www.archive-org-2014.com » ORG » J » JUANALFONSODEBAENA

Choose link from "Titles, links and description words view":

Or switch to "Titles and links view".

    Archived pages: 188 . Archive date: 2014-01.

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - PROLOGUS BAENENSIS 1
    Descriptive info: Inicio.. >.. Revistas.. PROLOGUS BAENENSIS 1.. Del cancioneiro al cancionero.. Un género que se resistió a desaparecer.. Continuidad de la poesía del siglo XV en cancioneros del XVI.. Juan Alfonso de Baena: ecos de un apellido.. PROLOGUS BAENENSIS 2.. PROLOGUS BAENENSIS 3.. Artículos.. Vicenç Beltran, (Universidad de Barcelona):.. Del cancioneiro  ...   J.. Labrador Herraiz (Cleveland State University) y Ralph DiFranco (University of Denver):.. Un género que se resistió a desaparecer: Preguntas y respuestas a finales del siglo XVI y principios del XVII.. Jesús L.. Serrano Reyes (I.. E.. S.. Luis Carrillo de Sotomayor).. :.. Juan Alfonso de Baena: ecos de un apellido..

    Original link path: /index.php?page=53
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Del cancioneiro al cancionero
    Descriptive info: Volver a PROLOGUS BAENENSIS 1.. 1.. La preparación de una antología de la lírica medieval ha dado lugar a una serie de trabajos en los que me ocupo de problemas relativos a diversos aspectos de la poesía de cancionero, entre los que se han publicado o están en vías de publicación los siguientes: Poesía tradicional: Ecdótica e historia literaria , en Lírica popular / lírica tradicional.. Lecciones en homenaje a don Emilio García Gómez, Sevilla, Universidad de Sevilla-Fundación Antonio Machado, 1998, pp.. 113-135, De la cantiga de amor a la canción cuatrocentista: protohistoria de una forma fija , en Les formes fixes dans la poésie du moyen-âge roman (1100-1500).. Colloque international, Paris, Université de la Sorbonne-Nouvelle-Paris III-CNRS, 22-23 mai 1997, actas publicadas en Atalaya, 8, 1997, pp.. 59-72, La encrucijada de Santillana , estudio preliminar a Marqués de Santillana, Comedieta de Ponza, sonetos, serranillas y otras obras, edición de R.. Rohland de Langbehn, Barcelona, Crítica, 1996, pp.. IX-XXX, La poesía es un arma cargada de futuro.. Poética y política en el Cancionero de Baena , ponencia leída en el I Congreso Internacional sobre el Cancionero de Baena, Baena (Córdoba), 16 a 20 de febrero de 1999, actas en prensa, Los Gozos de amor de Juan Rodríguez de Padrón: edición crítica , en prensa en el Homenaje a Germán Orduna, La Reina, los poetas y el limosnero.. La corte literaria de Isabel la Católica , Actas del VIII Congreso Internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Santander, 22-26 de Septiembre de 1999, Santander, Consejería de Cultura-Año Jubilar Lebaniego-Asociación Hispánica de Literatura Medieval, 200, pàgs.. 353-364, Guevara y la corte poética de los Reyes Católicos , en prensa, El Testamento de Alonso Enríquez , en prensa en Mélanges de Philologie Romane et Médiévale en homenaje a Madeleine Tyssens, De la sublimitat cortesa a l efusió llibertina.. L altra cara de la fin amor , ponencia leída en el Simposi Internacional sobre la Sàtira i l Humor a la Literatura Medieval, Valencia, 26-29 de octubre de 1999, 29 de octubre, actas en prensa, y Pero Vélez de Guevara, último trovador de escarnho , en prensa.. Estos trabajos se integran en el proyecto de investigación PB96-1235, luego renovado como BFF2000-0759, con financiación del Ministerio de Educación y Cultura.. 2.. Para su corte poética, véase mi Tipos y temas trovadorescos.. XI.. La corte poética de Sancho IV , en La literatura en la época de Sancho IV, Alcalá de Henares, Universidad, 1996, pp.. 121-140.. 3.. A pesar de que una de estas composiciones, una serranilla, haya sido a menudo involucrada en la discusión sobre la autoctonía del género (véase L.. Stegagno Picchio, Per una storia della serrana peninsulare: la serrana di Sintra , en Cultura Neolatina, 26, 1966, pp.. 105-128, reimpresa en su La méthode philologique.. Écrits sur la Littératura Portugaise.. La poésie, Paris, Fundação Calouste Gulbenkian-Centro Cutural Português, 1982, pp.. 91-120; volvió nuevamente sobre el tema en su Para una nueva interpretación de la pastorela gallego-portuguesa , Actas del II Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval (Segovia, del 5 al 19 de Octubre de 1987), Alcalá de Henares, Universidad de Alcalá, 1991, vol.. I, pp.. 89-102.. Para otras inserciones portuguesas véase además G.. Macchi, Le poesie di Roy Martinz do Casal , Cultura Neolatina, 26, 1966, pp.. 129-157, G.. Tavani, Sull attribuzione a D.. Denis di Pero muito amo, muito non desejo , Poesia del Duecento nella Peninsola Iberica: Problemi della lirica alego-portoghese, Roma, Ateneo, 1969, pp.. 219-233, Sull attribuzione a Juyão Bolseyro di Donna e senhora de grande vallia (Considerazioni sull origini dell arte mayor ) , en Ibídem, pp.. 183-217 y G.. Lanciani, Nojo tom e quer prazer é de Fernão Velho? , Ondas do Mar de Vigo.. Actas do Simposio Internacional sobre a Lírica Medieval Galego-Portuguesa, ed.. D.. W.. Flitter - P.. Obber de Baubeta, Birmingham, Seminario de Estudios Galegos, Department of Hispanic Studies, University of Birmingham, 1998, pp.. 132-138.. 4.. Al menos dos de ellos con cierta seguridad, como puse de relieve en La cantiga de Alfonso XI y la ruptura poética del siglo XIV , en El Crotalón.. Anuario de Filología Española, 2, 1985, pp.. 259-273 y en Tipos y temas trovadorescos.. VII.. Leonoreta / fin roseta, la corte poética de Alfonso XI y el origen del Amadís , en Cultura Neolatina, 51, 1991, pp.. 47-64 y 341 (véase también al respecto La Leonoreta del Amadís , en Actas del I Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Barcelona, PPU, 1988, pp.. 187-198).. El tercero es una canción fragmentaria, en castellano, insertada en la obra de Alfonso X, de cuyo texto me ocuparé en breve.. 5.. Como estudios de conjunto de esta época, o más bien intentos de interpretación, G.. Tavani.. L ultimo periodo della lirica galego-portoghese: archiviazione d una esperienza poetica , Revista da Biblioteca Nacional, 3, 1983, pp.. 9-17 desde la perspectiva trovadoresca y, a partir de las noticias del siglo XV temprano, A.. Deyermond, Baena, Santillana, Resende, and the Silent Century of Portuguese Court Poetry , Bulletin of Hispanics Studies, 59, 1982, pp.. 198-210, y H.. V.. Livermore, Santillana and the Galaico-Portuguese poets , Iberoromania, 31, 1990, pp.. 53-64; S.. Panunzio, Dalle cantigas d amor galego-portoghesi alla lirica castigliana.. Convergenze e innovazioni , Annali dell Istituto Universitario Orientale.. Sezione Romanza, 35, 1993, 540-555 realiza una prospección de los elementos comunes a las dos tradiciones poéticas.. Para una visión de conjunto de los problemas que este período plantea, V.. Beltran, La encrucijada de Santillana , estudio preliminar a [López de Mendoza, Íñigo], marqués de Santillana, Comedieta de Ponza, sonetos, serranillas y otras obras, edición de Régula Rohland de Langbehn, , Barcelona, Crítica, 1997.. H.. R.. Lang, Cancioneiro gallego-castelhano.. The Extant Galician Poems of the Gallego-Castilian Lyric School (1350-1450), New York-London, Charles Scribner s Sons-Edward Arnold, 1902 pretendió cubrir esta laguna a partir de cancioneros tardíos, aunque tanto su método como sus resultados son muy discutibles; más recientemente existió un nuevo intento de R.. Gómez Polín, El último siglo de la poesía lírica gallego-portuguesa.. La escuela gallego-castellana: edición y estudio, Madrid, UNED, 1993 (tesis de doctorado), del que ha sido publicado su estudio A poesía lírica galego-castelá (1350-1450), Santiago de Compostela, Universidade de Santiago de Compostela, 1994.. La comprensión de este proceso es todavía una materia pendiente de un estudio exhaustivo.. Para los estudios en concreto sobre estos textos, véase la bibliografía de cada uno de ellos.. 6.. Fue publicada primera por A.. G.. Solalinde en su Antología de Alfonso X el Sabio, Madrid, Espasa-Calpe, 1941, reimpresión 1965, p.. 68 y E.. Paxeco y P.. J.. Machado, Cancioneiro da Biblioteca Nacional (Colocci-Brancuti), Lisboa, 1949-1964, n 414, de donde lo toma R.. Lapesa, Amor cortés o parodia? A propósito de la primitiva lírica de Castilla , en Estudis de llatí medieval y de Filologia Romànica dedicats a la memòria de Llís Nicolau d Olwer en Estudis Romànics, 9, [1961, pp.. 11-14, reimpreso en luego en De la Edad Media a nuestros días.. Estudios de historia literaria, Madrid, Gredos, 1967, pp.. 48-52 que, a mi parecer, es el único trabajo filológico existente sobre este texto.. En esta edición transcribo directamente el manuscrito, con pequeñas adaptaciones ortográficas que no alteran la estructura fonológica del original.. 7.. Desque de vós me parti, conservada en el Cancionero de Baena, ed.. M.. de Azáceta, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1966 y, más recientemente, de B.. Dutton-J.. González-Cuenca, Madrid, Visor, 1993, n 14.. Publiqué una edición con un comentario elemental en C.. Alvar y V.. Beltran, Antología de la poesía galaico-portuguesa, Madrid, Alhambra, 1985, y con un comentario más extenso está en prensa en mi Poesía española.. Edad Media: La lírica en prensa en la editorial Crítica, donde incluyo también los demás textos que cito en este apartado.. 8.. Recordemos aquella afirmación suya, tan glosada en los trabajos arriba citados: Acuérdome, señor muy magnífico, syendo yo en hedad no prouecta, mas asaz pequeño moço, en poder de mi auuela doña Mençía de Çisneros, entre otros libros, auer uisto vn grand uolumen de cantigas, serranas e dezires portugueses e gallegos; de los quales, toda la mayor parte era del Rey don Donís de Portugal , que cito por la edición de A.. Gómez Moreno, El Prohemio e carta del Marqués de Santillana y la teoría literaria del s.. XV, Barcelona, PPU, 1990, p.. 60.. 9.. Texto: Don Juan Manuel, Obras completas, edición de J.. Blecua, vol.. I, Madrid, Gredos, 1981, p.. 131.. Editado ya y estudiado por R.. Menéndez Pidal, Ateneo científico, literario y artístico de Madrid.. Discurso leído en la inauguración del curso 1919-1920 por don Ramón Menéndez Pidal, Presidente del Ateneo, el día 29 de noviembre de 1919, Madrid, Ateneo, 1919, luego reimpreso en sus Estudios literarios, col.. Austral, 28, Madrid, Espasa-Calpe, 1938, que cito por la 9 edición de 1968.. 10.. En la edición suprimo las consonantes dobles sin valor fonológico, reduzco las oposiciones i/j/y, u/v a su ortografía moderna, suprimo la h antietimológica (he del verso ser, el pronombre personal heu, etc.. ), uso sólo ce y ci, substituyendo en su caso la cedilla en estas posiciones, resuelvo las abreviaturas en cursiva, acentúo y puntúo según el uso moderno.. 11.. Véase R.. Lorenzo, La traducción gallega de la Crónica General y de la Crónica de Castilla.. Edición crítica anotada, con introducción, índice onomástico y glosario, vol.. II, Glosario, Orense, Instituto de Estudios Orensanos Padre Feijoo, 1977, s.. v.. paaço, así como J.. Corominas-J.. A.. Pascual, Diccionario crítico-etimológico castellano e hispánico, 6 vol.. , Madrid, Gredos, 1984-1991, s.. 12.. Lorenzo, Ob.. cit.. , s.. y C.. Michaëlis, Glossário do Cancioneiro da Ajuda , Revista Lusitana, 23, 1920, pp.. 1-95, que cito por su reimpresión en Cancioneiro da Ajuda, Lisboa, Imprensa Nacional-Casa da Moeda, 1990 (facsímil de la edición de Halle, 1904, que no lo incluía), vol.. I.. 13.. F.. Compagno, Glossario di alcuni settori del Cancionero General, Roma, Tesis inédita, Università degli Studi La Sapienza, 1987-1988, de la que una versión totalmente refundida y muy ampliada está en prensa en la colección Poetria Nova, Alcalá, Universidad, lo registra sólo en el v.. 330 de las Coplas de Jorge Manrique a la muerte de su padre.. 14.. Ed.. Mettmann, Coimbra, Universidade, 1959-1972, reimpresión facsimilar de Xerais, Vigo, 1981 n 16 v.. 41.. 15.. C.. da Cunha, Hiato sinalefa e elisão na poesia trovadoresca , que cito por la reimpresión en Estudos de poética trovadoresca, Rio de Janeiro, Ministerio de Educação en Cultura, 1961, pp.. 15-92, especialmente pp.. 33-36.. 16.. Véase D.. Clarke, Hiatus, Synalephe and Line Length in López de Ayala s Octosyllabes , Romance Philology, 1, 1948, pp.. 347-356 y su Fortuna del hiato y la sinalefa en la poesía lírica castellana del siglo XV , Bulletin Hispanique, 57, 1955, pp.. 129-132, luego resumidos en la primera parte de su Morphology of Fifteenth Century Castilian Verse, Pittsburg-Louvain, Duquesne University Press-Nauwelaerts, 1964, pp.. 18-50, especialmente pp.. 46-48.. 17.. da Cunha, Ob.. , pp.. 33 y 35.. 18.. Bertolucci Pizzorusso, Le poesie di Martin Soares , en Studi Mediolatini e Volgari, 10, 1962, pp.. 9-160 n 39, del que hay tirada aparte del mismo título en Bologna, Palmaverde, 1963 y versión gallega, As poesías de Martín Soares, Vigo, Galaxia, 1992.. 19.. Clarke, Ob.. , y Cunha, Ob.. , p.. 32.. 20.. Corominas-Pascual, Ob.. y Lorenzo, Ob.. , que documenta la voz escrita con -z-.. 21.. Véase la flexión completa en Mettmann, Ob.. Es Lorenzo, Ob.. quien observa la aparición de ser desde el siglo XIII.. 22.. Lapa, Ob.. , n 35.. 23.. , n 153.. 24.. Nunes, Cantigas de amor dos trovadores galego-portugueses, Coimbra, 1932, reimpresión facsimilar de Lisboa, Centro do Livro Brasileiro, 1972 n 26.. 25.. Michaëlis, Cancioneiro da Ajuda, n 162.. 26.. Michaëlis, Ajuda n 252.. 27.. Menéndez Pidal, Cantar de Mío Cid.. Texto, gramática y vocabulario, en la edición de sus Obras completas, III, que cito por la cuarta edición, Madrid, Espasa-Calpe, 1964, vol.. I, 73, pp.. 252-254, señala que esta apócope es obligatoria cuando el pronombre me se pospone al verbo y potestativa en todos los otros casos; por el contrario, en gallego antiguo sólo se admite cuando el pronombre se pospone al verbo (Lorenzo, Ob.. me) y no encuentro casos de apócope en esta posición en los textos poéticos.. 28.. Véanse los glosarios de Lapa, Michaëlis y Lorenzo, repetidamente citados.. 29.. Cunha, Ob.. 58-74.. 30.. Véase mi Tipos y temas trovadorescos.. XV.. Johan Soarez Coelho y el ama (de don Denis) , Bulletin of Hispanic Studies, 75, 1998, pp.. 13-43, pp.. 31-32.. 31.. 86 y ss.. Ob.. 33.. mucho.. 34.. Véase Lorenzo, Ob.. mui y muito.. 35.. Menéndez Pidal, Ob.. , vol.. I, p.. 239.. En la página anterior, observa que el mester de clerecía alterna las formas muy y mucho, aunque hoy resulta bien sabidos los problemas ecdóticos que estos textos plantean.. 36.. Michaëlis, Glossário.. , s.. 37.. Cito por L.. Sas, , Vocabulario del libro de Alexandre, Anejos del Boletín de la Real Academia Española, 34, Madrid, Real Academia Española, 1976, s.. 38.. Vida de San Millán de la Cogolla, ed.. B.. Dutton en Obra completa, Madrid, Espasa-Calpe-Gobierno de La Rioja, 1992, copla 376b.. 39.. P.. Martínez Pereiro, As cantigas de Fernan Paez de Tamalancos, Santiago de Compostela, Laiovento, 1992, n 5.. 40.. Clarke, Fortuna del hiato y de la sinalefa.. , p.. 130.. 42.. 117-118.. 43.. de Ramón Lorenzo, La traducción gallega de la Crónica General y de la Crónica de Castilla, Orense, Instituto Padre Feijoo, 1975.. 44.. Véase el estudio clásico de R.. Lapesa, La lengua de la poesía lírica desde Macías hasta Villasandino , Romance Philology, 7, 1953-1954, pp.. 51-59 y mi La cantiga de Alfonso XI y la ruptura poética del siglo XIV , arriba citada.. 45.. Nunes, Cantigas de amigo dos trovadores galego-portugueses, Coimbra, 1926-1928, reimpresión facsimilar de Lisboa, Centro do Livro Brasileiro, 1973, vol.. II, n 195.. 46.. Nunes, Amigo, 109.. 47.. de S.. Panunzio, Pero da Ponte.. Poesie, Bari, Adriatica Editrice, 1967, que cito por la versión gallega Pero da Ponte.. Poesías, Vigo, Galaxia, 1992, p.. 67, previamente en Nunes, Amigo, n 141.. 48.. Crónica del Rey Alfonso el onceno, ed.. de Cayetano Rosell en Crónicas de los Reyes de Castilla, vol.. I, Biblioteca de Autores Españoles, Madrid, Rivadeneyra, 1875, pp.. 171-392.. 49.. Gran Crónica de Alfonso XI, edición de Diego Catalán, Madrid, Seminario Menéndez Pidal, 1977, 2 vol.. , datada entre 1376 y 1378, en tiempos de Enrique III (véase el estudio preliminar, vol.. 236-251).. 50.. Edición Yo Ten Cate, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1956.. 51.. Ladero Quesada, Granada.. Historia de un país islámico (1232-1571), tercera edición revisada, Madrid, Gredos, 1989, pp.. 151-157.. 52.. Véase por ejemplo la rúbrica al capítulo cccxviii de la Gran crónica: De las palabras e rrazones que dixo el rrey de Granada al rrey Alboaçen de Benamarin.. 53.. 43 y 49-50.. 54.. Loc.. ; la interpretación de la estrofa segunda puede leerse en la p.. 391.. 55.. 56.. Véanse los glosarios de Mettmann, Lapa y Lorenzo, s.. , con los ejemplos aducidos en cada caso.. 57.. , p130, por ser vocales idénticas y  ...   del linaje, Gómez García de Meneses, había sido hermano de Teresa García, la esposa de Fernán Carrillo.. Si esta información es cierta (y Salazar es, con mucho, el mejor informado y el más riguroso de los genealogistas) los Guevara y los Carrillo habrían mantenido durante generaciones una política de alianzas familiares que redundaría en un buen conocimiento mutuo.. Otros enlaces pueden verse en el estudio de Ayerbe Iríbar (Ob.. 170), como el de otra hija de Pero Vélez de Guevara, Teresa, con Juan Carrillo, señor de Layor y Móstoles y Adelantado de Cazorla.. 132.. De hecho su testamento está fechado en 1448 según Quintanilla Raso, Ob.. 387.. Otra posibilidad sería que los manuscritos usados por Mata Carriazo hubieran sido interpolados con posterioridad.. 133.. Beceiro Pita y Córdoba de la Llave, Ob.. 120-121.. Los mismos autores señalan casos en que por razones excepcionales, especialmente la muerte del padre y la petición de los tutores, la mayoría de edad se adelantó a los dieciocho años.. 134.. Quintanilla Raso, El condado de Priego.. , pp.. 384 y 385.. 135.. Ibídem, p.. 386.. 136.. Los autores antes citados indican que la edad mínima para la consumación del matrimonio, para un varón, estaba en los catorce años, aunque podía adelantarse con la pubertad, y que la mayoría de edad legal para contraer nupcias y otros aspectos de su vida civil y familiar llegaba a los dieciocho años.. 137.. Para estos aspectos véase Marie Claude Gerbet, La noblesse dans le royame de Castille.. Étude sur ses structures sociales en Estrémadure de 1454 à 1516, Paris, Université de la Sorbonne, 1979, pp.. ## y Beceiro Pita-Córdoba de la Llave, Ob.. 197-212.. 138.. Véase mi estudio en Tipos y temas trovadorescos.. IV.. Pero da Ponte y la rebelión de don Lope Díaz de Haro , en Estudos portugueses.. Homenagem a Luciana Stegagno Picchio, Lisboa, DIFEL, 1991, pp.. 15-36; la sátira puede verse en la edición de S.. Poesie, Bari, Adriatica Editrice, 1967, n vi de la sección de escarnios.. 139.. Véase un caso concreto en mi Esteban Fernández de Castro y Fernan Diaz Escalho , Madrigal, 3, 2000, pp.. 140.. Véase la nota inicial a la edición citada, p.. 11; hay una reimpresión de la Fundação Calouste Goulbenkian, Paris, 1982.. En ambas ediciones pueden verse revisiones posteriores, motivadas por críticas y ecos de sus publicaciones, que dan todavía el estado de la cuestión; sobre alguno de sus puntos volvió después, por ejemplo en Significância e movência na poesia trovadoresca.. Questões de crítca textual, Rio de Janeiro, Tempo Brasileiro, 1985, especialmente pp.. 63-76, que ha de considerarse su punto de vista final sobre el problema de la métrica trovadoresca.. 141.. La autora nunca se plantea la fiabilidad ecdótica del Cancionero castellano del siglo XV de R.. Foulché-Desbosch, 2 vols.. , Madrid, 1912 y 1915 que, como resulta bien sabido, es prácticamente nula, por no hablar de las controversias y dudas gravísimas que pesan sobre la corrección del texto de las manuscritos para las obras del mester de clerecía, cuya valoración métrica ha experimentado un vuelco total desde aquellos años, o la de los testimonios del Rimado de Palacio del canciller Ayala.. Sus conclusiones han de ser aceptadas, al menos de forma provisional, como indicios tendenciales, pero inútiles para valorar la corrección textual o métrica de un testimonio.. 142.. En este recuento excluyo tanto los que han sufrido enmienda en mi edición (y que, por tanto, sea acertada o no mi propuesta me deben su configuración textual) como los versos que respeto según aparecen en el manuscrito, pero cuya validez textual ofrece dudas.. 143.. Los únicos estudios sobre la estructura de este verso son los de L.. de Azevedo Filho, Structure et rythme du vers décasyllabe chez D.. Johan Garcia de Guilhade, troubadour du XIIIe siècle , en Romania, 89, 1968, pp.. 89-312 y el mío en A cantiga de amor, pp.. 76-78, que revalidó sus conclusiones.. 144.. Para el estudio del arte mayor, sobre el que abunda la bibliografía, véase R.. Foulché-Delbosch, Étude sur le Laberinto de Juand fe Mena , Revue Hispanique, 9, 1902, pp.. 75-138, especialmente a partir de la p.. 94, J.. Saavedra Molina, El verso de arte mayor, Santiago de Chile, 1947, D.. Clarke, The Copla de arte mayor , Hispanic Review, 1940, pp.. 202-212 y su Morphology of Fifteenth Century Castilian Verse, pp.. 51-61, P.. Le Gentil, La poésie lyrique espagnole et portugaise à la fin fu Moyen Age, vol.. II, Rennes, Plihon, 1952, pp.. 363-407 y las síntesis de T.. Navarro Tomás, Métrica española.. Reseña histórica y descriptiva, primitivamente en Syracuse, 1956, que cito por la tercera edición corregida y aumentada de Madrid, Guadarrama, 1972, pp.. 115-122 y R.. Baehr, Manual de versificación española, Madrid, Gredos, 1973 (primera edición alemana de Tübingen, 1962).. 145.. Es esencial en este aspecto F.. Lázaro Carreter, La poesía del arte mayor castellano , originariamente en Studia hispanica in honorem Rafael Lapesa, Madrid, Gredos, 1972, vol.. 343-378, reimpreso en sus Estudios de poética, Madrid, Taurus, 1979, pp.. 75-111.. 146.. Vid.. Tavani, Sull attribuzione a Juyão Bolseyro di Donna e senhora de grande vallia (Considerazioni sull origini dell arte mayor ) , arriba citado.. 147.. Véasse la anotación al v.. 148.. Para esta escuela véase D.. Avalle, Preistoria dell endecasillabo, Napoli, Riccardo Ricciardi, 1963 y C.. di Girolamo, Elementi di versificazione provenzale, Napoli, Luguori Editore, 1979, para una visión de conjunto de los problemas de la versificación romance, P.. Canettieri, La metrica romanza , en Lo spazio letterario del Medioevo.. Il medioevo volgare, Direttori: Piero Boitani, Mario Mancini, Alberto Vàrvaro, vol.. I, 1, Roma, Salerno Editrice, pp.. 493-554.. Tiene menor interés F.. M: Chambers, An Introduction to Old Provençal Versification, Philadelphia, American Philosophical Society, 1985.. 149.. No lo cual no es tan excepcional como pueda parecer: Cunha subraya en diversas ocasiones la conservación de las normas trovadorescas de elisión y hiato en poetas del período galaico-castellano; dadas las graves insuficiencias metodológicas del trabajo de D.. Clarke, sería deseable un estudio de este aspecto con criterios filológicamente más cuidados.. 150.. Véase A.. Gómez-Bravo, Repertorio métrico de la poesía cancioneril del siglo XV, Alcalá de Henares, Universidad de Alcalá, 1998, esquema 772.. 151.. Publicado por Dutton-González Cuenca, como los que iré citando en este cancionero, con este mismo número.. 152.. Por error aparece en el Repertorio métrico de la poesía cancioneril del siglo XV de Ana M.. Gómez-Bravo como pn1-468.. 153.. San Román ms.. 2, MH1 según las siglas de B.. Dutton, cuyo texto, muy estropeado, puede verse en su El cancionero del siglo XV, c.. 1360-1520, cancioneros musicales al cuidado de Jineen Krogstad, 7 vols.. , Salamanca, Universidad, 1990-1991, transcrito en MH1-275.. 154.. Gómez-Bravo, Ob.. , esquema 772.. 155.. Ibídem, esquemas n 775 a 778.. 156.. Tavani, Repertorio metrico da lirica galego-portoghese, Roma, Edizioni dell Ateneo, 1968, esquema 161,1 a 161, 212.. 157.. Véase por ejemplo el análisis de sus concepciones en R.. Dragonetti, La tehcnique poétique des trouvères dans la chanson courtoise.. Contribution à l étude de la rhétorique médiévale, Bruges, PUF, 1960, que cito por la reimpresión de Genève, Slatkine, 1979, pp.. 381-390.. 158.. Víñez, Rimario delCancioneiro da Ajuda , en Cuadernos de Filología Románica.. Estudios Gallegos, Barcelona, PPU, 1989, pp.. 55 a 143.. 159.. Aunque sí aparece dos veces -eis, a la que esta rima es reconducible quizá en el mismo arquetipo del autor, o, en cualquier caso, resulta ser su equivalente morfológico en la lengua de los trovadores.. 160.. Véase el índice correspondiente del Repertorio de A.. Gómez-Bravo.. 161.. Osório, Cantiga de escarnho galego-portuguesa: sociologia ou poética? , en Revista da Faculdade de Letras do Porto.. Lenguas e Literaturas, II Série, 3, 1986, pp.. 153-197, especialmente p.. 181.. 162.. Véase el estudio de C.. da Cunha, Fiindas das cantigas de Paay Gómez Charinho , en sus Estudos de poética trovadoresca, pp.. 221-233.. Para otros aspectos vinculados al uso de la fiinda, véase J.. D Heur, Recherches internes sur la lyrique amoureuse des troubadours galiciens-portugais (XIIe-XIVe siècles).. Contribution à l étude du Corpus des troubadours , s.. l.. (pero Liège), 1975, ejemplar policopiado, pp.. 173-230 y mi A cantiga de amor, pp.. 105-106.. De su equivalente en los cancioneros castellanos, la finida, se ocupa Le Gentil, Ob.. II, p.. 171 y ss.. 163.. Lapesa, La lengua de la poesía lírica desde Macías hasta Villasandino , apenas se ocupa de esta composición si no es para señalar la anomalía de su género y lengua: durante el reinado de Enrique III (1390-1406) y la regencia de don Fernando de Antequera (1406-1414) la lírica amatoria dejó de ser el género preferido, mientras cundía la boga de los decires didácticos y los juegos de preguntas y repuestas; en unos y otros el castellano fue de uso casi exclusivo.. Fuera de Villasandino y de un bachiller que contiende con él, solo don Pero Vélez de Guevara compone entonces en gallego una cantiga de escarnio (pp.. 57-58).. 164.. Recordemos además que el manuscrito ofrece una grafía dudosa, que analicé en el aparato crítico y en la nota a este verso, a juzgar por la cual el arquetipo leía probablemente vossa.. 165.. 47-64 y 341.. 166.. Escolma de poesía galega, vol.. 167.. d Heur, Ob.. 97-171, especialmente p.. Observa J.. Osório que a poética galego-portuguesa privilegiava o equívoco como figura por excelência do género satírico , Ob.. Por dificultades tipográficas, en estas citas sustituyo a veces la tilde de nasalidad por acentos circunflejos.. 168.. Arte de trobar, ed.. , [libro III], cap.. v,.. 169.. Expresión de Geoffroy de Vinsauf, que puede verse en la edición de E.. Faral, Les arts poétiques du XIIe et du XIIIe siècle.. Recherches et documents sur la technique littéraire du moyen âge, Genève-Paris, Slatkine-Champion, 1982 (primera edición de Paris, Champion, 1924), p.. 210.. 170.. Cancionero de Baena, ed.. Dutton-González Cuenca, n 104, vv.. 17-20.. 171.. Véase G.. Tavani-G.. Lanciani, As cantigas de escarnho, Vigo, Xerais, 1995, pp.. 7-16.. 172.. Véase por ejemplo X.. Carlos Lagares, E por esto fez este cantar.. Sobre as rubricas explicativas dos cancioneiros profanos galego-portogueses, Santiago de Compostela, Laiovento, 2000, especialmente pp.. 90-94.. 173.. Véase por ejemplo mis Tipos y temas trovadorescos.. Pero da Ponte y la rebelión de don Lope Díaz de Haro , arriba citado, y Esteban Fernández de Castro y Fernan Diaz Escalho , Madrigal, 3, 2000, pp.. 174.. Tavani-Lanciani, As cantigas de escarnho, pp.. 176-182.. 175.. Para estos recursos en el ámbito de la cantiga de amor véase G.. Tavani, O cómico e o carnevalesco nas cantigas de escarnho e maldizer , Homenagem a M.. Rodríguez Lapa, en Boletim de Filologia, 39, 1984, pp.. 59-74.. 176.. De ello me ocupé en mi A cantiga de amor, pp.. 36-38; las escasas composiciones de este género con identificación de la destinataria resultan atípicas por diversos aspectos, cuando no parecen clarametne paródicas.. 177.. Tavani-Lanciani, As cantigas de escarnho, 47-48.. Para otros usos más o menos cómicos de la denominación de personajes en esta escuela, C.. Martínez Pereiro, A indócil liberdade de nomear (per volta da interpretatio nominis na literatura troadoresca), Coruña, Espiral Maio, 1999.. 178.. Lapa, Cantigas d escarnho e de mal dizer dos cancioneiros medievais galego-portugueses, Vigo, Galaxia, 1970 (2 edición corregida y aumentada) que cito por la reimpresión de Vigo-Lisboa, Ir indo-João Sá da Costa, 1995, n 7.. Lo mismo sucede con otra cantiga de Alfons Eanes do Coton, Ibídem n 45.. 179.. Véase la edición de G.. Marroni, Ob.. , n 23 y Lapa, Ob.. , n 309.. 180.. , n 203.. Para la sátira de mujeres entre los trovadores galaico-portugueses véase principalmente M.. Martins, A sátira na literatura medieval portuguesa Iséculos XIII e XIV), Lisboa, Instituto de Cultura portuguesa, 1977, pp.. 97-102, G.. Lopes, A sátira nos cancioneiros medievais galego-portugueses, Lisboa, Estampa, 1994, pp.. 231-236 y Tavani-Lanciani, Ob.. 165-167.. 182.. Ornstein, La misoginía y el profeminismo en la literatura castellana , Revista de Filología Hispánica, 3, 1941, pp.. 219-232, M.. Gerli La religión de amor y el antifeminismo en las letras castellanas del siglo XV , Hispanic Review, 49, 1981, pp.. 65-86 y M.. Muriel Tapia, Antifeminismo y subestimación de la mujer en la literatura medieval castellana, Zaragoza, 1991.. 183.. Véase también K.. Scholberg, Sátira e invectiva en la España medieval, Madrid, Gredos, 1971, pp.. 271-280, donde dedica una brevísima mención a esta composición.. 184.. Véase mi estudio de esta composición, arriba citado.. 185.. Véase también mi trabajo sobre esta composición, citado más arriba.. 186.. Aparte del clásico estudio de R.. Lapesa, arriba citado, J.. Pensado, Para la historia del posesivo gallego y portugués: formas extravagantes , Revista de Filología Románica, 1, 1983, pp.. 185-191.. 187.. Monteagudo Romero, Aspectos sociolingüísticos do uso escrito do galego, o castelán e o latín na galicia tardomedieval (s.. XIII-XV) , en Estudios Galegos en Homenaxe ó Profesor Giuseppe Tavani, ed.. Elvira Fidalgo - Pilar Lorenzo, Santiago de Compostela, Xunta de Galicia, 1994, pp.. 169-185.. 188.. Expuse este punto de vista en De la cantiga de amor a la canción cuatrocentista: protohistoria de una forma fija , en Les formes fixes dnas la poésie du moyen-âge roman (1100-1500).. Colloque international, Paris, Université de la Sorbonne-Nouvelle-Paris III-CNRS, URA 1036 Histoire des structures linguistiques ibéro-romanes, 22-23 mai 1997, actas publicadasn en Atalaya, 8, 1997, pp.. 59-72.. 189.. Cito por la edición de A.. Gómez Moreno, El Prohemio e carta del Marqués de Santillana y la teoría literaria del siglo XV, Barcelona, PPU, 1990, p.. 190.. Concretamente de su canción Ay señora en que fiança , que puede verse en la edición de A.. Zinato, Macías.. L esperienza poetica galego-castigliana, ed.. Andrea Zinato, Venezia, Cafoscarina, 1996, n II, como fue ya señalado por R.. Lapesa, La obra literaria del marqués de Santillana, Madrid, Insula, 1957, p.. Para este aspecto me baso también en mi estudio de esta composición en mi Poesía española.. Edad Media: La lírica.. 191.. Remito nuevamente a mi estudio de esta composición.. 192.. Véase mi La canción de amor en el otoño de la Edad Media, Barcelona, PPU, 1988, pp.. 73-79 y, para el período precedente, mi A cantiga de amor, así como los estudios que publiqué sobre las dos composiciones citadas a los que he venido haciendo referencia contínuamente.. 193.. Para los criterios de selección seguidos por Baena véase mi ponencia La poesía es un arma cargada de futuro: Poética y propaganda política en el Cancionero de Baena , en el I Congreso Internacional sobre el Cancionero de Baena, Baena (Córdoba), 16 a 20 de febrero de 1999, actas en prensa.. 194.. Baste pensar, por ejemplo, que tampoco Portugal conservó lírica cortesana entre el Conde de Barcelos y la aparición del Cancioneiro Geral de García de Resende en 1516.. La producción erudita, moralizante y divulgativa de don Duarte y su tiempo establece un riguroso paralelismo ideológico con la literatura castellana del siglo XIV.. 195.. Es el tipo de poesía que podemos seguir en el Cancionero de Palacio (hoy en edición de A.. Álvarez Pellitero, Valladolid, Junta de Castilla y León, 1993), pero también en los de la familia aragonesa o italiana, antes que la obra de Santillana, Mena y sus seguidores impusiera en Castilla la moda latinizante del dezir alegórico..

    Original link path: /del-cancioneiro-al-cancionero-3
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Del cancioneiro al cancionero
    Descriptive info: Anterior.. Para una valoración más precisa de los aspectos métricos, partiremos de los versos ecdóticamente aceptables en la lectura del manuscrito.. (142).. ; de éstos, seis (vv.. 1, 15, 17, 18, 19 y 26) no presentan encuentros vocálicos que induzcan a error y permiten afirmar dos principios indudables: se ajustan por una parte al modelo del decasílabo trovadoresco tal como era practicado por la escuela galaico-portuguesa, con acento regularmente entre tercera y quinta sílaba (en este caso, en cuarta o quinta).. (143).. , por otra parte, al esquema del verso de arte mayor, formado por dos hemistiquios cuya estructura rítmica incluye obligatoriamente el patrón óooó / óooó cada uno de cuyos dos grupos rítmicos puede ser precedido y/o seguido de una o (generalmente) más sílabas átonas.. El resultado es un verso de medida silábica fluctuante.. (144).. , que ejercía a menudo una violenta acción sobre la tonicidad silábica de la lengua natural.. (145).. Tras haberse demostrado la falsedad de un posible precedente galaico-portugués.. (146).. , ésta puede ser una de las cantigas más antiguas en este metro.. De todos los versos enumerados, sólo uno, el 18, ofrece dificultades para la escansión rítmica del primer hemistiquio, que desaparecen por completo si recordamos que la partícula condicional era tónica en la lengua de los trovadores.. (147).. Si atendemos ahora a los versos con encuentros vocálicos, cuya interpretación en términos de métrica silábica depende enteramente de la aplicación de los criterios de elisión, sinalefa y hiato, un buen número de ellos queda reducido a decasílabos regulares, tanto si aplicamos los criterios de la métrica trovadoresca como los de la castellana: n 3, 9, 16, 21, 27, 28, 29 y 31 y todos ellos se ajustan también a las pautas acentuales del arte mayor.. En un solo caso, el v.. 29, el ritmo queda más netamente marcado si aplicamos los principios de la prosodia trovadoresca, aunque la violencia de acentuar métricamente una sílaba lingüísticamente átona no tiene nada de especial en la tradición de este verso.. Resulta dudosa el cómputo silábico de los vv.. 2 y 23, que, en todo caso, se explican mejor con paralelos trovadorescos; la prosodia y la métrica trovadoresca resultan necesarias para interpretar métricamente los vv.. 6, 22 y 30; sin embargo, la escansión trovadoresca estropea el ritmo del segundo hemistiquio del v.. 2 y del primer hemistiquio del v.. 23, mejora el de los v.. 22 y 30 y resulta indiferente en el v.. Es problemática la aplicación de la cesura en la medida de estos versos; si bien el copista la representó por un punto, como suele hacerlo en el Cancionero de Baena, en muchos de los versos el texto no la pide, o la pausa que introduce es muy leve.. Ni siquiera tenemos la seguridad de que deba imponerse el hiato a las vocales en contacto en esta posición, cuya aplicación modificaría negativamente la escansión del v.. 9 en el cuadro métrico precedente.. Más bien da la impresión de que nos hallamos ante una pausa medial de posición vacilante y a menudo poco marcada, otro punto en el que la métrico galaico-portuguesa se apartaba de la provenzal.. (148).. El conjunto de estas observaciones, y siempre con las precauciones necesarias ante la precariedad de este texto, parece sugerir que el autor conocía todavía, a pesar de lo avanzado de la fecha, los principios de la prosodia y la métrica galaico-portuguesas.. (149).. Hemos de considerar como muy probable que los copistas hayan modificado el modelo métrico del original; pero en tal caso lo habrían hecho acentuando su proximidad al verso de arte mayor y corrompiendo, probablemente, el cómputo del decasílabo, cuyo conocimiento debía ser ya escaso hacia 1400 pero resultaría nulo hacia 1460, cuando se ejecutó la copia que conservamos.. Para avanzar en esta línea deberían replantearse los problemas métricos del Cancionero de Baena a la luz de nuestros actuales conocimientos filológicos.. Creo que resulta ocioso ponderar la importancia de este dato; que el autor partiera de la cadencia del arte mayor no tiene nada de extraño: éste era el verso apropiado para la poesía seria y elevada en el Cancionero de Baena, y siguió siéndolo, con mayor o menor intensidad, durante todo el siglo XV.. No es tan frecuente que la aplicara a la sátira, y resulta excepcional, en el estado actual de nuestros conocimientos, que intentara reproducir, aunque fuese a partir de este esquema, la antigua cadencia silábica del decasílabo trovadoresco, desaparecido en el uso peninsular desde el colapso de esta escuela; por estas fechas, Imperial intentaría de nuevo su introducción, pero no a partir del precedente galaico-portugués, que le resultaba ajeno, sino de su equivalente italiano, el que se convertiría muy pronto en el endecasílabo de la tradición castellana moderna.. Quizá investigaciones posteriores permitan localizar nuevos casos de este tipo, pero por hoy resulta excepcional y, por tanto, históricamente muy significativo.. Tampoco la estrofa es demasiado frecuente en este momento; con versos de arte mayor.. (150).. , en el Cancionero de Baena aparece varias veces, en la pluma de Francisco Imperial respondiendo a Ferrán Sánchez Calavera (PN1-521).. (151).. , una pregunta de Ferrán Manuel de Lando (PN1-283), una respuesta a Imperial de Fray Alfonso de la Monja (PN1-246), una respuesta de Fray Lope del Monte a Villasandino (PN1-347), dos decires de Gómez Pérez Patiño (PN1-353.. (152).. , PN1-355), uno de Ferrán Sánchez Calavera (PN1-532) y una respuesta y una pregunta de diego de Valencia (PN1-508 y PN1-495), todos en castellano, y el Testamento en gallego del Arcediano de Toro (PN1-316).. La encontramos también en una composición atribuida a un portugués anónimo en el Cancionero de Gallardo de la Real Academia de la Historia.. (153).. , despareciendo en la poesía de cancionero posterior.. (154).. Con otros tipos de verso la usó repetidamente Juan de Dueñas, así como Garci Fernández de Jerena, Juan Agraz, cuatro veces Villasandino, Juan Alfonso de Baena, dos veces Álvaro de Cañizares, Pedro Carrillo y otros autores que raramente rebasan la frontera de 1450.. (155).. Se trata, por tanto, de una estrofa arcaizante, reducida, en su forma propia, a la capa más antigua de poetas de cancionero; nada tiene de extraño: nos hallamos ante el esquema abbacca, uno de los más usados por los trovadores gallegos: 297 veces, de los que 212 son combinaciones decasilábicas.. (156).. También en este sentido Pero Vélez de Guevara sabe buscar sus fuentes y recurrir a una estrofa que no sólo era arcaica por su filiación histórica, sino también por su morfología: la estructura de una primera parte divisible en dos miembros simétricos, más una segunda no divisible remonta a las pautas creadas por los trovadores provenzales, cuya organización supo definir Dante Alighieri en su De volgari eloquentia.. (157).. Muy al contrario, la estrofa tipo de la poesía de cancionero, las diversas variedades de la copla castellana, estaban basadas en la duplicación de un esquema bipartito: abba/abba o abba/cddc, de ahí su rareza en el siglo XV.. También algunas rimas tienen un intenso sabor trovadoresco; a partir de un rimario del Cancioneiro da Ajuda.. (158).. , observamos que en aquella colección faltan las rimas -ante, -eyes.. (159).. y -eron, y no es muy frecuente -ido (dos veces) ni -ade (seis veces), pero -ada aparece 41 veces,-er, 257 veces, -i, 820 veces, -ei, 823 veces,-or, 1072 veces y -ar, 1162 veces.. Sin embargo, en la poesía cuatrocentista podemos encontrarlas todas, y más en particular las primeras, si bien estos datos resultan difíciles de valorar si no discriminamos primero los textos gallegos de los castellanos.. (160).. A falta también de un rimario completo de la cantiga de escarnho resulta difícil valorar ajustadamente estos datos, pero no podemos olvidar que en este género no campo das rimas (.. ) a variedade é obtida a custa de lexemas desconhecidos dos cantares corteses de amor.. (161).. Sin embargo, esta cantiga no fue igualmente fiel a otros aspectos de la poética antigua; en general, los trovadores preferían las composiciones formadas por un solo juego de rimas que se repetían en todas las estrofas, mientras nuestro autor las cambia en cada estrofa.. Es cierto que así sucede la mayoría de las veces en la escuela galaico-portuguesa, que prefería este esquema conocido entre los provenzales como rims singulars.. Sin embargo, en todas las escuelas se exigía que, en este caso, todas las estrofas respetaran la misma posición de las rimas agudas y graves, lo cual no sucede aquí.. Quizá porque este  ...   diferencias de fondo entre todas estas composiciones impiden considerar un contacto directo entre ellas.. En cualquier caso, hay otro aspecto en el que Pero Vélez de Guevara se mantiene fiel a la tradición trovadoresca.. (181).. : evita o desconoce todos los motivos relacionados con la inferioridad moral inherente a la condición femenina, muy diferentes de la depravación hiperbólica característica de la cantiga de escarnho, que resultan inseparables de la tradición misógina trecentista y cuatrocentista.. (182).. , de honda raíz eclesiástica.. (183).. A la vista de todos estos aspectos, la cantiga de Pero Vélez de Guevara, gran señor de padres vascos y casado con una castellana, es el testimonio más fiel de la vieja cantiga de escarnho al margen de los grandes cancioneros trovadorescos; entre los escasos elementos atípicos que contiene, el más sorprendente es su datación.. El actual estado de la cuestión para la decadencia de la poesía trovadoresca acepta su desaparición definitiva a la muerte de don Pedro, conde Barcelos, pero subraya a su vez que desde el reinado de Alfonso XI aparecen en Castilla dos corrientes profundamente innovadores en esta tradición, ambas opuestas, cada una a su manera, a la escuela galaico-portuguesa.. Por una parte, la pérdida de sus tradiciones retóricas y genéricas, aunque se exprese en un gallego impecable, cuyo exponente más temprano sería Leonoreta fin roseta.. (184).. y cuyas últimas manifestaciones encontraríamos en esta época en las mejores obras de los escasos autores amorosos de fines de trescientos, las menos influidas por la koiné castellanizante; por otra, la tradición castellanizada, inaugurada con la cantiga del propio Alfonso XI.. (185).. , que se expresa en una lengua híbrida, impregnada a veces de barbarismos y ultracorrecciones.. (186).. Hasta hoy veníamos creyendo que la degeneración lingüística de esta escuela era causada por el progresivo abandono de la lengua gallega entre la aristocracia y la cúpula eclesiástica de este reino, en sensible incremento tras la entronización de los Trastámara.. (187).. que, en última instancia, provocó a su vez la ruptura del contacto entre el gallego hablado y la corte, de ahí el irreversible empobrecimiento en la expresión poética.. (188).. Según este cuadro, el declive habría culminado con el Marqués de Santillana, el último poeta en gallego.. Si en su Prohemio e carta, él, que lo sabía todo de poesía, afirma vagamente haber conocido en casa de su abuela Mencía de Cisneros vn grand uolumen de cantigas, serranas e dezires portugueses e gallegos, de los quales toda la mayor parte era del Rey don Donís de Portugal.. (189).. , cuando quiso componer en esta lengua no se inspiró en aquellos modelos clásicos, sino en una composición de Macías.. (190).. , y usó una lengua completamente distinta, más cargada aún de castellanismos que en sus precedentes inmediatos y más próxima a los usos gráficos del portugués coetáneo que del gallego del Cancionero de Baena, por no hablar de los trovadores que nunca demuestra conocer.. Quizá será el momento de preguntarnos si esta actitud no tendría algo de programa literario o de justificación teórica de quien, a fin de cuentas, había creado la poesía cortés castellana contra las corrientes dominantes en el período precedente, acabando para ello con todas las modalidades del gallego literario y de galleguización del castellano en la corte castellana.. En este contexto, la cantiga que acabamos de estudiar complica un tanto el panorama, pero lo enriquece considerablemente.. Si hacia 1400 era posible escribir en la corte castellana como lo hacía Pero Vélez de Guevara, con un conocimiento tan notable de la lengua, las técnicas compositivas y los motivos característicos de la tradición trovadoresca, hemos de deducir que la pobreza del gallego y su mixtificación con el castellano en no pocos autores no respondía o no siempre respondía a incapacidad ni a ignorancia, sino a un programa literario consciente.. Cabe interpretar que aquella lengua híbrida no era sino un intento de dignificar el castellano, carente hasta entonces de una tradición lírica propia, mediante la hibridación con el gallego, que sí había disfrutado de ella desde los lejanos tiempos de Alfonso VIII; en este sentido resulta elocuente cómo Santillana y sus seguidores, que acabaron definitivamente con la koiné galleguizante, iban a iniciar inmediatamente un nuevo proceso de hibridación, aunque tomando esta vez el latín como modelo y referente.. Por otra parte, el alejamiento de la tradición trovadoresca por autores como el anónimo de Leonoreta, / fin roseta, capaz de escribir en un gallego sin resquicios, no se debería a desconocimiento de sus gloriosos precedentes ni a incapacidad de seguir su ejemplo, sino al más simple deseo de innovación y originalidad, característicos del paso de los géneros trovadorescos a las formas fijas en todas las líricas europeas coetáneas.. He de subrayar en este sentido que los aspectos fundamentales de su técnica poética corren pareja con los cambios que hacia 1300 podemos observar en otras escuelas trovadorescas.. (191).. , aunque sus seguidores inmediatos, dejando de lado la seguridad de que gran parte de su obra se hubiera perdido, no siempre parecen haber estado a la altura de las circunstancias.. Por fin, la conservación y el conocimiento de las convenciones trovadorescas al filo de 1400 acaba con un pequeño enigma de historia literaria.. Hace años puse de relieve cómo la canción de amor cuatrocentista coincidía con la cantiga de amor en la exclusión de sustantivos concretos, que creaba en ambos casos un estilo de peculiar rarefacción, así como en el uso estructurador de los recursos conceptistas y de la repetitio retórica.. Los poetas del Cancionero de Baena, fieles continuadores en este punto de las novedades comunes a Leonoreta, / fin roseta y la cantiga de Alfonso XI, no sólo aceptaban los sustantivos concretos, sino que convirtieron el símil de la mujer con una flor en uno de sus recursos más emblemáticos.. (192).. , a la vez que dejaron de lado la articulación conceptista del poema en estructuras complejas.. Por otra parte, las figuras retóricas de repetición, que en la cantiga de amor tejían una densa red de correspondencias internas desde el principio al fin de la composición, degeneraron en un mero adorno del verso, del tipo de sufrí, / sufro, e atendo sufrer, por citar sólo un ejemplo bien conocido de Villasandino.. La conservación de un conjunto tan considerable de rasgos estructuradores de la cantiga de amor galaico-portuguesa en la canción castellana inducía a proponer una continuidad sin rupturas entres ambas escuelas, aunque el aparente desconocimiento de las convenciones de la antigua cantiga por los poetas de la escuela galaico-castellana y la aparente ignorancia de Santillana volvía incomprensible el mecanismo que habría permitido su transmisión desde fines del siglo XIII hasta comienzos del siglo XV.. Sin embargo, el escarnho de Pero Vélez de Guevara, por su fidelidad a los modelos antiguos, no puede ser fruto del azar; más bien parece la parte visible de un inmenso iceberg que la pérdida de la producción trecentista hizo desaparecer para siempre.. En otro lugar observé que Juan Alfonso de Baena entendía la poesía como un instrumento para la formación del gobernante, al mismo nivel de la estimación que en su tiempo tenían la historia y la literatura didáctica en general; de ahí su desinterés por los géneros tradicionales de la lírica amatoria en beneficio de la poesía doctrinal que, carente de tradición en gallego, se expresaba siempre en castellano.. (193).. Esta actitud se adapta magníficamente a la desvalorización de la tradición cortés y su sustitución por la literatura moral, religiosa y erudita que caracteriza los reinos de Castilla y Portugal durante el siglo XIV.. (194).. ; por otra parte permite suponer una minusvaloración social de la lírica que habría originado una inmediata rarefacción de la vida poética, pero también un notable desinterés por su conservación.. En cualquier caso, sea cual fuere la causa del eclipse lírico del siglo XIV, si los poetas del entorno de Enrique III conservaban un conocimiento cabal de la poesía antigua, como permite asegurar el escarnho de Pero Vélez de Guevara, nada tiene de extraño que los del primer período del reinado de su hijo Juan II.. (195).. , revitalizadores de la poesía cortés en Castilla, estuvieran en condiciones de asimilar y conservar en la canción algunos de las rasgos más sobresalientes de la cantiga de amor, aún cuando en sus planteamientos teóricos y en el conjunto de su producción rechazaran expresamente cualquier tipo de vinculación con aquellos precedentes, como parece haber sido la actitud de Santillana..

    Original link path: /revista/prologus-baenensis-1/del-cancioneiro-al-cancionero-2
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Un género que se resistió a desaparecer
    Descriptive info: Quál es aquel animal.. que después de ya ser muerto,.. por industria hartifiçial,.. de su cuerpo material.. 5 se sacan grande concierto?.. Y de tal suerte se haze.. y se ordena y se concierta,.. que al más triste más aplaze.. y al alegre satisfaze.. 10 y al que más duerme despierta.. El carnero, y de las tripas se haze las cuerdas de vihuela.. En obras muy primo, sotil ynventor,.. discreto y sabido y en todo acabado,.. suplíco[o]s que seades el sabidor.. de vna rrazón que no é alcançado:.. 5 quál es aquél más estimado.. y en mucha honrra de todos tenido?.. Tiénenlo todos por muy aviltado, [sic].. quien lo parió por más aborrido,.. es vençedor y queda vençido,.. 10 es atormentado con mucho conçierto,.. él nos da vida, él es el muerto,.. quién es aquéste tan dolorido?.. RESPUESTA.. Quisiera más cerca tener un fauor.. de aquel Juan de Mena poeta nonbrado,.. para pod[e]r por estilo mejor.. volver la rrespuesta de vuestro mandado.. 5 Y aquel pod[e]r de Christo sagrado.. por orden diuina dexó proveydo.. que fuese a nos demostrado debaxo.. de aquel su cuerpo [en tierra] metido.. Tanbién a nosotros nos á sostenido.. 10 con ese formento criado en su huerto,.. que es su morada en campo desierto,.. mas esa rrazón á poblado traído.. [sic].. Fin.. Hermosa naçí muy tierna,.. entre las hojas y flores,.. con el sol y la marea.. é perdido mis colores.. 5 Házenme menos onores.. que me besan en la boca,.. hecho chorro como loca.. y doles dos mill sabores.. = La calabaça.. Dezí, cauallero de noble naçión,.. a mí que pregunto con sobra de zelo,.. quál es la cosa que sin corruçión,.. sería en el monte, según opinión,.. 5 cubierta de blanco no lexos del sol,.. y como roçío que cae del çielo.. mutiplicando, bibiendo descreçe,.. y quando muere, sin otro reçelo,.. en partes diversas por fiestas pareçe.. RRESPUESTA.. Mostráis me tener muy grande afiçión,.. queréis publicar lo poco que siento,.. queréisme tomar con vuestra rrazón.. así como hazen al nuevo falcón.. 5 que suele con premio venir al siñuelo.. Pero aunque pudiera dezillo apelo,.. porque en dezillo mi seso discreçe,.. es enemiga del luto del duelo.. la grana que a março contino pareçe.. Sólo hemos pretendido dar una noticia de la supervivencia del género en cuatro misceláneas, esperando que futuros estudiosos continúen el rastro por las cuantiosas fuentes del Siglo de Oro.. Desde el Cancionero general hasta finales del XVII podrá hallarse una buena cantidad de testimonios que permitan el estudio detallado de la pregunta a través de varios siglos y la razón de su existencia fuera de su contexto histórico.. Para facilitar tal labor, damos santo y seña de otros manuscritos donde se copiaron dichos poemas.. [12].. [1].. La base de datos Bibliografía de la Poesía Áurea es un proyecto digital patrocinado por la National Endowment for the Humanities y las Universidades de Denver y de Cleveland.. El germen de la  ...   literatura española en homenaje a Brian Dutton.. de Ana Menéndez Collera y Victoriano Roncero López.. Cuenca: Universidad de Castilla-La Mancha, 1996, pp.. 367-418; La continuidad de la poesía del XV en cancioneros del XVI en Juan Alfonso de Baena y su cancionero.. Serrano Reyes y Juan Fernández Jiménez.. Baena: Ayuntamiento, 2001, pp.. 213-258; Pervivencias y metamorfosis.. Poesías del XV en un centenar de manuscritos del Siglo de Oro en Diccionario filológico de literatura medieval española.. Textos y transmisión.. Castalia: 2002, pp.. 1063-1066.. De reciente aparición es el importante estudio de Ramón Morillo-Velarde Pérez, Conectores argumentativos en el diálogo cancioneril en Cancioneros en Baena.. Actas del II Congreso Internacional Cancionero de Baena.. In memoriam Manuel Alvar.. Baena: Ayuntamiento, 2003, pp.. 80-117.. [5].. Hacia 1570 un poesías varias copia preguntas sacadas del Cancionero de Baena, véase nuestra edición Cancionero de poesías varias.. Manuscrito No.. 617 de la Biblioteca Real de Madrid.. Madrid: Visor Libros, 1994.. [6].. En los manuscritos más inesperados o en los folios menos propicios se copiaron adivinanzas.. Uno de los más característicos es el MN 3895 que contiene una extensa lista de acertijos con las respuestas copiadas de derecha a izquierda.. [7].. El poema 5 se introduce como Pregunta de Salazar a don Carlos y el 6 como Respuesta de don Carlos.. Estos epígrafes ya no figuran en el manuscrito del XVII.. La preguntas del Cancionero general se imprimieron en los folios 150v-160v: Aquí comiençan todas las preguntas de este cancionero.. [8].. Primera parte de Diana Enamorada.. Con cinco libros que prossiguen los siete de la Diana de Iorge de Monte Mayor.. Compvesto por Gaspar Gil Polo.. Valencia, Ioan Mey, 1564, folios 126-131.. Ed moderna de Francisco López Estrada, Madrid, Castalia, 1987.. [9].. Sean ejemplos las siguientes quesicosas del ms NVE I-E-37:.. Varias quesicosas.. Quál es la red más tegida.. cuyos nudos no se ven.. y los desata vna vida?.. Y lo que ay más que admirar,.. que vnos rabian por salir.. y otros rabian por entrar: El matrimonio (f.. 3).. Quién es aquel esforzado.. que solo puede vencer.. pero yendo acompañado,.. aunque vaya bien armado,.. no tiene tanto poder?.. Y al tiempo de su nacer.. sale cubierto de vello,.. después déjalo caer,.. porque biene a parecer.. más hermoso que con ello: El vino (f.. 6v).. [10].. Cancionero sevillano de Lisboa.. Poesías varias de diversos Authores em castelhano.. (LN F.. Cod.. 3072).. Labrador Herraiz, Ralph A.. DiFranco, Antonio López Budia.. Prólogo de Begoña López Bueno.. Sevilla: Universidad, 2003.. [11].. Como indicamos, ambas versiones son casi idénticas en los dos manuscritos, aquí transcribimos la versión del códice de Palacio.. Otras fuentes: MN 1317, MN 7746, MP 570, MP 644, MRAE RM 6212, MRAE RM 6226, NH B 2388.. También se dan en impresos de la época.. Por último, agradecemos el apoyo financiero del College of Arts and Sciences de CSU y del Faculty Research Fund de DU que nos permite tener en microfilmes los textos que hemos utilizado..

    Original link path: /revista/prologus-baenensis-1/un-genero-que-se-resistio-a-desaparecer-2
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Un género que se resistió a desaparecer
    Original link path: /un-genero-que-se-resistio-a-desaparecer-2
    (No additional info available in detailed archive for this subpage)

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Continuidad de la poesía del siglo XV en cancioneros del XVI
    Descriptive info: Continuidad de la Poesía del XV.. 3.. A mediados del siglo se difundió la glosa Bellas pudo Dios criar , que encontramos en el florentino B.. R.. 344, 1, regalo de bodas de un anónimo galán castellano -según Gotor- a la duquesa de Florencia doña Leonor de Toledo.. Es una versión larga de doce estrofas que desarrolla los consabidos tópicos del amor cortés.. Otro códice, el MN 7075 (i), 46v, también de hacia 1550, copió con variantes otra glosa, esta vez va dirigida a favor de doña Joana de Aragón muger del Sr.. Ascanio Colona : ambas coinciden en las dos primeras estrofas, mientras que las dos siguientes son creación propia de este glosista.. Hacia 1575, el compilador del llamado Cancionero toledano, [MN 17.. 689], se propuso reunir un par de glosas de la bella , y tomó del Cartapacio de Pedro de Lemos [MP 1577(1)], 109, Quando nos quiso mostrar / todo su poder Natura.. (61).. y de los mss.. MN 7075 y FN B.. 344 las dos primeras estrofas Dios bellas pudo criar y La ventaja que el despierto , las dos siguientes son de su propia invención.. La versión del Toledano se volvería a copiar en el parisino PN 373, 71 (ca, 1585), pero esta vez la glosa es una pieza de don Diego de Carvajal.. (62).. El afamado músico y poeta Jorge de Montemayor (1520?-1561) abrió su Cancionero (1554, y las eds.. de 1562, 1575 y 1580) copiando sus propias glosas hechas a viejas letras ajenas, algunas tan extendidas como No hallo a mis males culpa y Justa fue mi perdición.. No se le olvidó incluir la bella , con la glosa Bien acertara Natura en la que explica cómo el agravio y la desdicha de la hermosa se deben a los extremos de Fortuna y de Natura, aquélla maltratándola con un baxo marido y ésta haciéndola tan excepcionalmente bella que es tan linda y única como una rosa entre las flores.. En la última década del siglo, en 1590, pasó al Cartapacio de Ramiros Cid y Piscina, MP 1580, 166, y, en 1595, al Cancionero de Gabriel de Peralta, MN 4072, 22, en el primero mal atribuida a Juan de Castro y en este último bien atribuida a Montemayor.. (63).. A medida que la transmisión glosística discurre por los cauces de la imaginería trovadoresca al uso, la bella se fue enriqueciendo con diferentes matices y plegándose a nuevos conceptos: el mismo Montemayor la volvió a glosar en tono jocoso: Señora, no tanto amén , y en esta ocasión dirigió el poema a una fea que mandó glosar la bella malmaridada ; el carácter de la pieza exigía que la pusiera entre las obras de burlas de su cancionero, y así lo hizo.. Años después, el linarense Pedro de Padilla escribiría también una glosa a otra mujer poco agraciada, Feas pudo Dios criar , que imprimió en su Romancero del año 1583.. Esta moda de cantar a damas feas estuvo muy extendida en el siglo XVI; en este caso, la bella dio pie a varias glosas que recogió Morán de la Estrella, una de ellas fue la que imprimió Hidalgo en 1610 entre las obras del insigne caballero Diego Hurtado de Mendoza,.. (64).. la otra viene a continuación en el Cartapacio tras el enigmático epígrafe Otra glosa para fea d[e] C.. D.. M.. , cuya primera estrofa transcribimos:.. Natura quiso mostrarse.. vella haciendo muchas vellas,.. y al cabo de todas ellas.. determinó de enfadarse.. y haçer borrones entrellas.. Siendo vos la más borrada.. de quantas acá hiço Dios.. y aun con el diablo casada,.. será questión bien dudada.. cuál á de ser, él o bos,.. la vella malmaridada.. (65).. Pero hemos de regresar a mediados de siglo.. Sepúlveda incluye en sus Romances nuevamente sacados, de 1551, la reelaboración del romance que se diseminará con 54 versos y que proporciona el punto de partida para la comedia de Lope (McGrady, p.. 22).. El año 1554 -el mismo en que salieran en Amberes, en casa de Juan Lacio, las Obras de George de Montemayor- Esteban de Nágera publicó en Zaragoza su Cancionero general de obras nuevas, y en el segundo y tercer puesto de su colección se apresuró a glosar Las tristes lágrimas mías y La bella malmaridada.. Nágera incluyó en el f.. 15 la glosa nueva Hízoos de tan alto ser , en la que Juan Coloma.. (66).. continúa elaborando los consabidos tópicos de la poesía trovadoresca:.. Y quando lo que seruí.. no fuere en cuenta tomado,.. tomá lo que padescí.. y por quien más no ha penado,.. vida, no dexéys a mí.. (67).. La composición pasó hacia 1560 al Poesías varias [MN 1132, 44], códice con visos petrarquistas y talente parecido al impreso de Nágera.. (68).. También a mediados de siglo podemos documentar el origen de una nueva glosa que tuvo una aceptación extraordinaria: Quando nos quiso mostrar / todo su poder Natura.. Se halla hacia el año 1555 en el Cartapacio de Pedro de Lemos, 109, por el año 1575 en el Toledano, 74v, en el parisino PN 373, 71, (ca.. 1585) y en el portugués LN F.. G.. 3072, 105v, códice de la última década del siglo, entre otras glosas de Montemayor y Silvestre.. El ms.. PN 373 atribuye la pieza a don Diego de Carvajal.. Fue por esas fechas también cuando la conocidísima copla, tan glosada por unos y otros, empezó a fatigar la paciencia de algunos lectores, entre otros la del conocido poeta Silvestre, cuya glosa Qué desventura ha venido , satirizando el abuso de los falsos trovadores en cuyas manos había caído la triste bella, se imprimió en el folio 391v del Cancionero general de 1557 y se reimprimió en 1573.. De la edición de 1557 debió haber pasado al cancionero MP 1577.. (1).. (ca.. 1555), el cual reúne varias glosas de la bella.. Esta sátira tuvo mucha aceptación, a juzgar por los testimonios que encontramos en las Obras de Silvestre (1582, 1599), 178v, en PN 372, 178v (ca.. 1580) y en el Cancionero sevillano de Nueva York, 220 (entre 1580-1590).. A mediados de los setenta circulaba otra nueva glosa que aparece copiada, por primera vez que sepamos, en el manuscrito de Roma, Vaticana 1635, 4v: Hanse en mi favor mostrado.. Aunque en ese códice se copió sin atribución, en el cartapacio del zamorano Francisco Morán de la Estrella esta glosa está firmada por Pedro de Lemos, otro poeta, como Morán, a caballo entre Salamanca y Toro (MP 531, 77).. Esta autoría queda enturbiada cuando el ms.. PN 373, 85, contemporáneo del Cartapacio de Francisco Morán de la Estrella, atribuye la misma glosa al conocido poeta don Bernardino de Ayala.. (69).. La autoría se complica todavía más cuando el Cancionero de Gabriel de Peralta,.. (70).. MN 4072, 21v, recogió la misma glosa y se la atribuyó a Burguillos.. (71).. Muy a finales del XVI, el códice LN F.. 3072, que reunió cuatro glosas, acaso las más cotizadas del siglo, incluyó entre ellas Hanse en mi favor mostrado.. En el siglo XVII, en el ms.. MN 3888, 280v (entre 1595 y 1630), todavía encontramos copiada esta disputada glosa.. Si la tan traída y llevada composición producía cansancio en algunos, en otros servía de excusa para continuar creando nuevas glosas, o para espigar en la letra algún versito que luego incrustaban en nuevas ensaladas, otro género muy de moda en ambientes urbanos por esas fechas.. Los poemas del valenciano Juan Fernández de Heredia, por ejemplo, se extendieron de forma manuscrita en dos códices de mediados del XVI (Bibl.. Arturo Sedó y MN 5593, 81), se volvieron a copiar en el último tercio del siglo (MN 2621, 89v) y aparecieron también impresos en 1562 cuando su hijo Luis encargó el libro a Juan Mey, de cuyo taller salieron Las obras de Ioan Fernández de Heredia, assí temporales como espirituales, entre las que se encuentra el Diálogo entre amo y moço por mandado de vna señora, y en el cual se inserta la copla en la p.. Otro valenciano y amigo, el músico Luis Milán, publicó, un año antes, El cortesano, donde dejó constancia (p.. 398) de la popularidad de la copla, la cual era cantada en la calles por los ciegos.. (72).. y en los palacios por los músicos cortesanos invitados a amenizar las fiestas de las nobles damas valencianas: una de las coplas que se cantó por principio de la dulce cena fue Para quien falta mi pluma , en la que introduce la variante del segundo verso para dos lindos que vi.. La glosas de la bella había adquirido un tono burlesco a finales de siglo.. (73).. El humor y la burla, características que se hallan en un elevado número de poemas del XV, son también una constante en la poesía del último tercio del siglo XVI: dos poemas alcanzaron gran popularidad y en ambos hay referencia a la bella.. Uno es el Testamento de Celestina, jocoso e irreverente adiós con el que Celestina se despide de este mundo; y el otro son las coplas de disparates Parió Marina en Orgaz.. Mención aparte merece el tratamiento ingenioso de la bella para crear unas canciones relativas a fray Luis de León y el durísimo enfrentamiento con el maestro Domingo de Guzmán y los dominicos a propósito de la oposición de la cátedra de Biblia en la Universidad de Salamanca.. (74).. Jerónimo de los Cobos, estudiante y teólogo, glosó la vieja y conocidísima copla con el gracejo y la ironía que se pueden esperar de un universitario:.. No curo de las ovejas.. de Mingo ni su ganado;.. de Luis quiero el cayado.. por tener tras las orejas.. un pastor bien avisado.. Enfadóme el tartajear.. de Mingo quando le oý,.. mas al que yo me rendí.. tiene gracia, en el hablar,.. de las más lindas que vi.. (75).. Entre 1580 y 1590, podríamos fechar cinco fuentes que se destacan por el excepcional número de glosas de la bella que recogen sus folios.. La publicación de las Obras de Silvestre el año 1582, donde se reunió una breve justa en torno a la malmaridada, parece que tuvo una importancia significativa para propagar la canción, a la vez que la misma se difumina en la tradición lírica aunque no llega a desaparecer, como veremos más adelante.. (76).. El impreso de Silvestre recoge las siguientes glosas:.. Folio 110: Glosa de la bella: Qué desventura ha venido.. Folio 111: Otra de un fraile contra ella: Muy grande locura ha sido.. Folio 111v: Otra de Luis de Soto contra ésta: Qué donoso casamiento.. Folio 112v: Otra del licenciado Ximénez: Casi estoy maravillado.. Folio 113v: Respuesta de Silvestre: Que os fatigue la bella.. Folio 272: Gran cosa es el alma mía.. Hacia 1582-85, el manuscrito PN 372, tal vez influido por la reciente publicación del libro, copió tres glosas de las Obras (175v, 177, 178v y 278v, ) y añadió una más: El bien de su natural (276v).. Por la mismas fechas, reflejo del ambiente universitario salmantino y al margen de la polémica suscitada por Silvestre, el Cartapacio de Francisco Morán de la Estrella (MP 531).. (77).. recoge varias glosas muy de moda esos años y añade la parodia de la bella con motivo de la oposición a cátedra entre fray Luis de León y fray Domingo de Guzmán.. Otro manuscrito que muestra un claro interés en reunir varias composiciones, conocidas unas nuevas otras, es el PN 371, también fechable hacia 1585.. Finalmente, destaquemos el MP 1580, ya de la última década del siglo, que reúne cuatro glosas, dos de ellas divinizadas y otras dos de Juan de Castro y de Silvestre respectivamente.. A finales de siglo, la bella no desaparece de la lírica, pero prefiere salir en las tablas, se refugia en el teatro.. Lope de Vega llevará la delantera con su comedia La bella malmaridada de 1596, luego vendrán Tirso y Calderón.. Pero, aún en 1627, vuelve a aflorar con nueva glosa de Diego Espejo en el Cancionero antequerano.. (78).. Todavía en el siglo XX, la vieja copla permanece en la memoria colectiva del pueblo que se resiste a olvidarla.. Ana Valenciano ha recogido versiones de la vieja canción en la tradición oral gallega.. (79).. Michel García ha afirmado que fifteen-century poetry exists only because it was collected in the cancioneros, including that of Hernando del Castillo (p.. 56).. La variopinta lírica popular anterior al XV, y del XV mismo, nos ha llegado precisamente por el interés de los poetas del XVI que se ocuparon de ella y se apresuraron a guardarla.. Se nota en el XVI la clara voluntad de no perder las viejas canciones, deseo que se evidencia en el enriquecimiento con el que los poetas acompañaron a las simples letrillas heredadas: cabeza antigua con cuerpo nuevo, revestido de coloridos ropajes nacionales e importados.. Los poetas del XVI, al glosar las antiguas coplas ajenas, las adaptan al gusto del lector de su tiempo que se siente reflejado en ellas.. En definitiva, las viejas letras, al ir arropadas en nuevas y múltiples glosas, o siendo pretexto de inspiración para nuevas creaciones, adquieren así actualidad, y como consecuencia, la poesía del XV, sin dejar de serlo, se convierte en poesía del Siglo de Oro.. (80).. Bibliografía.. Alín, José María, y Barrio Aalonso, María Begoña.. El cancionero teatral de Lope de Vega.. Londres: Tamesis, 1997.. Alonso, Dámaso, y Blecua, José Manuel.. Antología de la poesía española.. Lírica de tipo tradicional.. Madrid: Gredos, 1960.. Alonso Getino, Luis G.. Anales salmantinos, II.. Nueva contribución al estudio de la lírica del siglo XVI.. Salamanca: RAE, 1929.. Álvarez Barrientos, Joaquín.. Literatura y economía en España.. El ciego.. Bulletin Hispanique (1989), 313-26.. Anglés, Higinio.. La música en la corte de Carlos V.. Barcelona: CSIC, 1944.. Armistead, Samuel G.. , y Silverman, Joseph H.. El antiguo romancero sefardí: citas de romances en himnarios hebreos.. (Siglos XVI-XIX).. NRFH, xxx (1981), 453-512.. Avenary, Hanoch.. Cantos españoles antiguos mencionados en la literatura hebrea.. Anuario Musical, Barcelona (1971), 67-79.. Barrientos García, José.. Fray Luis y la Universidad de Salamanca.. Madrid: Ediciones Escurialenses, 1996, pp.. 593-675.. Beltran Pepió, Vicenç.. Poesía tradicional: Ecdótica e historia literaria.. En Lírica popular / Lírica tradicional.. Lecciones en homenaje a Don.. Emilio García Gómez.. de Pedro M.. Piñero Ramírez.. Sevilla: Universidad / Fundación Machado, 1998, pp.. 113-135.. Tipología y génesis de los cancioneros: El Cancionero de Juan del Encina y los cancioneros de autor.. En Humanismo y Literatura en tiempos de Juan del Encina.. Salamanca: Universidad, 1999, pp.. 27-54.. Tipología y génesis de los cancioneros.. Las grandes compilaciones y los sistemas de clasificación.. Cultura Neolatina, lv (1995), 233-65.. Typology and Genesis of the Cancioneros: Compiling the Materials.. En Poetry at Court in Trastamaran Spain, pp.. 19-46.. Blanco, José Joaquín.. Arqueología de la lírica.. En Homenaje a Margit Frenk.. Eds.. José Amezcua y Evodio Escalante.. México: UAM-UNAM, 1989, pp.. 55-76.. Blecua, Alberto.. Algunas notas curiosas acerca de la transmisión poética española en el siglo XVI.. Boletín de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, xxxii (1967-68), 113-38.. Juan Sánchez Burguillos, ruiseñor menesteroso del siglo XVI , en Homenaje al Profesor Francisco Yndurain.. Madrid: Editora Nacional, 1984, pp.. 71-103.. Perdióse un quaderno sobre los cancioneros de Baena.. Anuario de Estudios Medievales, ix (1974-1979), 229-66.. Blecua, José M.. De nuevo sobre el cancionero de Gabriel de Peralta.. En Homenaje a Álvaro Galmés de Fuentes, ii.. Oviedo: Universidad/Madrid: Gredos, 1985, pp.. 277-300.. Imprenta y poesía en la Edad de Oro.. En Catálogo de la producción editorial barcelonesa, 1963-1964, pp.. 55-67.. Reproducido en Sobre la poesía de la Edad de Oro.. (Ensayos y notas eruditas).. Madrid: Gredos, 1970, pp.. 25-43.. Un interesante cancionero del siglo XVI: El manuscrito 3902 de la Biblioteca Nacional de Madrid.. En Serta Philologica.. Lázaro Carreter, II.. Estudios de literatura y crítica textual.. Madrid: Cátedra, 1983, pp.. 67-90.. Cacho, M Teresa.. Quevedo, los bailes y los cancioneros musicales mediceos.. En Actas del Congreso Internacional de Literatura y Música.. Valladolid, 1995, pp.. 275-86.. Apuntes sobre la fiesta popular en Góngora.. En Da Góngora a Góngora.. de Giulia Poggi.. Verona, 26-28 ottobre 1995, Edizioni ETC, pp.. 163-77.. Calderón, Manuel.. La lírica de tipo tradicional de Gil Vicente.. Alcalá: Universidad, 1996.. Madrid: Visor Libros, 1993.. Cancionero de obras provocantes a risa.. de Juan A.. Bellón y Pablo Jauralde.. Marid: Akal, 1974.. de Frank Domínguez.. Valencia: Albatros Hispanófila, 1978.. Cancionero de poesías varias.. Manuscrito 3902 de la Biblioteca Nacional de Madrid.. de Ralph A.. DiFranco y José J.. Labrador Herraiz.. Cleveland: Cleveland State University, 1989.. de José J.. Labrador Herraiz et alii.. Madrid: El Crotalón, 1986.. Cancionero musical de la catedral de Segovia.. de Víctor de Lama de la Cruz.. [s.. ]: Junta de Castilla y León, 1994.. Cancionero musical de los siglos XV y XVI.. de Francisco Asenjo Barbieri.. Madrid: Tipografía de los Huérfanos 1890.. Cancionero sevillano de Nueva York.. de Margit Frenk et alii.. Sevilla: Universidad, 1996.. Cancioneros spagnoli a Milano.. de Giovanni Caravaggi.. Firenze: La Nuova Italia, 1989.. Caro Baroja, Julio.. Ensayo sobre la Literatura de Cordel.. Madrid: Istmo, 1990, pp.. 56-70.. Cartapacio de Francisco Morán de la Estrella.. DiFranco et alii.. Madrid: Patrimonio Nacional, 1989.. Castillejo, Cristóbal de.. Obras, ii.. de J.. Domínguez Bodona.. Madrid: Espasa  ...   en el poema Lucifer y sus privados , Ave María sagrada / de las más lindas que vi.. si habéis de tomar amores / vida no dejéis a mí (Rodríguez-Moñino, Nuevo diccionario, núm.. 25; G.. Piacentini, Romances en , núm.. 41; Pliegos poéticos españoles de la British Library, i, núm.. 2).. López Alonso [Aranda, Luis de]Glosa peregrina, Madrid, Biblioteca Nacional, R-3637 en el poema Lucifer y sus privados , Ave María sagrada / de las más lindas que vi.. 27; G.. 41; Pliegos góticos de la Biblioteca Nacional, ii, núm.. 80).. 1560 MN 2882, 368, con la glosa La muy prudente natura (Cancionero de Juan Fernández, núm.. 863).. 1561 Milán, El cortesano, jornada ii, Dixo don Francisco: Don Diego, n os maravilléis deso, que la señora doña Ana se burla de todos por ir de veras con uno, y es su marido, que lo quiere tanto, que hizo apedrear a su Montagudo una noche porque le hacía cantar a la puerta: La bella malmaridada a un ciego (Milán, Libro intitulado, p.. 121) y jornada vi, en el poema Para quien falta mi pluma , Más linda que Cleopatra / de las más lindas que vi y para dos lindas que vi (Milán, Libro intitulado, pp.. 395 y 398).. 1562 Montemayor, Cancionero, 165, A una fea que mandó glosar La bella malmaridada, con la glosa Señora, no tanto amén (Jorge de Montemayor.. 702).. 1562 Gil Polo, Diana enamorada, con la glosa Amor, cata, que es locura (Diana enamorada, p.. 206).. 1566 Aranda, Glosa peregrina, Barcelona, Biblioteca de Catalunya, Esp.. 88 en el poema Lucifer y sus privados , Ave María sagrada / de las más lindas que vi.. 26, G.. 41; Pliegos poéticos del s.. XVI de la Biblioteca de Cataluña, núm.. 1).. 1566 Los nueve libros de las Habidas, Ni a la mal maridada glosas hago dice en su Epístola.. a Don Melchor Enrico, su maestro en artes (B.. Gallardo, i, núm.. 231, col.. 259).. 1570 MP 617, 165v con la glosa de Deán de Plasencia Lucero resplandeciente (Cancionero de poesías varias, núm.. 170).. 1570-1580 RV 1635, 4v, con la glosa Hanse en mi favor mostrado.. 1570-1580 TC-LM, 289, Otra sola a la bella, El sino que te faltó , y 296 con la glosa de Alcázar Pues que tenéis entendido.. 1575 MN 3806, 151v, con la glosa Por que fuistes venturosa ; 153v, con la glosa Puso la naturaleza.. 1575 MN 17.. 689, 23, en Mozuela paporroncita v.. 3 la más linda que miré y v.. 44 la más bella que miré ; 74, con la glosa Cuando nos quiso mostrar ; 74v, con la glosa Bellas Dios pudo criar.. 1580 Fray Bartolomé Ponce, Primera Parte de la Clara Diana, Libro i, 30, con la glosa Queriendo el hijo de Dios y Libro iii, 148v, con la glosa Santa planta consagrada , y en la ed.. de 1599.. 1580 PN 372, 175v, con la glosa Casi estoy desesperado ; 177, con la glosa de Silvestre Que os fatigue la bella ; 178v, con la glosa de Silvestre Qué desventura ha venido ; 276v, con la glosa El bien de su natural ; 278v, con la glosa de Silvestre Qué desventura ha venido.. 1580-90 NH B 2486, 220, con la glosa de Silvestre Qué desventura ha venido y 223, con la glosa Queriendo mostrar natura (Cancionero sevillano, núms.. 433, 445).. 1582 Silvestre, Obras, 110, y en las eds.. de 1592 y 1599 Glosa de la bella Qué desventura ha venido ; 111, Otra de vn frayle, contra ella Muy grande locura ha sido ; 111v, Otra de Lvys de Soto, contra esta Qué donoso casamiento (F.. Rodríguez Marín, Luis Barahona de Soto, p.. 584); 112v, Otra, del licenciado Ximénez Casi estoy maravillado ; 113v, Respvesta, de Silvestre Que os fatigue la bella ; 272, con la glosa Gran cosa es el alma mía ; y MN 3778, 58v, 59, 59v, 60, 123, copia manuscrita del XIX de las Obras de 1592.. 1582 Romero de Cepeda, Obras, 139, Nueva guerra en muy graciosos disparates que glosan romances viejos, La bella mal maridada / de las más lindas que vi (G.. 116; M.. Gauthier, De quelques jeux , p.. 422).. 1583 Padilla, Romancero, 24v, con la glosa Naturaleza esmerar ; 245v, con la glosa Feas pudo Dios criar ; 246v, con la glosa Gran razón tiene la bella (Romancero, pp.. 437-41).. 1585 MP 531, 62, con la glosa de Hurtado de Mendoza Al tiempo que el cielo quiso ; 62v, con la glosa Natura quiso mostrar ; 77, con la glosa Hanse en mi favor mostrado , atribuida a Pedro de Lemos; 134, con la glosa de Jerónimo de Cobos Luis y Mingo pretenden ; 134v, con la glosa de Jerónimo de Cobos Dos pastores sobre apuestas (Cartapacio de Francisco Morán, núms.. 306, 307, 368, 656, 657).. 1585 PN 373, 71, con la glosa O es defecto de natura ; 84, con la glosa Cuando nos quiso mostrar , atribuida a don Diego de Carvajal; 85, con la glosa Hanse en mi favor mostrado , atribuida a don Bernardino de Ayala; 86, con la glosa Cuán desdichado estado ; 135v, con la glosa La bella que Dios crió ; 192, con la glosa Durmiendo anoche soñaba.. 1586 MP 973, 92, con la glosa de Jerónimo de Cobos, Luis y Mingo pretenden , y 92v, con la glosa de Jerónimo de Cobos Dos pastores sobre apuesta.. 1590 MN 2621, 89v, Chiste a vna dama casada y prenyada, menos contenta de su marido que de vn seruidor que estando en la calle y su dama a la ventana aguardando a su marido passan las palabras que en el chiste se contienen Soy garridica / y vivo penada / por ser mal casada / Quien se para a escuchar y 98, en el chiste de Juan Fernández de Heredia, Vos habéis perdido el seso , La bella mal maridada / de las más lindas que vi / miémbresete cuán amada / señora fuiste de mí (Juan Fernández de Heredia.. 1590 MP 1580, 96, con la glosa a lo divino Alma bella conoced ; 104v, con la glosa a lo divino Alma Dios te quiso hacer ; 166, con la glosa Bien acertara natura , atribuida a Juan de Castro; 170v, con la glosa de Silvestre Gran cosa es el alma mía.. 1590-1595 Lope de Vega, Los locos de Valencia, i, escena viii, Floriano: Quién en mi mal os desvela, / la bella malmaridada? / Pido azúcar y canela, / y daisme paja y cebada (Comedias escogidas de Lope de Vega, i, ed.. Hartzenbusch, Madrid, Atlas, 1946, p.. 119).. 1590-1600 LN F.. 3072, 27v, con la glosa de Silvestre Qué desventura ha venido ; 28, con la glosa de Montemayor Bien acertara natura ; 84v, con la glosa Cuando nos quiso mostrar ; 105, con la glosa Hanse en mi favor mostrado.. 1590-1600 MiT 994, 17v, con la glosa Envidiosa falsa avara.. 1593 Romances nueuamente compuestos por Andrés López, sin localizar (Rodríguez-Moñino, Nuevo diccionario, núm.. 271).. 1593 MN 6001, 267v, con la glosa Imagen toda hermosa.. 1595 MN 4072, 21v, con la glosa Hanse en mi favor mostrado , atribuida a Burguillos; 22, con la glosa de Montemayor Bien acertara natura ; 22v, con la glosa de Montemayor Señora, no tanto amén.. 1595-1610 MN 3968, 175, con la glosa del licenciado Jiménez Casi estoy desesperado ; 175v, con la glosa de Silvestre Que os fatigue la bella.. 1595-1620 MRAE E-41-6880, 47, con la glosa Dama triste y querellosa.. 1595-1630 MN 3888, 280v, con la glosa Hanse en mi favor mostrado.. 1596 Lope de Vega, La bella malmaridada, I, Si para ser mal casada / tal hermosa os hizo Dios, / bien se dirá que sois vos / la bella malmaridada.. de las más lindas que vi.. /.. si habéis de tomar amores.. no dejéis por otro a mí (La bella malmaridada ed.. de D.. McGrady y S.. Freeman, Charlottesville, Biblioteca Siglo de Oro, 1986, versos 495-514).. 1598 EM Ç-III.. 22, 113v, con la glosa de Padilla Naturaleza esmerar (Zarco, Un cancionero bilingüe , pp.. 444-45, núm.. 53).. XVI principios MN 5593, 81 Otro chiste de una dama casada y preñada menos contenta de su marido que de un seruidor que estando en la calle y su dama a la uentana aguardando a su marido pasan la platica que en el chiste escriue Soy garridica / y vivo penada / por ser mal casada / Quien se para a escuchar.. 1600 MN 22.. 028, 207v, con la glosa Si en el paraíso criada (Poesías de Fray Melchor de la Serna, núm.. 187).. 1600 WLC, D.. Sebastião, 148, en la ensalada atribuida a Fernando Correa A quien saber de mi espera / vuestra merced le responda / que mi padre era de Ronda / y mi madre de Antequera.. / De más desto le dezí / qu era mi madre casada / la bella malmaridada / de las más lindas que vi.. 1600-1610 EP CXIV/ 2-2, 53v, A este cantar uelho Doña bella [ mal maridada] , Ansy que aquella hermozura de Sâ de Miranda (Cancioneiro de Corte, núm.. 48 y Poesias de Francisco de Sâ de Miranda, ed.. de Michaëlis de Vasconcellos.. Halle: Max Niemeyer, 1885, núm.. 1600-1610 FR 2774, 68v composición italiana Delle mal maritate / son io la una.. 1600-1630 Palacio Arzobispal de Sevilla, 33-180-6 (hoy perdido), 13, con la glosa de Barahona de Soto Alma delicada y bella (F.. 593) y 106, Sátira del divino Soto contra los malos poetas afectados y escuros en sus poesías.. Al duque de Sesa, de Barahona de Soto, Si no, echad ojo al viejo cancionero / y esotros que de nuevo ya navegan / cascados como sones de pandero / do veréis que La bella cuantos llegan / y en Vive leda y otros textos tales / a diestro y a siniestro dan y pegan , F.. 1603 Ocaña, Cancionero, p.. 61, Otra al tono de la bella malmaridada, Si me adurmiere, madre (ed.. de A.. Pérez Gómez, Francisco de Ocaña.. Cancionero para cantar la noche de Navidad, y las fiestas de Pascua Alcalá 1603.. Valencia, 1957).. 1603-1608 Lope de Vega, Ruiseñor de Sevilla, ii: Dorotea: Y vos, sois pájaro? Riselo: Sí, / y de pluma tan pesada, / que he dado una pajarada / de las más lindas que vi (Obras de Lope de Vega.. Comedias novelescas, xxxii.. Madrid: Atlas, 1972, p.. 113).. 1604 MN 4154, 173, con la glosa a lo divino Pues que Dios para salvarte.. 1604 La pícara Justina, último capítulo, Una comedia hicieron los estudiantes de Mansilla de repente.. La música fue buena y cantaron el cantar de la bella mal maridada (ed.. de B.. Damiani.. Madrid: Studia Humanitatis, 1982, p.. 463).. 1605 Guzmán de Alfarache, prológo a la segunda parte: que como el campo es ancho con la golosina del sujeto.. saldrán más partes [del Guzmán] que de conejos de soto ni se hicieron glosas a la Bella en tiempo de Castillejo (ed.. Brancaforte.. Madrid: Cátedra, 1981, p.. 20).. 1606 Lope de Vega, El ausente en el lugar, iii, escena iv, Carlos: Plega al cielo que casada / quede con tan mala estrella, / que se haya dicho por ella / la bella malmaridada (Comedias escogidas de Lope de Vega, i, ed.. Hartzenbusch.. Madrid: Atlas, 1946, p.. 266).. 1610 Hurtado de Mendoza, Obras del insigne cavallero, Don Diego de Mendoza.. recopiladas por Frei Ivan Diaz Hidalgo.. , 146v, La bella mal maridada.. Glosa a vna muger fea y discreta Al tiempo que el cielo quiso y MN 3816, 180v, que es copia del XVIII de la edición de 1610 (Diego Hurtado de Mendoza.. Poesía completa, núm.. 136).. 1608-1612 Lope de Vega, El acero de Madrid, iii, escena xv: Lisardo: Por Dios, que debéis de ser / la bella malmaridada.. / Tenéis marido? Beltrán: Si allí / os halláis, Dios me confunda / si no os pegan una tunda / de las más lindas que vi (Obras escogidas, ed.. de Sainz de Robles.. Madrid: Aguilar, 1966, p.. 995).. Lope de Vega, La adúltera perdonada, Mundo: Volved a la edad pasada / si el esposo no os agrada.. / Verdad es que, a mi pesar, ninguna os puede llamar / la bella mal maridada.. de las más lindas que vi.. Sol, no me dejéis a mí (Autos y coloquios II.. Comedias de asuntos de la sagrada escritura, Biblioteca de Autores Españoles, vii, Madrid, 1963, p.. 325).. 1612 Tirso de Molina, Como han de ser los amigos, iii, escena xiv: Armisenda: Que no hay tan áspera muerte / cómo vivir mal casada (Obras dramáticas completas, ed.. de los Ríos.. Madrid: Aguilar, 1958, p.. 310).. 1613 Tirso de Molina, El colmenero divino, Placer: Pues tendréis opilaciones / vos estáis bien mal casada.. Abeja: A un villano me dio Dios, / que cuanto estima le enfada.. Placer: Luego diremos por vos / la bella malmaridada; (Obras dramáticas completas, ed.. Madrid: Aguilar, 1946, p.. 154).. 1614 Cervantes, Viaje del Parnaso, i, 247-249, las ballesteras eran de ensalada / de glosas todas hechas a la boda / de la que se llamó mal maridada.. 1666 Comedias de diferentes autores, Baile de Leganitos Teresa: Socorro, amigos, socorro / que por mi trato ruín / se me matan lacayos / de los más lindos que vi (Colección de Entremeses, loas, bailes jácaras y mojigangas desde fines del siglo XVI a mediados del XVIII, ed.. de Emilio Cotarelo y Mori.. Madrid: Bailly Balliere, 1911, ii, p.. 488b).. 1617 Lope de Vega, Lo que pasa en una tarde, ii, 320c, Blanca: Un mal fiero / por vos, por vos, majadero / de los más lindos que vi (ed.. de Richard Angelo Picerno.. Chapel Hill: University of North Carolina Press, 1917, p.. 135).. 1620 Tirso de Molina, El caballero de gracia, iii, escena xii: Ricote: Y trece; / pero no ha de ser pesada, / que cantará si me hechiza / con Monsieur de la Paliza, / la bella malmaridada (Obras dramáticas completas, ed.. de los Ríos, iii.. 300).. 1625 Castillo Solórzano, Donayres del Parnaso, en la segunda parte a la fuerza de Lucrecia referida por Julia, dueña de su casa, glosando principios de romances : La bella mal maridada / de las más lindas que vi (G.. 1627 Antequera, Biblioteca de Unicaja 9816 M/6 (ii), 182, con la glosa de Diego Espejo Bien puedo quejoso estar (Cancionero antequerano, núm.. 201).. 1636 Calderón, La señora y la criada, ix, 29c, de los más lindos que vi (Obras completas.. Comedias, tomo ii, ed.. Valbuena Briones.. Madrid: Aguilar, 1960, p.. 825).. 1640 Calderón, Con quien vengo vengo, ix, 241c, de las más lindas que vi (Primera parte de Comedias escogidas, Madrid, 1652, fols.. 242-266; Obras completas.. 1127).. Calderón, El acaso y el error, ix, 5c, de los más lindos que vi (Obras completas.. 711).. XVII mediados MN 3724, 163, el romance de 54 versos (es copia del siglo XIX).. XVII MRAH 9-33-2 / 7569, con la glosa de Jerónimo de Cobos Letra compuesta por un caballero de Salamanca en la oposicion de la catedra entre Fr.. Luis de Leon y Dr.. Domingo de Guzman Luis y Mingo pretenden.. De los más lindos que vi en El Testamento de Celestina.. 1582 MN 3924, 23v, fragmento, y 140v (Cancionero de Pedro de Rojas, núms.. 23, 139).. 1582-1600 MN 3168, 122 (Cancionero del Bachiller, núm.. 221).. 1588 MP 1587, 142v (Cancionero de poesías varias, núm.. 227).. 1595 MP 996, 208v (Romancero de Palacio, núm.. 215).. 1597 Aquí se contienen dos testamentos.. Barcelona.. Múnich, Bayerische Staatsbibliothek (Rodríguez-Moñino, Nuevo diccionario, núm.. 66; Pliegos poéticos de Múnich, núm.. 33; Las series valencianas, núm.. 181).. 1600 MN 22028, 199v (Poesías de Fray Melchor de la Serna, núm.. 184).. 1600 NVE V.. A.. 16, 91 ( Romancero de la Brancacciana , núm.. 50).. La bella malmaridada en Parió Marina en Orgaz , coplas de disparates:.. 1590-1600 BUB 125, 161.. 1593 MP 1581, 162.. 1595 MP 996, 192 (Romancero de Palacio, núm.. 196).. 1600 MN 861, p.. 660.. 1600 MN 2856, 6v.. 1604-1607 FN VII-353, 88.. a SC5 A 100 B 595p (4) López, Juan.. Aquí se contiene un caso.. Harvard, Houghton Library (Rodríguez-Moñino, Nuevo diccionario, núm.. 278; Pliegos poéticos de Croft, núm.. 4).. Alín, J.. El cancionero español, núm.. 38 y El cancionero teatral, núm.. 151, A1.. Armistead, S.. y J.. Silverman.. El antiguo Romancero sefardí , núm.. Beltrán, V.. La canción tradicional, núm.. Calderón, M.. La lírica de tipo tradicional, pp.. 172-75, 251-53.. Catudella, Q.. Canzoni della.. Cruz, A.. La bella.. Díaz-Más, P.. Romancero, núm.. 77 y la nota correspondiente.. Frenk, M.. Corpus, núms.. 223-44, Suplemento, núm.. 225 y Estudios sobre, pp.. 167-68, 193-94.. Gotor, J.. Dos bellas, bien y malmaridadas.. Lucero del Padrón, D.. En torno al.. Martínez Torner, E.. Lírica, núm.. Menéndez y Pelayo, M.. Antología de poetas líricos, xii, pp.. 503-06.. Michaëlis de Vasconcelos, C.. Estudos sobre, pp.. 164-73.. Morley, S.. Chronological List , pp.. 279 y 282.. Piacentini, G.. Ensayo de una, núm.. Primavera y flor de romances, núm.. Rodríguez Marín, F.. Luis, pp.. 715-18 y Las glosas , pp.. 451-64.. Rodríguez -Moñino, A.. Manual bibliográfico, ii, pp.. 544-45, 560..

    Original link path: /revista/prologus-baenensis-1/continuidad-de-la-poesia-del-siglo-xv-en-cancioneros-del-xvi-2
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Continuidad de la poesía del siglo XV en cancioneros del XVI
    Descriptive info: Continuidad de la Poesía del XV 2.. Sánchez Romeralo, A.. El villancico, núm.. Wilson, E.. Sage.. Poesías líricas, p.. 33, núm.. Alín, José María.. El cancionero español de tipo tradicional.. Madrid: Taurus, 1968.. Alín, José M , y Barrio Alonso, María Begoña.. London: Tamesis, 1997.. El antiguo romancero sefardí: Citas de romances en himnarios hebreos (siglos XVI-XIX).. Beltrán, Vicente.. La canción tradicional de la Edad de Oro.. Barcelona: Planeta, 1990.. Alcalá de Henares- Madrid: Universidad de Alcalá de Henares, 1996.. Cancioneiro de Corte e de Magnates.. Ms.. CXIV/2-2 da Biblioteca Pública e Arquivo Distrital de Évora.. de Arthur L-F.. University of California Publications in Modern Philology, Volume 84.. Berkeley, Los Angeles: University of California Press, 1968.. Cancionero antequerano recogido por los años de 1627 y 1628 por Ignacio de Roledo y Godoy.. de Dámaso Alonso y Rafael Ferreres.. Madrid: CSIC, 1950.. Cancionero de Juan Fernández de Ixar.. de José M Azáceta.. 2 vols.. Madrid: CSIC, 1956.. Cancionero de Pedro de Rojas.. DiFranco, M Teresa Cacho.. Col.. Cancioneros Castellanos, i.. Cleveland.. Cleveland State University, 1988.. Manuscrito 1587 de la Biblioteca Real de Madrid.. Labrador Herraiz y Ralph A.. DiFranco.. Colección Cancioneros Castellanos, vol.. Labrador Herraiz, C.. Ángel Zorita, Ralph A.. Madrid: El Crotalón, 1986; reedición Madrid: Visor Libros, 1994.. Cancionero del Bachiller Jhoan López.. de Rosalind J.. Gabin.. Madrid: José Porrúa Turanzas, 1980.. Barcelona: Delstre s, 1993.. Cancionero gótico de Velázquez de Ávila.. de Margit Frenk, José J.. DiFranco, José J.. Ángel Zorita.. Catudella, Quintino.. Canzoni della malmaritata nella Grecia classica.. En Sudi in onore di Carmelina Naselli.. Catania, 1968, I, pp.. 93-106.. Colección de autos, farsas y coloquios del siglo XVI.. de Leo Rouanet.. Barcelona: L Avenc, 1901.. Copliaçam de todalas obras de Gil Vicente.. 1562.. facsímil.. Biblioteca Nacional de Lisboa, 1928.. Cruz, Anne J.. La bella malmaridada : Lessons for the Good Wife.. En Culture and Control in Counter Reformation Spain.. de Anne J.. Cruz y Mary Elizabeth Perry.. Minneapolis-Oxford: University of Minnesota press, 1992, pps.. 145-70.. Díaz-Mas, Paloma.. Barcelona: Crítica, 1994.. El cancionero de Gallardo.. de José María Azáceta.. Madrid: CSIC, 1962.. El cancionero del siglo XV c.. 1360-1520.. de Brian Dutton.. 7 vols.. Salamanca: Universidad de Salamanca, 1990-1991.. Corpus de la antigua lírica popular hispánica (siglos XV al XVII).. Madrid: Castalia, 1987; y Suplemento.. Estudios sobre lírica antigua.. Madrid: Castalia, 1978.. Gallardo, Bartolomé José.. Ensayo de una biblioteca española de libros raros y curiosos.. Madrid: Gredos, 1968.. Gauthier, Marcel.. De quelques jeux d esprit, I.. Les disparates.. Revue Hispanique, 33 (1915), 386-445.. Gil Polo, Gaspar.. Diana Enamorada.. de Francisco López Estrada.. Dos bellas, bien y mal maridadas italo-españolas (apuntes para la historia de una glosa).. Studi in onore de Lore Terracini.. de Inoria Pepe Sarno.. Roma: Bulzoni Editore, 1990, pp.. 243-68.. La música en la corte de los Reyes Católicos.. iv-2.. Cancionero musical de Palacio (siglos XV-XVI).. de José Romeu Figueras.. Barcelona: CSIC, 1965.. Los pliegos poéticos de Thomas Croft (Siglo XVI).. de Pedro Cátedra y Víctor Infantes.. Primvs Calamvs.. Valencia: Albatros, 1983.. Lucero del Padrón, Dolly.. En torno al romance de La bella mal maridada.. Martínez Torner, Eduardo.. Lírica hispánica.. Relaciones entre lo popular y lo culto.. Madrid: Castalia, 1966.. Menéndez y Pelayo, Marcelino.. Antología de poetas líricos castellanos, tomo xii.. Madrid: Sucesores de Hernando, 1924.. Estudos sobre o romanceiro peninsular.. 2 ed.. Coimbra: Imprensa da Universidade, 1934.. Libro intitulado El cortesano compuesto por D.. Madrid: Sucesores de Rivadeneyera, 1874.. Montemayor, Jorge de.. de Juan Bautista de Avalle Arce y Emilio Blanco.. Madrid: Biblioteca Castro, 1996.. Chronological List of Early Spanish Ballads.. HR, xiii (1945), 273-87.. Piacentini, Giuliana.. Ensayo de una bibliografía analítica del romancero antiguo.. Los textos (siglos XV y XVI), I, Los pliegos sueltos.. Pisa: Giardini Editori, 1981.. Romances en ensaladas y géneros afines.. El Crotalón, Anuario de Filología Española, i (1984), 1135-73.. Pliegos poéticos del s.. XVI en la Biblioteca de Cataluña.. facsímil y estudio de José Manuel Blecua.. Madrid: Joyas Bibliográficas, 1976.. Pliegos poéticos españoles de la Biblioteca del Estado de Baviera de Munich.. facsímil y estudio de M Cruz García de Enterría.. 3 vols.. Madrid: Joyas Bibliográficas, 1974.. Pliegos poéticos españoles de la British Library, Londres (impresos antes de 1601).. facsímil y estudio de Arthur L-F.. Madrid: Joyas Bibliográficas, 1989.. Pliegos poéticos españoles en la Universidad de Praga.. Madrid: Joyas Bibliográficas, 1960.. Pliegos poéticos góticos de la Biblioteca Nacional de Madrid.. 6 vols.. Madrid: Joyas Bibliográficas, 1957-1961.. Poesías de Fray Melchor de la Serna y de otros poetas del siglo XVI.. Códice 22.. 028 de la Biblioteca Nacional de Madrid.. DiFranco, Lori A.. Bernard.. Málaga: Universidad de Málaga, 2001.. de Beatriz Elena Entenza de Solare.. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, 1978.. Portugaliae musica.. Vilancetes, cantigas e romances do século XVI.. de Manuel Morais.. Lisboa: Fundação Calouste Gulbenkian Serviço de Música, 1986.. Primavera y flor de romances.. de Fernando José Wolf y Conrado Hofmann.. Berlín, 1856; reedición en Menéndez y Pelayo.. Antología de poetas líricos castellanos.. Rodríguez Marín, Francisco Las glosas de La bella mal maridada.. En Viaje del Parnaso de Miguel de Cervantes.. de Fco Rodríguez Marín.. Madrid: C.. Bermejo, 1935.. Luis Barahona de Soto.. Estudio biográfico, bibliográfico y crítico.. Madrid: Sucesores de Rivadeneyra, 1903.. Manual bibliográfico de cancioneros y romanceros impresos durante el siglo XVI (coord.. por A.. L-F.. Askins).. Manual bibliográfico de cancioneros y romanceros impresos durante el siglo XVII (coordinado por Arthur L-F.. Madrid: Castalia, 1977-78.. Nuevo diccionario bibliográfico de pliegos sueltos poéticos (Siglo XVI).. Romancero de la Biblioteca Brancacciana.. de Raymond Foulché-Delbosc.. Revue Hispanique, xxix (1925), 345-96.. Romancero de Palacio (siglo XVI).. Canc.. Castellanos, 6.. Cleveland: Cancioneros Castellanos, 1999.. Romancero de Pedro de Padilla.. Romancero general o Colección de romances castellanos anteriores al siglo XVIII.. de Agustín Durán.. Sánchez Romeralo, Antonio.. El villancico (Estudios sobre la lírica popular en los siglos XV y XVI).. Madrid: Gredos, 1969.. Suplemento al Cancionero general de Hernando del Castillo.. Valencia: Castalia, 1959.. Valderrábano, Enríquez de.. La música de vihuela, intitulado Silva de Sirenas (Valladolid, 1547).. Pujol.. Barcelona, 1965.. y Jack Sage.. Poesías líricas en las obras drámaticas de Calderón.. London: Támesis, 1964.. Zarco, Julián.. Un cancionero bilingüe manuscrito de la biblioteca de El Escorial.. Religión y Cultura, 24 (1933), 406-49.. NOTAS.. Véase Vicenç Beltran.. Beltran, Typology and Genesis of the Cancioneros y Tipología y génesis de los cancioneros.. Estudio modélico es el de A.. Carreira para su ed.. Luis de Góngora, Romances.. Ejemplo: MN 3806, 79-89: glosas de versos antiguos , 90 y 159: copla vieja , 130 y 151v: canción vieja.. Ejemplos: MN 1132 o MN 2973 son algunos de los manuscritos que sólo recogen versos italianizantes.. Ejempos: TC-LM 506, MN 2803, MN 3168, MN 22028, NH 2486, MP 617, MP 1587.. Pierre Le Gentil, p.. x: Abandonados durante un tiempo [la canción y el villancico] por los poetas de la escuela de Imperial, vemos que vuelven a ser cultivados por todos los rimadores de fines del siglo XV, y añado que los italianizantes del siglo siguiente les seguirán siendo fieles durante mucho tiempo.. Vicenç Beltrán: El criterio falsamente restaurador que nos ha guiado casi siempre en la edición y estudio de la lírica tradicional, al suprimir estos contextos, nos hizo incurrir en una grave injusticia para con los poetas que utilizaban aquellos estribillos; no eran personajes de gusto pervertido, felizmente atraídos por un texto extraño y ajeno a su concepción de la poesía, que engastaban auténticas piedras preciosas en materiales baratos de bisutería, sino excelentes joyeros que sabían armonizar las formas, colores y virtudes de estilo y técnicas [tradicional y cancioneril] a primera vista incompatibles , en Poesía tradicional , p.. Por ejemplo, en PN 373, 161, se copiaron los Proueruios de don Apóstol de Castilla que hizo en hesta manera para consejo y repehensión de su hijo contrahechos a los del Marqués de Santillana ; en NH B 2486, 1-38v se copiaron La Pasión y La Resurrezión del Romano y el Doctrinal de Privados del Marqués de Santillana.. Otros ejemplos de misceláneas poéticas del XV que se copiaron en el XVI son: BC 454 (de 1500), EM K-III-28, LB 10.. 431 (de 1510), MN 1804 (c.. 1538), MLG 657 (c.. 1540), MN 10.. 475 (c.. 1570), MN 6914 (c.. 1598), SU 2406, MN 773, etc.. Margit Frenk, Glosas de tipo popular en la lírica antigua , y en Sobre los cantares populares del Cancionero musical de Palacio.. Alberto Blecua, Perdióse un quaderno.. Michel García avisa del peligro de ver los cancioneros como bien mostrenco, the danger of regarding them as mere collections of texts or a fortuitous gathering of preexisting works , y defiende la coherencia de los cancioneros, libros , corroborada por criterios temáticos, cronológicos o geográficos, o sujetos a otros posibles criterios, entre ellos criterios muy personales.. Sirvan de ejemplo el MN 3721, folio 116, donde leemos Pregunta y respuesta a uno que andaba en cuera y era invierno y dudaba si compraría sayo o capa: Decidme, noble señor ; el NH B 2486, 280v, epígrafe: Pregunta  ...   canción a lo divino.. Véase Villancicos, romances, ensaladas y otras canciones devotas, pp.. 268-70, 405-06,.. Otra letras de enorme difusión fueron Las tristes lágrimas mías, Durandarte, Durandarte , Dolor del tiempo perdido , Secáronse mis pesares (que circuló muchísimo por Portugal), Pastorcico amigo (con sus variantes bonico y nuevo ), etc.. Ejemplos de malcasadas en la poesía tradicional quedan registrados en la edición del Corpus, bajo el apartado Soy casada y vivo en pena , pp.. 103 y ss.. Se copió en el Cancionero de Herberay (LBL 33.. 338, 28v), hacia 1465:.. Soy garridilla e pierdo razón tengo marido en mi corazón.. por malmaridada, que a mí aguarda.. Sólo nos ha quedado este testimonio; un siglo después vuelve a gustar a los poetas castellanos y portugueses.. Para la suerte de La bella en las letras portuguesas, véase Carolina Michaëlis de Vasconcelos, pp.. 164-73, 252, 259, 270, 290.. Marithelma Costa, Antón de Montoro, p.. 338; también Las relaciones literarias de Antón de Montoro con los escritores y humanistas de su época.. Algunos pliegos carecen de fecha, pero es razonable pensar que se difundieran entre 1520 y 1550.. Véase en NDIC los números 240, 685, 686, 688, 718 804.. La música en la corte de Carlos V, p.. Véase también: María Teresa Cacho, Quevedo, los bailes.. y Apuntes sobre la fiesta popular en Góngora.. En las pp.. 47-49 da una somera noticia de los músicos en cuestión.. Aunque toda la composición va en romance con rima í-í, preferimos considerar la cabeza tradicional de 4 versos seguida de la glosa de dos estrofas de 8 vv cada una.. No nos detenemos aquí en los antecedentes del poema, sus versiones y otros aspectos del mismo, pero remitimos al estudio de Dolly Lucero de Padrón.. Margit Frenk, Contrafacta.. Samuel G.. Armistead y Joseph H.. Silverman, El antiguo romancero sefardí.. Véase también el estudio de Hanoch Avenary.. Bruce W.. Wardropper, p.. El capítulo viii aporta cuantiosos datos, pero sus opiniones formuladas hace 50 años exigen rectificaciones.. Wardropper, Historia, p.. 304.. Se apoya en el estudio de Margit Frenk, La lírica popular en los Siglos de Oro.. Véase también Margit Frenk, Lírica popular a lo divino , y José Joaquín Blanco, Arqueología de la lírica.. Vergel de Flores Divinas.. Tres años antes había publicado, en Alcalá, El cancionero de la doctrina cristiana, con la idea de divinizar la poesía profana que se cantaba en esos años, y hacer que los trabajadores hallaran romances a lo divino, mudada la sonada a lo humano , que los niños dejasen de cantar cantares tan ociosos y viciosos que inficionan el ayre y que cesase el abuso tan universal de cantar cantares obscenos en guitarrillas.. Primera parte de la clara Diana.. Hay un ejemplar impreso en Zaragoza por Lorenzo de Robles, 1599 [MN R-7532], otro más del mismo año [MN R-15.. 001].. Agradecemos muchísimo la diligencia del bibliógrafo y profesor Pedro C.. Rojo que nos ha enviado esta información.. Alfonso Sancho Sáez, Dos poesías eróticas giennenses del siglo XVII.. Manuel Calderón, p.. 3 y nota.. Véase también el Corpus, obra en que Margit Frenk incluye testimonios de la lírica popular en la comedia, y El cancionero teatral de Lope de Vega.. Juan de Molina.. Cancionero (Salamanca, 1527), ed.. Eugenio Asensio, p.. xiv.. Romances nuevamente sacados de historias antiguas de la crónica de España, fol.. 258.. Para éstas y otras piezas teatrales, véase el índice de fuentes adjunto.. Fue Gil Vicente quien en una de sus obras cambió papeles para sacar a escena un marido malmaridado , en Compilaçam, 181d, 1529.. Para otro bello malmaridado , véase el artículo de Ian Macpherson, Juan de Mendoza, El bello malmaridado.. Giovanni Caravaggi prepara la edición crítica de este manuscrito.. El erudito italiano dio noticia de éste y otros códices milaneses en Cancioneros spagnoli a Milano, pp.. 19-31, 268-269.. La glosa recuerda el comentario en prosa a la copla XLIX de Juan de Mena, y es d esta cuenta XLVIII: La malmaridada, se dize, por una señora llamada Peralta, de pequeña edad y hentil dispusición, la qual, por sus pecados, casó con hombre tan feble, viejo y de mala complissión, que ella tiene harta de mala ventura , en Cancionero de obras provocantes a risa.. Carajicomedia (Valencia: Juan Viñao, 1519).. Hay dos ediciones recientes de este cancionero, la de J.. Bellón y P.. Jauralde Pou y la de Frank Domínguez.. Álvaro Alonso ha estudiado la Carajicomedia (Aljibe, 1995).. En su introducción, Alonso indica una posible relación de esta obra con algunas piezas del Cancionero de Baena.. 3902 de la BN de Madrid, n 69.. Véase el artículo de José L.. Gotor, Dos bellas, bien y malmaridadas, italo-españolas.. La glosa de este cartapacio, debidamente copiada bajo la letra de la bella , explicaría que aquélla es una glosa de la renombrada copla.. Véase José Manuel Blecua, Un interesante cancionero del siglo XVI , pp.. 67-90, nota 60.. A caballo entre los dos siglos, esta glosa se copió en el ms.. portugués LN F.. 3072, 84v.. El año 1583 publica Padilla su Romancero en Madrid y en los ff.. 244v, 245v y 247v agrupa tres glosas a la bella , una de ellas a una fea, Feas pudo Dios criar , contrafacta de la otra glosa tan conocida.. Esta contrahechura llegó a crear tradición a lo largo del siglo.. Notemos que la belleza extrema de la malmaridada unas veces proviene de Dios y otras de Natura.. Ignacio Díez Fernández clasifica esta pieza bajo los poemas de problemática atribución.. Véase su ed.. Diego Hurtado de Mendoza.. 267, y nota, pp.. 496-97.. Cartapacio de Francisco Morán de la Estrella, nos.. 306 y 307.. Entenza de Solare, Datos para la biografía de don Juan Coloma.. El Cancionero general de obras nuevas, de E.. de Nágera, ofrece una extensa muestra de laobra de Coloma.. Esteban de Nágera.. Cancionero general de obras nuevas.. Entenza de Solare concluye que no es copia del impreso y sugiere que un examen detenido de los muchos manuscritos conservados permitiría, quizá, determinar con mayor precisión cómo se realizó este proceso , si provienen de una fuente común, de varias o de etapas intermedias.. Véase Poesías varias (Ms.. 1132 de la Biblioteca Nacional de Madrid), p.. MP 531, 83-84v, recoge un debate poético motivado por la copla que Antonio de Soria, hombre cortesano y muy viejo, trovador aprovado enviara en 1552 a Isabel de Borja, condesa de Lerma; el incidente fue la caída de la condesa en San Pablo de Valladolid y el tropezón del que Antonio de Soria salió con un pie dislocado.. En la regañina participaron Antonio de Soria, Juan de Coloma, Juan Pacheco, Bernardino de Ayala, Pedro de Arcilla [Pedro de Ávila], Garcilaso de la Vega, Álvaro de Villaroel, Luis Zapata y Rodrigo Girón [Juan Vázquez de Ayora, según MN 5602, 33-55 que también copia esta polémica].. En el mismo MP 531, 104, hay un soneto de Ayala.. José Manuel Blecua concluye que se puede afirmar tajantemente que Gabriel de Peralta se sintió más atraído por la poesía de tipo popular o cancioneril que por la poesía culta de los siglos XVI y XVII.. Peralta murió el 10 de septiembre de 1625.. Véase De nuevo sobre el cancionero de Gabriel de Peralta.. Álvarez Barrientos, Literatura y economía en España.. Para el papel de los ciegos en la creación y difusión de la poesía popular, véase J.. Caro Baroja, pp.. 55-66.. Adolfo E.. Jiménez Benítez, pp.. 118-22.. José Barrientos García, Fray Luis y la Universidad de Salamanca, pp.. Cartapacio de Francisco Morán de la Estrella, núm.. 657.. También en MP 973, 92, 92v; y en otro códice ya del XVII: Letra compuesta por un caballero de Salamanca en la oposición de la cátedra entre Fr.. Luis de León y Dr.. Domingo de Guzmán , MRAH 9-33-2/7569, con la glosa de Jerónimo de los Cobos.. El P.. Getino se ocupó de Jerónimo de los Cobos en Anales salmantinos.. Las Obras de Silvestre, editadas en 1592 y 1599 recogen también estas glosas.. El MN 3778, hecho en el siglo XIX, es copia de las Obras, 1592.. El espléndido cartapacio MP 973, 92 y 92v, de estas fechas, recoge también la parodia.. Debemos agradecer a don Francisco López Estrada sus gestiones para que Unicaja de Antequera, a quien también damos las gracias por su generosidad, nos proporcionara copia del manuscrito.. También estamos en deuda con M.. Fox, bibliotecaria, por su ayuda y disponibilidad en todo momento.. La recopilación de datos ha sido facilitada por la Bibliografía de la Poesía Áurea, o BIPA, base de datos digital que ahora alcanza más de 80.. 000 primeros versos, que estamos elaborando con el apoyo de la University of Denver, Cleveland State University y la National Endowment for the Humanities.. Ana Valenciano et alii.. 1, p.. 283 (núm.. 63 = La bella malmaridada (í)).. Michael Gerli señala that it [cancionero poetry] remained the staple form of Spanish poetry almost into the seventeenth century , pp.. 171-72..

    Original link path: /continuidad-de-la-poesia-del-siglo-xv-en-cancioneros-del-xvi-3
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Juan Alfonso de Baena: ecos de un apellido
    Descriptive info: Serrano Reyes.. E.. S.. Luis Carrillo de Sotomayor , Baena.. HAY DOS ÁMBITOS de estudio referidos al.. , que siguen necesitando de una investigación ardua y continua: el relativo a la biografía del autor, así como el de la aclaración de numerosos términos que siguen aún sin identificar.. Sobre el primero, tenemos los trabajos de Nieto Cumplido;.. sobre el segundo, las aportaciones de la edición de Brian Dutton y Joaquín González Cuenca.. (2).. En el contexto en el que nos encontramos, en el I Congreso Internacional sobre el.. , con la pregunta Dónde está Baena en el.. ? , podríamos referirnos a la persona de su autor o al pueblo del que éste tomó su nombre.. La palabra Baena , al igual que aparece en el anteprólogo del.. , es una palabra clave.. El objetivo de este trabajo se bifurca al pretender arrojar algo de luz sobre los dos ámbitos de estudio mencionados: qué existe en el.. relativo a esta localidad cordobesa que pueda estar sin desvelar?, y qué se puede aportar sobre la descendencia de Juan Alfonso de Baena? Para responder a estas dos preguntas trataré de demostrar la existencia de algunas referencias toponímicas e históricas de esta localidad en el.. Por otra parte, me propongo alertar sobre posibles hallazgos de la descendencia del poeta, que puedan servir de punto de partida para nuevas investigaciones.. Siendo, pues, la palabra Baena también causante de este encuentro, bueno será que tratemos de comprenderla.. La localidad de Baena, según nos transmite Francisco Valverde y Perales (pp.. 54-56) era conocida en tiempo de los árabes, en los siglos IX y X, como Bayena.. Así aparece mencionada por historiadores como Aben-Adhari, refiriéndose a la guerra civil protagonizada por el célebre Omar Ben Hafsun.. Posiblemente tomado del latín ballaena , aludiendo al mito de Perseo y al monstruo marino, y a la constelación del hemisferio sur (Bernard Pellequer: pp.. 23-24).. Si bien, según Antonio Bujalance Frutos (1966), el origen habría que explicarlo acudiendo al nombre de Castra Vinaria , según unos documentos procedentes de los archivos ducales de Baena, hoy sin encontrar.. De Castra Vinaria pasaría a Vineana , y de ahí se entendería la Baniana de Ptolomeo, y con los árabes pasaría a Baiana o Baiena.. Sea cual fuere el origen cierto del nombre, según los datos del Centro Español de Heráldica, el apellido Baena , este antiguo y muy noble linaje tomó nombre de la ciudad de Baena, de la cual fueron conquistadores sus ascendientes en 1240.. Aunque muchos Baena siguieron en esta ciudad, una rama de la familia, quizá la primogénita, pasó a Córdoba, fundó mayorazgo allí, y algunos se apellidaron Ruíz de Baena, Martínez de Baena, Rodríguez de Baena.. Con este último apellido de Rodríguez de Baena aparece, por ejemplo, un Pedro Rodríguez de Baena en 1431 Escribano del Rey (Juan II), Notario público en la Corte y todo el reino , según nos cuenta Valverde y Perales (p.. 79), quien escribe un mandamiento por orden del Mariscal Diego Fernández de Córdoba para que el pueblo de Baena acepte a su hijo Pedro como Señor de la villa y le paguen pechos y derechos.. En sus dos artículos sobre el tema, Manuel Nieto Cumplido aporta los únicos datos que existen sobre la vida de Juan Alfonso de Baena y su descendencia, apoyados en documentos históricos y no en fuentes literarias.. Conocemos, así, el nombre del padre, de su esposa y de, al menos, dos hijos.. Además de estas tres relaciones de parentesco, la aparición de Francisco de Baena, escrivano del Adelantado Diego de Ribera , como autor de la composición 105, hace suponer que fuera su hermano.. Así lo recogen, entre otros, Dutton y González Cuenca (p.. 132), y Amador de los Ríos (tomo vi, 138).. Si bien no hemos encontrado documentación que avale estos comentarios, sí nos parece oportuno resaltar una característica del lenguaje que usa Francisco de Baena en la composición 105: Señor, vientre de potrica (v.. 9), dice a Villasandino.. En el estudio sobre.. El habla de Baena.. , López de Aberasturi et al.. (p.. 47) mantienen que los diminutivos -ico y -ete, vinculados en Andalucía con las zonas que presentan influencia aragonesa [y que] encuentran en Baena escaso arraigo , hemos de significar el uso de este mismo diminutivo recogido en la.. Antiguas Ordenanzas de la Villa de Baena.. 717) en 1480: los pellejeros e agujeteros compravan así los unos como los otros pellejos e cabricas, [.. ] cabriticas.. , por lo que si bien no pueda parecer concluyente ni determinante, sí nos aparece concordante con el habla reflejada por el escribano Francisco de Baena y el del escribano del concejo Diego Pérez.. Y en la obra que acabamos de citar,.. , aparecen abundantemente los ecos del apellido Baena, uno de los que figura con más ocurrencias, sin duda alguna, durante los siglos XV y XVI.. En esta relación, que aparece más adelante, muestro las apariciones más importantes.. De aquí se puede deducir que los portadores del apellido Baena ocupaban puestos de responsabilidad en la localidad.. Sin embargo, no podemos afirmar taxativamente que alguno de ellos tuviera parentesco directo con Juan Alfonso de Baena, aunque se pueda suponer, al igual que se supone que Francisco de Baena era hermano de Juan Alfonso.. Durante el siglo XVI podemos encontrar el apellido Baena, entre otros lugares, en Sevilla, donde, según Adolfo de Castro, Isabel Baena, siguiendo las palabras de la relación oficial del Tribunal de la Inquisición de Sevilla, fue una dama ilustre y mujer honesta , que fue quemada viva en la hoguera en 1559.. También en Sevilla encontramos el caso de la obra que el Cabildo autorizó a Francisco de Baena a construir el retablo de la Natividad de la Catedral de Sevilla en 1552, junto a la puerta de San Miguel, con una curiosa inscripción sobre la autoría que reza así: Tunc Discebat Luisius Vargas.. (3).. Cristobal de Villalón, quien firmara con el seudónimo de Cristóforo Gnofoso , escribió en 1553 la obra.. El.. Crotalón.. , donde aparece un gentil hombre de casa que era su amo, que se llamaba Françisco de Baena, que iba por capitán! , a emprender la conquista de Orán en África (pp.. 214-15).. Pero sin duda, lo que parece más llamativo en mi búsqueda de la descendencia de Juan Alfonso de Baena está relacionado con Cataluña.. Por casualidad encontré que Sanpere y Miquel, en su obra.. Los Cuatrocentistas Catalanes.. Historia de la pintura en Cataluña en el siglo XV.. , dedica un capítulo a Los Cordobeses en la Escuela Catalana.. Juan Alfonso de Baena (pp.. 66-83).. Sanpere recoge en su libro el apunte encontrado por el Padre Villanueva, que dice refiriéndose a la Iglesia de San Cugat: en las paredes colaterales había antes unos cuadros con la historia del Santo Martir, que hoy están en el archivo: hallo en una nota que los pintó un maestro Alfonso en 1473 por el precio de 900 florines (tomo xix, p.. 23).. Este hallazgo, junto al de la existencia de un Jaime Alfonso, maestro de casas, picapedrero, escultor y arquitecto, quien en 1468 recibe del Prior del Monasterio de San Jerónimo de Vall de Hebrón un documento para la construcción y labra de un claustro en dicho monasterio (fotocopia del cual tenemos en nuestro poder del Archivo de Protocolos Notariales de Barcelona),.. (4).. y ejecutando obras en el Monasterio de San Jerónimo de Belén, lo relaciona con Alfonso de Bayena, cuyos servicios son contratados por el gremio de tejedores de lino en 1494 para construir un osario en la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced de Barcelona, llevan a Sanpere a decir sin rigor científico: No se llaman los dos maestros Alfonso? Que Alfonso es el apellido no puede cabernos duda: el de Baena no es sino designación de lugar, de procedencia, de origen (p.. 73).. De tal manera que Sanpere considera que Alfonso de Bayena es el autor del famoso e importante cuadro, Martirio de San Cugat (Museo Nacional de Arte de Cataluña) y de otro llamado El Santo Guerrero , ambas obras de arte únicas.. Sin embargo, en 1941 J.. Anaud y F.. P.. Verrié, en un artículo titulado El retablo del Altar mayor del Monasterio de San Cugat del Vallés y su historia , identifican al autor de la tabla del Monasterio de San Cugat como Aine Bru, pintor alemán, quien había contratado la pintura del retablo del altar mayor de San Cugat antes del mes de octubre de 1502, constando que lo realizó entre 1504 y 1507, recibiendo el último pago el 21 de agosto de 1507.. Así nos lo confirmó el profesor Antoni José Pitarch, catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Barcelona.. Desde 1906 a 1941 se había mantenido que Alfonso de Bayena era el autor de estos dos importantes cuadros.. Resonancias vanas? Sobre este asunto, en mi humilde opinión, pueden arrojarse numerosas dudas, que apunto por si algún audaz e interesado especialista en arte quiere tomarlas.. Primero: el recibo que encontró el Padre Villanueva tiene, como reconocen Anaud y Verrié otra fuente.. Ellos citan estas dos:.. a) Abaciolo Catalogus sive series Abbvatum Monasteri Sancti Cucuphatis Vallensis , Archivo Diocesano, folio 112v.. Que dice: Anno 1473, octava junii, Clavarii Thecae comuni Monasterii egerunt cum domino Alfonso pictore, ut depingeret Altare majus s.. Cucuphati; pretio 900 florerorum, qui valent 495 11.. b) Archivo de la Corona de Aragón.. Monacales (Benedictinos) legajos grandes, n 45, pliego suelto fol.. 21), que dice: Hoc tempore (1473-1479) fuit depictum tabulatum Altaris Majoris Sancti Cucuphatis Ecclesiae Monasterii ab Alfonso pictore/cum adminastratores teche comunis Monasterii persolvere promiterunt 900 florenos; id est 495 11, s.. , octava junii anno 1473.. Que concuerde el año y toda la demás información en tres fuentes diferentes, la que usan Anaud y Verrié y la de Villanueva (desconocida) es muy significativo.. Más lo es que los mismos autores digan en el mismo artículo que las palabras fuit depictum son una afirmación gratuita, paráfrasis poco afortunada de un texto como el del Archivo Diocesano.. La redacción es incoherente (p.. 32, n.. Es extraño de entender el por qué estos autores consideran gratuitas las palabras fuit depictum (fue pintado).. En cualquier caso, Anaud y Verrié entienden que ningún documento nos habla de la realización de este contrato, pero de otros posteriores (los que encuentran relativos a Aine Bru) se desprende que no tuvo efectividad y el caso de una obra contratada, pero no realizada, no es extraño en la historia de nuestra pintura (p.. 33, n.. 6).. Es posible, y como me comunicó el Profesor Pitarch y la Directora del Museo Nacional de Arte de Cataluña, nadie hoy en día considera a Alfonso de Bayena autor de los cuadros citados.. Pudo tratarse de otro cuadro el pintado por Alfonso de Bayena, tal y como sugiere Folch i Torres (pp.. 18-19), quien, basándose en datos hagiográficos, apunta en un artículo que no es lo mismo degollación que decapitación, y que San Medí fue degollado, mientras que San Cugat fue decapitado.. Recordemos que el Padre Villanueva indica que en la nota que  ...   debió fundarse Baena en el tiempo en que se libró la batalla de Munda entre César y Pompeyo (1982, pp.. 2-3).. Una de las composiciones sobre la que, quizás, más luz pueda arrojarse desde el conocimiento de la historia de Baena es la 383 (vv.. 21-30), que recogemos aquí, con texto y notas, tal y como aparece en la edición de Dutton/González Cuenca:.. Los señores de Lerena Llerena (Badajoz).. e Lucena (Córdoba).. os faran muchas mercedes,.. non dudedes MS dudes.. si metéis en socarrena cueva, escondrijo ( topónimo?).. mi vallena e ataçena, sic, ??, ?? c.. f.. 425 v13.. en la malena del almena sic, ??.. vos me dades sin tomar.. nin furtar.. del cantar de çegaluena sic, ?? (o topónimo?).. El enigma que encierran las palabras vallena , ataçena , malena y çegaluena no ha sido aún resuelto.. La palabra vallena aquí se refiere no a un animal como en la composición 425, v.. 64 cuando dice El que de la gran vallena / a Jonás quiso librar , sino al pueblo de Baena, tal como ya hemos mencionado al comienzo de nuestra intervención al citar nuestra fuente la Historia de la Villa de Baena de Valverde y Perales en sus páginas 54, 55, y 56.. La palabra ataçena considero que quiere significar la actual alacena , pero con el significado que en el siglo XV pudo tener esta palabra, que se deriva del árabe hazena : recámara o librería.. (9).. La palabra malena no requiere para cualquier baenense ninguna explicación, pues todos conocen cual es el barrio de la Malena.. Este nombre se deriva de la antigua parroquia existente en tiempos de Juan Alfonso con el nombre de Parroquia de la Magdalena.. Y aquí hemos de volver al apellido Baena , tantas veces contenido en las.. Ordenanzas de la Antigua Villa de Baena.. Parece haber estado la familia de Juan Alfonso de Baena vinculada a la Parroquia de la Magdalena y su barrio, que él menciona en esta composición.. Así aparece el 3 de agosto de 1472 (p.. 160) Joan Alfonso como jurado de la magdalena ; también el 16 de abril de 1478 (p.. 281), el 20 de marzo de 1480 (p.. 779), el 12 de agosto de 1484 (p.. 682), el 8 de febrero de 1485 (p.. 683), apareciendo ya en 1493 otra persona como jurado de la Parroquia de la Magdalena.. No consideramos que sea casualidad esta conjugación del dato literario y el dato histórico.. La palabra almena se refiere a la parte saliente de las murallas, en este caso del castillo.. La palabra çegaluena es un adjetivo referido a los segalaunos, pueblo de las Galias, en Provenza.. Esta región es el lugar de nacimiento de la poesía provenzal que influiría en Europa, en España y en bastantes poetas recogidos en el.. Juan Alfonso modifica las vocales finales por conveniencia para la rima.. La palabra socarrena , que aparece también con la duda de que sea una cueva, queda confirmada como tal, pues está en relación con las casas-cueva al modo del Sacromonte granadino que existían en el barrio baenense de la malena , como queda documentado en las Antiguas Ordenanzas de la Villa de Baena (pp.. 730-31), que en 1532 se mandan cerrallas pues por las muchas cuevas que ay en las calles principales desta villa en las collaciones de Sant Salvador e la Magdalena, se hunden muchas casas por razón de las muchas bestias que pasan por encima (p.. 730).. Desvelados estos significados, podemos entender mejor lo que Juan Alfonso le está diciendo a Juan García: que los señores de Llerena y de Lucena (sus enemigos) le agradecerían muchísimo si él metiera en una cueva a su Baena y su librería (su saber poético y su erudición), en el barrio de la Magdalena, desde la almena, le daría, pero no le robaría, el cantar de los cegalaunos, es decir, la tendencia galaico-provenzal que Juan Alfonso defiende en oposición a la tendencia alegórico-dantesca de los poetas más modernos incluidos en el.. La idea es que sus enemigos le agradecerían que escondiera, acallara su erudición que, como el mismo Juan Alfonso reconoce yo leí dentro de Baena / do aprendí fazer borrones (+586, vv.. 163-64).. Pero no sólo aprendió a fazer borrones , sino que adquirió una erudición envidiable, como lo refleja en la composición +586 con una enumeración larguísima (vv.. 167-290) de libros que había leído.. Esperamos haber contribuido a esclarecer algunos términos que permanecían sin identificar en el.. y a iniciar un nuevo camino en la investigación sobre la descendencia de Juan Alfonso de Baena.. Y acabamos con las palabras de Francisco Cantera Burgos, con las cuales nos identificamos, indicando que, aunque ya se ha andado algo el camino, todavía restan, a nuestro juicio, un buen cúmulo de casos que requieren nuevos esfuerzos (p.. 75).. EJEMPLOS DEL APELLIDO BAENA EN LAS.. ANTIGUAS ORDENANZAS DE LA VILLA DE BAENA.. (10).. FECHA.. NOMBRE.. OCUPACIÓN.. PÁGINA.. 3-8-1472.. Joan Alfonso.. Jurado de la Magdalena.. 16-4-1478.. 281.. 3-3-1480.. 629.. 20-3-1480.. 779.. 12-8-1484.. 682.. 8-2-1485.. 683.. 24-5-1489.. Alfonso de Baena.. Escribano del Cabildo.. 632.. 29-4-1490.. 633.. 23-12-1492.. Juan de Baena.. Camarero.. 488.. 21-1-1497.. Rodrigo de Baena.. Contador del Conde.. 9-5-1502.. Bartolomé Fernández de Baena.. Alcalde de Luque.. 386.. 9-5-1502.. Alfonso de Baena.. Testigo del hermanamiento Baena-Luque.. 404.. 24-6-1504.. 309.. 16-4-1514.. Joan Pérez de Baena.. Regidor.. 695.. 9-5-1518.. 23-8-1521.. 220.. 9-4-1525.. Fernando de Baena.. 515.. 11-9-1526.. 694.. 2-10-1526.. 685.. 17-3-1527.. Regidor.. 681.. 23-8-1527.. 746.. 22-3-1527.. Diego de Baena.. Bachiller.. 703.. 26-5-1528.. 796.. 7-3-1529.. Juan de Baena.. Escribano público.. 339.. 19-4-1532.. 730.. 14-4-1534.. 29-5-1534.. Alférez.. 673.. 22-1-1535.. 12-2-1538.. Joan Pérez Baena.. 758.. 22-8-1539.. Jurado.. 274.. 11-3-1539.. 234.. 28-8-1540.. Procurador Mayor del Consejo de la villa.. Testigo de pregón.. Resumen de personas con apellido Baena:.. Diego de Baena.. Joan Pérez de Baena.. Fernando de Baena.. Joan.. (11).. Bartolomé Fernández de Baena.. Rodrigo de Baena.. Ainaud, Josep M.. , y Verrié, F.. El retablo del altar mayor del Monasterio de San Cugat del Vallés y su historia.. ABMAB.. , ii, 1 (1941), 31-51.. Amador de los Ríos, José.. Historia crítica de la literatura española.. [1861-1865].. Antiguas ordenanzas de la Villa de Baena.. de Francisco Valverde y Perales.. Baena: Ayuntamiento, 1998.. Bujalance Frutos, Antonio.. El nombre de Baena.. Tambor.. , 50 (1966).. Cantera Burgos, Francisco.. El Cancionero de Baena: judíos y conversos en él.. Sefarad.. , 27 (1967), 71-111.. Corominas, Joan.. Breve diccionario etimológico de la lengua castellana.. 3 ed.. Madrid: Gredos, 1976.. Folch i Torres, Josep M.. Incerteses sobre la taula del martiri de San Cugat o de San Medí, atribuida al Mestre Alfonso.. Bulletí dels Museus D Art de Barcelona.. i.. Barcelona: Junta de Museus, 1931.. Historia del arte de Andalucía.. Arte del Renacimiento.. Sevilla: Ediciones Gever, 1989.. López de Aberasturi Arregui, I.. , et al.. (Aproximación pedagógica).. Baena: I.. Luis Carrillo de Sotomayor , 1992.. Martínez Ferrando, Jesús Ernesto.. Pere de Portugal, rei dels catalans.. Institut d Estudis Catalans.. [Barcelona] (1936), 117-165.. Mayer, August L.. En torno al maestro Alfonso y a Bartolomé.. Revista Española de Arte.. , xii (1934-1935), 36-43.. Nieto Cumplido, Manuel.. Aportación histórica al Cancionero de Baena.. Historia, Instituciones, Documentos.. , 6 (1979), 197-208.. Juan Alfonso de Baena y su cancionero: nueva aportación histórica.. Boletín de la Real Academia de Córdoba.. , 52 (1982), 35-57.. Pellequer, Bernard.. Guía del cielo.. Madrid: Alianza Editorial, 1994.. Post, Chandler Rathford.. A History of Spanish Painting.. Vol.. The Hispano-Flemish Style in Andalusia.. Cambridge: Harvard University Press, 1934.. Puigggari, José.. Noticia de algunos artistas catalanes inéditos de la Edad Media y del Renacimiento.. Barcelona: Memoria de la Real Academia de Buenas Letras, 1888.. Ráfols, Josep F.. Diccionario biográfico de artistas de Cataluña, desde la época romana hasta nuestros días.. Tomo i.. Barcelona: Milla, 1951.. Ramírez de Arellano y Díaz de Morales, Rafael.. Diccionario de artistas de la provincia de Córdoba.. En Colección de documentos inéditos para la historia de España, por el Marqués de la Fuen Santa.. Tomo cvii.. Madrid, 1893.. Sanpere i Miquel, Salvador.. Los cuatrocentistas catalanes.. Barcelona: Tipografía L Avenç , 1906.. Sutá Viñas, Juan.. Boletín de la Sociedad Española de Excursiones.. , xlviii (1944), 159.. Valverde y Perales, Francisco.. Historia de la villa de Baena.. Córdoba: Diputación Provincial, 1982.. Villalón, Cristobal de.. El Crotalón de Cristóforo Gnofoso.. de Asunción Rallo.. Madrid: Cátedra, 1990.. Villanueva, J.. Viaje literario a las iglesias de España.. Valencia: Imprenta de Oliveres, antes de Estevan, 1821.. Notas.. Manuel Nieto Cumplido, Aportación histórica al Cancionero de Baena , y Juan Alfonso de Baena y su.. : Nueva aportación histórica.. (Madrid: Visor Libros, 1993), de donde proceden todas las referencias, que vienen indicadas con el número de poema y versos citados.. Historia del Arte de Andalucía.. 295.. AHPB, Esteve Mir, Manuale Trigesimun polmun contratum comune, 1467-1468, fol.. 965 (29-i-1468).. AHPB, Antons Vinyes, lxiiii liber sive copibrevium comune, 1467-1469, s.. (15-x-1470) y (1-iv-1471).. AHPB, Anons Vinyes, Quinquegesimum manuale comune, 1469-1471, s.. (15-x-1470), y (2-iv-1471).. Sobre este Maestro Alfonso puede consultarse: A.. Mayer, En torno al maestro Alfonso y a Bartolomé ; J.. Martínez Ferrando; Pere de Portugal, rei dels catalans ; Rafael Ramírez de Arellano y Díaz de Morales,.. , tomo cvii, pp.. 233, 287; J.. F.. Rafols,.. Diccionario bibliográfico de artistas de Cataluña.. , tomo i, pp.. 20-21; Juan Sutá Viñas, p.. De 1494 tenemos un ajuste pasado entre Alfonso de Bayena (Baena?) y el gremio de los tejedores de lino, para la obra de un osario en la iglesia de Ntra.. Sra.. de la Merced, donde se lee entre otras cosas, que el osario ó carner se abriría delante de la capilla de Ntra.. de los Ángeles, abogada del gremio, hecho de 4 losas nuevas, de seis palmos de largo y de once ancho en conjunto, debiendo llevar esculpidas (picades) dos señales del oficio la aguila e les taules, e 2 tovalloles una a cascuna banda del senyal, e en los caminalls, qui hagen un palm dample , la siguiente inscripción: Aquest es lo carner de la Cofraria de la Verge Maria dels Angels, dels teixidors de drap de lí, lo qual fou fet a 10 de juny any de m.. ccc.. lxxxx.. iii.. Los administradores sufragarían la piedra, y el artífice concluiría su obra, limpiada y bien nivelada la tumba, por precio de 9 libras barcelonesas.. Hemos de hacer referencia aquí a la época tan difícil para los judíos, a lo que sucedía en las aljamas, especialmente en 1491 en Sevilla, donde perecieron muchos de ellos.. También hemos de significar el ocultamiento y cambio de nombres, así como el trasiego de estos artistas que, como el famoso pintor cordobés Bartolomé Bermejo, se llamaba Bartolomé de Cárdenas (ver Mayer, p.. 36), casualmente como la familia de la mujer de Juan Alfonso, como nos confirma Nieto Cumplido (1982, p.. , fol.. 34r, o en la edición de Dutton y González Cuenca (p.. 743) en el Suplemento + 586, vv.. 163-66.. Joan Corominas,.. Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana.. v.. Extraídas de la edición de Francisco Valverde y Perales.. He incluido este nombre, a pesar de no tener la palabra Baena por su similitud con el nombre del autor del..

    Original link path: /juan-alfonso-de-baena-ecos-de-un-apellido
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - La crítica al sistema jurídico del derecho común en el Cancionero de Baena. Siglo XV.
    Descriptive info: La crítica al sistema jurídico del derecho común en el Cancionero de Baena.. Siglo XV.. Volver a PROLOGUS BAENENSIS 2.. La crítica al derecho jurídico.. Que fue ora, mesquino, de quanto aprendy,.. De mi saber todo e mi libelar?.. Quando estar pense, entonçe cay,.. Çego me la muerte, non puedo estudiar;.. Resçelo he grande de yr al lugar.. Do non me valdra libelo nin fuero,.. Peores amigos, que syn lengua muero,.. Abarco me la muerte, non puedo fablar.. [56].. La Muerte le responde con la enumeración de sus prácticas: falsedad, prevaricación, atención a ambas partes de un mismo litigio.. Ni sus mejores armas, es decir, los mejores juristas o las mejores obras, van a permitirle salir de ese inminente encuentro con el destino.. Nuevamente se cita a Cino, a Bártolo (a los que aludiremos después) y al coletario , que parece aludir, así lo creemos, a una recopilación de máximas legales atribuida a San Isidoro de Sevilla.. [57].. Concluye la referencia con el llamamiento a un nuevo partenaire, a quien se le pide que abandone su breviario, al tratarse en este caso de un canónigo:.. Don falso abogado preuaricador,.. que de amas las partes leuastes salario,.. venga se vos miente como syn temor.. boluistes la foja por otro contrario.. El chino et el bartolo et el coletario.. Non vos libraran de mi poder mero:.. Aquí pagaredes como buen romero.. Et vos, canonigo, dexad el breuiario.. [58].. Del mismo modo, en un momento posterior del poema, la Muerte llama al fraile, maestro famoso como el mismo se titula, con relación al cual se dice que sabredes leer por otro decrepto , alusión velada y anfibológica: se puede referir al Decreto de Graciano, texto que manejaría el maestro en cuestión en el ejercicio de sus labores docentes; a una decisión pontificia, de las que se habían recopilado en el texto anterior que constituía su genuino material de trabajo; o simplemente a la propia decisión de la Muerte que adopta esta forma jurídica solemne.. [59].. El canciller Pero López de Ayala nos proporciona el tercero de estos textos más antiguos en los que figura la crítica al Derecho Común.. A finales del siglo XIV y durante su encarcelamiento, el canciller escribe una obra que mezcla varios géneros y tendencias: el Libro Rimado de Palacio, donde se combinan reflexiones sobre las virtudes cardinales, los pecados capitales, las obras de misericordia, de marcada raíz teológica, con consejos y recomendaciones a los gobernantes de cara a la consecución de la justicia dentro de sus respectivos reinos.. Incidentalmente se abordan cuestiones jurídicas, como en el caso de la descripción del pecado de avaricia y de una vertiente muy conocida y abundante, la simonía.. No importan tener conocimientos, tener libros o capacidad para desempeñar un cargo eclesiástico.. Lo único que cuenta es realmente el dinero, de ahí el sentido del último verso que puede, a nuestro entender, ser objeto de dos interpretaciones.. Decretal en el sentido de resolución jurídica pontificia, de modo que ni aún contando con el respaldo del Sumo Pontífice se podrá acceder a esa masa patrimonial que integran los beneficios.. Pero también puede presentar otra acepción.. Con la decretal, es decir, con el conocimiento de las colecciones canónicas de decretales, no se consigue ningún beneficio eclesiástico:.. Aquí es simonia que faze mucho mal,.. A quien tiene oro e plata çinco obispados val,.. Aunque sea letrado, si aquesto le fal,.. Non l darán benefiçio por el su decretal.. [60].. Pero el texto tiene un apartado propio para los abogados, para los letrados, de los que se critica, sobre todo, su extraordinaria ambición económica que lleva a prolongar los juicios con la intención de hacer sus honorarios más y más elevados.. [61].. El abogado busca y rebusca para que el cliente no lo abandone.. Por eso dice López de Ayala que veredes decretales, clementinas rebolver (nueva referencia a los textos canónicos) en los que se mueve como en un mar agitado el jurista.. El letrado además no desespera nunca porque siempre es posible encontrar alguna razón jurídica, por mínima que sea, para defender alguna postura con la que ganar tiempo para conseguir nuevamente derivar el pleito hacia donde le interesa ya que veinte capitulos fallo por vos enpesçer / e non fallo más de uno con que vos pueda acorrer , para añadir a continuación:.. Quien los cuida tener malos después falla opinion.. de algunt doctor famado que sosterná su razón,.. E pasando asi el tiempo nasçe otra conclusion.. El cliente no puede ni debe desesperar.. Es más, se le reclama un esfuerzo supletorio con las vistas puestas en una especie de conversión del abogado en un magnífico jurista (ahora, el modelo que se toma en consideración es el canonista Giovanni Andrea, en su versión castellanizada Juan Andrés.. [62].. ), puesto que con las glosas y con el texto es posible conseguir la resolución de cualquier conflicto:.. Vos, amigo, esforçad vos que con glosas e con testo.. Y será don Johan Andrés e yo con él mucho presto.. Porque, en suma, el arte de los letrados está por encima de las leyes y de sus comentarios.. La acción de aquellos se coloca en un nivel superior, puesto que es capaz de desvirtuar el sentido de una norma, para interpretarla en su sentido normal al momento siguiente: Pues lo ál aventurastes, non vos debe de doler / lo que aquí despendierdes de todo vuestro aver, / e veremos los letrados cómo fueron entender / las leyes, que este pleito así nos ha de vençer.. López de Ayala, con cierta amargura, dice que non ha leyes que vos puedan nin sus glosas estorvar , de modo que el abogado aparece como un auténtico oráculo al que se acude para que maneje los textos legales a su antojo y para provecho de su defendido.. En todo caso, el autor denuncia siempre estas maniobras dilatorias que se traducen en un coste económico enorme para el cliente, como cuenta al final de las estrofas dirigidas a los abogados: estos solicitan al cliente más y más dinero para llegar a la alzada ante el rey; el cliente sacrifica todo su patrimonio en virtud de dichas exigencias; al final, se queda sin patrimonio, sin pleito y sin nada, con un pérdida de tiempo abrumadora.. Solamente triunfa el abogado.. La razón de su éxito: el mismo sistema jurídico que permite esas perversiones, esas dilaciones casi surrealistas.. El Derecho Común había, pues, calado hondo.. Pero esa forma de operar en el mundo de lo jurídico presentaba un reverso peligroso como se ha podido ver.. Las críticas eran aceradas.. Esto llevó a algunos autores a plantearse realmente el significado del derecho y de la justicia.. En el panorama castellano del momento (tránsito del siglo XIV al siglo XV) pesaban varios condicionantes de signo diverso.. La situación política era bastante desalentadora.. [63].. Los Trastámara se habían instalado en el poder hacia poco menos de medio siglo a cambio de numerosas concesiones a la nobleza que realmente señoreaba la Corona.. Esta nobleza actuaba muchas veces de forma arbitraria, injusta, con sus propias armas jurisdiccionales resultados de las amplias concesiones con que los monarcas de la nueva dinastía habían premiado a sus fieles o habían comprado las fidelidades de sus enemigos.. El rey aparece así como el garante de la justicia, el único tutor verdadero del reino, el que da unidad al mismo por encima de toda la dispersión imperante.. Añádase a esa situación de inseguridad provocado por los poderosos, el empleo de mecanismos jurídicos que demoraban los pleitos por tiempo indefinido y hallaremos la explicación de las quejas que formulan, por citar tres ejemplos coetáneos, lo siguientes autores.. Fray Iñigo de Mendoza, supuesto autor de las Coplas de Mingo Revulgo, proclama que la justicia, antaño poderosa, ahora se asustaría con un simple conejo:.. Está la perra Justilla.. que viste tan denodada.. muerta, flaca, trasijada;.. jur a diez, que abriés manzilla:.. con su fuerça e coraçón.. cometíe al bravo león.. y mataba el lobo viejo,.. hora un triste de un conejo.. te la mete en un rincón.. [64].. Iñigo Lope de Mendoza, marqués de Santillana, quien se pregunta quexándose de los daños deste reino , nos dirá que la gloria y el honor se han convertido en vituperio y su clara fama se ha sometido a un proceso de oscurecimiento.. Es el número XXIX de sus Sonetos fechos al itálico modo :.. Por cierto, España, muerta es tu nobleça.. e tus loores tornados haçerio.. [65].. Lo que lo lleva a la reflexión final, que es una reflexión de hondo contenido jurídico y teológico, tras preguntarse dónde se hallan las grandes virtudes teologales y cardinales:.. Dó es la fe? Dó es la caridad?.. Dó la esperança? Ca por çierto absentes.. son de las tus regiones e partidas.. Dó es la justiçia, templança, egualdad,.. prudençia e fortaleça? Son presentes?.. Por çierto non, que lexos son fuídas.. [66].. En su Comedieta de Ponza, el marqués de Santillana se refiere al modo usual de actuación de los juristas con una tímida mención a propósito de una enumeración de héroes y personajes de la mitología griega, que aparecen como signos de malos presagios, de mala fortuna: dice expresamente allí, de Pasife el testo y la glosa.. [67].. , modo común de trabajo de los juristas de esas centurias bajomedievales, como se verá en detalle más adelante.. Hernán de Mexía abunda en esta misma línea amarga y trágica del marqués de Santillana, haciendo referencia a unos tiempos pasados en los cuales existían muy humildes letrados / que son vasos de la çiençia.. [68].. En tiempos del rey Enrique IV, que estaban estos reinos envueltos en tiranías y discordias , se pregunta en el mismo tono dramático y agónico que el noble anterior:.. Dó la mansa piadad,.. dó justiçia, dó cordura?.. Dó los reinos bien regidos?.. Dó los buenos regidores,.. a dó los sabios sabidos,.. a dó los malos punidos,.. a dó los buenos señores?.. Adónde los buenos reyes?,.. Dónde los buenos perlados,.. a dó pastores y greyes?.. Dónde están las buenas leyes,.. dó castigan los pecados?.. ( ).. Dónde está la libertad?.. Dó la humana humanidad?.. Dó las leyes, dó el derecho?.. [69].. Otro egregio representante de la poesía crítica del momento, Gómez Manrique, insiste en esta línea cuando proclama que:.. Cuanto más alto es el muro.. más fondo çimiento quiere;.. de caer está seguro.. el que en él nunca subiere;.. donde sobre la cobdiçia.. todos los bienes fallesçen;.. en el pueblo sin justiçia,.. los que son justos padeçen.. [70].. También afirma, en defensa del papel del derecho como ordenador y pacificador de un reino convulso, que la iglesia sin letrados / es palacio sin paredes.. [71].. , y que sin secutores las leyes / maldita la pro que traen.. [72].. El hondo problema que el derecho comportaba (o del que el derecho era reflejo), por tanto, presentaba múltiples rostros que se encarnan en los diferentes problemas que acuciaban a lo jurídico: abusos, arbitrariedades, corrupción de los jueces y demás oficiales, predominio de un estilo curial totalmente desfasado y alejado de las necesidades del pueblo y demás quejas que se reflejan cumplidamente en la producción poética de esos siglos XIV y XV.. No es el Cancionero de Baena, del que nos vamos a ocupar de inmediato, el único monumento literario medieval de ese tránsito del siglo XIV al XV en el que se tratan estas cuestiones.. El profesor Bermejo ha mostrado las referencias literarias al Derecho Común que se pueden atisbar en el Arcipreste de Hita, fruto de su formación eminentemente canónica.. [73].. , en el Arcipreste de Talavera, resultado de su conocimiento de ambos Derechos.. [74].. , o en otras obras variadas.. [75].. Pero la obra que vamos a examinar, por la enorme masa poética que contiene, se convierte en uno de los mejores exponentes de la visión cortesana acerca del derecho y es testimonio impagable de las reflexiones de los hombres bajomedievales acerca de todas las virtudes y de todos los defectos que presentaba el mundo jurídico.. 2.. - El Cancionero de Baena: los autores, las obras, la práctica.. -.. No obstante los precedentes literarios aludidos, sin lugar a dudas, la mejor síntesis que se pueda hallar del reflejo literario del derecho en la Baja Edad Media es el Cancionero de Juan Alfonso de Baena.. [76].. El mismo papel lo desempeña en la corte de Alfonso V de Aragón el Cancionero de Stúñiga, junto a otros cancioneros de importancia, un poco posteriores y recogiendo las obras de poetas que podemos calificar como menores, son el de Herberay des Essarts, en la corte de Navarra, el de Palacio, asimismo en Aragón, y el Cancionero General de Hernando del Castillo, que puede ser considerado como una continuación, al menos cronológicamente hablando, del de Baena.. Es sabido que Juan Alfonso de Baena fue un escribano de la corte de Juan II que desempeñó funciones burocráticas en la cancillería castellana.. Este oficial regio con inquietudes y dotes literarias se embarcó en la tarea procelosa y compleja de recopilar los principales textos poéticos que habían sido alumbrados en el tránsito de los siglos XIV al XV (desde el reinado de Pedro I al de Juan II), recogiendo cerca de seiscientas composiciones líricas pertenecientes a más de cincuenta autores y dedicada al monarca hacia el año 1445.. [77].. Su obra no es, pues, original, sino compilatoria de los más señeros compositores líricos del momento.. El criterio de selección fue totalmente subjetivo para este párrafo consultar Vicente, como lo era en esa época la labor de antología literaria, dependiendo de los gustos de Baena, de sus filias y fobias, amores y odios (por ejemplo, no se recoge ninguna composición del marqués de Santillana), acaso de los gustos del monarca, las preferencias del momento o la fama de algunos compositores.. [78].. El resultado es heterogéneo también en cuanto a las tendencias estilísticas: hay ejemplos de lírica cortesana, lírica italianizante, composiciones de la vieja escuela gallego-castellana (Macías el Enamorado), herederas a su vez de la antigua lírica provenzal, entre otras muchas.. La sistematización, si es que existe, también es insuficiente y defectuosa, aunque se atisba un tímido intento de ordenación por autores y, de cada uno de estos, en tres tipos de composiciones: cantigas, decires y preguntas y respuestas.. De entre todos ellos, destaca en orden de aparición, Alfonso Álvarez de Villasandino, quien con mucho es el escritor más citado, usado y mencionado en el Cancionero, además del propio Baena, Macías el Enamorado, Micer Francisco Imperial, Ferrán Sánchez Calavera o de Talavera o Gonzalo Martínez de Medina.. En palabras de Miguel Gual Camarena, es una poesía cortesana, nacida artificialmente alrededor de los núcleos y superestructuras dirigentes, en la que es difícil rastrear el latido del pueblo, y carece de la calidad de otras obras coetáneas como la de un Santillana o un Manrique, por poner  ...   superiores labores que desempeñará en su madurez.. La primera a la que aludimos es la que se produce en relación a Dante Alighieri, de quien sabemos sus artes poéticas y políticas, mas no esta nueva caracterización del vate: tanta alegría non mostró en el viso / el poeta jurista, teólogo Dante.. [115].. Avanzada la composición quiere el poeta, hablando a través de Mercurio, que el futuro rey tenga suficiente entendimiento, sabiduría y sentido común, y escoge como modelo, no podía ser de otra manera, al prototipo de monarca legislador sabio, justo, prudente, es decir, el emperador bizantino Justiniano.. Es de destacar, no obstante, la referencia al derecho patrio, ejemplificado en las leyes y en las Partidas sobre las que se habrán de proyectar esas cualidades reclamadas para el rey:.. Diz: Yo le enfloyo seso e razón.. e sabiduría por que él sólo apure.. como Justiniano en Çivile jure,.. leyes e partidas, las que buenas son.. [116].. Con motivo del mismo evento, fray Diego de Valencia compone otro dezir en el cual se vuelven a manifestar esos deseos para con el nuevo monarca, algunos de ellos de marcado componente jurídico.. [117].. Al tratar el tema del asesoramiento y consejo que el rey debe tener, el poeta se expresa con contundencia reclamando la necesidad de un conocimiento exhaustivo del derecho como requisito indispensable para un buen gobierno.. El autor marca la diferencia entre el Derecho Civil, acaso como orden culto, estudiado para el cual hay que acudir a los doctores, frente al popular cotidiano integrado por fueros y usos, que hay que respetar en todo caso:.. Tenga con prebanos derecho çevil,.. dotores sotiles vença por esamen,.. e todos los fueros e uso servil.. mantenga del todo que pueblos non clamen.. Los finos partistas assí lo enfamen.. Que faga derecho a mí e a ti;.. Dios le dé vida por que sea assí:.. Respondan oyentes, digan todos: Amen.. [118].. Sin lugar a dudas, el poema más conocido y que mejor refleja la situación jurídica de Castilla es el atribuido a Fernán Martínez de Burgos, cuyo título es lo suficientemente expresivo: Dezir que fue fecho sobre la justiçia e pleitos e de la gran vanidad d este mundo.. [119].. La crítica es demoledora porque llega incluso al rey con una pregunta directamente dirigida a Dios.. La justicia en manos de los hombres es totalmente destruida por sus prácticas llenas de corrupción, sobornos, oficios inútiles y excesivos.. Un panorama totalmente pesimista sobre el que además no hay ninguna posibilidad de solución inmediata.. El poeta comienza con una queja dirigida a la divinidad, comparando a los pleiteantes que reclaman justicia con ovejas que van a salir totalmente trasquiladas de sus empeños:.. Cómo por Dios la alta justiçia.. al rey de la tierra es encomendada?.. En la su corte es ya tanta maliçia.. Que non podría por mí ser contada;.. Qualquier oveja que vien desarrada.. Aquí la acomenten por diversas partes.. Cient mill engaños, maliçias e artes.. Fasta que la fazen ir bien trasquilada.. El exceso de oficiales de todo signo, que cobran copiosas rentas del rey, conduce a la pereza, a la inacción y, en suma, a la completa inutilidad de los mismos, hasta el punto de que pueden transcurrir perfectamente cuarenta años sin sentencia:.. Alcalles, notarios e aun oidores,.. según bien creo, passan de sesenta.. que están en trono de emperadores,.. a quien el Rey paga infinita renta;.. de otros doctores ay çiento e noventa.. que traen el regno del todo burlado,.. e en quarenta años non es acabado.. un solo pleito.. Mirad si es tormenta!.. La razón? El modo de operar de los letrados.. Citas y más citas de los principales doctores, de las más importantes leyes, con lo que los expedientes se hacen gigantescos y los jueces devienen inútiles para verificar todo lo que se alega.. En resumen, se ven impedidos materialmente para sentenciar por la corruptela práctica en la que los sumen los abogados.. Cualquier pequeño defecto, cualquier minucia sirve para prolongar indefinidamente el litigio para mayor gloria del perito.. Aparecen las primeras alusiones personales con aumento del número de protagonistas.. Bartolo.. [120].. , Cino, el Digesto, Juan Andrés.. [121].. , Baldo de Ubaldi.. [122].. y Enrique de Segusia, conocido como El Ostiense.. [123].. , serán los protagonistas comunes, cuyas opiniones se citan de forma abusiva y desmesurada, tantas como uvas puede haber en un cesto:.. Viene el pleito a disputaçión,.. allí es Bártolo e Chino, Digesto,.. Juan Andrés e Baldo, Enrique do son.. más opiniones que uvas en çesto;.. e cada abogado es y mucho presto,.. e, desque bien visto e bien disputado,.. fallan el pleito en un punto errado.. e tornan de cabo a qüestión por esto.. El abogado, cual sofista griego, trata de hacer ver al cliente que el pleito se perdió por culpa de éste, a resultas de la falta de información, y lo razona con apabullantes argumentos.. Se pone al descubierto su artera forma de actuar:.. A las partes dizen los sus abogados.. que nunca jamás tal punto sentieron.. e que se fazen muy maravillados.. porque en el pleito tal sentençia dieron,.. mas que ellos ende culpa non ovieron.. porque non fueron bien enformados;.. e assí peresçen los tristes cuitados.. que la su justiçia buscando venieron.. Dan infinitos entendimientos.. Con entendimiento del todo turbado,.. Socavan los çentros e los firmamientos,.. Razones sufísticas e malas fundando,.. E jamás non vienen ý determinando,.. Que donde ay tantas dubdas e opiniones,.. Non ay quien dé determinaçiones.. E a los que esperan convien de ir llorando.. La solución, curiosamente, se puede hallar en el modelo musulmán donde un solo juez libra los pleitos civiles y criminales, lo cual da origen a un sistema más honesto, dotado de una mayor justicia, que otorga al juez una existencia más placentera.. De ese modo, su actuación judicial no habrá de depender, nueva enumeración, de Azzo.. [124].. , de las Decretales.. [125].. , de Roberto.. [126].. , ni de las Clementinas.. [127].. , sino de la discreçión e buena dotrina :.. En tierra de moros un solo alcalde.. libre lo çevil e lo criminal,.. e todo el día se está él de balde.. por la justiçia andar muy egual;.. allí non es Azo nin Decretal,.. nin es Ruberto nin la Clementina,.. salvo discreçión e buena dotrina,.. la qual muestra a todos bevir comunal.. Al lado de esta corrupción del sistema jurídico por el recurso excesivo al Derecho Común, la quiebra del sistema obedece a la corrupción general en la que están instalados los principales operadores jurídicos, tanto al nivel superior de la Corte y del Consejo, donde priman los sobornos, las recomendaciones, la compra de voluntades, la violencia al margen del derecho, la adquisición de oficios por precio, el número absurdo y extraordinario de funcionarios, todo excepto el triunfo de lo jurídico y de lo justo:.. Ya por dineros venden los perdones.. que devían ser dados por mérito puro;.. nin han dignidades los santos varones.. nin por elecçiones aquesto vos juro-,.. salvo al que lieva el florín maduro.. o cartas muy fuertes de soplicaçión,.. e tanto es el mal e la corrubçión.. que cada qual d ellos se torna perjuro.. E pues los señores que han de regir,.. en quien el Consejo está estatuado,.. en su interese bien pueden dezir.. cada uno d ellos fundar su tractado;.. e curan muy poco del triste cuitado.. que siempre les viene justiçia pidiendo,.. mas cada qual d ellos está comidiendo.. dó avrá más doblas e oro contado.. Como en el caso de los alguaciles, los abogados y los procuradores, escribanos y recaudadores:.. Los alguaziles passan de trezientos,.. que todos biven de pura rapina.. e andan socavando todos los çimientos.. por desplumar la gente mezquina;.. e, por que su obra sea más malina,.. traen consigo muchos rufianes:.. non me maravillo que sufran afanes.. comprando el ofiçio por dobla muy fina.. Pues de abogados e procuradores.. e aun de otras çient mill burlerías.. e de escrivanos e recabdadores.. que roban el reino por estrañas vías.. yo non vi tantos en todos mis días !.. E tanto padeçe este reino cuitado.. que es maravilla non ser asolado,.. si el señor Rey non quiebra estas lías.. Juan Alfonso de Baena, en respuesta al rey Juan II que había nombrado un juez para la resolución de unos conflictos particulares, vuelve a aludir a Cino y al Digesto, como modelos arquetípicos donde se puede encontrar todo el derecho, además de las correspondientes alusiones a los deberes de un juez modelo y los elementos personales que conforman el proceso (juez, partes, escribanos):.. E pues assí es cortés, muy onesto.. e muy avisado en todos los fechos,.. complid su mandado e más los derechos.. que ponen los libros de Chino e Digesto,.. que todo processo que es bien ordenado.. aver debe juez sotil e avisado,.. e luego el actor e más demandado.. e buenos notarios fundados en testo.. [128].. El desconocimiento del mundo jurídico se manifiesta cuando Baena solicita a Garci Álvarez, señor de Oropesa, que interceda por él ante el condestable de Castilla, Álvaro de Luna.. La petición está totalmente basada en la gracia y merced como él mismo declara y no puede ofrecer conocimientos de derecho.. La mención se amplía al Liber Sextus de Bonifacio VIII.. [129].. Señor, para esto yo non sé Digesto.. que tanto repare mi triste fortuna,.. nin glosa nin testo de Chino e de Sesto.. que faga que mane mi seca laguna,.. salvante el modesto cortés e muy onesto.. e noble fidalgo de la clara Luna;.. si a vos plaze d esto, señor, seré presto.. a vuestro servicio, sin dubda ninguna.. [130].. Cino de Pistoya surge otra vez cuando Baena se dirige al arzobispo de Toledo para que le haga ganar el favor del infante Juan.. Le pide que se olvide de argumentos jurídicos, representados por el jurista italiano y la voz fuero como sinónimo de derecho en general:.. Muy donoso cavallero,.. Juan Carrillo de Toledo,.. Apuntat bien con el dedo.. Sin leer Chino nin fuero,.. E creed al escudero,.. Gentilhombre bien criado,.. Muy cortés e mesurado,.. Que vos va por mensagero.. [131].. A Cino se le suman de nuevo Bartolo y Juan Andrés en la petición que Baena envía al rey sobre las discordias por qué manera podían ser remediadas.. El fragmento expone un principio de derecho procesal, según el que los que protestan en juicio son eximidos de carga:.. Alto Rey, los protestantes.. según que dispone el dino.. Juan Andrés, Bártolo e Chino,.. Son de carga relevantes;.. E, por ende, en consonantes.. Al comienço aquí protesto,.. Que yo fundo todo aquesto.. Sobre los reys e infantes.. [132].. En la misma composición, Baena alude a lo que es la formación y lecturas ideales de un jurista, integrada por la Peregrina, atribuida a Gonzalo González de Bustamante, obispo de Segovia y consejero del rey.. [133].. , las Partidas y los Ordenamientos de Cortes, así como fueros, la Summa Cassum de Ambrosio.. [134].. , y la obra de Bartolo, a la que tilda de ley por su enorme poder y autoridad:.. Yo leí la Peregrina,.. Partidas e Ordenamientos,.. E fueros e regimientos.. E la Suma ambrosina,.. E más la Ley bartolina,.. E los libros retratantes.. De çiençias espantantes.. De la pena camasina.. [135].. De los textos canónicos anteriores al Decreto de Graciano, parece solamente existir una referencia, en concreto al Decreto de Burcardo de Worms.. [136].. El Decreto de Graciano se cita en tres ocasiones.. [137].. , en una sola ocasión las Decretales.. [138].. y lo mismo sucede con las Clementinas.. [139].. La expresión general decretos y leyes aparece asimismo en un solo momento, equiparada con la gran Teología como la suma de todos los conocimientos posibles.. [140].. Dentro de la versión castellana del Derecho Común, esto es, las Partidas, hallamos referencias expresas a tres leyes de corte criminal: la que castiga la difamación por cantigas y rimas, tema muy indicado que debía conocer todo poeta satírico por su propia cuenta y riesgo.. [141].. ; la devolución del duplo de aquello que se ha robado con ocasión de una sentencia en la que el juez absolvía a la amada ( a aquella que tiene el mi coraçón / por fina fuerça bien presto robado ), pidiendo él la aplicación de la pena correspondiente al hurto realizado de manera encubierta.. [142].. ; y otra referencia no del todo exacta a una supuesta ley de la Partida Séptima.. [143].. , así como una mención general al derecho en ellas contenido.. [144].. Mayor concreción y conocimiento del derecho se manifiesta al tratar el tema de la prescripción y de la posesión.. En el pleito que sostienen la Mesura y la Soberbia.. [145].. , aquélla acusa a ésta de haber corrompido el mundo durante cerca de cuarenta años y se escenifica un proceso con cumplidas referencias a los tiempos de los procesos, imbuidos de reminiscencias canónicas:.. E digo, señora, que ya puede aver.. bien quarenta años, a mi pensamiento,.. que con osadía de atrevimiento.. nos faze del todo la fuerça perder;.. e contra derecho nos quiere tener.. forçado lo bueno en su possessión;.. e todas nosotras, por esta ocasión,.. estamos a punto de nos peresçer.. El juez, como buen judgador da la palabra a la Soberbia, para que se defendiesse / e que alegasse lo que le pluguiesse , presentado sus correspondientes excepciones.. Ésta alega la prescripción longissimi temporis, creación de Constantino y recogida en el Código de Justiniano 7, 37, 39, para justificar su dominio sobre el mundo:.. Dixo: Señora, juez, derechera,.. respondo e digo que vos fallaredes.. que por su confesión vos non devedes.. judgar lo que pide en esta manera;.. ca çierto es, señora, razón verdadera.. que, puesto que fuesse assí de derecho,.. sería prescrito por tiempo e por fecho.. e devo ser quita por justa carrera.. Y continúa:.. En derecho común avemos escrito.. que debda e fuerça e salto e rapina.. e otro mal fecho que conteçe aína,.. por quarenta años es todo prescrito;.. e pues ella conosçe en el su rescrito.. que ha tanto tiempo, pues non debe ser.. oída en juizio nin yo padesçer.. aquello que me pide por su mal escrito.. La excepción de prescripción que presenta la Soberbia es rebatida por la Mesura con base en argumentos formales y materiales:.. Con mucha omildança respondió Mesura.. e dixo: Señora, oídme mi fecho,.. qualquier que possee contra derecho.. su tiempo non passa en ninguna figura.. Por ende, señora, con toda pressura.. Ponedme remedio en esta passión,.. Ca sin título justo non ay possessión,.. Segund que lo aprueva la Santa Escriptura.. E puesto que oviesse lugar tal razón,.. Non debe por vos de ser sentençiado.. Como ella dize, pues fue protestado.. Dentro en el término, en tiempo e en sazón;.. Quanto más ella por su confesión,.. Segunt lo que dixo, ya es condenada;.. Por ende, non debe partir liçençiada.. Salvo pena por condenaçión..

    Original link path: /revista/prologus-baenensis-2/la-critica-al-sistema-juridico-del-derecho-comun-en-el-cancionero-de-baena-siglo-xv-2
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - La crítica al sistema jurídico del derecho común en el Cancionero de Baena. Siglo XV.
    Descriptive info: 4.. Esto demuestra claramente el conocimiento por parte del autor de algún tratado de Derecho Común y de derecho castellano sobre la materia por la certeza de las reflexiones aludidas.. No solamente, pues, había crítica, sino también empleo con fines líricos de los temas que el derecho proporcionaba de modo continuado.. El lector interesado puede hallar más reflexiones de tipo procesal en el resto del pleito comentado.. Los poetas son hombres de su tiempo y, no obstante el predominio del Derecho Común, aluden en momentos puntuales al derecho propio de la Corona.. Existen algunas referencias aisladas al propio derecho castellano, como se puede ver al hablar de fuero en el sentido de derecho general.. [146].. , de fazañas con las que se evocan las sentencias con las que los jueces castellanos creaban derecho por su sola voluntad y se convertían en modelos de conducta, a la par que expresiones de hechos pretéritos gloriosos.. [147].. , o en las varias alusiones a los pactos de tipo vasallático-señorial.. [148].. , usuales en la Castilla señorial, o a las behetrías.. [149].. Los estilos prácticos desarrollados por todos los juristas que son mencionados en la obra, están perfectamente reflejados.. [150].. : en la Pregunta de un Maestro contra un Abat se inquiere al interlocutor que responda a la difícil cuestión de cómo se junta / en una persona que non se remude.. Para sostener su respuesta, se alude a tres posibles fuentes, a saber, la experiencia, los textos o las glosas, es decir, el modo ordinario de actuación de los juristas en aquel momento que operan por medio de la consulta directa del texto legal y su interpretación más fiel:.. Ca es cosa grave e contra natura,.. que fagan juntança dos cosas contrarias;.. si han calidades diversas e varias,.. serán repunantes en toda figura.. Pues esta demanda paresçe escura,.. Señor, platicad, muy mucho la cosa;.. E por espirençia o testo o glosa,.. Señor, responded, por vuestra mesura.. [151].. Otro ejemplo lo proporciona Fernán Sánchez Calavera en un dezir contra el Amor.. El autor puede probar todo cuanto de negativo dice acerca del Amor amparándose en textos o en glosas:.. Para qué más luenga prosa,.. Amor, quieres que te diga?.. Toda mortal enemiga.. E obra sin pro, dañosa,.. Mala o buena o provechosa,.. Todos dichos de ti fallo,.. Unos bien: otros contrallo,.. Pruévolo por testo o glosa.. [152].. Se da a entender de forma clara que la manera de defender una postura es amparándose en lo que dicen las leyes (los textos) y las interpretaciones que sobre las mismas se elaboran (las glosas, que pueden perfectamente separarse del camino marcado por la ley.. [153].. ).. Si algo quiere triunfar, es preciso que cuente con el beneplácito de la ley y de su interpretación, con el texto y con su glosa.. Si, por el contrario, una determinada alegación es indefendible, se dice que ni con el texto principal, ni con la glosa interpretativa se puede salvar ese litigio.. [154].. Álvarez de Villasandino llega a reflejar el complejo e intrincado lenguaje de los juristas en unos versos dirigidos al condestable de Castilla, don Álvaro de Luna:.. Álvaro señor, la glosa.. que se podría glosar.. nin por metro nin por prosa.. non me cuido aventurar.. a dezir cómo e por qué.. anda turbada la fe,.. que yo só bien çierto e sé.. qu el vuestro alto cuidar.. sabia todo este cantar.. asonar.. [155].. El mismo Villasandino pide al condestable que todo aquello que ordene se haga con la suficiente claridad y seguridad para evitar cualquier suplantación de la voluntad del legislador como consecuencia de la labor interpretativa:.. El grant capitán honrado,.. fidalgo esforçado, honesto,.. Álvaro, leal provado,.. Mande con graçioso gesto.. De vuestra parte todo esto.. Que se cumpla luego luego,.. Por que non tengan que es juego.. Los que mal glosan el testo.. Del seteno libro e sesto.. [156].. Porque, como bien se expresa en otro texto del Cancionero, es muy peligroso dar glosa e esconder el testo.. [157].. , acaso una denuncia más a la práctica establecida e imperante.. Se alude a varias obras que condensan la labor de glosadores y comentaristas: la de Godofredo de Trani a las Decretales, calificada con los mejores adjetivos.. [158].. ; la prestolina (por bartolina ) y la ambrosina , complementos necesarios para desentrañar los secretos de las Clementinas canónicas.. [159].. Por otro lado, los jueces, cualquiera que sea su ámbito de actuación, han de fallar los pleitos con arreglo a justicia, derecho (entendido como el positivo) y razón, forma esta última velada de aludir al derecho romano en cuanto que encarnación escrita de la razón, de la misma forma que el canónico se consideraba como representante por antonomasia de la equidad.. [160].. Algunos textos recuperan el espíritu de las danzas de la muerte y muestran la futilidad de la existencia humana, del conocimiento y de la sabiduría.. Lo verdaderamente importante es estar a bien con Dios:.. Maestre señor, si bien contemplastes.. con ojos del alma el vuestro trabtado,.. non creo qu el vuestro derecho sanastes.. por él ser más justo nin más abivado.. nin por el proçeso estar bien fundado;.. que leyes nin fueros, saber ni escritura.. non adulçaron la vuestra amargura,.. salvo que oviestes a Dios muy pagado.. [161].. Solamente hemos hallado un mención a la universidad, concretamente a Bolonia, sin alusión expresa al mundo jurídico, aunque sí a la labor intelectual de los docentes y discentes:.. En la grand Boloña estando el martes.. a los escolares las artes leyendo,.. e a los doctores de razón vençiendo.. en filosofía e las siete artes,.. allí les leía divina sçiençia,.. con tanto donaire e tanta prudençia,.. que a los maestros de grand excelençia.. les fago entender non saber las partes.. [162].. También los modos y prácticas docentes medievales son citados: las leçiones e qüistiones.. [163].. , por ejemplo, son expresiones de dos formas de actuación docente típicas de la universidad del Medievo.. En otros ejemplos poéticos aislados, a la referencia a los elementos jurídicos se introduce en un ambiente lúgubre o bien jocoso.. Ejemplo de lo primero es aquel conocido poema de Juan de Mena titulado Razonamiento que Juan de Mena faze con la Muerte , en el que se desarrolla el famoso tema medieval del ubi sunt?: la fugacidad de la vida, la vanidad de lo terrenal, lo irreversible de la muerte que a todos alcanza, sin distinción de clases o estados, y en cualquier momento.. Cuando Mena le pregunta a la muerte cuáles son los manjares que ofrece a todos sus invitados, aquélla le responde con una final alusión al mundo jurídico que permite deducir la referencia al derecho tradicional (los fueros), al nuevo derecho surgido de las Cortes (las leyes) y al cuerpo fundamental del Derecho castellano (Partidas):.. Son tristezas y pesares,.. llantos, vozes doloridas;.. en posadas mal guarnidas.. entran sordos, ciegos, mudos,.. donde olvidan los sesudos.. fueros, leyes y partidas.. [164].. Entre los ejemplos jocosos a los que nos referimos, baste un pequeño botón de muestra.. Sabido es el extraordinario valor que tenían los libros en el Medievo hasta la aparición de la imprenta.. Por ese motivo, en una poesía anónima del siglo XV se refiere el caso de un fraile que deja embarazada a una mujer y se ve obligado a vender y empeñar sus libros para hacer frente a los gastos de la inminente maternidad:.. Aunque le vedes tan flaquillo,.. echó en una dueña un frailecillo;.. yo no quise ir a decillo.. porque fue, señores, su padrino.. Para mantillas y pañales.. Vendió o empeñó las Decretales,.. Y él, malo con todos sus males,.. No tiene juicio divino.. [165].. En suma y a la vista de todo lo expuesto, podemos concluir que los diferentes autores cuyas composiciones recoge el texto comentado tenían un conocimiento bastante completo de la realidad jurídica del momento.. La terminología jurídica que emplean, las referencias varias al ámbito procesal, la cita de autores y de textos, entre otras razones, son buena prueba de todo ello.. Dentro de esta última cuestión, debemos reiterar que los vates sintetizan lo que podríamos llamar la conciencia popular , al aludir a aquellos juristas de mayor renombre, de mayor fama y de mayor empleo ante los tribunales.. Las disposiciones normativas ya aludidas dan cumplida muestra de ello.. Con los textos sucede lo mismo.. Hay un mayor conocimiento del derecho canónico, frente al romano del que solamente se cita el Digesto, y pocas menciones al derecho patrio y a las obras jurídicas del mismo.. Los poetas aciertan en su intención crítica y satírica.. Cumplen su cometido y los fines que persiguen puesto que para que cale hondamente su reflexión es preciso emplear un lenguaje que llegue a la mayor parte de la población, o, al menos, de la Corte.. Baena proporciona en esta compilación una radiografía brillante y certera del ambiente jurídico con todos los vicios y las corrupciones que se han puesto al descubierto y que se han criticado.. Pero no se observa ningún atisbo de renovación, de crítica constructiva, de sátira orientada a proponer un nuevo camino.. Acaso porque los poetas eran simplemente cortesanos y sus luces no podían desarrollar complicadas revoluciones en el mundo del derecho.. La obra de Baena y de sus coetáneos se inserta en una corriente que arranca del siglo XIII cuando se comienza a ver algunas manifestaciones de los excesos cometidos por los prácticos del derecho.. Desde Dante a Baena, hay un largo camino, pero constante en la crítica demoledora a los abogados, oficiales, jueces y demás personal corrupto.. Pero la crítica es, a la vez, erudita, con esas referencias constantes a los grandes textos del derecho y a los grandes autores.. Solamente quien tuviese una formación jurídico, no digamos sólida, pero sí bien cimentada, podría haber escrito lo que se escribió.. La obra de Baena, clave para entender la lírica castellana previa al Renacimiento, adquiere así un valor de denuncia social y de reflejo del nivel cultural de la corte.. sobre la formación y evolución del Derecho Común las aportaciones clásicas de SAVIGNY, F.. , Geschichte des römischen Rechts im Mittlealter.. Becker and Co.. , Wiesbaden-Biebrich, 1834, 7 tomos; BESTA, E.. , Introduzione al Diritto Comune.. Giuffrè, Milán, 1938; ERMINI, G.. , Corso di Diritto Comune.. Genesi ed evoluzione storica.. Elemento costitutivi.. Fonti.. 2 edición.. Giuffrè, Milán, 1946; voz Diritto Comune , en Nuovo Digesto Italiano.. Unione Tipografico-Editrice Torinese, Turín, 1938.. Tomo IV, pp.. 970-971; y la misma voz en Nuovissimo Digesto Italiano.. Unione Tipografico-Editrice Torinese, Turín, 1957.. Tomo V, pp.. 826-829; VINOGRADOFF, P.. , Diritto romano nell Europa medioevale.. Giuffrè.. Milán, 1950; CALASSO, F.. , Medio Evo del Diritto.. Le fonti.. Giuffrè, Milán, 1954; e Introduzione al Diritto Comune.. Giuffrè, Milán, 1970; KOSCHAKER, P.. , Europa y el Derecho Romano.. Editorial Revista de Derecho Privado, Madrid, 1955; BRYNTESON, W.. , Roman Law and legislation in the Middle Ages , en Speculum.. A journal of medieval studies, vol.. 41, 3 (julio, 1966), pp.. 420-437; THIEME, H.. , voz Gemeines Recht , en Handwörterbuch zur deutschen Rechtsgeschichte.. Erich Schmidt Verlag, Berlín, 1971.. Tomo I, col.. 506-1.. 510; CAVANNA, A.. , Storia del Diritto Moderno in Europa.. Le fonti e il pensiero giuridico.. Giuffrè, Milán, 1982; PIANO MORTARI, V.. , Gli inizi del Diritto moderno in Europa.. Liguori, Nápoles, 1982; MERRYMAN, J.. , La tradición jurídica romano-canónica.. Fondo de Cultura Económica, México, 1993; BELLOMO, M.. , La Europa del Derecho Común.. Il Cigno Galileo Galilei, Roma, 1996; WIEACKER, F.. , Historia del Derecho Privado de la Edad Moderna.. Editorial Comares, Granada, 2000; BERMAN, H.. , La formación de la tradición jurídica de Occidente.. Fondo de Cultura Económica, México, 2001; y STEIN, P.. , El derecho romano en la historia de Europa.. Historia de una cultura jurídica.. Siglo XXI de España Editores, Madrid, 2001.. La producción de la doctrina jurisprudencial más relevante se puede consultar en COING, H.. (coord.. ), Handbuch der Quellen und Literatur der neueren europäischen Privatrechtsgeschichtte.. Erster Band.. Mittelalter (1100-1500).. Beck sche Verlagsbuchhandlung, Munich, 1973.. Sobre la expansión europea del Derecho Común, vid.. CALASSO, F.. Le fonti, ed.. 607 ss.. ; In orbem terrarum , en Introduzione al Diritto Comune, ed.. 303-340; y FERNÁNDEZ BARREIRO, A y PARICIO, J.. , Historia del Derecho Romano y su recepción europea.. Editorial Centro de Estudios Ramón Areces, S.. , Madrid, 1991, pp.. 211-244.. LOMBARDI, L.. , Saggio sul diritto giuriprudenziale.. Giuffrè, Milán, 1975, pp.. 79-119.. Cfr.. CARPINTERO, F.. , En torno al método de los juristas medievales , en Anuario de Historia del Derecho Español (en adelante, AHDE), LII (1982), pp.. 625-626.. La sujeción a la letra de la ley no fue tan intensa como se pudiera pensar y lo que pudiera haberse reducido a una simple glosa fue, con frecuencia, auténtico comentario.. , En torno al método de los juristas medievales , pp.. 626-627.. 628-629.. Como denuncia en pleno siglo XVIII uno de los más originales y reconocidos pensadores reformistas, Juan Francisco de Castro, quien habla en diversos fragmentos de su obra capital de la alegación de escuadrones de AA.. , de la desaparición de la certeza de la ley entre los inmensos volúmenes de los intérpretes, hechos estos dueños de la legislación, poseedores de sus llaves, sin conceder á alguno entrada sino por su trabajosa lectura, haciendo de formidables dragones que se encargaron de su custodia, el que necesite la ley debe pensar seriamente en el modo de franquearse paso para encontrarla.. CASTRO, J.. , Discursos críticos sobre las leyes y sus intérpretes, en que se demuestra la incertidumbre de éstos, y la necesidad de un nuevo y metódico cuerpo de Derecho para la recta administración de Justicia.. Imprenta de E.. Aguado, Madrid, 1829.. Tomo I, Libro III, Discurso IV, ff.. 228 y ss.. La primera edición es del año 1776.. , entre otros muchos, ALTAMIRA Y CREVEA, R.. de, Les lacunes de l histoire du droit romain en Espagne , en Mélanges Fitting.. Sociètè Anonyme de l Imprimerie Générale du Midi, Montpellier, 1907.. Tomo I, pp.. 59-84; LARRAONA, A.. y TABERA, A.. , El derecho justinianeo en España , en Atti del Congreso Internazionale di Diritto Romano.. Istituto di Studi Romani.. Tipografia Successori F.. Fusi, Pavía, 1935.. Tomo II, pp.. 83-182; HORN, N.. , Literaturgeschichtliche Aspekte der Rezeption in Spanien , en Tijdshrift voor Rechtsgeschiendenis, XXXVII (1969), pp.. 489-514; GARCÍA Y GARCÍA, A.. , La penetración del derecho clásico medieval en España , en AHDE, XXXVI (1966), pp.. 575-592; y su volumen En el entorno del Derecho Común.. Editorial Dykinson, Madrid, 1999, con varias colaboraciones de interés; FONT-RÍUS, J.. , El desarrollo general del derecho en los territorios de la Corona de Aragón (Siglos XII-XIV) , en VII Congreso de Historia de la Corona de Aragón.. Ponencias.. Imprenta Viuda de Fidel Rodríguez Ferrán, Barcelona, 1962, pp.. 289-326; y La Recepción del Derecho Romano en la Península Ibérica durante la Edad Media , en Recueils de Mémoires et Travaux publiés par la Société d Histoire du Droit et des Institutions des Anciens Pays de Droit Écrit, fascículo VI (1967), pp.. 85-104; HINOJOSA Y NAVEROS, E.. de, La recepción y estudio del derecho romano en España , en Obras.. Publicaciones del Instituto Nacional de Estudios Jurídicos, Madrid, 1974.. Tomo III, pp.. 319-358; las colaboraciones de GARCÍA-GALLO, A.. , BARRERO GARCÍA, A.. y GONZÁLEZ DÍEZ, G.. , en el volumen colectivo Diritto Comune e Diritti Locali nella Storia dell Europa.. Atti del Congreso di Varenna.. Giuffrè, Milán, 1980, pp.. 225-284; PETIT, C.. , Derecho Común y Derecho Castellano.. Notas de literatura jurídica para su estudio (Siglos XV-XVII) , en Tijdshrift voor Rechtsgeschiendenis, L (1982), pp.. 157-195; PÉREZ MARTÍN, A.. (ed.. ), España y Europa, un pasado jurídico común.. Actas del I Simposio Internacional del Instituto de Derecho Común.. Universidad de Murcia, Murcia, 1986; El estudio de la recepción del Derecho Común , en VV.. AA.. , Seminario de Historia del Derecho y Derecho Privado.. Nuevas Técnicas de Investigación.. Universidad Autónoma de Barcelona, Bellaterra, 1985, pp.. 241-325; y Derecho Común, Derecho Castellano, Derecho Indiano , en Rivista Internazionale di Diritto Comune, 5 (1994), pp.. 43-89; SÁNCHEZ-ARCILLA BERNAL, J.. , La pervivencia de la tradición jurídica romana en España y la recepción del Derecho Común , en Estudios jurídicos en homenaje al maestro Guillermo Floris Margadant.. UNAM, México, 1988, pp.. 379-413; IGLESIA FERREIRÓS, A.. , La recepción del Derecho Común: estado de la cuestión e hipótesis de trabajo , en El Dret Comú i Catalunya.. Actes del II Simposi Internacional.. Barcelona, 31 de maig-1 de juny de 1991.. Edició d Aquilino Iglesia Ferreirós.. Fundació Noguera.. Associació Catalana d Història del Dret Jaume de Montjuïc, Barcelona, 1992, pp.. 213-330; y Ius Commune: un interrogante y un adiós , en El Dret Comú i Catalunya.. Actes del VIII Simposi Internacional.. Barcelona,29-30 de maig de 1998.. Associació Catalana d Història  ...   Introducción a su Sumario de las lecciones de historia crítica de la literatura jurídica española.. Imprenta de la Revista de Legislación, Madrid, 1897-1898, pp.. 30-60.. [48].. DANTE ALIGHIERI, Divina Comedia.. 6 edición.. Edición de Giorgio Petrocchi y Luis Martínez de Merlo.. Cátedra.. Letras Universales, Madrid, 2000.. Paraíso, Canto VI, p.. 550, versos 10-15: César fui, soy el mismo Justiniano / que quitó, inspirado del Espíritu, / lo excesivo y superfluo de las leyes.. / Y antes de que a esta obra me entregara, / una naturaleza en Cristo sólo / creía, y esta fe me era bastante , referencia esta última al combate de la herejía monofisita que negaba la unión hipostática.. [49].. DANTE ALIGHIERI, Divina Comedia, ed.. Paraíso, Canto X, p.. 583, versos 103-105: Sale aquel resplandor de la sonrisa / de Graziano, que al uno y otro fuero / dio su ayuda, ganando el paraíso.. Figura Graciano a renglón seguido de las apariciones de San Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino.. A continuación, aparece el otro gran protagonista literario del Medievo, esta vez en el campo de la Teología: Pedro Lombardo, en, p.. 584, versos 106-108: Quien cerca de él adorna nuestro coro / fue el Pedro que al igual que aquella viuda, / su tesoro ofreció a la Santa Iglesia.. De la misma manera que la obra de Graciano fue el elemento capital del Derecho canónico, la obra sobre la que trabajaron los juristas posteriores, las Sentencias de Pedro Lombardo fueron el texto de referencia obligado en el campo teológico y prácticamente todos los grandes pensadores medievales realizaron algún comentario a ese texto.. [50].. Concretamente, en el tercer círculo donde se castigaba a los violentos contra Dios y sus designios, englobando aquí a los blasfemos, los homosexuales y los usureros.. La inclusión de Accursio no obedece a una crítica de su obra, sino a su pretendida homosexualidad, lo mismo que la alusión a Prisciano, probablemente un profesor boloñés del siglo XIII.. Infierno, Canto XV, p.. 167, versos 106-114: Sabe, en suma, que todos fueron clérigos / y literatos grandes y famosos, / al mundo sucios de un igual pecado.. / Prisciano va con esa turba mísera, / y Francesco D Accorso; y ver con éste, / si de tal tiña tuvieses deseo, / podrás a quien el Siervo de los Siervos / hizo mudar del Arno al Bachiglión, / donde dejó los nervios mal usados.. En otras obras, sin embargo, Dante criticará abiertamente a los bartolistas.. infra.. [51].. Revelación de un Hermitaño, en Poetas castellanos anteriores al siglo XV.. Edición de la Biblioteca de Autores Españoles.. Imprenta de Hernando y Compañía, Madrid, 1905, pp.. 387-388, estrofa 25.. [52].. HUIZINGA, J.. , El otoño de la Edad Media.. Estudios sobre la forma de la vida y del espíritu durante los siglos XIV y XV en Francia y en los Países Bajos.. Alianza Universidad, Madrid, 1996, pp.. 194-212.. [53].. Danza de la Muerte.. Edición conforme al Códice del Escorial.. Textos Castellanos Antiguos, Barcelona, 1947.. Prólogo, p.. [54].. Tema este que será retomado por Juan de Mena con algunas alusiones veladas al mundo del derecho.. En su Razonamiento que Juan de Mena faze con la Muerte , dice el poeta de la actuación de ésta: Padre Santo, emperadores, / cardenales, arçobispos, / patriarcas e obispos, / reyes, duques y señores, / los maestros y priores, / los sabios colegiales, / tu los fazes ser iguales / con los simples labradores ( ) No aprovechan los saberes / non las artes nin las mañas, / nin proezas nin fazañas, / grandes pompas ni poderes, / grandes casas nin haberes, / pues que todo ha de quedar, / salvo el solo bien obrar, / Muerte, cuando tú vinieres.. Poesía crítica y satírica del siglo XV.. Edición de Julio Rodríguez Puértolas.. Clásicos Castalia, Madrid, 1989, p.. 186, versos 105-112 y versos 121-128.. [55].. Danza de la Muerte, ed.. 19, verso 328.. 19, versos 329-336.. DU CANGE, D.. , Glossarium Mediae et Infimae Latinitatis.. Favre, Imprimeur-Éditeur, Niort, 1883.. Tomo II, voz Collectarium , p.. 405.. 20, versos 337-344.. 25, versos 449-456: Maestro famoso sotil e capaz, / que en todas las artes fuestes sabidor, / non vos acuytedes, linpiad vuestra faz, / que a pasar avredes por este dolor, / yo vos leuare ante un sabidor / que sabe las artes syn ningunt defecto; / sabredes leer por otro decrepto, / portero de maça, venid al tenor.. LÓPEZ DE AYALA, P.. , Libro Rimado de Palacio.. Edición de Kenneth Adams.. Letras Hispánicas, Madrid, 1993.. 150, estrofa 78.. , Libro Rimado de Palacio, ed.. 192-195, estrofas 315-337.. [62].. No deja de ser curioso que, aunque se trate de un pleito civil, el abogado cite en su provecho a un canonista, lo cual se puede interpretar como una crítica velada a la verborrea fácil y seductora de los letrados a los cuales vale cualquier argumento para la prolongación de los litigios y para conseguir la aceptación de los clientes, ignorantes normalmente de toda cuestión jurídica.. el reciente trabajo de SUÁREZ FERNÁNDEZ, L.. , Nobleza y Monarquía.. Entendimiento y rivalidad.. El proceso de construcción de la Corona española.. La Esfera de los Libros, Madrid, 2003, completo fresco político del período al que nos referimos.. FRAY IÑIGO DE MENDOZA, Coplas de Mingo Revulgo, en Poesía medieval.. Edición de Víctor de Lama.. Área.. Colección Clásicos Comentados, Madrid, 2002, p.. 255, versos 118-126.. Poesía crítica y satírica del siglo XV, ed.. 153, versos 7-8.. [66].. versos 9-14.. MARQUÉS DE SANTILLANA, Poesías completas.. Edición de Manuel Durán.. Clásicos Castalia, Madrid, 1984.. Tomo I, p.. 263, verso 382.. 282, versos 121-122.. 280 y 283, versos 39-50 y versos 128-130.. 213, versos 57-64.. cit, p.. 213, versos 65-66.. 213, versos 77-78.. , El saber jurídico del Arcipreste de Hita , en Derecho y pensamiento político en la literatura española, ed.. 39-41; y KELLY, H.. , Canon Law and the Arcipriest of Hita.. Center for the Medieval and Early Renaissance Studies, Binghampton / Nueva York, 1984, passim.. Más en profundidad, vid.. , El Derecho Común en el Libro del Buen Amor , especialmente, pp.. 276-281.. ARCIPRESTE DE HITA, Libro de Buen Amor.. Edición de Alberto Blecua.. Letras Hispánicas, Madrid, 1995.. Referencias al Decreto de Graciano, a las Decretales y las Clementinas en el prólogo-sermón inicial, pp.. 5-11.. A las Decretales, en p.. 285 como cuerpo principal del Derecho canónico.. La referencia más completa al universo del Derecho Común, en, pp.. 286-287, versos 1.. 151-1.. 153: Muchos son los primeros, más muchos son aquestos: / quien quisiere saberlos estudie do son puestos, / trastorne bien los libros, las glosas e los testos: / el estudio a los rudos faze sabios maestros.. / Lea el Espéculo e en el su Repertorio, / los libros del Ostiense, que son grand parlatorio, / e Inoçençio Quarto, un sotil consistorio, / el Rosario de Guido, Novela e Decretorio.. / Dotores más de çiento, en libros e en qüestiones, / con fuertes argumentos, con sotiles razones, / tienen sobre estos casos diversas opiniones: / pues, por non dezir tanto, non me rebtedes, varones.. , La formación jurídica del Arcipreste de Talavera , en Derecho y pensamiento político en la literatura española, ed.. 63-66, con predominio, no obstante su formación, del Derecho Canónico.. MARTÍNEZ DE TOLEDO, A.. , Arcipreste de Talavera.. Edición de Marcella Ciceri.. Espasa Calpe.. Colección Austral, Madrid, 1990.. Referencias a canonistas en ed.. 258 (Enrique de Segusia, llamado el Ostiense) y p.. 323: Pues, sy de los eclesyásticos te dixese, como son papas, cardenales, patriarcas, arçobyspos, obispos, abades, doctores, maestros en theologia, en leyes e cánones, doctores byrretados como fueron Agostino, Anbrosyo, Ysydrio, Leandre, Gerónimo, Berrnaldo, Enselmo, Beda, Grisóstomo, Dionisyo, Damaçeno, Dámasco, Fulgençio, Guillelmo, Josepo, Alverto Magno, Ynoçençio, Leo, Teodosyo, Gárulo, Françisco de Nido, Alifonso, Eugenio, Ylario, Ricardo, Juan Andrés, Alberrico, Juan Monje, Juan de Dios, el abad de Sana ( ).. Remisiones a textos del Derecho Común, en ed.. 273, 290 y 317 (referencias al Decreto de Graciano); pp.. 92, 190, 274 (referencias a las Decretales de Gregorio IX); y p.. 242, que alude a las Clementinas.. , Un tema jurídico en la tradición literaria.. Famosos juristas y legisladores , en Derecho y pensamiento político en la literatura española, ed.. Cancionero de Juan Alfonso de Baena (= Cancionero).. Edición de Brian Dutton y Joaquín González Cuenca.. Visor Libros, Madrid, 1993.. Otras ediciones igualmente recomendables son Cancionero de Baena.. Edición crítica de José María Azáceta.. I.. C.. , Madrid, 1966.. 3 tomos; y Cancionero de Baena.. Reproduced in facsimile from the unique manuscript in the Bibliotèque National.. Foreward by Henry R.. Lang.. Hispanic Society of America, Nueva York, 1971.. Sobre la formación de esta compilación poética, vid.. especialmente, Cancionero, ed.. , Introducción , pp.. XIII-LVIII; ALBORG, J.. , Historia de la literatura española.. 2 edición ampliada.. Editorial Gredos, Madrid, 1997.. 323-337.. Obras de referencia general: RICO, F.. (dir.. ), Historia y crítica de la literatura española.. Edad Media.. Editorial Crítica, Barcelona, 1979, pp.. 295 ss.. ; LÓPEZ ESTRADA, F.. , Introducción a la literatura medieval española.. 4 edición renovada.. Editorial Gredos, Madrid, 1979, pp.. 386 ss.. ; DÍEZ BORQUE, J.. ), Historia de la literatura española.. La Edad Media.. Editorial Taurus, Madrid, 1982, pp.. 346-352; HUERTA CALVO, J.. , La poesía en la Edad Media: Lírica.. Editorial Playor, Madrid, 1982, pp.. 43-48; DEYERMOND, A.. 12 edición.. Editorial Ariel, Barcelona, 1987, pp.. 314-323; PEDRAZA JIMÉNEZ, F.. y RODRÍGUEZ CÁCERES, M.. , Manual de literatura española.. Cénlit Ediciones, Estella, 1989, pp.. 640-648; VIÑA LISTE, J.. , Cronología de la literatura española.. Cátedra, Madrid, 1991, passim; y ALVAR, C.. et alii, Breve historia de la literatura española.. Alianza Editorial, Madrid, 1997, pp.. 178-185.. Algunos aspectos puntuales de la obra de Baena están tratados en las siguientes obras: FRAKER, Ch.. , Studies on the Cancionero de Baena.. University of North Carolina Press, Chapel Hill, 1966; GUAL CAMARENA, M.. , El Cancionero de Baena como fuente histórica (Notas en torno a la edición de Azáceta) , en Anuario de Estudios Medievales, 4 (1967), pp.. 613-626; y en SERRANO REYES, J.. Ayuntamiento de Baena, Baena, 2001.. NIETO CUMPLIDO, M.. , Aportación histórica al Cancionero de Baena , en Historia, Instituciones, Documentos, 6 (1979), pp.. 197-218.. CARLÉ, M.. , La nobleza en el espejo , en Juan Alfonso de Baena y su Cancionero.. Actas del I Congreso Internacional sobre el Cancionero de Baena, ed.. 121-134.. La nómina completa de autores en Cancionero, ed.. 837-858.. GUAL CAMARENA, M.. , El Cancionero de Baena como fuente histórica , p.. 614.. el mismo autor advierte, en p.. 615, que a pesar de todo ello y del ambiente cortesano, los datos y citas de carácter socio-económico son fiables, mientras que las referencias a la historia externa merecen mayor recelo por el carácter laudatorio (muchas veces remunerado) de los versos.. ALBORG, J.. , Historia de la literatura española, ed.. 323.. Como tendremos ocasión de ver, la formación jurídica de los poetas es elemental, básica, primaria.. Son constantes las referencias a los textos más populares y conocidos del mundo jurídico, sin mucha profundización sobre los mismos.. Aparecen algunas máximas jurídicas, pero de forma aislada.. Lo que se citan son, sobre todo, nombres de los más conspicuos representantes del Derecho Común y los títulos de las obras jurídicas, legales y doctrinales, más relevantes.. Se trataría de aquellos autores y de aquellos libros que por su fama (fama que pudo deberse a varios factores: éxito editorial, difusión en las aulas universitarias, prestigio del propio jurista, etc.. ) andaban en boca de todo el mundo.. Un resumen del ambiente jurídico en la Castilla bajomedieval, las universidades, su cuerpo docente y discente, puede consultarse en PESET REIG, M.. y GUTIÉRREZ CUADRADO, J.. , Clérigos y juristas en la Baja Edad Media castellano-leonesa , en Senara.. Revista de Filoloxía.. Anexo II, vol.. III (1981), pp.. 7-110.. Para una referencia acerca de la difusión, vía manuscritos, de los principales textos legales y doctrinales que hallarán su cumplido reflejo en la obra comentada, vid.. GARCÍA Y GARCÍA, A.. , La penetración del derecho clásico medieval en España , pp.. 575-592, con la bibliografía allí mencionada; La canonística ibérica (1150-1250) en la investigación reciente , en Derecho Común en España.. Los juristas y sus obras.. Universidad de Murcia, Murcia, 1991, pp.. 47-77, para explicar la abundancia cuantitativa de citas, libros, textos y autores de derecho canónico; y En torno al derecho romano en la España medieval , en Estudios en homenaje a don Claudio Sánchez-Albornoz en sus 90 años.. Anexos de Cuadernos de Historia de España.. Instituto de Historia de España, Buenos Aires, 1985.. Cancionero, ed.. 262: Tanta agudeza nunca en foçilar / vi en centellas de bivo carbón / como quando Mercurio quiso fablar, / mostró en sus ojos e su disposiçión.. / Diz: Yo le enfloyo seso e razón / e sabiduría por que él solo apure / como Justiniano en Çivile jure, / leyes e partidas, las que buenas son.. 402, versos 24-28: E dará sentençia el que es sabidor / en todas las cosas, en nunca avré / d Él suplicaçión jamás nin revista, / aquesto que digo vos diz el Salmista: / Timor et tremor obtimerunt me.. Predicando incluso la unión entre Dios, el rey y la justicia, como en Cancionero, ed.. 52: La segunda dixo: Yo só la Justiçia, / señera e amarga, sin todo abrigo, / perdí mi pilar, mi Rey, mi amigo, / que me sostenía sin toda maliçia; / agora cuitada, toda mi cobdiçia / es ir a bevir a yermos extraños / bien como vevía fasta los veinte años, / salvo si se enmienda alguna avariçia ( ) A vos, la Justicia, de Dios mucho amada, / buscado vos tengo un noble marido, / el gentil Infante, de bondat guarnido, / con quien vos devedes tener por onrada; / e desque con él viérenvos juntada / de todas las gentes seredes temida; / pues non vos quitedes de aquesta partida, / que muy neçessaria nos es vuestra estada ; y p.. 548.. Rey eres sobre los reyes, / coronado emperador, / do te plaze van tus leyes / todos han de ti pavor, / e pues eres tal señor / non fazes comunaleza; / si entiendes que es proeza, / non soy ende judgador.. , Dezir de Miçer Françisco a las siete virtudes, p.. 312, verso 225-232.. Son concretamente siete: el Juicio, la Verdad, la Lealtad, la Corrección, la quinta llaman Conjurado Sermón, / la sesta Igualdat, la setena Ley dada.. [86].. 104: Pues el alto, poderoso, / sabio, noble, verdadero / Rey d España virtuoso, / con templança derechero ; p.. 495: Dixo: Señora, juez derechera, / respondo e digo que vos fallaredes / que por su confesión vos non devedes / judgar lo que pide en esta manera ; p.. 499: E mando que faga la execuçión / el niño inoçente sin otra manzilla, / don Juan, derechero señor de Castilla ; p.. 383: Fuera Dios luego injusto e liviano / e la su justiçia sin abondamiento, / si a nuestro linage mortal e humano, / muriendo en pecados e mal estamiento, / fiziera aver gloria sin meresçimiento, / ca non fuera luego juez derechero, / e, si con derecho juzgara llenero, / fuéramos todos en condenamiento , p.. 597: Agora seas papa o rey o perlado / o duque o conde o grand cavallero, / salvarte puedes en qualquier estado, / si quieres con Dios andar derechero.. 619: Virgen, crey muy sin dudança / que el Señor derechurero, / Dios contigo verdadero, / se quiere en ti encarnar / e omillar / por el su pueblo salvar / de durable tribulança / e malandança.. 754: Alto Rey, luego primero / començó a fazer estrena / e vengóse a boca llena / de su tío el tortiçero; / como rey muy justiçiero / le corrió bien la çapata / por el robo e la barata / que l fizo el viejo trotero.. 297: Quando tu curso egualas, / que al bueno das los bienes / e al malo fadas malas, / a pocos tal curso tienes, / ca lo buelves e revienes, / al bueno el bien privando, / al malo multiplicando: cata qué tuerto mantienes! ; p.. 302: Dezides que en dar e non dar / ella ningunt tuerto faze ; p.. 376: Pues non ay dubda que Dios es justo / e a ninguno tuerto non faze , p.. 378: Que su poder asoluto podría / a todos asolver o los condenar, / mas de su poder ordenado usar / derecho conviene fazer todavía; / por ende, de essa guisa gran tuerto faría / si pena el malo jamás non oviesse, / como si al bueno bien non le diesse, / a cada qual d ellos segunt meresçía..

    Original link path: /la-critica-al-sistema-juridico-del-derecho-comun-en-el-cancionero-de-baena-siglo-xv-3
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Peleas de "gayos" en el Cancionero de Baena: definición, tipología y poética del dezir lúdico
    Descriptive info: Peleas de gayos en el Cancionero de Baena: definición, tipología y poética del dezir lúdico I.. Peleas de gayos en el Cancionero de Baena: definición, tipología y poética del dezir lúdico II.. Peleas de gayos en el Cancionero de Baena: definición, tipología y poética del dezir lúdico III.. Resumen/Abstract.. Nota biográfica.. Peleas de gayos.. PELEAS DE GAYOS EN EL.. CANCIONERO DE BAENA.. definición, tipología y poética del.. dezir.. lúdico.. Sara Ortega Sierra.. Lee University.. Resumen/Abstract.. En sus propuestas definitorias del.. castellano, el medievalismo tradicional hispánico ha incurrido en el descriptivismo en lugar de un real intento de teorización, y ha recurrido a enfoques temáticos irrelevantes para un género poético tan camaleónico como éste, que incluye desde obras.. cómicas, religiosas, satíricas, líricas, panegíricas, moralizadoras y lúdicas, hasta poemas doctrinales y políticos.. La crítica ha destacado, pues,.. aspectos como la ausencia de melodía y la métrica abierta que distinguirían al.. de los géneros cancioneriles musicalizados y de métrica fija como la.. cantiga.. y.. la.. canción.. el didactismo y su rancio carácter moralista.. En tanto que el corpus textual ha sido vertido en el cajón de sastre literario de las obras (mal) llamadas didáctico-morales, el humor y la risa, en cuanto a ellos, han sido desterrados de los estudios sobre esta poesía, siendo obviado que el.. no sólo es Gaya Ciencia, sino también arte.. gayosa.. , o sea, arte de hacer reír.. Abriendo aquí un paréntesis, es menester aclarar de inmediato que este estudio no apunta a invalidar.. la transmisión de una enseñanza, o aleccionamiento.. , como un criterio formal del género poético.. que nos ocupa.. En efecto, en la definición.. poiética.. del.. dezir.. esto es, depurada en lo posible de criterios temáticos que propusimos en nuestra tesis doctoral, quedaron reseñados cinco criterios formales dominantes en estos poemas y, entre ellos, se incluía la enseñanza al lector.. Ahora bien, dicho criterio aleccionador tuvo que ser matizado ante la existencia de un corpus impresionante de.. dezires.. lúdicos, cómicos, líricos, laudatorios, satíricos, paródicos y de invectiva.. que.. no imparten una enseñanza ni tampoco apuntan a cambiar una conducta errónea o inmoral del lector.. La emergencia del.. lúdico, un subgénero que, al no ser didáctico, es disidente con respecto al.. prototípico y sus criterios formales, se puede explicar con una evidencia.. La producción material de todo género literario está supeditada tanto a factores contextuales históricos, literarios y socioculturales como al horizonte de expectativas del público que lo recibe.. Por una parte, los cancioneros cuatrocentistas, y entre ellos el.. Cancionero de Baena.. (=.. CB.. ).. , eran códices áulicos en su gran mayoría, lo que significa que se destinaban a un público para quien la enseñanza y/o la moralización quedaban relegadas en un segundo plano.. Por otra parte, cabe tener en cuenta que el.. (c.. 1445) en particular sale a la luz en un contexto socio-literario en el que tanto la literatura bufonesca como la figura del bufón de corte (.. loco.. estaban en pleno auge.. Incluso, el estudioso Francisco Márquez Villanueva le confiere al compilador, Juan Alfonso de Baena, el título de iniciador de una literatura bufonesca que ya era consciente de sí misma , lo cual explicaría, en dicha antología, el predominio de la temática bufa sobre la cortés o la religiosa, y la abundancia de.. dezires.. lúdicos.. Estos textos, cuya meta consiste en reconfortar y hacer reír al destinatario, eran remitidos a personajes de alta alcurnia sumidos en alguna aflicción personal o espiritual; y, en un trance como éste, parece legítimo dudar que recibieran con agrado una obra doctrinal o moralizante y aún más que pagaran por ella.. Los.. lúdicos, obras al gusto de los.. letrados.. , también tomaban la forma de riñas y torneos literarios regidos por leyes de escritura similares a la.. pregunta.. de raigambre doctrinal, filosófica o casuística (un género poético ampliamente estudiado por José Labrador y Antonio Chas Aguión).. , la cual, por su carácter dialogado, requería una.. respuesta.. Brotados de plumas picantes y pícaras, los.. lúdicos constituían unos desafíos poéticos (.. reqüestas.. en los que un.. dezidor.. parodiaba la obra de un compañero con fines humorísticos y como espectáculo para divertir a la corte.. La.. reqüesta.. , al igual que la.. , también demandaba una.. que probara tanto la creatividad literaria como la agudeza verbal del poeta atacado.. Y, por último, tenemos los.. de invectiva, textos que se alejaban del protocolo y la lisonja cortesana, y cuyo objetivo era picar en lo vivo , o sea, lanzar un ataque virulento de modo crítico o burlesco contra individuos.. Tanto la perenne teoría del carácter didáctico-moral del.. así como la carencia, en el campo del medievalismo hispánico, de un estudio dedicado al.. lúdico y su tipología, nos instan a definir los contornos borrosos de este género poético y distinguir dos subgéneros que lo componen: el.. gayoso y el.. de invectiva.. Más adelante, propondremos una reseña de la poética del humor y del decoro vigente en estos poemas, basada en las indicaciones del compilador Juan Alfonso de Baena en los paratextos de los poemas ( rúbricas del.. y los metatextos ( comentarios.. in texto.. sobre el texto ) de los.. dezidores.. en sus poemas.. El.. como arte gayosa.. La intención humorística y la jocosidad del.. son certificadas, en más de una ocasión, de la propia mano de los.. Villasandino, por ejemplo, hace hincapié en su intención de hacer carcajearse al lector de uno de sus.. (.. n 196), al usar la voz reír tanto en imperativo en el.. incipit.. del poema, cuya rima sirve de estribillo, como en un.. mazdobre.. ( repetición de un verbo en varios tiempos y modos ) en la segunda estrofa: Gentil de gran coraçón/.. reíd.. con tal repullón/ [ ]/.. Reíd, como ya reístes/.. de mis locuras que oístes ( 1ab y 2ab).. En otro.. de Villasandino (.. CB.. n 142), el poeta revela la meta hilarante aunque algo mórbida de redactar el testamento del judío Alfonso Fernández Simuel: O.. reíd como reístes.. / siempre de su desat[i]ento/ oyendo su testamento.. Por último, en la.. finida.. de un.. de Baena dirigido a Álvaro de Luna (.. n 453), la voz poética enuncia que su meta es hacer reír al destinatario, quien, en este trance, no se encontraba bien ni tampoco estaba de buenas.. Y es que, al darle la vida una de cal y otra de arena , don Álvaro, víctima de una fiebre cuartana en el mismísimo año de su ascenso, tuvo que trocar el sitial de todopoderoso privado por un lecho: Señor, con triaca e flor de açuzena/.. compus estos metros por arte gayosa/ a fin que riades,.. e más otra cosa [ ].. En estos versos, observamos que Baena juega con la expresión anfibológica arte gayosa , la cual no sólo se podría leer como Gaya Ciencia sino también como arte de hacer reír.. Dicha asociación conceptual entre poesía/ risa funciona, en efecto, al rescatar el sentido etimológico del provenzalismo gayosa (.. gaudium.. gauy gai) que significaba alegre , jubiloso o jocoso.. Ahora bien, si, en palabras de Kurt Spang, lo cómico es fruto de la imperfección y la risa un fenómeno psicosomático específico del género humano (.. homo ridens.. ), también hay risas que no son cómicas, como la risa boba o la dolorosa, la sarcástica o la diabólica.. El filósofo Alfonso Fernández, a su vez, rastrea algunas teorías sobre el origen y la esencia de la risa, y crea una tipología que constituye un instrumento teórico aplicable el.. TIPO DE RISA.. RELACIÓN.. SUJETO/ OBJETO.. FUNCIONES.. RESULTADOS.. Dominación.. Sujeto Objeto.. Demostrar la superioridad del reidor sobre el.. otro.. Afirmación ontológica del sujeto frente al.. Castigo.. Pragmática: educar, edificar e incitar un cambio de actitud en el.. Forma de aprendizaje (.. castigat ridendo mores.. Compensación.. No aplica.. Compensar el sufrimiento y el dolor.. Descarga emocional, alivio de la angustia y la tensión.. Liberación.. Sujeto = Objeto.. Mecanismo de defensa neurofisiológico ante una amenaza o la frustración.. Proteger al sujeto ante la amenaza y la frustración.. La tipología de la risa.. supra.. puede ser completada con los postulados de Eugène Dupréel, quien, desde un punto de vista sociológico, define la risa como un fenómeno colectivo, esto es, una exteriorización fehaciente de nuestra condición de ser social y una reacción del individuo frente a la colectividad o viceversa.. Este factor permite diferenciar, por ende, lo que Dupréel llama la risa de inclusión y la risa de exclusión , o, dicho de otra forma, se distingue entre la risa de complicidad y de superioridad, y entre la risa de defensa y de agresión.. Por ejemplo, en los.. de Villasandino y de Baena citados anteriormente (.. n 453 y n 196), los poetas pretenden confortar al Condestable convaleciente y arrancarle una carcajada cómplice, una risa de compensación , en medio de su aflicción.. No obstante, los.. de invectiva, que estudiaremos más adelante, constituyen un ataque directo crítico o burlesco contra individuos, a la vez que provocan una risa de dominación hiriente y excluyente para la víctima.. La risa de complicidad.. Por lo general, los.. gayosos son dirigidos a cortesanos, y, como es el caso de todo texto de mecenazgo, estas obras tienen como oblicuo objetivo la obtención de un galardón, una dádiva o un favor.. En ellos, el poeta.. no pretende injuriar, ofender o escarnecer al destinatario, sino divertirlo, aligerar sus pesares y confortarlo ante una aflicción física o espiritual.. La risa cómplice que brota de la lectura de estos poemas tiene, pues, una función terapéutica fisiológica y/o psicológica.. En efecto, el poeta distrae al prójimo ante la desgracia, la ansiedad o un asunto serio pendiente, a la vez que le permite experimentar una descarga emocional ante la angustia  ...   ] y sin verdadero sentimiento ; mientras que Marcelino.. Menéndez Pelayo los enjuicia de didácticos de moral y política , y Francisca Vendrell de Millás los aprehende a partir de su temática más bien didáctica, política y alegórica que amorosa.. Véase: Conde de Puymaigre,.. La cour littéraire de Don Juan II, roi de Castille.. , París, Librairie Anne Franck, 1873, pp.. 43-44; M.. Menéndez Pelayo.. Poetas de la corte de Juan II.. , Buenos Aires, Espasa-Calpe, 1943 p.. 29; F.. Vendrell de Millás, en.. Cancionero de Palacio.. , Barcelona, CSIC,.. 1945, p.. 29 y.. Cancionero de Palacio.. en.. Ínsula.. ,.. 16, Madrid, abril de 1947, pp.. 87 y 97.. En lo que atañe a la distinción del.. de otros géneros cancioneriles remitimos a: H.. Lang, Las formas estróficas y términos métricos del.. , en.. Estudios eruditos in memoriam Alfonso de Bonilla y San Martín.. , Madrid, Facultad de Filosofía y Letras,.. 1927, pp.. 505-506; P.. Le Gentil,.. La poésie lyrique espagnole et portugaise à la fin du Moyen Age.. , Rennes, Plihon, 1953, Vol.. ; R.. Lapesa,.. La obra literaria del marqués de Santillana.. , Madrid, Ínsula,.. 1957, p.. 21, y también del mismo autor, Cartas y decires o lamentaciones de amor : desde Santillana hasta Diego Hurtado de Mendoza , en.. Symbolae Pisanae: Studi in onore di Guido Mancini.. , B.. Periñán F.. Guazzelli (eds.. ), Pisa, Giardini,.. 1989, pp.. 295-310; F.. López-Estrada,.. Introducción a la literatura medieval española.. , Madrid, Gredos, 1979, p.. 396; D.. Clarke,.. Morphology of Fifteenth Century Castilian Verse.. , Duquesne Studies Philological Series IV, Pittsburgh, Duquesne University Press, 1964; ídem, entrada Decir en.. Dictionary of the Middle Ages,.. Strayer, (ed.. ), New York, Scribner, 1986, p.. 22; ídem, entrada Decir en.. The New Princeton Encyclopedia of Poetry and Poetics.. , Princeton University Press, 1993, p.. 77; T.. Navarro-Tomás,.. Métrica española,.. Barcelona, Labor, 1995, pp.. 144-145.. La oposición entre.. canción.. cantiga.. en base a la presencia/ ausencia de melodía ha sido refutada por A.. Gómez-Bravo, Cantar decires y decir canciones: género y lectura de la poesía cuatrocentista castellana , en.. Bulletin of Hispanic Studies.. , LXXVI, 1999, pp.. 168-187, ídem, Retórica y poética en la evolución de los géneros literarios cuatrocentistas , en.. Rhetorica.. , XVII, 1999, p.. Nota 2.. : Por su ambigüedad y anacronismo para.. la Edad Media , preferimos usar el término aleccionamiento en lugar de didactismo (que no significa enseñar sino enseñar a enseñar ).. En efecto, el término aleccionamiento , a diferencia del didactismo , incluye tres nociones de la enseñanza como: 1) transmitir conocimientos (.. docere.. ); 2) instruir o convencer (.. prodesse.. ); 3) edificar y persuadir para transformar (.. movere.. Nota 3.. En su formato ideal, los.. son poemas: a) escritos para ser leídos, aunque no se excluyen otros tipos de efectuación textual (como la recitación o la musicalización); b) enunciados en yo; c) aleccionadores; d) que narran y dividen ( cuentan y echan cuentas ); e) breves en comparación con los.. dits o ditiés.. galos, de los que, según Le Gentil, los.. proceden.. Véase: S.. Ortega Sierra,.. El dezir.. en la época de Juan II (1404-1454): Definición y poética de un género cancioneril.. , tesis doctoral inédita, Univ.. de Puerto Rico/ Université Stendhal-Grenoble III,.. 2006, 385 pp.. Nota 4.. : Todas las citas de poemas han sido tomadas del.. Cancionero de Baena,.. Dutton J.. González-Cuenca (eds.. ), Madrid, Visor Libros, 1993.. Las siglas ID remiten al índice de Brian Dutton de la poesía cancioneril.. Nota 5.. : Los cancioneros constituían una forma de diversión cortesana, al mismo título que las actividades de esparcimiento y deportivas (.. comportes.. destinadas a destruir los malos.. humores.. de los nobles (cetrería, torneos, esgrima, juegos, etc.. Según reza el.. prologus baenensis.. , una reflexión del compilador sobre su obra y sus metas artísticas, su libro no sólo aspira a ser una fuente de conocimiento y/o de consejo para los gobernantes, sino que el lector también:.. [se] agradará e deleitará e folgará e.. tomará muchos comportes.. e plazeres e gasajados.. E aun otrosí, [ ] averá reposo e descanso en los trabajos e afanes e enojos, e otrosí.. desechará e olvidará e apartará e tirará de sí todas tristezas e pesares e pensamientos e afliçiones de espíritu.. : Baena, Prólogo.. , op.. Nota 6.. : Francisco Márquez Villanueva,.. Literatura bufonesca o del loco , en.. NRFH.. , XXXIV, 1985-1986, p.. 505.. Nota 7.. : José Labrador,.. Poesía dialogada medieval.. , Madrid, Maisal, 1974, 224 pp.. ; A.. Chas Aguión,.. Preguntas y respuestas en la poesía cancioneril.. , Madrid, Fundación Universitaria Española, 2002.. Nota 8.. : Alfonso Álvarez de Villasandino, Gentil de gran coraçón.. , ID1336, en.. op, cit.. ,.. n 196, p.. 221; ídem, Amigos, quantos ovistes , ID1282, en.. op.. , n 142, pp.. 165-166.. Los énfasis son míos.. Nota 9.. : Juan Alfonso de Baena, Señor generoso e grant condestable.. , ID1581, en.. n 453, pp.. 707-708.. Nota 10.. : K.. Spang,.. Géneros literarios,.. Madrid, Síntesis, 1996, p.. Nota 11.. : E.. Dupréel Le problème sociologique du rire , en.. Essais pluralistes.. , París, PUF, 1949, pp.. 27-69.. Las teorías de Dupréel se hallan desglosadas también en A.. Civita,.. Le teorie del comico.. , Milán, Unicopli, 1984, pp.. 35-44.. Nota 12.. : Alfonso Álvarez de Villasandino, Linda muy ennoblecida , ID1306, en.. n 166, pp.. 192-193.. Nota 13.. : El contenido de esta estrofa nos deja de recordarnos los.. Regimina Sanitatis.. en los que el esparcimiento y la celebración de fiestas se consideraban curas para enfermedades como la melancolía, la tristeza y el amor en el caso, por ejemplo, de héroes obsesivos como Calixto.. Sobre el poder terapéutico de la parodia en este poema en específico, véase: M.. Amasuno, El poder terapéutico de la parodia en el.. Cancionero de Baena:.. Cuaternario está el Condestable , en.. Revista de poética medieval.. , 1999, II, pp.. 9-48.. Nota 14.. Afirma Márquez Villanueva: But the court fool not only had to make his patrons laugh.. The rules of the game dictated that he had to begin by making them laugh at.. him.. Baena gave ample opportunity for this in the infamous.. requestas.. or poetic debates, of which he was an absolute master :.. Francisco Márquez Villanueva, Jewish Fools of the Spanish Fifteenth Century , en.. Hispanic Review,.. 50,.. n 4 (Otoño 1982), p.. 392.. Nota 15.. Álvarez de Villasandino, Rey de grant magnificencia , ID1364, en.. , n 224, pp.. 252-253.. Nota 16.. El trovador creaba, mientras que, por su parte, el juglar ejercía de.. showman.. (declamaba/ cantaba las obras de aquél, aunque ciertos juglares también componían) y vivía de la generosidad del público.. solían jactarse de su creatividad artística, su buen hacer y su dominio de las leyes del.. Gay Saber.. , mientras que se mofaban de la esterilidad poética , por así decirlo, de sus compañeros juglares.. El propio Villasandino fue un.. que no dejaba pasar una ocasión de mofarse de los juglares, como, por ejemplo en estos versos:.. Maguer por ventura para los jugladores/ yo fize estribotes trovando ladino (.. 546, 1cd).. estribotes.. eran unas cantigas para juglares, pero el hecho mismo de que ninguna de estas piezas aparezcan en su obra poética bien podría denotar que nuestro poeta se avergonzaba de dichas piezas.. Para un cuadro vivaz de los juglares y sus métodos de.. performance.. , véase la obra clásica de R.. Menéndez Pidal,.. Poesía juglaresca y juglares: aspectos de la historia literaria y cultural de España.. Buenos Aires- México, Espasa-Calpe, 1957; F.. Márquez Villanueva, Jewish Fools of the Spanish Fifteenth Century ,.. Hispanic Review.. , 50, 1982, pp.. 385-409; A.. Leyva, Juglares, hombres de corte y el.. Novellino.. , en J.. Paredes Núñez, (ed.. ),.. Medioevo y Literatura.. Actas del V Congreso de.. la AHLM.. , Granada, Universidad de Granada, 1995, pp.. 25-36; G.. Hilty, La figura del juglar en.. la Castilla del siglo XIII , en.. Versant.. s, Lausanne, XXVIII, 1995, pp.. 153-173; E.. Lacarra, Juglares y afines , en.. Historia de los espectáculos en España.. , A.. Amorós.. et al.. ), Madrid, Castalia,.. 1999, pp.. 405-418.. Nota 17.. Francisco Márquez Villanueva,.. p.. 504.. Nota 18.. Márquez Villanueva,.. 393.. Nota 19.. La simetría de los parangones (Narciso/ caballero) queda plasmada, por ejemplo, en un fragmento del.. Dezir al nacimiento de Juan II.. de Francisco Imperial (.. n 226).. Tras haber exaltado Marte las virtudes guerreras del Infante recién nacido; Venus, en su parlamento, establece una correlación entre el heredero de la corona y Narciso, haciendo del héroe del amor un.. del caballero perfecto:.. Qual fue Narçiso el muy amoroso/ en la fuente clara a su façión,/ sea este Infante mucho graçioso/ en conversación, en fablar.. razón,/ manso e cortés, de gentil coraçón,/ amador a todos, de todos amado,/ deleitoso en fablar, de buen gasajado/ e más sabidor de amor que Nasón :.. Francisco Imperial, En dos seteçientos e más dos o tres , ID0532, en.. , n 226, pp.. 255-266.. Para un repertorio de la imagen narcisista en la poesía de amor cortés, véanse: F.. Goldin,.. The Mirror of Narcissus in the Courtly Love Lyric.. , Cornell, CUP, 1967, 272 pp.. ; L.. Vinge,.. The Narcissus Theme in Western up to the Nineteenth Century.. , Lund, Gleereups, 1967, 248 pp.. En el ámbito hispánico, saludaremos el estudio de R.. Lapesa, Sobre el mito de Narciso en la lírica medieval y renacentista , en.. De Berceo a Jorge Guillén.. Estudios literarios.. , Madrid, Gredos, 1997, pp.. 64-77.. Nota 20.. Sobre la temática de Narciso/ Hefaistos en la poesía cancioneril, y particularmente en los.. , nos permitimos remitir a nuestra tesis doctoral: Sara Ortega Sierra,.. ,.. pp.. 40-44, 73-77 y 326-331..

    Original link path: /peleas-de-gayos-en-el-cancionero-de-baena-definicion-tipologia-y-poetica-del-dezir-ludico
    Open archive





  • Archived pages: 188