba apto para recibir visitas frutales sino que ademas las clamaba.. No había pétalos de rosas en mi cama, solo.. brillantes espinas sudorosas.. en mi cerebro que intuía cerca, a uno de los miembros mas consagrados del mundo vegetal, el pepino masculino, con su olor harto penetrante y embriagador.. El oleaje tormentoso que sentía en mi cabeza y que pasaba eléctricamente como los truenos nocturnos a través de la suya, me recorría por dentro, y tocaba brutal, cada una de mis erectas células, que se sentían eyacular en las micro dimensiones del mundo intangible.. Un paraíso del que me hice dueña desde la noche en que el, sanguinariamente, me desnudo hasta dejarme solo un par de pezones puntudos  ...   el respondió enfáticamente con una mirada de desprecio e indignación pero yo sentía su larga risa en mi oído y estoy segura de que el sentía la mía.. Poso sus dedos sigilosamente alrededor de mi ingle, con cuidado de no ir a tocarme por equivocación, me moví, envuelta en eterna y acuosa parsimonia gatee desnuda alrededor de la cama, moviendo la lengua sin descaro por cualquier lugar que supiera a uvas ibéricas.. Su cuerpo.. Me tomo por el cuello, me miro a los ojos sin animo de perdonarme la desobediencia y me dijo: -quédate quieta salvaje! ya veras como se domesticar a las mujerzuelas como tu.. Tomo posesión feudal sobre mi cuello que agarro con una sola mano, dispuesta a cuatro patas, gemí infinitamente y sentí como mi amante amorosamente soltaba sus lagrimas blanco mortecino, sobre.. el averno.. que tenia sitio varios centímetros arriba del final de mis piernas de animal incontrolable.. Me desate, grite y por veintitrés segundos consecutivos fui suya.. Ayúdame, mi alma maldita se desangra al igual que la tuya.. Annarpia Ursula Salvaje.. |..

    Original link path: /babel/a/Tannarafa2.htm
    Open archive

  • Title: El enfermo hombre
    Descriptive info: El enfermo hombre.. Eugenio Barragán [.. Leía unas revistas amontonadas en una mesita sobre autopsias y enfermedades raras.. Los pacientes que salían de la consulta clínica comentaban que el médico estaba muy ocupado, y sólo podía atender a los visitantes por unos momentos.. Miré al primer paciente y le pregunté.. Aunque todo hay que aclararlo.. La pregunta me la sugirió mi apuntador que siempre me acompañaba para poder responder y preguntar todo tipo de cuestiones; uno no sabe las tonterías que puede decir al cabo del día sin una persona a tu lado que sabe de lo que habla:.. - Qué le pasa? -.. - Pues tengo un ligero sarpullido en el antebrazo,.. - dejó de hablar por unos segundos para proceder a rascarse su brazo -.. lo que me joroba bastante ya que cuando lo apoyo para comer.. me duele y no degluto bien la comida.. - Sin atender a nadie, sólo a la serie de granitos que le molestaban, salió por la puerta.. Eso fue una maldición en esos momentos para mí.. Todas las personas que estaban a mi lado en la sala de consulta relataron sus pesadillas particulares.. La anciana que se sentaba a mi lado, entre tos y tos, añadió:.. - Yo, esa dolencia, lo tuve la semana pasada, no es nada importante.. Y ahora tengo una gripe terrible.. Si que soy más desgraciada.. Hasta mi apuntador se quedó en silencio, por lo que yo seguí con su huelga de labios.. Ahora la viejecita me preguntó a mí.. Joven, qué le pasa?.. - Mi apuntador, que se había escondido debajo de la silla, fue esquivo y no se le ocurrió otra cosa que sugerirme:.. - Pues, yo no sé lo que tengo.. -.. Todos mis compañeros de sala quedaron boquiabiertos.. Y lo que son las cosas.. Pasó un acontecimiento que marcó mi vida durante cierto tiempo.. Mi otro yo, no aguantó mucho, y se alejó asqueado de mí.. Tanto mi apuntador, como yo, ya le teníamos mucha confianza y habíamos convivido tanto tiempo juntos los tres.. Pienso que ya sé dónde fue, pues creo que desaparecieron las revistas.. Pero aún me quedaba mi apuntador.. Sonó la bocina y apareció en un marcador mi turno.. Al fin entré en la consulta.. Mi tiempo de tres minutos comenzó a correr.. Era cierto lo que comentaban los anteriores pacientes.. El médico estaba muy ocupado, fornicaba con la enfermera, escuchaba música con unos cascos, y rellenaba un crucigrama.. Y, además, fingía que me escuchaba.. Todo un portento.. Como siempre, o eso creo, no me escuchó para nada, y me indicó el camino.. Bueno, ni siquiera escuchó a mi apuntador en los puntos que le argumentaba, tanto es así que recibió una buena tunda.. Yo creo que  ...   enfermo hombre, suspiré con delirio; en el mismo papel se anunciaba que este médico si ostentaba el título del Colegio Oficial de Medicina.. Otra vez declaré ante la imaginaria prensa, aunque esta vez, no pude terminar con una brillante sonrisa, ya que el mismo papel me anunciaba que tenía que esperar cuatros meses para la fecha prefijada, pero al menos creía que esta vez si me curaría.. Pero claro, aproveché el tiempo, y seguí buscando a.. mí otro yo.. , por supuesto para contarle todas las aventuras y desventuras que me habían pasado sin estar él a mi lado.. Aunque mi apuntador particular acudía a mí cuando tenía que realizar alguna declaración importante.. Incluso rellenó muchísimas hojas con mis memorias.. Otra vez el tiempo pasó, pero no tan rápido.. Y pulsé el timbre de la puerta y tras ella apareció una horrible visión de un hombre con un tanga de paja, y una gran máscara que parecía sacada de una película de tarzán.. Nada más verle comenzó a bailar.. AIzó una mano al aire, y el sonido de una maraca inundó la escalera.. Mi apuntador se desmayó, y yo no tenía a mí otro yo.. Por lo que realicé lo mismo que el primero.. Yo, el enfermo hombre, salí de allí con una medicina que aún no había tomado; ácido acetilsacílico.. Pensé que para mí, esto sería el mejor medicamento para mi dolencia.. Me volvieron a realizar otra entrevista, pero a mi apuntador le dio un ataque al corazón, cuando oyó la pregunta clave, y se quedó sin respuesta para mí.. - Cree que con el ácido acetísacílico, es decir, una aspirina se curará?-.. El entierro fue sencillo, pero otro día lo contaré.. Paseaba, yo, el enfermo hombre, por las calles pateando con rabia todo lo que me saliera al paso, y de repente, sin comerlo ni beberlo me encontré a mí otro yo.. Estaba mirando y releyendo una serie de revistas pornográficas en un quiosco, intentando cambiarlas por aquéllas que se afanó de autopsias y enfermedades extrañas.. Parecía que no tenía mucho éxito cuando le abordé.. - Qué haces aquí?.. - Le pregunté.. - Estaba ojeando unas revistas.. - Me respondió mi otro yo.. - Y tú qué haces?.. - Me preguntó mi otro yo a mi mismo con su particular forma de ser.. - Pues mira he ido a un médico con decirte que este si era auténtico.. - Le respondí a mí otro yo.. Y de paso como estaba solo, y no tenía con quién hablar le conté toda la historia.. Al acaba mi otro yo, me respondió.. - Pero si tú no tienes nada.. Te lo digo yo qué sé un rato de eso.. Anda vámonos a casa a jugar un solitario.. -..

    Original link path: /babel/barragan/Tbarragan3.htm
    Open archive

  • Title: La doncella y el caballero
    Descriptive info: La doncella y el caballero.. El soñador [.. En el año de nuestro Señor, recién cruzado el primer milenio, las tropas del príncipe Artus se enfrentaban a las.. hordas devastadoras.. del Duque Mordret, el maligno.. El premio para el vencedor era la corona del reino.. El Rey había muerto en extrañas condiciones, y aunque el heredero era el príncipe, el duque era quien poseía mayores tierras y a los más grandes caballeros bajo su yelmo.. Era evidente que el rey había caído bajo los engaños del duque y sus secuaces.. Los caballeros de la rosa, los más grandes del reino, estaban a favor del duque.. Los caballeros de la espada, jóvenes caballeros, sin grandes títulos, ni posesiones, estaban a favor del príncipe.. El enfrentamiento era evidente, y el desenlace también.. La casa de los Vanion, legendarios caballeros de la rosa, mantenían un ejercito de más de diez mil hombres.. La casa de los Vanion siempre inclinaba la balanza hacía un lado o hacia el otro.. Todas las casas de los caballeros de la espada no superaban los mil plebeyos y dos docenas de caballeros.. El desenlace era evidente, y la batalla era inevitable; era una cuestión de honor.. Cuentan que en los campos de Bralwing, bajo el yelmo del duque, se encontraban más de veinte mil hombres.. Y al otro extremo, con el estandarte del rey, el príncipe y los caballeros de la espada no superaban los dos mil quinientos.. Las tropas estuvieron frente a frente más de quince días, esperando que llegaran todos los caballeros del reino.. La batalla.. empezaría el primer domingo de primavera, y el Señor Nuestro Dios, decidiría al vencedor en el campo del honor.. Era el primer día de primavera.. Una mujer de basto aspecto se encontraba junto al río lavando la ropa.. El río pasaba a unos quinientos metros de distancia del pueblo, y a unos setecientos de la casa de la mujer, algo más alejada.. Su esposo y sus dos hijos habían partido a la guerra bajo el yelmo del duque Mordret.. Su esposo de clase hidalga, por la riqueza de su familia más que por la nobleza de su sangre, destinaba su fortuna para aparentar nobleza para su nombre y el de sus hijos.. Su esposa parecía una vulgar plebeya.. Nunca era presentada en sociedad y sus deberes eran de madre, concubina y responsable de su hogar.. No es que a ella le importase, el trabajo era duro, pero era para su familia y eso la reconfortaba.. Esa mañana se sentía feliz.. Su familia estaría fuera más de cuatro días y aunque habían partido a la guerra no había ningún motivo para estar preocupada, pues sabía que la contienda estaba ganada de antemano.. Sólo le quedaba por lavar una sabana y unos calzones, y el resto del día sería para ella.. Cuánto tiempo hacía que no disfrutaba de un día para ella? Desde que dejó de ser doncella que no disfrutaba de un día.. Pero ahora disponía de cuatro.. Respiró profundamente, miró al río.. Las aguas.. bajaban cristalinas y el reflejo del sol dibujaba en ellas cadenas de multitud de colores.. Por primera vez en muchos años se sentó a contemplar, por el simple placer de hacerlo, como jugaban el sol y el agua.. De un empellón apartó la sabana, el calzón y la colada que rompían la grandiosidad del momento.. Buscó entre sus viejos y desgastados faldones.. Con el tacto encontró lo que buscaba y una enorme sonrisa se dibujó en su rostro.. Apoyó la cabeza en el tronco de un árbol.. Respiró profundamente y se llevó a la boca la manzana.. Era una manzana destinada a su pollino, pero hoy sería para ella.. La mordió con sumo placer.. Los olores empezaron a embriagarla.. Nunca se había dado cuenta de lo bien que olía esa parte del río.. Cerró los ojos para que las fragancias penetraran aún mejor en su recién descubierto sentido.. El canto de los pájaros se hizo latente en ella.. El clamor de las aguas al deslizarse por la cuenca.. El coro de los grillos.. La sinfonía del viento al cruzar fugaz entre las ramas de los árboles.. Percibió el olor salvaje de las zarzas.. El dulce olor de los sauces llorones y el penetrante y frescor olor a agua.. Se comía la manzana con.. sumo placer.. Mientras el calor de la primavera envolvía todo su ser.. Mojó un pequeño pañuelo y se lo colocó en la frente.. Ese frescor, esas gotas que se deslizaban por su mejilla, esa brisa que le acariciaba su maltratado cabello.. Era como si volviera a la vida.. Y se quedó dormida.. Unas gotas de agua salpicaron su mejilla despertándola del sueño.. Entreabrió los ojos y vio una silueta montada sobre un caballo.. Una armadura desgastada, sin duda una herencia familiar, y un precioso corcel de largas crines naranjas.. - Buenos días os de Dios dijo el caballero.. - Buenos, hasta que me despertasteis dijo ella.. - Lamento haber interrumpido vuestro descanso, mi señora dijo el caballero.. Ella se despedazó y lanzó un terrible bostezo.. Sin duda era un acto de descortesía ante el caballero, pero este no se lo tomo como tal, y hasta le hizo gracia su falta de modales.. - Vuestra señora? Creo, caballero, que os confundís dijo ella apartando un largo mechón de.. cabello.. que se le depositó en el labio inferior -.. Ni vos sois mi esposo, ni yo soy nada  ...   tumbado a la orilla del río.. El caballero al verla se puso en pie y la miró de arriba abajo.. - Estáis preciosa - dijo.. La mujer se ruborizó, y haciendo ver que no había escuchado palabra alguna tendió la sabana que cubría la hogaza de pan y las tiras de buey seco.. Pasaron la tarde juntos, entre chismes, historias y alguna que otra.. palabra de amor.. Esas palabras que se escurren en los delicados momentos que más necesitas de él.. Os puedo asegurar que sus miradas suplicaban amor, pero sus mentes frenaban ese loco momento de pasión.. Y la noche los envolvió.. - Debo partir dijo el caballero.. - Pasad la noche conmigo pidió la mujer.. - Mi señora, debo partir hacía el campo del honor.. - Quedaos conmigo hasta mañana dijo ella -, no es necesario que partáis esta noche.. Quedaos conmigo, os lo suplico.. Ella se echó a los brazos del caballero.. Este la abrazó como si le fuera la vida en ello.. El abrazo fue largo, tierno, y apasionado como ninguno de los dos había tenido jamás.. Del abrazo, los besos y de los besos.. Sus cuerpos se sumieron en la perfecta unión.. En ese cruce apasionado, desenfrenado, sensual y alocado.. Sus cuerpos se desearon, se enlazaron, se fusionaron hasta quedar dormidos, uno junto al otro.. Pasaron la noche juntos.. La luna y el manto de estrellas velaban los.. sueños de los enamorados.. Él despertó en primer lugar.. La miro con suma ternura.. Ella tenía los ojos cerrados y una sonrisa dibujada en los labios.. Con su mano izquierda, el caballero, empezó a recorrer las mejillas de la mujer.. Recorrió la frente, los ojos.. Hasta llegar a los labios.. Ella abrió los ojos y le miró fijamente.. - Os amo dijo ella.. El caballero, lentamente, gozando de las palabras que había dicho la mujer, acercó sus labios a sus labios.. Acerco su cuerpo a su cuerpo.. Acercó su pecho a su pecho.. Y en ese suspiro que es anhelo del alma, le entregó un salvaje, ardoroso, desenfrenado, agitado y apasionado beso.. El tiempo se les agotaba.. El día de hoy era sábado, y en sábado, el caballero, debía estar en el campo del honor.. Les quedaban escasas horas, y aunque no querían decirlo, entre beso y beso, las lagrimas corrían por ambas mejillas, como si sus ojos fueran los únicos conscientes del poco tiempo que les quedaba.. - Os amo dijo él, mirándola directamente a sus arrugados ojos, ahora llenos de vida -, prometedme que nunca me olvidaréis.. - Os lo prometo.. - Ayudadme a ponerme.. la armadura.. le pidió él.. La mujer, con toda la delicadeza del mundo, empezó a vestir, con el frío acero, a su amante, a su caballero, a su amor.. No lo volvería a ver jamás.. Se dirigía a la muerte.. - Quiero una prenda de amor dijo él -.. Para que me reconforte en la batalla.. - No tengo nada que darte dijo ella muy angustiada.. - Un mechón de tu cabello- pidió él.. - Mi dueño, tengo el cabello sucio, cómo podría daros un mechón?.. - Dádmelo, os lo suplico volvió a pedir él.. - Si es eso lo que deseáis dijo ella -, os lo doy.. La mujer desenvainó la daga del cinto del caballero.. Se agarró un mechón de cabello y lo cortó.. Aún lo tenía en sus manos cuando el caballero se las agarró, con ternura, con delicadeza.. Ella se estremeció al sentir su tacto.. Ambos acercaron, por ultima vez, sus labios, sus cuerpos.. No hubo ni una despedida.. Sus miradas mostraban sus deseos de amor.. Sus labios dibujaban una sonrisa.. Él montó en su corcel, y sin mirar atrás, golpeó al caballo con sus espuelas, saliendo al trote.. Ella miraba como se iba.. Miraba como su amor partía.. Vuélvete pensó -.. Vuélvete, mi amor.. Por favor, mi Dios, haz que me mire por ultima vez.. Pero el caballero no se volvió.. Se perdió entre la cortina de arboles.. Ella se apartó el pelo con desdén como si en el fondo no le importase.. Recogió todas las cosas para volver a casa y rompió a llorar desconsoladamente.. Por qué? Se preguntaba Dios mío, llévalo a tu diestra, pues no hay nadie que tenga más valor, ni más amor que este tu fiel caballero.. En la lejanía se oyó unas palabras.. Te Quiero!.. Ella alzó la vista y vio a su caballero, encima de una loma, mirándola.. - Gracias, Dios mío dijo ella, saludando con su mano al caballero y mostrando la mejor de sus sonrisas.. El primer domingo de primavera, bajo los ojos de Dios, las tropas del príncipe Artus, en inferioridad numérica, cargaron sobre las hordas del duque Mordret.. Lucharon con honor y con valía.. Lucharon como.. auténticos poetas.. y ganaron la batalla.. Los caballeros de la rosa se rindieron.. Los caballeros de la espada.. dejaron su vida en el campo del honor.. Y siempre fueron recordados como los más valerosos, los más fieles y los más grandes caballeros de todo el reino.. Y cuenta la leyenda, que un caballero desconocido, luchó con más valor y valía.. lucho con pasión y con amor.. luchó hasta su ultimo suspiro.. Fue encontrado muerto por una flecha clavada en su corazón.. En una mano, la espada manchada de sangre.. En la otra, tan sólo un mechón de cabello.. Un precioso corcel español de largas crines naranjas, era quien velaba su merecido descanso..

    Original link path: /babel/s/Tsonador2.htm
    Open archive

  • Title: Producción de palabras
    Descriptive info: Producción de palabras.. Selene Chiérico [.. Los tres tomos del diccionario "Sopena"(Edición Argentina), se hallaban en el lugar de siempre; el estante de la biblioteca: quietos, cerrados, a disposición del que los necesitara.. Las tapas verde oscuro, no permitían ver las iniciales que alguna vez fueran doradas, indicando las letras con que empezaba cada tomo.. Abrí el primero y escaparon las palabras, como si hubieran estado prisioneras de las hojas.. El escritorio se convirtió en un colchón de ellas; hablaban a la vez, movilizándose de un lado a otro.. Paseaban por el retrato de mamá, el calendario, el jarroncito con flores; invadieron todo sin respeto alguno.. De la A, a la D.. , podía ver, como desde la primera letra del abecedario castellano, hasta Dzugashuili (José Vissarrionovich) verdadero nombre de José Stalin, estaban todas juntas y mezcladas entre si.. Nada importaba en ese momento, sólo que no cayeran perdiéndose alguna , cosa irreparable para nuestro idioma.. El temor de abrir el tomo segundo, me aterraba imaginando la mezcla.. Sin embargo, con un fuerte impulso lo retiré del estante, para leerlo con tranquilidad sin perder palabra.. Estaban alineadas en orden, inmóviles y conscientes de la importancia que significaban.. Cada tanto, alguna nueva palabra me seducía  ...   Diccionario.. actualizado.. Esta edición del año 1954, era ya antigua.. Desde entonces muchas palabras nuevas debieron incluirse en nuevas ediciones.. Con mis pensamientos aún, las palabras del tercer tomo formaron con las del tomo uno, un conjunto imposible de dominar.. Cierto es que se mantenían sobre el escritorio invadiéndolo todo, pero sin caer al piso.. No podía tocarlas, ya que se escabullían; indudablemente impulsadas por las ansias de libertad.. Traté de convencerlas, de que sin frases hechas, no podrían ir por el mundo.. Necesitaban artículos, adjetivos, sustantivos y predicados que las unieran en una historia; solamente así lograrían lo anhelado.. Creo que se conmovieron con mis argumentos, o se convencieron de la veracidad de mis ruegos.. Poco a poco, las del tomo uno, se alinearon juiciosa y prontamente, lo mismo que las del tomo tres.. Hablé entonces de la libertad de expresión, una forma mucho más aplicada de ser.. De nada les serviría andar libres individualmente, descolocadas.. Frases.. , oraciones, artículos periodísticos, la historia real de los pueblos del mundo, representaría su verdadera libertad.. Tomé los tres tomos que nuevamente ocuparon su lugar en la biblioteca, dejándome la sensación de que sin trabajo de equipo, llámense personas o palabras, jamás conseguiríamos algo sensato e inteligente..

    Original link path: /babel/s/Tselene2.htm
    Open archive

  • Title: El premio inesperado
    Descriptive info: El premio inesperado.. Bersabea [.. Recuerdo cuando me gané un avestruz en un concurso organizado por un circo bosquimano itinerante.. Millones de seres se daban cita en ese lugar, pero el boleto ganador fue el mio.. Parecía ser que todo el mundo deseaba ardientemente el avestruz, excepto yo.. Era tal la ansiedad que se generaba en el lugar, que renunciar al premio se habría considerado no sólo falta de respeto sino una gran estupidez de mi parte.. Entre aplausos pasé por mi ave.. Avestruz y yo nos miramos con desconcierto.. Lo primero que cruzó por mi mente fue que seguramente despreciaría el alpiste.. Lo primero que cruzó por su mente fue una serie de descomposiciones gestuales que provenían de mi rostro.. No supe cómo llevarla conmigo; una cadena de perro me parecía improbable y absurdo; cargarla bajo el brazo como un paraguas tampoco era posible.. Me limité a caminar y el pájarote se fue atrás de mi.. Esto me dio un doble aire de ganadora, sin duda el avestruz nació para ser mio.. Salí del circo bosquimano, cruce un puente de madera,.. llegué a un río.. y el avestruz tras de mi.. Dí vueltas en círculo, corrí a toda velocidad, me  ...   al corral que compartía con dos cerdos, una cabra y un perro sin dos patas y vi en sus ojos un dejo de angustia.. Tuve que abandonarla.. La última vez que volví a las proximidades del circo bosquimano vi de nuevo a mi flamante animal cargado de cascabeles, flores y guirnaldas.. Se le ofrecía como atractivo turístico del hostal donde me quedé.. Avestruz y yo nos vimos a los ojos y supo enseguida que hacer.. Se fue tras de mi aun a sabiendas de que pasaría días sin comer.. Yo lo acepté a mi lado otra vez.. Caminamos.. y caminamos mientras se desprendía poco a poco de todos sus adornos y se adaptaba a su nueva forma de vida en la que sólo sería mi sombra.. No recuerdo cuando murió, sólo recuerdo que después de unos veinte años, me volví para mirarla como cada dos días y ya no estaba.. Con remordimiento volví sobre mis pasos y sólo pude ver a un grupo de niños peleando por sus ojos redondos como canicas.. Lo demás era inservible, era un saco de huesos apestoso y viejo como yo.. Después de todo, yo también me reconozco porque lo único que me quedan son mis ojos..

    Original link path: /babel/b/Tbersabea1.htm
    Open archive

  • Title: Poema de la carta maldita
    Descriptive info: Poema de la carta maldita.. Recibí una carta, no una cualquiera.. sino de un gran amor.. De aquellos.. que el tiempo entierra en el recuerdo.. El sobre era grande, muy grande.. y con dificultad pude extraerla del buzón.. Su contenido eran tres cartulinas, la primera:.. un menú de un restaurante.. que rápidamente encontró acomodo.. en el fondo de una papelera.. La segunda:.. una invitación de boda.. De la cual aún me pregunto.. el porqué guardo sus cenizas.. La tercera, la consabida dirección.. de  ...   forma de avión.. Tras mucho pensar decidí contestar,.. pues, así se me exigía.. Rellené un sobre cualquiera con la correspondiente dirección.. e introduje una fotografía mía de cuerpo entero,.. en el dorso, con letra legible, le escribí.. la dirección de una tienda de ropa.. Tras más meditar.. recorté la fotografía de un periódico.. de un equipo de fútbol.. levantando su último trofeo.. Evidentemente era el equipo rival.. de mi olvidado amor.. Lo que no sé es si con este envío.. habrá comprendido ambas indirectas..

    Original link path: /babel/barragan/Tbarragan5.htm
    Open archive

  • Title: Short Cut
    Descriptive info: Short Cut.. Silent [.. Pelerman viene.. Pelerman va con una camisa verde y alguien le toma fotografías.. Pelerman toma el bus de las ocho treinta y mira el bastón del anciano.. Pelerman eleva.. una plegaria.. en mitad de una calle.. Pelerman abre una nube y encuentra una daga.. Pelerman se abre el pecho y busca la eternidad.. Pelerman quiere morir pronto porque sí, porque qué es la humildad sino la  ...   Cree que son cabellos de alguien, los mete en una bolsita y los guarda junto al paquete de cigarros.. Pelerman no sabe vivir.. Pide vino y queso en lugares equivocados y porque alguna vez se lo dijeron, los domingos firma autógrafos, se quita.. el sombrero.. y no duda un momento de que es el general Buster Keaton.. Antes de dormir saca una bolsita y esparce hojas diáfanas encima de su almohada..

    Original link path: /babel/s/Tsilent4.htm
    Open archive

  • Title: Carta a su majestad
    Descriptive info: Carta a su majestad.. Diametralmente opuesto al sistema de pesos y medidas, con un escarnio a cuestas cada vez que celebro, imploro a Su Majestad tenga a bien recibir ésta.. Mi nombre es Pedro de la Cerna, súbdito de la Villa del Martirio, a siete leguas de la ciudad en la que fui bautizado.. Para que sepa que sé de las cosas que sé y no despache la presente al bote de la basura, doy fe de que guardo memoria de un celeste invierno, de un perro perdido en mitad de la noche y aun de mis pasos que ahora desandan sus diez dedos con la esperanza de tocar la puerta del Palacio Real aunque sea con uno.. El Palacio Real! Francisco de la Rueda jamás pensó la noche en que colocó la última losa qué mágnifica presencia allí habitaría.. Recuerdo las imágenes de la televisión hurgando los mármoles, los.. clousap.. a los  ...   se encuentra felicidad por pocos doblones.. Ayer sin ir más lejos -y digo ayer para que vea cómo pasan los días- conversé toda la noche con Francisca.. Luego tomamos el tren de las 4 AM y fuimos a mi departamento a buscar dos cañas de pescar.. Un cuarto para las cinco lanzamos las carnadas y a las seis veinticinco guardamos nuestros implementos deportivos para tomar el tren de las siete cuarenta y cinco.. Al llegar al departamento lloramos de felicidad.. Habíamos pescado 17 pejerreyes! Fue entonces que me acordé de Su Majestad.. Para que no crea que ésta mi relación no es más que una suma de falsedades como muchas que desde otros reinos y tiempos enviaron súbditos dominados por la fiebre de lo que ahora se ha dado en llamar ficción, adjunto video en el que aparezco vertiendo verdaderas lágrimas mientras.. Francisca cocina.. siete de los diecisiete pejerreyes.. Dios guarde a Vuestra Merced..

    Original link path: /babel/s/Tsilent2.htm
    Open archive





  • Archived pages: 695