www.archive-org-2014.com » ORG » C » CIBERJOB

Choose link from "Titles, links and description words view":

Or switch to "Titles and links view".

    Archived pages: 695 . Archive date: 2014-01.

  • Title: Las tres puertas
    Descriptive info: Las tres puertas.. Harold Duran [.. @.. ] [www].. HABÍA MUCHAS EXCURSIONES A LA HORA DE SIESTA.. UNA, POR EJEMPLO, ERA IR AL GALLINERO, DONDE SE PODÍA HALLAR OSTRAS DE HENO CON PERLAS DELICIOSAS; OTRA, ENCARAMARSE EN LA VALLA Y MORDER LAS MANZANAS VERDES DE LA VECINA; O SI NO BAJAR AL ESTERO A PESCAR RENACUAJOS PARA CULTIVARLOS EN LA POSA DE LA LLAVE DEBAJO DEL PARRÓN.. PERO LOS MAYORES DECÍAN:.. NO, LOS NIÑOS DEBEN IRSE A DORMIR LA SIESTA.. MIREN QUE EL SOL AMA LOS SESOS TIERNOS.. AL SÓTANO ME IBA YO.. A la hora sola de la siesta estival solía yo ir al sótano que estaba en penumbra por arte de la luz que venía del exterior dando botes de laberinto.. Ciega, una puerta parchaba la pared del fondo.. Mucho más silencioso se ponía el lugar al verla uno apenas.. Mis hermanos, convencidos como estaban de su vagancia, dibujaban sobre ella con tiza blanca temblorosos androides de ojos de lechuza.. No sé si hay un segundo de vida para cada cosa inerte o ellas tienen otro tiempo de secretas horas, pero el hecho es que no hice más que jalar la manilla esa vez para que la puerta se abriera y yo diera en la calle donde viejas de trajes negros correteaban a los niños que no querían irse a dormir la siesta.. Después comencé a caminar  ...   ESTABA SOLO, SENTADO A LA SOMBRA DE UN NARANJO.. SUPONGO QUE TIENE QUE HABER SIDO ARROJADA A MI MENTE DESDE ALGUNA PARTE.. QUÉ IMPORTA.. IGUAL NO MÁS MIS MANOS SE PUSIERON A TRABAJAR PARA SACÁRMELA DE LA CABEZA.. PERO BIEN PUDO HABER SIDO UNA FLAUTA.. EN ESE CASO MIS MANOS HABRÍAN CORTADO UN TALLO DE CICUTA E INGENIADO ALGUNA COSA PARA HACERLE AGUJERITOS A LO LARGO Y DESPERTADO A LOS MÍOS CON SU SONIDO MÁGICO.. SIN EMBARGO FUE UNA FLECHA,.. QUE FUE MÁS ALLÁ DEL AIRE.. No siempre me iba al sótano a pasar la siesta; también me quedaba a la sombra de los naranjos del patio como la vez que imaginé la flecha pura y perfecta cuya punta comencé a forjar plegando un trozo de hojalata.. No otra cosa fui yo esa tarde, y no otro debió de haber sido el fervor de mis antepasados puelches cuando tuve lista la flecha y el arco, sólo que la saeta me la imaginaba volandera inofensiva en el aire.. Sin embargo, rapaz que era ella, se encaramó en mis brazos, embrujó mis músculos que se tensaron como la cuerda y buscó, ansiosa, apuntando, hasta detenerse frente a un árbol que parecía venido de otro sitio.. No recuerdo los detalles, pero.. el árbol aún se dobla.. retrocede.. tambalea.. y cae.. agarrado a la flecha.. Poemas.. Faro.. Puente.. Torre.. Zeppelín.. Rastreador.. Nuevos.. Arquitectos..

    Original link path: /babel/cj/harold.htm
    Open archive

  • Title: Jazz another story
    Descriptive info: Jazz another story.. Tico Herrero [@] [www].. "Está bien chaval, me has convencido.. pero quiero en mi Five Spot.. los vasos más limpios de la ciudad y el.. whisky más aguado.. de toda la.. calle 52.. Aquí no estamos para regalarles los oídos a todos esos cretinos, estamos para ganar dinero.. ".. Bueno ya lo había conseguido, no tendría que volver a dormir en los portales durante una buena temporada.. Con un poco de suerte en unos meses me sacaría para volver a mi pueblo.. "Eh! tú no te duermas y ves a fregar los lavabos.. ".. Vaya con el jefe, con eso de que fue sargento en la guerra parece que lo voy a pasar mal.. Cogí el cubo y la fregona y dirigí mis pasos hacia el agujero llamado lavabo.. La puerta estaba entreabierta y al intentar entrar tropecé con un bulto que lanzó un gemido.. Me aparté de un salto y encendí la luz justo para darme cuenta de que en Nueva York los lavabos tenían otro uso que yo desconocía.. "Déjame en paz y.. cierra la puerta.. ".. La jeringuilla inyectada en sangre todavía colgaba de la vena y el elástico del brazo parecía estar tan apretado que sólo dejaba salir un hilillo de voz de su boca.. No supe como reaccionar.. Dejé caer el cubo en el suelo y me largué a buscar al jefe como si hubiera visto un fantasma.. "Jefe hay un tipo ahí dentro, con algo en el brazo.. " " Joder otra vez a vuelto a hacerlo.. Bueno mira, déjalo y ves a limpiar de cajas el callejón de atrás".. Dos meses en N.. Y.. , cada día aprendía algo nuevo y asquerosamente distinto.. Los callejones no eran precisamente mi lugar favorito, allí podías encontrarte de todo: desde una vieja muñeca que te prometía el paraíso por cinco dólares hasta un ratero que te mandaría a él por esos mismos cinco.. Estaba limpiando aquello lo más rápido que me era posible y casi sin darme cuenta lo sentí detrás mío.. Al darme la vuelta me sonrió como lo haría un viejo senil a uno de esos espejos deformantes de la feria y me dijo: "¿Hoy hace un buen día verdad?, pero creo que todo sería mucho mejor si el sol llevara un sombrero.. Sí, uno de esos de cuero negro ajustados al cráneo.. " Después se dio.. la vuelta en redondo y salió del callejón dando pasos cortos, con las.. manos en la espalda, meditando las palabras anteriores como si  ...   el humo y rebotaba contra el techo.. Monk puso un par de enormes zarpas encima del teclado del piano y brotó una melodía juguetona.. Parecía que las notas eran pulgas saltarinas perfectamente sincronizadas.. Unos compases más tarde Trane y los otros se unieron creando un perfecto colchón para que esas pulgas no brincaran más en el vacío.. Aquello no tenía nada que ver con la música de ambiente que se había apagado minutos antes.. Pronto el "colchón" se fue desplegando y el cañón de Trane, inundó la sala con notas graves y potentes.. Todos los personajillos sentados en las sillas y sillones bajos, alrededor del escenario, estaban congelados por la magnitud de la avalancha que se les venía encima.. Trane parecía modelar cada nota por separado en un arcilla de aire y lanzarla contra los que le escuchaban.. La música de aquel saxo tenor tenia alma propia y tomaba control de la situación, imponiéndose poco a poco.. Sin embargo Monk al piano no se lo permitió y con un quiebro relanzó el tema en otra dirección suficientemente distinta, como para forzar a Trane a volver a introducirse en su estela.. Un combate sobre un ring de bajo y batería.. Terminó el primer pase entre un mar de aplausos y gritos, al que siguió un entrechocar frenético de vasos y una momentánea avalancha de trabajo en la barra.. Después de haber servido la última copa fui al almacén a "rellenar" las botellas de whisky.. Allí estaban los dos protagonistas de la noche enzarzados en una discusión un tanto curiosa: "¿Por qué has dado ese salto en el último tema?.. Estaba fuera de lugar y nos has confundido a todos" "Si, es duro, saxo, muy duro esto del jazz.. " "¿Es que pretendes quedarte sólo?" "La soledad es mala pero me gusta el ritmo.. si, y sobre todo tus notas graves tan potentes que salen de ese cuerno dorado.. oye, sabes que no te sentaría mal un sombrero, uno de esos de colores vivos como los hermanos de Africa.. "Venga Monk.. Estamos intentando tocar.. buen jazz.. " "Sí hermano, tu puedes tocar 'buen jazz', porque tu buen Dios te ha concedido ese don, pero yo sólo tengo todas esas notas bailando en mi cabeza y necesito un sombrero para que no se escapen.. " "Bueno voy a ver a Naima antes del siguiente pase, debe estar entre el público.. Te veo en cinco minutos" "Si hermano.. Después de esa noche creo que decidí quedarme una temporada más en la gran manzana.. |..

    Original link path: /babel/cj/tico.htm
    Open archive

  • Title: Tras el rastro de Oma Full
    Descriptive info: Tras el rastro de Oma Full.. Germán Uribe [.. Yo qué, ni pensarlo.. De haberlo querido lo hubiese hecho hace ya mucho tiempo,.. gritar tu nombre.. , escribirlo, decirte a tí y a todos cuánto, tú sabes, pero en fin, lo que hubiese importado.. En cambio ahora, impedírmelo quién, atajar por qué y para qué estas convulsiones secretas con las que sufro, lo sé, sobre todo cuando a veces me detengo, y abrumado y temeroso, veo que me traen de nuevo ese tu inconfundible perfume de mujer que en la vasta molicie de mi soledad todavía me ronda el amor y me alborota el deseo.. Heme aquí, pues, este domingo neutro de París, abordando.. un hotel.. y dándole a su puerta giratoria el torpe puntapié de la incertidumbre, sin necesidad siquiera de presentirte para sentirte y olerte, alumbrado con tu sola idea, atisbando los contornos para retomar tu mirada, aquella mirada marina que define tu rostro y que de fijo me observa todavía desde el desvelado rincón de tus infructuosos olvidos.. Pero, y yo cómo, cómo no iba a temer encontrarte sin verte, cómo no iba a temer olerte imaginándote como te imagino a toda hora, sacerdotisa plena y oficiante robusta del aromático pebetero de los artificios o de la arisca irreverencia de unas carnes desnudas, envueltas siempre en la cálida fragancia agazapada de la piel, si tú sabes muy bien que lo único que me queda de ti es precisamente eso: tu sahumerio perfumado de mujer.. Repaso distraído los múltiples destellos de las lámparas inundando de luz el lobby, las galerías, el primer rellano y hasta el mismo perdido bar del sótano.. Son las tres y treinta de la tarde de este implacable invierno y sin embargo, la temprana penumbra afuera está aquí adentro contradicha.. Y todo este encerrado aunque transparente fulgor del hotel me acaricia arrullado por el untuoso recuerdo de las suites de Peer Gynt, que venía escuchando desde la radio del taxi y que me hicieron remontar a la época de estudiante cuando, enamorado de ti, te lo confieso, a través de radio Luxemburg supe de Ibsen por cortesía de Grieg.. Corrí a contártelo.. Lo que te interesaba.. En fin, esto de recordar los inicios no debe avergonzarnos, aunque no sé por qué, pienso que a tí en realidad lo único que te importó siempre fue encontrar, sin esforzarte demasiado, el espacio privilegiado que te correspondía en este mundo.. No sé si fue la fresca remembranza de las suites o la memoria contenida de tu aroma Chanel lo que me sustrajo del tiempo en ese instante, de ese tiempo que uno, con la edad ya perdida entre las asechanzas de los años continuados, termina por olvidar sin dejar por ello que se siga testimoniando desde los gestos endurecidos de nuestro rostro, tejido de rencores vencidos y expectaciones inútiles.. Con ese maniático afán mío por no querer dejar escapar un solo minuto de mi vida sin que se lleve o me traiga la urgencia de un olvido, todavía con las narices heladas y ahora con el pelo coronado de nieves - mis canas escarchadas -, me refugié en el primer rincón, extraje del maletín mi pasaporte y, antes de entregarlo, me le quedé mirando a esa foto.. Cuántos años desde aquella última vez, mi señora doña Entusiasmo, mi señorita Pasión, Oma Full rediviva.. Es la foto de un hombre mermado, con las ganas maltrechas y la ansiedad doblegada y con la sangre preocupada fluyéndole por sus arterias, agobiado y exiguo, y sin poder permitirse un retorno que no sea el tuyo, Oma Full, el rostro de tu recuerdo, el rastro de tu perfume.. ¡ Imagínate ! La vida así es cosa jodida, ¿ no ? Por ejemplo, pensar tan sólo que nadie conoce el verdadero silencio de la soledad, ni los terribles dolores provocados por el recuerdo tardío del amor imposible que nos asila, si no ha sentido por una sola vez en la vida el vacío que únicamente se alimenta con el crujir de los muebles, o si no se ha hablado nunca a sí mismo ante un espejo o si siente que los muebles de su morada huelen siempre a guardados, a añejos.. Así, cigarro en mano, solo y desarraigado, con la tristeza enredada en los ojos y el runruneo de la nostalgia abrasándome el alma, convencido ingenuamente por mi orgullo de que toda desventura es temporal y reparable, empecé a hallar consuelo en la idea de verte regresar tú toda, olvidada y muerta Oma Full, intacta y fresca pequeña en tu perenne envoltura de fragantes deseos.. Y al llegarme, ¡ ay !, con los años cansados tu recuerdo olvidado, aquí mismo, en este hotel, en invierno, en París, tanto tiempo después, debo comenzar por repasarte a través del significado profundo de esa impronta anticipada a la que te condenaron primero tus abolengos, la educación de geisha después ( con todo y aquello de que del aseo de las partes bajas de su cuerpo depende el futuro de una mujer ), y tus apetitos desenfrenados de vida, por último.. Sólo así puedo asimilar esa predestinación que se afincaba en ti pareja con el sonoro, altisonante y complicado acento del falso nombre dentro del que te enfundabas cuando te conocí: Oma Full von Kollmann.. Pero para situarte en el contexto de mi vida y de tu vida, para decir en verdad quién eres, Oma Full intemporal, debo abordarte desde los ritos sociales que acostumbrabas y que tantas sorpresas me causaron una vez que te traté.. Que, ¿ cuándo ? Pues cuando en rigor fuiste de repente la inverosímil inquilina del arcano, habitante singular de un apartamento de la rue Monsieur le Prince.. Allí se encontraba tu insólito y secreto mundo íntimo al que yo solo habría de llegar más tarde por el azar de la oscuridad, aunque tú te empeñaras en decir que se trataba de la dramática coronación - ¡ pamplinas ! - de mi carrera de espía.. Oteo aún tu costumbre cotidiana de bajar al Mónaco o al Old Navy, tu escaso desayuno de optimista, la taza grande del café-crema, el panecillo mojado y tu precisión ritual en todo ello.. ¡ Uf ! Decírtelo, no sé.. Pero, en fin, de tantos encuentros sin que me vieras y de tanto verte desfilar cada mañana ajustada a tu aire mundano que te hacía inconfundible, entre mis hambres y vigilias de estudiante y mis constantes chagrins de embrollado olfateador de amores, terminé por tomarte una fotografía inconsciente que guardé cuidadosamente en la trastienda de mi  ...   por todo la resignación desoladora de quien se obstina en pescar durante toda una vida los únicos peces posibles de su destino, aquellos que se revuelcan confundidos y asustados en la fe de uno mismo.. No podía tampoco en mi recorrido dejar de ver aquellas mujeres que se deslizaban por las calles de París, ataviadas con sus trajes de busconas dominicales, de aventureras de feria en promoción, no tanto por la escuálida revancha o la brevedad de un goce, como por el acoso de un sino que no veían claro o que ya sabían irremediablemente colgado del perchero opresivo y machista de su esposo, cuando de repente, créemelo, ocurrió el milagro que tenía que ocurrir: frente al enorme cristal de la librería Weimar alcancé a divisar tu cuerpo, tu mismísimo cuerpo perfumado de Oma Full y tus desgreñados cabellos dorados y tu inclinada cabecita aristocrática estampillada en algún punto fijo.. Apreté el paso, y cuando ya estaba detrás de ti, pude reconocer por encima de tu encorvada espalda - ¡ cargaste tantos años el peso de tu sangre azul ! - aquella hermosa reproducción de Leda y el cisne de El Tintoreto que, colocada sobre un sólido trípode y enmarcada en pasta dorada de relieves barrocos, podía verse a un mismo tiempo vertical y abierta en sus multiplicados visos cromáticos, extendiéndote los brazos en un ademán seductor que te invitaba a que regresaras a su tiempo, a su renacimiento.. Y como tú no habías podido olvidar nada de tu rancio y linajudo origen, supongo yo, parecías desbordada por el entusiasmo de aquella época babilónica que se te insinuaba allí, convencida, y esto de nuevo es cosa que supongo yo, de que aún te correspondía y aguardaba, ahí, a tu disposición, solidaria y paciente y sola para ti en la quietud inmemorial y cómplice del tiempo.. Y de pronto, como si el espejismo de tu primigenio mundo, mi mundo soñador de aburrido e incrédulo irredento y la cruda realidad circundante hubiesen hecho corto circuito - aún me confundo: ¿ lo pensé ?, ¿ lo soñé ?, ¿ lo dijiste ? - te volteaste repentinamente con tu terso rostro azul renacentista y tus decadentes y apretados jeans de hippie y me gritaste:.. - ¡ Espía !.. Espía, sí, porque descubrí con asombro de qué manera existías aferrada a la vida, como una heroína de cera, por la simple pero equívoca fidelidad a una alcurnia que sin embargo, sabías ya consumida.. Era ésta tu verdadera atadura.. Pero en fin, hoy, desde este absurdamente iluminado bar acrílico del hotel neoparisino, mientras desocupo un enorme jarro de cerveza y rastreo en la memoria la fragancia que me atrae tu recuerdo perfumado de mujer, sigo creyendo con firmeza que no importan los peligros del espionaje siempre y cuando éstos nos descubran los misterios del bajo fondo en el objeto amado.. Y en cualquier domingo de sobresaltos semejantes bien vale la pena sufrirlo si nos trae un nuevo e inolvidable olvido como éste.. Pero, pensándolo bien, yo cuándo.. ¿ Espía? Demonios, no.. ¡ Tampoco !, porque nadie tiene la culpa de sorprender a nadie tan alineado por la historia y mucho menos tan enredado en historias.. Y si no, ¿ cómo fue que te topé tantas veces en la Coupole, en el Dôme, en el Deux Magots y en el Lipp, sola, sentada a una mesa disimulando entre campari y campari qué sé yo, quizás tus frecuentes fracasos ? O, ¿cómo en Londres te descubrí en un bar, perdida por el Irish-coffee hasta que tuvieron que arrastrarte, ya juma, a la penumbra cómplice de un taxi ?, y en Cartagena, ¿ por qué fue que te pillé acompañada de dos mozalbetes medio en pelota y bruñidos los tres de sol y sexo, trepándose a un coche de caballos en la puerta del mismo hotel Caribe ?, o digamos, en Barcelona, ¿ acaso no te divisé, trágica y torva, oreando el sofoco de tus remordimientos por entre el canicular jolgorio de Las Ramblas ?, ¿ y no fue en la terraza de un café de la Piazza Navona en donde te avisté frente a una botella de Chateauneuf du Pape transportada de amor, arrepentimiento y buenos propósitos ? ¿ o fue que tampoco te atisbé jugando a manos llenas el dinero de uno de tus ocasionales acompañantes en el casino de Baden-Baden ? Y ahora que, eso sí, si aún es poco, puedo jurarte que hasta en Bogotá hube de sorprenderte saliendo de un motel de la avenida El Dorado, muy en la madrugada, cuando todavía la lluvia y la niebla sabaneras se resistían a dejar pasar la luz de la alborada.. ¿ Lo olvidaste luego ?.. Total, pienso, espía sí, o casi, pero antes que eso, olfateador genuino de amores perfumados, de aquellos mismos amores que le espantan a quien sea el tejido y lo arrojan a la curiosidad organizada.. Así pues, con todas estas historias, hijas de tu misma historia, viniste a darme las claves perentorias para descifrarte a tí y a todas las Oma Full que son contigo en este mundo.. I´m sorry.. Y no digo que lo hicieras intencionalmente, no, aunque capaz sí, pero en resumidas cuentas fíjate, fue lo mismo: lograste refinarme el olfato, me especializaste en aromas y me enseñaste, Oma Full Siempreviva, que la dignidad de un perfume termina siempre cuando comienza el deseo.. Pero en fin, ya qué.. ¿ O sí? Si al menos hubiésemos dejado todo en la pequeña confusión del fastidio y la pesca.. Pero no, cómo iba a ser.. ¿ Tú ?, jamás.. Tú, mujer, que todo lo podías, mujer que todo lo pudiste desde cuando el fruto maldito de aquel árbol del bien y del mal para acá.. Tú, ¿ quedarte así no más ? Tú, la depositaria de los secretos de la alquimia y el tiempo, frente a mí ¿ con los brazos caídos ?, ¿ con tu voluntad incierta ?.. No, tenías que atraparme y aplastarme y asfixiarme con la implacable dulzura de tu perfume de mujer.. Pero ya ves, ahora yo aquí después de tanto, en este hotel acrílico, en esta era plástica, sin impedírmelo nadie, sin atajar por qué y para qué los rastros de un rostro, el tuyo, Oma Full; sin importarle a nadie nada, y aunque misógino nunca, ya por fin, ahora, al acabar esto, inadvertido y despoblado de ti por culpa y gracia de tu fragancia femenina, y sin necesidad siquiera de salir corriendo a gritarle a todo el mundo fulana de tal y oriunda de dónde..

    Original link path: /babel/cj/omaful.htm
    Open archive

  • Title: La moneda de dos caras
    Descriptive info: La moneda de dos caras.. Francesc E.. Rubio [@] [www].. Me limitaré a copiar estos viejos folios:.. Te garantizo que fue algo real aunque distinto a todo lo que me había ocurrido anteriormente, algo que.. bueno tú mismo podrás juzgar.. Ocurrió durante el mes de agosto, pasé aquel día en la playa y poco antes de que comenzara a caer el sol recogí mis cosas y avancé lentamente entre las dunas en dirección al lugar donde pocas horas antes había dejado el vehículo.. Recuerdo el penetrante olor del mar; el viento de levante, que a estas horas despertaba del letargo vespertino de la siesta, azotaba mi rostro con desdén, arrojando sobre él, pequeños granos de finísima.. arena.. Al remontar la última y más alta de todas las dunas, sentí la necesidad de volverme para contemplar aquel relajante y maravilloso espectáculo.. Las gaviotas volaban muy bajas, dándome la espalda se elevaban ceremoniosamente empujadas por la brisa, al alcanzar una considerable altura, realizando un perfecto giro abandonaban tal postura y se precipitaban sobre las pequeñas olas, a poca distancia del agua quedaban suspendidas un instante y aleteando con gran energía avanzaban y avanzaban incansables hasta confundirse con el horizonte.. Volví mi rostro hacia el oeste, los rayos tenues de aquel sol, agotado de brillar con fuerza durante todo el día me deslumbraron; lo que tenía frente a mí, no se parecía a nada de lo que anteriormente había visto.. Quedé paralizado por un instante, todo lo que podían contemplar mis ojos era arena, estaba frente a un inmenso desierto, pronto comenzaron a resentirse mis retinas a causa de aquel intenso color oro; atemorizado, confundido, retrocedí sobre mis anteriores pasos; al fin caí rendido.. Creo que estuve varias horas dormido, preso del cansancio.. Cuando recuperé la noción de la realidad no pude por menos que estremecerme de pánico.. Por otra parte era absurdo creer que aquello formaba parte de mi imaginación.. Poco tiempo tuvo que transcurrir para comprobar sin lugar a dudas que era inexplicable, pero terriblemente cierto.. La oscuridad se alzaba sigilosa intentando sorprenderme; comencé a sentir frío en mis manos, las froté repetidas veces y me las llevé a la boca intentando calentarlas con mi aliento.. No había forma de orientarse pues el sol había partido sin dar tiempo a marcar su posición.. Excavé un hoyo lo suficientemente grande como para poder introducirme en él.. Pensé que de esta forma podría mantener mi cuerpo más caliente durante el tiempo que transcurriera en ese lugar.. La luz del gélido amanecer confirmó que no era una pesadilla, aterido de frío, con los miembros casi paralizados, me incorporé de aquel agujero que por poco se transforma en mi tumba.. Pude descubrir el este, ya que el horizonte presentaba un color púrpura pálida, pronto aparecería el astro rey.. Era un consuelo pensar que pronto cesaría aquel terrible frío; recogí la bolsa que me acompañaba en aquel misterioso viaje y comencé a andar.. El rumbo sería el este, de esta forma tendría garantizada durante varias horas la dirección correcta, caminé y caminé incansable, sin detenerme apenas.. Dentro de lo irreal de mi situación pronto aparecería algo que pudiera tener sentido, olvidé la sed debido al fuerte dolor que la falta de agua producía en mi garganta, los labios habían comenzado a resquebrajarse y mantenía los ojos entornados para poder ver, con la camisa improvisé un turbante para protegerme del sol.. Tardé bastante en darme cuenta de que no me encontraba solo, me hallaba rodeado de pequeños escarabajos que caminaban en todas direcciones.. Aparecían y desaparecían sobre la arena, pude ver que no todos escababan túneles.. También habían escorpiones y una especie muy extraña de mariquitas gigantes.. Resultaba difícil distinguirlos ya que todos ellos tenían el mismo color ocre.. Estaba claro que intentaban pasar desapercibidos.. Una imagen repulsiva que me hizo caer al suelo y casi vomitar pasó por mi imaginación: alguno de esos bichos serian mi alimento como no encontrase algo muy pronto.. Mucho rato había transcurrido pisando mi propia sombra, cuando divisé una forma confusa en el horizonte.. Primero me pareció una pequeña colina, luego, según fui avanzando pude adivinar que se trataba de un pequeño caserío abandonado en el desierto.. La distancia hacía que fuese imposible calcular el número de pisos de la construcción, pero estaba claro que era una vivienda construida por la mano del hombre.. Aceleré el paso todo lo que mis fuerzas permitieron, tal vez hubiese agua o algún resto de.. comida.. en su interior, corría enloquecido de alegría en dirección de aquellas ruinas, ahora distinguía claramente que se trataba de una vieja  ...   dijo el anciano tenía sentido y yo debía aclararlo.. Justo cuando aparecían los primeros reflejos del nuevo día descubrí el enigma.. Demasiado tarde, pensé, hoy es ya imposible; de todas formas estaba feliz, tenía el secreto y seguramente mi salvación.. Cerré los ojos y me abandoné en un profundo sueño.. Sería más de media tarde cuando desperté, había descansado lo suficiente y la moneda seguía en mi poder.. A medida que pasaban las horas aumentaba mi nerviosismo, aquella noche no comí nada; tenía preparado mi equipaje.. Caminé antes de acostarme por las proximidades de la casa, me entretuve persiguiendo a las mariquitas, les gritaba y corrían en zig-zag despavoridas, luego comenzaban un pesado vuelo que terminaban estrellandose contra alguna mata, quedaban paralizadas de terror ignorando de esta forma el peligro que podía acecharles.. Cansado de corretear me refugié en el interior, aún pasé largo rato observando el baile que todos los atardeceres organizaban las ramas secas en el corral contiguo que tan familiar me resultaba.. Apenas si pude conciliar el sueño durante las horas restantes de la noche, debía estar dispuesto antes del amanecer.. Desperté sobresaltado temiendo que ya hubiese amanecido, pero reinaba la más absoluta oscuridad.. Salí al exterior de la casa, y sentado junto a la pared que miraba al Este esperé.. Pronto el horizonte comenzó a palidecer, estaba muy nervioso, tanto que la moneda temblaba entre los dedos de mi mano.. Si los rayos del sol tenían que incidir sobre una de las caras de la moneda y yo, debía permanecer en la sombra, mi posición correcta sería de espaldas al sol.. ¿Sería correcto partir sentado? Francamente estaba desconcertado, me alcé y mantuve la moneda a la altura de mi rostro, esperando ver en ella reflejado el sol.. Al primer reflejo, sentí un fuerte pinchazo en las sienes, pero en el instante que logré mantener la moneda quieta un inmenso calor ascendió por mi mano.. Perdí el control de mi posición durante aquellos instantes, era igual que mantener con la mano un hierro al rojo.. Notaba como la sangre hervía en mi interior; caí al fin arrodillado sobre la arena, el dolor de la mano y el brazo derecho era irresistible.. Recuerdo que fue entonces cuando escuché aquellas voces próximas; una gran multitud de rostros extraños me contemplaban aterrorizados, primero me pareció que intentaban ensañarse con mi persona, luego comprendí que intentaban auxiliarme.. Poco a poco fui reaccionando.. Ya de pie agradecí a todos su atención y tuve que insistir repetidas veces que no me sucedía nada, -debe de haber sido un mareo- , les comenté, -he permanecido muchas horas al sol y debo de haberme congestionado-.. Pocos minutos y estaba solo de nuevo, me encontraba en lo alto de una duna muy próximo a la carretera.. Todo había sido una pesadilla, sin duda el exceso de sol fue el culpable de mi desvarío; cogí la bolsa y avancé en dirección al vehículo.. Abrí la puerta trasera, introduje el equipaje en su interior, la cerré y encendí un cigarrillo.. No pensé nada, simplemente.. estaba feliz.. , me encontraba perfectamente; entré en el coche y arranqué.. Aquella semana no descansé bien ninguna noche; me despertaba helado de frío, a veces era un viento huracanado el que provocaba en mi aquellos sobresaltos.. El domingo decidí volver a aquel lugar; estacioné mi vehículo en el mismo sitio que lo había hecho la semana anterior y fui directo hacia aquella duna, buscaba algo pero no sabía lo que era en realidad.. Posiblemente alguna señal que convirtiese aquel extraño sueño en una no menos confusa aventura.. Y efectivamente, casi enterrada en la arena descubrí la moneda; estuve a punto de tomarla pero me agaché junto a ella y la observé durante un tiempo.. Al fín comprendí el significado de las palabras de aquel anciano del desierto.. Podía utilizarla cuantas veces quisiera.. Con gran delicadeza utilizando la punta del zapato la hundí lo más hondo que pude y me marché.. Desde aquel día hasta hoy han transcurrido cuatro meses, ya estoy preparado para partir, por eso me decido a contarte la historia de la moneda de dos caras.. Espero que algún día lo cuentes a los demás.. Con estas palabras finalizaba su narración mi compañero de habitación.. Han pasado dos años y sigo sin tener noticias de él, ayer estuve allí y efectivamente existe esa moneda.. Tras analizar detenidamente lo ocurrido he comprendido la verdad.. He vendido todo lo que tenía y lo que he conseguido por la venta lo he regalado a mis amistades más intimas, mañana partiré yo también hacia la cara oculta..

    Original link path: /babel/cj/moneda.htm
    Open archive

  • Title: Locura y fuego
    Descriptive info: Locura y Fuego.. Beberly [@] [www].. Dulce miel que empalagas mis sentidos,.. deja que me ahogue en tu dulzor,.. bésame hasta la saciedad embriagante.. que mi boca jamás ha conocido.. Que tu corazón palpite como reloj enfurecido.. que me despierta de mis noches.. para entregarme a tus días, solo así.. quiero sentirlo: loco, rápido, ido.. Ni estrellas, ni sol, ni luceros tienen tanta luz.. como tus ojos, cuando miran al fondo de los míos.. Ni la leña arde tanto como ardo yo.. cuando me atraviesan sin compasión.. Solo eres comparable a una inmensa bola de fuego.. que arrasa y lo quema todo sin mirar su extinción..  ...   moverá con continuos vaivenes de deseos,.. deseos de unirse a ti, llama inmensa que me enloquece.. Llama que arde sin prejuicios estereotipados, ni falsos,.. llama al fin y al cabo, de mi loco amor por ti.. Ni la nieve más pesada, ni el frío más arrasador.. podrá calar mis huesos, ni enfriar mi corazón.. Mientras sigas ardiendo a mi lado día tras día,.. ningún ser sobre esta tierra, podrá.. sentir tanto amor.. No habrá poesía, ni habrá canto alguno.. que pueda escribir esta desmesura de amor.. No hay pluma, ni papel que lo puedan acoger,.. así es como te siento y así es como te amaré..

    Original link path: /babel/cj/fuego.htm
    Open archive

  • Title: Poemas
    Descriptive info: Poemas.. (El amoroso acto).. tímidos y silenciosos iniciamos el acto.. la pared.. fue la pantalla improvisada.. para la sombra de nuestras manos.. víbora era la mía que se erguía.. suya la del perro de aquel cine mudo.. y mucho nos costó armar el papagayo.. mientras poníamos las piernas.. entre las piernas.. paloma quise después que ella hiciera.. mis manos la ayudaban.. un ala bajó por el codo a su hombro.. pronto sentí su paloma en mi espalda.. olas después o simplemente.. sombra de sombras como dijo el filósofo.. o sombras del juego de manos.. de dos seres que inician en lecho divino.. tímidos y silenciosos.. el amoroso acto.. 96.. 1.. 21.. (Platónica).. siempre he  ...   ti padezco.. ni me acerco ni me alejo nunca de una cosa:.. la.. dulce imagen.. tuya.. ya que nunca ella forma cuerpo alguno.. ni tampoco se borra.. 2.. 12.. (Tu carta).. amo tu palabra manuscrita.. la forma.. el aroma del árbol que fue hoja.. y el arte de la mano que escribió estas líneas.. y cuando pienso que tú y ella.. por mí estuvieron solas.. que la llevaste por las calles junto a tu cadera.. y que.. tu boca.. rozó el doblez como a un labio.. es tan viva la sensación que me deja.. que al sentir el calor de tu aliento.. en el secreto de mi cuarto me acerco conmovido.. y la beso..

    Original link path: /babel/cj/amoroso.htm
    Open archive

  • Title: Francesc Rubio
    Descriptive info: Rubio [.. ] [.. www.. ].. AL MAR.. Ayer soñé que estuve viendo.. el mar.. que intentaba salir de su aposento.. rasgado en mil pedazos, en espuma,.. arañando la costa en cada intento.. A cada golpe.. frustrado retrocedía,.. murmurando sollozos, poco a poco.. se alejaba, se detenía, se alzaba.. Enardecido, golpeando con más furia.. sobre la fina arena, se arrojaba.. Quise compartir con él su angustia,.. intenté demostrar con él su furia,.. grité, grité desde la orilla.. enloquecido, animándolo a salir de allí.. ¡ Salta de una vez, animal loco,.. que estoy aquí para ayudarte.. En pié, sobre las rocas, justo al borde,.. con los brazos extendidos le asediaba,.. le llamé una y otra vez "cobarde".. Retrocedió, esta vez mucho más lejos,.. lanzó un gran gemido y saltó.. Pasó sobre las rocas y me arrastró.. con él.. SÉ QUE ESTOY VIVO.. Contemplé el sol del cielo  ...   como el alga.. Y amaneció por fin, sobre las.. conchas.. Me alimenté del cielo ensangrentado,.. que descansaba sobre el mar.. Abracé el nuevo día con mi alma,.. estaba vivo, podía amar.. GAVIOTA.. Como aquella gaviota que,.. agotada de volar, sustituye.. el elemento aire por el nuestro.. Y permanece largas horas.. estática, impasible, ante.. las olas que rompen a sus pies,.. sorda al componente agua.. que con voz del levante.. le acompaña y le invita.. a proseguir el vuelo.. Así me encuentro, observador.. atento, filósofo perplejo.. de mi vida, de mis costumbres.. Desvanecido ante los gritos.. de la gente, de sus golpes de mar,.. de sus estúpidas corrientes,.. Dime, compañera por qué, si estás así.. volverás a elevarte una vez más.. No quiero ser reflejo de.. tu alma.. ,.. no te entiendo,.. Aferra tus garras a la roca.. y yo hundiré mis pies, aquí,.. en la tierra..

    Original link path: /babel/cj/francesc1.htm
    Open archive

  • Title: Génesis
    Descriptive info: Génesis.. Ónax [@] [www].. la creación en colaboración con.. Satanás.. 1er.. día.. - ¡Separese la Luz de las Tinieblas,.. y surjan de ese modo Noche y Día!.. -.. ¡Y griten con frenética alegría.. los Hombres borrachos en la Niebla!.. 2o.. - ¡Separense las Aguas de los Cielos,.. y surja de entre ellos vasta Tierra!.. ¡Y haya por ella siempre crueles Guerras.. que tendrá a los.. Reyes.. en desvelo!.. 3er.. - ¡Crezcan en la Tierra, pues le toca,.. los Arboles, las Hierbas y las Plantas!.. ¡Y prefieran los Hombres, de entre tantas,.. el Tabaco, la Cannabis, y la Coca!.. 4o.. - ¡Surjan en los Lagos, Ríos y Mares.. los Peces, los Crustáceos, y otros bichos!.. ¡Recuerda bien lo que hoy has dicho,.. que el Hombre hará un caos de esos lugares!.. - ¡Vuelen por los aires transparentes.. Insectos, Murciélagos y Aves!.. ¡Y corranlos los Hombres con sus naves.. con humos de aromas pestilentes!.. 5o.. - ¡Mamíferos, Reptiles,.. Marsupiales.. pueblen el resto de la  ...   Tierra.. (estarán por ejemplo las Guerras).. será por causa del Diablo.. ¡Yo protesto!.. - ¡No es mi culpa!.. ¡Si la es!.. pues tú empezaste con ésto;.. me debes una disculpa.. - Ahora yo soy el culpable.. ¿No entiendes que tu presencia.. es causa de mi existencia?.. ¡Ah caray! ¿Cómo está eso?.. - Sin Mal el Bien ya no existe.. Eso no me dijiste.. cuando me distes esa patada.. que me mandó al Infierno.. - Comprende que sin Averno.. el Paraíso se acaba.. Está bien.. Ya lo comprendo.. Hagamos entonces al Hombre,.. pero después no se asombren.. de lo que vaya a ocurrir.. - Tú dices cuando.. Juntemos un poco de fango.. - ¿Fango? ¡No! Mejor con barro.. ¿Cuál es la diferencia?.. - De fango será su existencia.. un cúmulo desgracias,.. de barro, en cambio, tendrá.. siempre oportunidad.. de enmendar su camino.. Sea pues su destino.. nacer del barro.. ¿Algo más?.. - Por mi parte no hay nada.. Pues acabemos.. Mañana descansaremos.. en paz..

    Original link path: /babel/cj/genesis.htm
    Open archive

  • Title: Poemario en tres movimientos
    Descriptive info: Poemario en tres movimientos.. Paulina Romero [@] [www].. EL.. FLAUTISTA.. Un hueco sonido.. era la única voz que me ofrecía.. deslizándose por mi piel.. con un paso vibrante.. y a ritmo de música anticuada.. Al cambiar de movimiento.. se hundía en la partitura,.. en las notas del silencio.. Continuó su agitado jugueteo.. retumbando sus dedos en la flauta.. Parecía estremecido en el compás.. pero la insistencia de sus ojos.. me invitaba a un baile.. de salón sin pentagrama.. SONETO.. Explora cada nota de mi alma.. y has un pentagrama con tus labios..  ...   entre silencios un minueto.. perfuma con grandeza el movimiento.. y deja al stacatto que nos labra.. Naufrago.. en tu música divina.. aún sitiendo que a veces desafina.. y me niegue una canción para velada.. El interludio de tus sueños.. rompe el mezzoforte que te empeño.. y en un tono agudo tu mirada.. EN TRES CUARTOS.. Implorando un paseo.. en clave de fa por las calles.. de una melodía nocturna.. y.. compás.. de tres cuartos.. Vengo por un interludio.. después de recorrer una fermata.. y brincar la monotonía.. del unísono en tres cuartos..

    Original link path: /babel/cj/paulina.htm
    Open archive

  • Title: Poemario en tres movimientos
    Descriptive info: Pedro Campos [@] [www].. AL AMANECER.. Las.. calles.. oscuras y sucias van olvidando sus sombras y las ratas que las poblan, al amanecer, regresa a sus guaridas sin encontrar la comida en una noche tan fría, al amanecer, un borracho perdido entre cubos de basura su último sueño ha dormido, al amanecer, nadie le echará en falta al despertar la mañana él no tuvo nunca nada, al amanecer, mientras su cuerpo se hiela, alguien andará soñando en un hombre que ha vivido, sin saber porqué, y yendo hacia su trabajo con bufanda y con abrigo le encontrará allí tendido,  ...   DESAMPARADOS.. Dios de los desamparados de los que sufren y lloran, de cuantos no hallan camino y viven entre las.. sombras.. Dime que aún no te has muerto como dicen unos cuantos, que no eres indiferente a los que necesitan tanto,.. a esos que no te encuentran, a esos que te maldicen por esa vida vacía que piensan que tu les diste.. Si un solo dedo tuyo puede mover montañas, porqué apartaste los ojos de la miseria humana.. Si todos somos tus hijos si a todos tanto nos amas por que dejaste que a mí se me muriese el alma..

    Original link path: /babel/cj/pedro.htm
    Open archive

  • Title: Poemas
    Descriptive info: Elvira Calvo [@] [.. Una.. gota.. en el bolsillo.. He encontrado el secreto de tus ojos lagos.. en el ondulado aroma a bosque de mi pelo.. y en los ojos ciegos y en la boca hambrienta,.. amanecido gesto de mis noches sin labios.. Desafié al deseo por arrullar tus ganas.. con la palabra que sin tu voz no significa,.. carámbano de nada entre mis senos, ausente.. en las manos de todas las primaveras idas.. Y no quiero el alba si al amanecer te fuiste.. ni tu pleno al quince si en el doce te he perdido.. y no quiero fingirme las voces del semblante.. Si mi voz, desde el lugar más hondo del vacío.. al espacio sin luz de tu memoria, te grita.. que entre el amor y la vida no existe nada.. Lanzo una.. piedra.. a la luna.. y los pedazos de tu rostro.. me golpean  ...   la osadía de tu.. boca.. que me define,.. bolillo de palabras,.. cínica y canalla.. réplica barroca.. de un Velázquez distraído.. que jugaba con pinceles.. a hacer poesía.. Y aquí me tienes.. aficionada al arte.. expresionista de tus labios,.. al capricho anarquista.. de tu cuello, a la línea.. que nos une y que se resiste.. a su acabamiento.. ¿ Cómo fue la lentitud de la caída?.. ¿ Cuándo sucedió,.. blanca.. y pausada,.. sin retorno, sin permiso de condena,.. arrastrado el pie del insomnio a la mar,.. las alas de la letanía en la noche?.. Pasó, claridad.. Sobre la luz y el cielo.. En el camino polvoriendo sin huella.. mas que cuando ya es imagen del recuerdo.. desde el tiempo sucedido, acabado,.. lejana a la impavidez de los nombres.. Bajo la permeable oscuridad del campo.. Qué podían ver los ojos,.. Qué resplandor haría verbo,.. Qué lengua, claridad, dibuja tu nombre..

    Original link path: /babel/cj/elvira.htm
    Open archive





  • Archived pages: 695