www.archive-org-2014.com » ORG » J » JUANALFONSODEBAENA

Choose link from "Titles, links and description words view":

Or switch to "Titles and links view".

    Archived pages: 188 . Archive date: 2014-01.

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - La crítica al sistema jurídico del derecho común en el Cancionero de Baena. Siglo XV.
    Descriptive info: Inicio.. >.. Revistas.. PROLOGUS BAENENSIS 2.. La crítica al sistema jurídico del derecho común en el Cancionero de Baena.. Siglo XV.. PROLOGUS BAENENSIS 1.. PROLOGUS BAENENSIS 3.. Volver a PROLOGUS BAENENSIS 2.. LA CRÍTICA AL SISTEMA JURÍDICO DEL DERECHO COMÚN EN EL CANCIONERO DE JUAN ALFONSO DE BAENA.. SIGLO XV.. Faustino Martínez Martínez.. Departamento de Historia del Derecho y de las Instituciones.. Universidad Complutense.. Correo Electrónico:.. fmartine@der.. ucm.. es.. La crítica al derecho jurídico.. 2.. 1.. - El mundo del Derecho Común.. -.. Sabida es la rápida difusión que el Derecho Común experimentó en los diferentes territorios europeos, a partir de su formulación doctrinal situada tradicionalmente entorno a los siglos XII y XIII.. El siglo XII, usualmente considerado como el punto de partida, muestra claramente toda una serie de cambios que se han producido en la Europa occidental.. El renacimiento de las ciudades, el redescubrimiento de las antiguas rutas comerciales merced a las Cruzadas, las conquistas en el sur de Italia y en la Península Ibérica, entre otros muchos factores, provocan un cambio sustancial en el esquema político, económico y social del momento.. La mutación debía producirse asimismo en la órbita jurídica.. La vida urbana incipiente, pero pronto dominante, opuesta a los imperativos económicos de la época señorial que se dejaba atrás, exigía una nueva reformulación del orden jurídico, con una organización administrativa más coherente que protegiese esas conquistas inherentes al nuevos sistema de vida urbano, una administración de justicia flexible y metódica, que comportaba la necesidad de un derecho sistematizado, y una reanimación de la labor de los juristas.. Los primeros siglos medievales (VIII-XI) habían contemplado el predominio de una normativa dispersa, divergente, basada en la costumbre, ciertamente mezcla de varias tradiciones jurídicas ninguna de las cuales había conseguido la hegemonía.. El descubrimiento de versiones completas y auténticas de los principales textos romano-justinianeos proporcionó el material indispensable para la construcción de esta nueva jurisprudencia, para una nueva sistematización, para un estudio renovado del derecho romano.. La resurrección del derecho romano se sitúa alrededor del año 1100 gracias a la labor de Irnerio, un oscuro filólogo y gramático boloñés, quien convierte el derecho en una disciplina autónoma separada de las artes liberales a las que había sido adscrito en los primeros siglos medievales como ejemplo de una determinada forma de razonamiento y debate.. Con sus glosas, Irnerio y sus discípulos procedieron a interpretar y explicar los pasajes de la obra justinianea, contribuyendo a su resurrección en el sentido de recuperación de ese conglomerado jurídico y de adaptación del mismo a la realidad medieval.. Las glosas y los comentarios se fueron acumulando poco a poco, convirtiéndose en un elemento indisolublemente unido al propio texto legal como acontecía con las Gemara y Halacha talmúdicas.. Un poco después de la labor de Irnerio, un monje llamado Graciano elaboró la primera compilación completa, lógica y sistemática del derecho canónico, en relación a la cual la influencia romana era ostensible como había acontecido desde el nacimiento del orden jurídico de la Iglesia.. Pero Graciano tuvo una gran virtud intelectual y fue la de conseguir la separación entre la Teología y el derecho canónico, de modo que hace nacer un nuevo saber especializado dentro del universo de la ciencia jurídica.. El Derecho Común comienza así a consolidarse no sólo por la rápida difusión intelectual que tuvo por el continente europeo gracias al papel de las universidades, de los maestros y de los estudiantes, sino por el apoyo decidido, siempre interesado, que instancias políticas varias (imperio, papado, ciudades, principados, etc.. ) prestaron al mundo jurídico con las miras puestas en las tutela de sus propias posiciones e intereses.. Con esta denominación, Ius Commune, se quiere designar al producto resultante de la conjunción y adaptación de tres diferentes órdenes jurídicos: el romano-justinianeo, en proceso de redescubrimiento y de reelaboración; el canónico, en plena efervescencia marcada por la abundante labor legislativa conciliar y, sobre todo, papal; y, en menor medida, el lombardo-feudal, resultado de la adaptación de las antiguas prácticas y usos carolingios de tipo feudal, en los territorios del norte de la Península Itálica.. Bajo esta fórmula, repetimos, se condensa la más importante formación jurídico-cultural que se ha producido en Europa al tratarse, y aquí lo verdaderamente novedoso y trascendente del tema, de un sistema jurídico que combinó adecuadamente los aspectos teóricos y prácticos, esto es, lo establecido en los libros y las creaciones de sus cultivadores junto con las necesidades que demandaba la el propio mundo medieval, convirtiéndose en el sustrato común de la cultura jurídica europea, tanto continental como insular.. El Derecho Común cubrió con su manto la Europa bajomedieval y sus efectos dominadores se trasladaron prácticamente sin interrupción hasta el ilustrado y reformador siglo XVIII, en donde comienza un período de crisis y de revisión de lo que había sido el modelo jurídico dominante.. De todas formas y esto hay que decirlo, la criba que supone el siglo XVIII es menos profunda de lo que se piensa tradicionalmente porque no hay una ruptura total y expresa con relación al derecho romano: se aparta, eso sí, de la práctica, estilos y usos de antaño, todo lo considerado abusivo, excesivamente dotado de complejidad, pero se conserva ese caudal jurídico indispensable que fue el Derecho Común con sus conceptos y principios básicos.. [1].. La asimilación de esta tradición jurídica en cada uno de los reinos europeos (la denominada Recepción.. [2].. , entendida como el proceso sucesivo de penetración y asunción del molde jurídico romano-canónico dentro de los ordenamientos particulares de cada reino o principado europeos) supuso un cambio radical en el mundo jurídico tradicional que cada uno de los reinos aspiraba a conformar.. El sistema jurídico de la Recepción se caracterizó por la atribución desmesurada de un valor casi sagrado a los textos romanos, admitidos sin el más mínimo reparo o la menor crítica filológica, al mismo tiempo que se tendió a abusar del argumento de autoridad en el debate de ideas, esto es, a la cita desmesurada de los autores más prestigiosos como único y exclusivo modo de argumentación jurídico de relieve, por encima incluso de los propios textos legales o los propios razonamientos derivados del buen hacer, del pensar jurídico.. El obrar de los juristas se convirtió en una cita constante y abusiva de las opiniones de otros autores anteriores o coetáneos, con la consiguiente pérdida de la originalidad interpretativa e incluso de la pureza de la misma, al olvidarse en muchos casos del texto que servía de referencia para el trabajo jurídico-intelectual.. Precisamente, el pensamiento aristotélico del que se partía y que había auspiciado la renovación metodológica que en su día implicó este modo de trabajo, devino con el paso del tiempo en su peor enemigo porque la libertad de criterio, el libre uso de la razón, la confianza en el propio raciocinio, se vieron poco a poco arrinconados y se reemplazaron por otros modos de investigación más cómodos, más sencillos, menos polémicos, menos exigentes.. Fue un derecho jurisprudencial, creado por los teóricos y prácticos vinculados a las universidades sin perjuicio de que sus veleidades políticas condicionasen las respectivas actividades intelectuales.. [3].. Como ha destacado Francisco Carpintero, la argumentación jurídica desarrollada por los juristas del Derecho Común descansaba en tres pilares: la ley, la razón y la autoridad, es decir, eran tres los elementos sucesivos que se tomaban en consideración para la construcción doctrinal del nuevo universo jurídico.. Primeramente, se partía siempre de la ley, tratando de desentrañar el significado de cada palabra, con independencia de su categoría gramatical, para lo cual acudían al sentido común usual o al significado jurídico más inmediato que, de acuerdo con su formación, podía presentar el vocablo analizado.. Es evidente que la ausencia de conocimientos filológicos e históricos, denunciada siglos más adelante hasta llegar a Savigny, provocó numerosas oscilaciones, contradicciones y arbitrariedades en la interpretación que convirtió a estas glosas en un factor constante de razonamiento jurídico ágil, dinámico, libre a la par que inseguro, puesto que dependía de la formación del autor, sin criterios objetivos, fijos y determinados.. [4].. En segundo lugar, se acudía a las razones, esto es, argumentos de conveniencia, de oportunidad, de justicia o de lógica que se volcaban sobre el caso concreto.. Este segundo recurso evidencia la existencia de todo un aparato conceptual construido precisamente para facilitar esa labor de subsunción del caso en el mundo jurídico puesto que implicó la generación de todo un elenco de soluciones expeditivas, rápidas y claras, tomadas de los textos romanos y sintetizadas a partir de los mismos.. Solamente así fue posible penetrar en la complejidad estructural de la obra de Justiniano.. [5].. En último lugar, estaban los argumentos de autoridad, a las opiniones de lo expresado por otros doctores anteriores o coetáneos: inicialmente, este recurso fue usado con prudencia y limitación hasta que adquiere una importancia desaforada en el siglo XIV, con el incremento de la literatura consiliar, llegando a provocar en el siglo XV una degeneración de todo el método jurídico, que quedó reducido en buena parte a una acumulación de opiniones sobre cada tema, de valor dudoso.. [6].. La crítica al mismo arrancará precisamente de esta proliferación de opiniones en la que pagaron, perdónese la expresión, justos por pecadores.. La consecuencia derivada de los abusos en esta forma de razonamiento y argumentación jurídicas se cifran en la propia oscuridad deliberada en la que se sumergió el mundo del derecho.. Las citas de autores, más que eslabones en la cadena del razonamiento y la construcción lógicas, se proyectaron de una manera desmedida en las actuaciones prácticas de los juristas y contribuyeron de este modo a convertir al derecho y su mundo anexo en una especie de oráculo délfico oscurantista al que solamente podían tener acceso ciertas personas privilegiadas, formadas en el propio lenguaje del derecho, capaces de surcar las procelosas aguas de los variados doctores del Derecho Común, con sus citas literales, con las remisiones internas de sus obras, con el catálogo de las abreviaturas y demás parafernalia que acompañaban los plurales trabajos generales y monográficos.. Y esa complejidad se tradujo asimismo en una complejidad de la práctica.. [7].. Ante tal cúmulo de desviaciones de lo que había sido inicialmente una saludable contribución a la renovación jurídica del Occidente medieval, las autoridades tuvieron que reaccionar con el fin de evitar la ruina total del sistema jurídico que había tolerado.. Vamos a hacer mención, por motivos obvios dado que el objeto de este estudio será el examen de dos cuerpos literarios castellanos y otro francés, a la Corona castellano-leonesa, paradigma de una manera peculiar de concebir el Derecho Común que se aparta de lo acontecido en el resto de la Península Ibérica.. [8].. y en el resto de Europa, puesto que mientras que en la pugna entre el derecho propio y el Derecho Común, muchos territorios llegaron a una solución de compromiso y equilibrio consistente en el respeto al primero y en la atribución de carácter supletorio al segundo, la Corona castellana pasó a efectuar una expresa renuncia al primero y una correlativa nacionalización del segundo, el cual, por decisión de la suprema instancia normativa, se convirtió en derecho propio.. En el caso de Castilla, la aportación del Derecho Común fue doblemente importante puesto que a la misión de renovación aludida, este nuevo orden jurídico contribuyó a la superación del localismo jurídico altomedieval que tanto había preocupado a los monarcas.. La pluralidad normativa inherente a los primeros siglos medievales se había convertido en un enemigo a batir.. Tímidos esfuerzos de Fernando III tuvieron su recompensa, pero con modelos antiguos.. En este contexto llegamos al reinado de Alfonso X, en la segunda mitad del siglo XIII, quien elaborará una obra clave en la Historia del Derecho de Castilla: las Siete Partidas, una enciclopedia del Derecho Común por lo que se refiere a su contenido, fuentes empleadas e influencias, en detrimento, por tanto, del derecho tradicional castellano-leonés.. No vamos a incidir aquí en toda la polémica que la obra alfonsina ha generado y sigue generando entre los estudiosos.. Interesa destacar, por encima de todo, la dependencia de su contenido respecto del molde romano-canónico del que bebe con profusión.. [9].. Con independencia de su carácter inicial (si legal o didascálico), lo cierto es que, a pesar del rechazo que los municipios y la nobleza hicieron de esta obra, los tribunales reales fueron poco a poco aplicándola hasta llegar al momento decisivo que constituye el Ordenamiento de Alcalá de Henares (1348).. [10].. En esencia, el orden de prelación de fuentes que Alfonso XI establece es el siguiente: primeramente, serán de aplicación las normas aprobadas en el propio Ordenamiento, o lo que es lo mismo, la primera fuente del derecho serán las disposiciones aprobadas por el rey en las Cortes.. A renglón seguido, los jueces procederán a la aplicación de los Fueros, englobándose dentro de los mismos, el Fuero Real (a pesar de ser creación regia) y el antiguo Fuero Juzgo, pero con unas restricciones tales que los hacían prácticamente inaplicables en la práctica.. En tercer lugar, se aplicarían las Partidas y finalmente se acudiría al rey para suplir las lagunas existentes en el Derecho del reino, bien por la vía creativa, bien por la vía interpretativa.. Qué sucedió en la realidad cotidiana? Los juristas procedieron a la aplicación directa de las Partidas por motivos que a nadie se le escapan: era un cuerpo jurídico global y completo; no presentaba las insuficiencias que podían detectarse en los Ordenamientos de Cortes o en los Fueros; y, aquí una de las perversiones que se originó con este sistema, al haberse nutrido las mismas de los derechos romano y canónico, se entendió que la remisión a las Partidas era una puerta abierta a todo el Derecho Común y a toda la doctrina de los autores del mismo.. La perversión había comenzado y el exceso, tan típicamente hispánico, no tardaría en llegar.. Se produjo la nacionalización del Derecho Común, el convertir en propio del reino un derecho en principio ajeno al mismo, lo cual no impidió finalmente el recurso directo a aquél; antes bien, se convirtió en el pretexto alegado por los juristas para acudir a las fuentes romano-canónicas y a las glosas y comentarios existentes en las principales bibliotecas.. Los autores lo adornaron con las más variadas reflexiones (tradición, costumbre, consentimiento del príncipe, etc.. ), que, en última instancia, conducían a la consideración de los derechos romano y canónico como la plasmación por escrito de dos conceptos esenciales: la razón y la equidad, respectivamente.. [11].. La especialización que comportó este nuevo orden jurídico, en el sentido de requerir conocimientos muy concretos del ámbito jurídico, del lenguaje, de la técnica normativa, etc.. , supuso una reducción del círculo de personas que podía acceder al mundo jurídico.. Paralelamente se va produciendo el crecimiento cualitativo del estamento letrado como auténticos depositarios del saber especializado que constituía el mundo jurídico.. Ellos serán los que desarrollen hasta sus máximas consecuencias la educación que han recibido, trasladándola paso por paso en la aplicación práctica en su múltiples vertientes.. Su ubicación en los recientes órganos creados para la administración cada vez más compleja del reino es una muestra de su poderío ideológico (sustentado en el derecho romano y en su ideal de un solo poder) y de su paralelo poderío social que lleva a modelar a su antojo algunas de las nuevas instituciones de poder.. [12].. Unos años después de Alcalá, las Cortes de Briviesca en tiempos de Juan I (1387), ponían de manifiesto el triunfo del Derecho Común frente al derecho propio del reino, al admitir expresamente la alegación de aquél, si bien con algunas limitaciones.. [13].. La puerta estaba abierta y los abogados empezaron a inundar sus escritos de referencias a los derechos romano y canónico, y a las opiniones de los más dispares juristas antiguos y coetáneos, convirtiendo la labor del juez en un auténtico calvario ante la imposibilidad de  ...   manera que no hay mejor representación física de las doctrinas de gobierno en la Baja Edad Media que la que pintó Ambrogio Lorenzetti en el Palacio Comunal de Siena con el diseño del Buen Gobierno y todos los atributos que lo caracterizan, y el Mal Gobierno, con aquellos vicios que lo hacen nacer y ser reprobable.. [46].. La Historia del Derecho en su afán de conocimiento del derecho en el tiempo ha de acudir a todo este conjunto de disciplinas auxiliares para proporcionar la visión más ajustada, certera y verídica que se pueda acerca de la propia evolución del ordenamiento jurídico en su sucesión temporal.. No basta con el conocimiento del derecho oficial , del derecho culto , del derecho popular , o de su aplicación efectiva, manejando la clásica terminología de García-Gallo, sino que es preciso, en la medida de nuestras posibilidades y siempre que las fuentes lo permitan, completar la visión exclusivamente jurídica, con la que se proporciona desde otros ámbitos, desde otros lugares, que evidentemente presentan conexiones con el mundo del derecho.. Aquí es donde entra la literatura por ser una forma de testimonio de excepcional valor sobre los tiempos pasados.. Entendemos aquí por literatura, obviamente, aquella alejada en principio del mundo jurídico, es decir, aquellos escritos que no son calificables como cultos, que no tienen el derecho como principal objetivo de sus reflexiones.. La literatura proporciona otra visión lega, diletante, diferente de ciertas instituciones de las cuales solamente poseemos la visión fría y seca de los textos jurídicos.. Al mismo tiempo, el derecho nos sirve para la comprensión de esa literatura al remitirnos al entramado jurídico en el que se movía el autor concreto.. Muestra el sentir del pueblo o de una parte del pueblo representativa, elitista, si se quiere, pero siempre con un marcado eco popular que se proyecta sobre lo jurídico y sobre lo literario a partes iguales e interdependientes.. Toda literatura (no solamente aquélla que es tildada desde el siglo XIX como realista , naturalista o simplemente social ) es siempre testimonio de un tiempo, de un lugar, de una mentalidad, de un pueblo.. Con esto afirmamos el valor de fresco histórico que el componente literario incorpora siempre entre sus cometidos, con la voluntad decidida de su autor o inconscientemente sin ella.. De esa manera, ciertas etapas de la historia jurídica, de las que sabemos poco o muy poco merced a la precariedad de las fuentes directas (piénsese, por ejemplo, en la Alta Edad Media, con sus pocos textos normativos, sus lacónicos documentos de aplicación del derecho, la ausencia de obras cultas de los juristas, el silencio respecto a la práctica judicial, etc.. ), pueden ser conocidas desde la perspectiva jurídica gracias al apoyo que proporciona la literatura y su visión de ese época.. De la misma forma, en los períodos históricos más cercanos, donde el volumen de las fuentes es enorme e inabarcable, tampoco se debe desdeñar la aportación de la literatura como una de las manifestaciones de ese nivel popular al que se refería García-Gallo.. Cierto es que las fuentes legales y jurisprudenciales nos enseñan de una manera amplia el panorama jurídico del momento histórico concreto que se ha acotado.. Pero no debemos olvidar que esas fuentes nos sitúan en un nivel elevado socialmente hablando, en las altas esferas de las sociedad, en el mundo elitista y especializado de los reyes, consejeros, legisladores, jueces, oidores, juristas, catedráticos y demás personajes, desconociendo qué es lo que realmente sucedía en la calle, en las plazas, en los barrios bajos, entre aquellas personas que, como decía Unamuno, no hacía la Historia, sino que la padecían.. Y este acercamiento al nivel popular, constituido por el universo que crean los literatos, gente culta por lo general -mas no necesariamente perita en el mundo de lo jurídico-, puede servirnos para completar la visión de un ordenamiento jurídico, la sensación de la gente común respecto al mismo, las trampas y trucos que se seguían en su aplicación, la realidad viva de un derecho que ha de ser, por su propia esencia, necesariamente vivo, cómplice de esa sociedad en la que aparece insertado.. Desde la Antigüedad el entronque entre derecho y literatura ha sido obvio, repetido, usual.. La literatura refleja el sentir jurídico de un pueblo.. Pero el derecho ha proporcionado argumentos constantes al mundo literario.. Basta citar la más selecta colección de tragedias griegas (las de Sófocles, Eurípides y Esquilo) para observar que, al margen de las pasiones humanas y de los caprichos divinos, el mundo del derecho está presente en los conflictos, las luchas, las decisiones y las paces que se desarrollan Qué es Antígona, si no un relato del enfrentamiento entre el mundo jurídico y el mundo ético, entre el cumplimiento de las leyes de la ciudad y el cumplimiento de los deberes morales que se tienen para con los parientes más próximos? Las comedias de nuestro Siglo de Oro no evocan con sus títulos muchos temas jurídicos? Y así sucesivamente hasta llegar a nuestros días.. Acaso no es el derecho la causa última de la muerte de Madame Bovary, acuciada por deudas, hipotecas, embargos y demás negocios jurídicos que la pasión amorosa le había llevado a concertar de una manera excesiva y por encima de sus posibilidades? No están llenas las páginas de La educación sentimental de estudiantes de Derecho, exámenes, negocios de la burguesía francesa de la primera mitad del siglo XIX, remisiones al Código Napoleón? No se cuenta que Stendhal leía cada noche el Código Civil francés admirando su estilo lacónico, seco, austero, como modelo de precisión en el escribir ? La interrelación entre ambos mundos parece más que evidente.. La temática jurídica es una constante en el campo literario como se ha podido ver páginas arriba en el estado de la cuestión.. Esto es así porque la literatura siempre ha cumplido un papel de espejo de la sociedad, de reflejo del mundo en el que aparece insertada, con ánimo descriptivo, crítico o satírico.. Pero siempre con intención de plasmar todo lo que la sociedad vive, padece, sufre.. La interacción es total.. Por eso, la literatura es un buen termómetro para el conocimiento del grado de formación de una sociedad y, en función de ese grado de desarrollo, proceder a una compresión cabal de la misma.. Los autores se erigen así en los interlocutores válidos que empleamos nosotros como historiadores para conocer el modo de pensar, las mentalidades, tan queridas a la historiografía francesa, y las proyecciones que las mismas tienen en su vertiente práctica ordenadora de la sociedad.. En este sentido, dependemos de la formación del literato y de su capacidad e inteligencia para captar el mundo en el que se mueve.. Los habrá realistas, los habrá idealistas, los habrá naturalistas, pero siempre se podrá encontrar un poso mínimo de verdad: el escritor es la voz más autorizada de su tiempo por la sensibilidad que demuestra para captarlo y para legarlo a la posteridad.. Derecho y literatura son caminos conducentes a un mismo destino, decía Rafael de Ureña, el bien.. En el primer caso, personificado en la justicia; en el segundo, en la belleza.. Desde la noche de los tiempos, el protagonismo de los literatos en todas las sociedades ha sido de un relevancia tal que muchas veces superaba la simple cuestión estética que sus creaciones impulsaba.. Y lo mismo sucedía con los juristas.. En la antigua Grecia, se creía que ambos recibían la inspiración de la misma divinidad.. En los primitivos derechos germánicos, el componente literario de numerosas actuaciones jurídicas era indiscutible con la vista puesta en la publicidad de dichos actos.. [47].. El asunto central sobre el que vamos a desarrollar este trabajo es el referido a la crítica efectuada desde el campo literario al sistema de Derecho Común, advirtiendo que no vamos a agotar la totalidad de la amplia materia a que puede dar juego tan interesante y apasionante cuestión de estudio.. Por razones de espacio y de trabajo, hemos decidido ceñir esta investigación a un caso concreto.. Nos referimos a las diferentes referencias existentes en ese compendio magistral de la literatura popular castellana de finales de la Edad Media que es el Cancionero de Juan Alfonso de Baena.. 3.. - El.. : una crítica profunda al Derecho Común.. 1.. - Algunos precedentes líricos.. La literatura medieval no permanece inerte ante los nuevos estilos que se sustancian en la corte castellana.. El avance imparable del Derecho Común y de sus prácticas es evidente.. Los usos de los abogados, la invocación del derecho romano y del derecho canónico, la demora de los pleitos, el coste de los mismos, entre otros, son motivos comunes que comienzan a aflorar en las poesías del siglo XIV.. Pero no todos los monumentos literarios son críticos.. El mismo Dante, a comienzos del siglo XIV, glosaba la importancia de ese nuevo derecho forjado en Italia a través de la laudatio de dos de sus protagonistas: Justiniano, quien corrige y elimina lo superfluo del derecho,.. [48].. y Graciano.. [49].. , exponentes paradigmáticos de las más altas cumbres alcanzadas en el derecho romano y en el derecho canónico, respectivamente, que son incluidos en el Paraíso, a diferencia del jurista boloñés Accursio que figura en uno de los círculos del Infierno dantesco.. Ningún otro jurista coetáneo es citado en la obra dantesca lo cual no deja de ser expresivo.. [50].. Cronológicamente, antes del siglo XV y con posterioridad al siglo XIII, en que comienza el proceso de Recepción, se pueden observar algunos resultados materiales que traemos a colación concordando así con la visión usual que sitúa entre la segunda mitad del siglo XIII (fecha del Fuero Real) y comienzos del siglo XIV los inicios de la Recepción hasta la consagración definitiva de dicho sistema jurídico a través del Ordenamiento de Alcalá de Henares (1348).. Esas fechas constituyen, pues, el punto de partida para que la literatura se haga eco de las nuevas tendencias detectables en el mundo del derecho.. Así sucede con el poema titulado Revelación de un Hermitaño, datado en el siglo XIV, que narra una aparición de la que es partícipe un anacoreta muy virtuoso a la que sigue un interesante diálogo del cuerpo y del alma, exponiendo básicamente las miserias y defectos del primero.. Cuando la aparición concluye, se produce una reflexión final acerca de la fugacidad de la vida y de la imposibilidad de conocimiento del momento en que se fallece y se es llamado a comparecer ante Dios, juicio este en el que no cabe apelación, ni siquiera alegación de los mejores juristas, Cino de Pistoya y Bartolo de Sassoferrato, a los que se alude expresamente en el texto.. La cita de ambos será constante en los textos posteriores, síntoma de que eran los más conocidos por el pueblo debido a su más que probable empleo en la práctica judicial y extrajudicial.. El destino y los designios divinos apenas pueden ser objeto de comprensión por el hombre y en consecuencia todas las artimañas que pudieran valer en la tierra, carecen de cualquier utilidad en el cielo:.. Aquella palabra deues noctar.. Que su sanct Yglesia te dise atisa,.. Reconósçete, hermano, que eres çenisa,.. E en çenisa te has de tornar.. Ca non sabes el dia que ta ha de llamar.. Que bayas dar cuenta de quanto fesiste,.. E sy condepnado ser mereçiste.. Chyno nin Bartolo non cabe alegar.. [51].. El segundo ejemplo que refiere esta polémica inserción del Derecho Común aparece en uno de los géneros más característicos de esta etapa final del Medievo que Huizinga llamó, con toda propiedad, el otoño de la Edad Media.. [52].. Nos referimos a la Danza de la Muerte.. La crisis espiritual que se vive en la Cristiandad (refutación del pensamiento aristotélico-tomista por Duns Scoto y Ockham, con el consiguiente clima de desamparo y soledad intelectual, el cisma de Occidente, el papado de Avignon, las tesis conciliaristas que hacen tambalearse el sólido edificio de la Iglesia), junto a la crisis económica y demográfica (no olvidemos las sucesivas epidemias de peste negra que acaban con casi una cuarta parte de la población europea a mediados del siglo XIV, junto a las guerras) crean un sentimiento de incertidumbre, de duda, de temor, ante lo que será el futuro.. Esa indeterminación coloca a la muerte como primera protagonista y en su actuar ésta se comporta con una nota, por encima de cualquier otra: la igualdad, la extensión de su efectos macabros a la totalidad del cuerpo social.. La muerte equipara a todos los hombres y por eso en estas composiciones, se representa un baile en el que la Dama Negra va invitando a diversos compañeros de danza a acompañarle, forma poética de conducirlos a su trágico destino.. Con ello se quiere insistir, como dice el prólogo, en que:.. Aquí comiença la dança general, en la qual tracta commo la muerte (dize) avisa a todas las criaturas que paren mientes en la breuiedad de su vida, et que della mayor cabdal non sea fecho que ella meresçe.. E asy mesmo les dize et requiere que vean et oyan bien lo que los sabios pedricadores les dizen et amonestan de cada dia, dando les bueno et sano consejo que pugnien en fazer las buenas obras por que ayan conplido perdon de sus pecados.. Et luego syguiente mostrando por espiriençia lo que dize, llama et requiere a todos los estados del mundo que vengan de su buen grado o contra su voluntad.. [53].. Por los brazos de la Muerte, van pasando todos los hombres, sin distinción, y aquélla aprovecha para dibujar pequeñas semblanzas de los vicios y defectos que presenta el compañero de baile.. A cada uno de estos se les da la oportunidad de un pequeña (e inútil, por otro lado) defensa, a la búsqueda de una cierta compasión y piedad, que no provoca en la Muerte más que una severa reprobación, recordando el castigo al que están llamados y abundando en los defectos y vicios con los que se acusa.. El último verso de cada intervención de la Muerte da pie a la entrada del nuevo protagonista.. Frente a la tendencia democrática que se ha atribuido, conviene decir que lo que augura la igualdad es la vida en el más allá: la Muerte denuncia el incumplimiento por cada uno de los estados de aquellos deberes y obligaciones que eran inherentes a su condición dentro del esquema mental del Medievo.. La tendencia igualitaria y democrática solamente se predica para la vida que vendrá en ultratumba, no para la que se está a punto de concluir.. [54].. : en el más acá, se conserva la división funcional que había sido una constante en todas las centurias medievales.. Sucesivamente aparecen dos doncellas (lo efímero de la belleza lo cual constituye una innovación sustancial respecto a otras danzas europeas coetáneas, más preocupadas por lo tétrico, lo lúgubre), y en el orden jerárquico que establecía la sociedad medieval decadente, surgen emparejados el papa, el emperador, el cardenal, el rey, el duque, el arzobispo, el condestable, el obispo, el caballero, el abad, el escudero, el deán, el mercader, el arcediano, hasta que llegamos a la figura del abogado.. La Muerte introduce la presentación del letrado, refiriendo aquella actividad en la que éste estaría enfrascado, preparando alguna defensa, algún dictamen, algún consejo, para lo cual usa los textos romanos, y dentro de ellos, el más prestigioso y conocido (el Digesto de Justiniano):.. Dançad, abogado, dexad el dijesto.. [55].. Tiene la palabra el abogado, según el esquema de la composición.. Su defensa se articula a partir de un ejercicio de autocompasión, en el que el qué será de mí figura como motivo central.. La inutilidad de sus conocimientos jurídicos ante el juicio que se le avecina también es puesta de manifiesto.. La vista y el habla, los dos atributos esenciales de todo buen litigante, han sido perdidos.. Solamente resta esperar el final:..

    Original link path: /revista/prologus-baenensis-2/la-critica-al-sistema-juridico-del-derecho-comun-en-el-cancionero-de-baena-siglo-xv
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - PROLOGUS BAENENSIS 3
    Descriptive info: Peleas de gayos en el Cancionero de Baena: definición, tipología y poética del dezir lúdico I.. Peleas de gayos en el Cancionero de Baena: definición, tipología y poética del dezir lúdico II.. Peleas de gayos en el Cancionero de Baena: definición, tipología y poética del dezir lúdico III.. Resumen/Abstract.. Nota biográfica.. ISSN: 1577-2144.. Artículos.. Sara Ortega Sierra (Lee University):.. PELEAS DE GAYOS EN EL.. CANCIONERO DE BAENA.. : definición, tipología y poética del.. dezir.. lúdico..

    Original link path: /revista/prologus-baenensis-3
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Peleas de "gayos" en el Cancionero de Baena: definición, tipología y poética del dezir lúdico
    Descriptive info: Peleas de gayos.. II.. :.. definición, tipología y poética del.. Sara Ortega Sierra.. Lee University.. Resumen/Abstract.. En sus propuestas definitorias del.. castellano, el medievalismo tradicional hispánico ha incurrido en el descriptivismo en lugar de un real intento de teorización, y ha recurrido a enfoques temáticos irrelevantes para un género poético tan camaleónico como éste, que incluye desde obras.. cómicas, religiosas, satíricas, líricas, panegíricas, moralizadoras y lúdicas, hasta poemas doctrinales y políticos.. La crítica ha destacado, pues,.. aspectos como la ausencia de melodía y la métrica abierta que distinguirían al.. de los géneros cancioneriles musicalizados y de métrica fija como la.. cantiga.. y.. la.. canción.. el didactismo y su rancio carácter moralista.. En tanto que el corpus textual ha sido vertido en el cajón de sastre literario de las obras (mal) llamadas didáctico-morales, el humor y la risa, en cuanto a ellos, han sido desterrados de los estudios sobre esta poesía, siendo obviado que el.. no sólo es Gaya Ciencia, sino también arte.. gayosa.. , o sea, arte de hacer reír.. Abriendo aquí un paréntesis, es menester aclarar de inmediato que este estudio no apunta a invalidar.. la transmisión de una enseñanza, o aleccionamiento.. , como un criterio formal del género poético.. que nos ocupa.. En efecto, en la definición.. poiética.. del.. dezir.. esto es, depurada en lo posible de criterios temáticos que propusimos en nuestra tesis doctoral, quedaron reseñados cinco criterios formales dominantes en estos poemas y, entre ellos, se incluía la enseñanza al lector.. Ahora bien, dicho criterio aleccionador tuvo que ser matizado ante la existencia de un corpus impresionante de.. dezires.. lúdicos, cómicos, líricos, laudatorios, satíricos, paródicos y de invectiva.. que.. no imparten una enseñanza ni tampoco apuntan a cambiar una conducta errónea o inmoral del lector.. La emergencia del.. lúdico, un subgénero que, al no ser didáctico, es disidente con respecto al.. prototípico y sus criterios formales, se puede explicar con una evidencia.. La producción material de todo género literario está supeditada tanto a factores contextuales históricos, literarios y socioculturales como al horizonte de expectativas del público que lo recibe.. Por una parte, los cancioneros cuatrocentistas, y entre ellos el.. Cancionero de Baena.. (=.. CB.. ).. , eran códices áulicos en su gran mayoría, lo que significa que se destinaban a un público para quien la enseñanza y/o la moralización quedaban relegadas en un segundo plano.. Por otra parte, cabe tener en cuenta que el.. (c.. 1445) en particular sale a la luz en un contexto socio-literario en el que tanto la literatura bufonesca como la figura del bufón de corte (.. loco.. ).. estaban en pleno auge.. Incluso, el estudioso Francisco Márquez Villanueva le confiere al compilador, Juan Alfonso de Baena, el título de iniciador de una literatura bufonesca que ya era consciente de sí misma , lo cual explicaría, en dicha antología, el predominio de la temática bufa sobre la cortés o la religiosa, y la abundancia de.. dezires.. lúdicos.. Estos textos, cuya meta consiste en reconfortar y hacer reír al destinatario, eran remitidos a personajes de alta alcurnia sumidos en alguna aflicción personal o espiritual; y, en un trance como éste, parece legítimo dudar que recibieran con agrado una obra doctrinal o moralizante y aún más que pagaran por ella.. Los.. lúdicos, obras al gusto de los.. letrados.. , también tomaban la forma de riñas y torneos literarios regidos por leyes de escritura similares a la.. pregunta.. de raigambre doctrinal, filosófica o casuística (un género poético ampliamente estudiado por José Labrador y Antonio Chas Aguión).. , la cual, por su carácter dialogado, requería una.. respuesta.. Brotados de plumas picantes y pícaras, los.. lúdicos constituían unos desafíos poéticos (.. reqüestas.. en los que un.. dezidor.. parodiaba la obra de un compañero con fines humorísticos y como espectáculo para divertir a la corte.. La.. reqüesta.. , al igual que la.. , también demandaba una.. que probara tanto la creatividad literaria como la agudeza verbal del poeta atacado.. Y, por último, tenemos los.. de invectiva, textos que se alejaban del protocolo y la lisonja cortesana, y cuyo objetivo era picar en lo vivo , o sea, lanzar un ataque virulento de modo crítico o burlesco contra individuos.. Tanto la perenne teoría del carácter didáctico-moral del.. así como la carencia, en el campo del medievalismo hispánico, de un estudio dedicado al.. lúdico y su tipología, nos instan a definir los contornos borrosos de este género poético y distinguir dos subgéneros que lo componen: el.. gayoso y el.. de invectiva.. Más adelante, propondremos una reseña de la poética del humor y del decoro vigente en estos poemas, basada en las indicaciones del compilador Juan Alfonso de Baena en los paratextos de los poemas ( rúbricas del.. y los metatextos ( comentarios.. in texto.. sobre el texto ) de los.. dezidores.. en sus poemas.. El.. como arte gayosa.. La intención humorística y la jocosidad del.. son certificadas, en más de una ocasión, de la propia mano de los.. Villasandino, por ejemplo, hace hincapié en su intención de hacer carcajearse al lector de uno de sus.. (.. n 196), al usar la voz reír tanto en imperativo en el.. incipit.. del poema, cuya rima sirve de estribillo, como en un.. mazdobre.. ( repetición de un verbo en varios tiempos y modos ) en la segunda estrofa: Gentil de gran coraçón/.. reíd.. con tal repullón/ [ ]/.. Reíd, como ya reístes/.. de mis locuras que oístes ( 1ab y 2ab).. En otro.. de Villasandino (.. CB.. n 142), el poeta revela la meta hilarante aunque algo mórbida de redactar el testamento del judío Alfonso Fernández Simuel: O.. reíd como reístes.. / siempre de su desat[i]ento/ oyendo su testamento.. Por último, en la.. finida.. de un.. de Baena dirigido a Álvaro de Luna (.. n 453), la voz poética enuncia que su meta es hacer reír al destinatario, quien, en este trance, no se encontraba bien ni tampoco estaba de buenas.. Y es que, al darle la vida una de cal y otra de arena , don Álvaro, víctima de una fiebre cuartana en el mismísimo año de su ascenso, tuvo que trocar el sitial de todopoderoso privado por un lecho: Señor, con triaca e flor de açuzena/.. compus estos metros por arte gayosa/ a fin que riades,.. e más otra cosa [ ].. En estos versos, observamos que Baena juega con la expresión anfibológica arte gayosa , la cual no sólo se podría leer como Gaya Ciencia sino también como arte de hacer reír.. Dicha asociación conceptual entre poesía/ risa funciona, en efecto, al rescatar el sentido etimológico del provenzalismo gayosa (.. gaudium.. gauy gai) que significaba alegre , jubiloso o jocoso.. Ahora bien, si, en palabras de Kurt Spang, lo cómico es fruto de la imperfección y la risa un fenómeno psicosomático específico del género humano (.. homo ridens.. ), también hay risas que no son cómicas, como la risa boba o la dolorosa, la sarcástica o la diabólica.. El filósofo Alfonso Fernández, a su vez, rastrea algunas teorías sobre el origen y la esencia de la risa, y crea una tipología que constituye un instrumento teórico aplicable el.. TIPO DE RISA.. RELACIÓN.. SUJETO/ OBJETO.. FUNCIONES.. RESULTADOS.. Dominación.. Sujeto Objeto.. Demostrar la superioridad del reidor sobre el.. otro.. Afirmación ontológica del sujeto frente al.. Castigo.. Pragmática: educar, edificar e incitar un cambio de actitud en el.. Forma de aprendizaje (.. castigat ridendo mores.. Compensación.. No aplica.. Compensar el sufrimiento y el dolor.. Descarga emocional, alivio de la angustia y la tensión.. Liberación.. Sujeto = Objeto.. Mecanismo de defensa neurofisiológico ante una amenaza o la frustración.. Proteger al sujeto ante la amenaza y la frustración.. La tipología de la risa.. supra.. puede ser completada con los postulados de Eugène Dupréel, quien, desde un punto de vista sociológico, define la risa como un fenómeno colectivo, esto es, una exteriorización fehaciente de nuestra condición de ser social y una reacción del individuo frente a la colectividad o viceversa.. Este factor permite diferenciar, por ende, lo que Dupréel llama la risa de inclusión y la risa de exclusión , o, dicho de otra forma, se distingue entre la risa de complicidad y de superioridad, y entre la risa de defensa y de agresión.. [11].. Por ejemplo, en los.. de Villasandino y de Baena citados anteriormente (.. n 453 y n 196), los poetas pretenden confortar al Condestable convaleciente y arrancarle una carcajada cómplice, una risa de compensación , en medio de su aflicción.. No obstante, los.. de invectiva, que estudiaremos más adelante, constituyen un ataque directo crítico o burlesco contra individuos, a la vez que provocan una risa de dominación hiriente y excluyente para la víctima.. La risa de complicidad.. Por lo general, los.. gayosos son dirigidos a cortesanos, y, como es el caso de todo texto de mecenazgo, estas obras tienen como oblicuo objetivo la obtención de un galardón, una dádiva o un favor.. En ellos, el poeta.. no pretende injuriar, ofender o escarnecer al destinatario, sino divertirlo, aligerar sus pesares y confortarlo ante una aflicción física o espiritual.. La risa cómplice que brota de la lectura de estos poemas tiene, pues, una función terapéutica fisiológica y/o psicológica.. En efecto, el poeta distrae al prójimo ante la desgracia, la ansiedad o un asunto serio pendiente, a la vez que le permite experimentar una descarga emocional ante la angustia o la tensión que generan dichas situaciones.. No obstante, también se ha de tener en cuenta que, al tratarse de un juego poético, estos textos requieren cierto grado de complicidad entre el poeta/ destinatario, y que, al abajar las barreras sociales, se entabla entre ellos  ...   política y alegórica que amorosa.. Véase: Conde de Puymaigre,.. La cour littéraire de Don Juan II, roi de Castille.. , París, Librairie Anne Franck, 1873, pp.. 43-44; M.. Menéndez Pelayo.. Poetas de la corte de Juan II.. , Buenos Aires, Espasa-Calpe, 1943 p.. 29; F.. Vendrell de Millás, en.. Cancionero de Palacio.. , Barcelona, CSIC,.. 1945, p.. 29 y.. Cancionero de Palacio.. en.. Ínsula.. ,.. 16, Madrid, abril de 1947, pp.. 87 y 97.. En lo que atañe a la distinción del.. de otros géneros cancioneriles remitimos a: H.. Lang, Las formas estróficas y términos métricos del.. , en.. Estudios eruditos in memoriam Alfonso de Bonilla y San Martín.. , Madrid, Facultad de Filosofía y Letras,.. 1927, pp.. 505-506; P.. Le Gentil,.. La poésie lyrique espagnole et portugaise à la fin du Moyen Age.. , Rennes, Plihon, 1953, Vol.. 1, p.. 181.. ; R.. Lapesa,.. La obra literaria del marqués de Santillana.. , Madrid, Ínsula,.. 1957, p.. 21, y también del mismo autor, Cartas y decires o lamentaciones de amor : desde Santillana hasta Diego Hurtado de Mendoza , en.. Symbolae Pisanae: Studi in onore di Guido Mancini.. , B.. Periñán F.. Guazzelli (eds.. ), Pisa, Giardini,.. 1989, pp.. 295-310; F.. López-Estrada,.. Introducción a la literatura medieval española.. , Madrid, Gredos, 1979, p.. 396; D.. C.. Clarke,.. Morphology of Fifteenth Century Castilian Verse.. , Duquesne Studies Philological Series IV, Pittsburgh, Duquesne University Press, 1964; ídem, entrada Decir en.. Dictionary of the Middle Ages,.. J.. Strayer, (ed.. ), New York, Scribner, 1986, p.. 22; ídem, entrada Decir en.. The New Princeton Encyclopedia of Poetry and Poetics.. , Princeton University Press, 1993, p.. 77; T.. Navarro-Tomás,.. Métrica española,.. Barcelona, Labor, 1995, pp.. 144-145.. La oposición entre.. canción.. cantiga.. en base a la presencia/ ausencia de melodía ha sido refutada por A.. M.. Gómez-Bravo, Cantar decires y decir canciones: género y lectura de la poesía cuatrocentista castellana , en.. Bulletin of Hispanic Studies.. , LXXVI, 1999, pp.. 168-187, ídem, Retórica y poética en la evolución de los géneros literarios cuatrocentistas , en.. Rhetorica.. , XVII, 1999, p.. 137.. Nota 2.. : Por su ambigüedad y anacronismo para.. la Edad Media , preferimos usar el término aleccionamiento en lugar de didactismo (que no significa enseñar sino enseñar a enseñar ).. En efecto, el término aleccionamiento , a diferencia del didactismo , incluye tres nociones de la enseñanza como: 1) transmitir conocimientos (.. docere.. ); 2) instruir o convencer (.. prodesse.. ); 3) edificar y persuadir para transformar (.. movere.. Nota 3.. :.. En su formato ideal, los.. son poemas: a) escritos para ser leídos, aunque no se excluyen otros tipos de efectuación textual (como la recitación o la musicalización); b) enunciados en yo; c) aleccionadores; d) que narran y dividen ( cuentan y echan cuentas ); e) breves en comparación con los.. dits o ditiés.. galos, de los que, según Le Gentil, los.. proceden.. Véase: S.. Ortega Sierra,.. El dezir.. en la época de Juan II (1404-1454): Definición y poética de un género cancioneril.. , tesis doctoral inédita, Univ.. de Puerto Rico/ Université Stendhal-Grenoble III,.. 2006, 385 pp.. Nota 4.. : Todas las citas de poemas han sido tomadas del.. Cancionero de Baena,.. B.. Dutton J.. González-Cuenca (eds.. ), Madrid, Visor Libros, 1993.. Las siglas ID remiten al índice de Brian Dutton de la poesía cancioneril.. Nota 5.. : Los cancioneros constituían una forma de diversión cortesana, al mismo título que las actividades de esparcimiento y deportivas (.. comportes.. destinadas a destruir los malos.. humores.. de los nobles (cetrería, torneos, esgrima, juegos, etc.. ).. Según reza el.. prologus baenensis.. , una reflexión del compilador sobre su obra y sus metas artísticas, su libro no sólo aspira a ser una fuente de conocimiento y/o de consejo para los gobernantes, sino que el lector también:.. [se] agradará e deleitará e folgará e.. tomará muchos comportes.. e plazeres e gasajados.. E aun otrosí, [ ] averá reposo e descanso en los trabajos e afanes e enojos, e otrosí.. desechará e olvidará e apartará e tirará de sí todas tristezas e pesares e pensamientos e afliçiones de espíritu.. : Baena, Prólogo.. , op.. cit.. , p.. Nota 6.. : Francisco Márquez Villanueva,.. Literatura bufonesca o del loco , en.. NRFH.. , XXXIV, 1985-1986, p.. 505.. Nota 7.. : José Labrador,.. Poesía dialogada medieval.. La pregunta en el Cancionero de Baena.. , Madrid, Maisal, 1974, 224 pp.. ; A.. Chas Aguión,.. Preguntas y respuestas en la poesía cancioneril.. , Madrid, Fundación Universitaria Española, 2002.. Nota 8.. : Alfonso Álvarez de Villasandino, Gentil de gran coraçón.. , ID1336, en.. op, cit.. ,.. n 196, p.. 221; ídem, Amigos, quantos ovistes , ID1282, en.. op.. , n 142, pp.. 165-166.. Los énfasis son míos.. Nota 9.. : Juan Alfonso de Baena, Señor generoso e grant condestable.. , ID1581, en.. n 453, pp.. 707-708.. Nota 10.. : K.. Spang,.. Géneros literarios,.. Madrid, Síntesis, 1996, p.. Nota 11.. : E.. Dupréel Le problème sociologique du rire , en.. Essais pluralistes.. , París, PUF, 1949, pp.. 27-69.. Las teorías de Dupréel se hallan desglosadas también en A.. Civita,.. Le teorie del comico.. , Milán, Unicopli, 1984, pp.. 35-44.. Nota 12.. : Alfonso Álvarez de Villasandino, Linda muy ennoblecida , ID1306, en.. n 166, pp.. 192-193.. Nota 13.. : El contenido de esta estrofa nos deja de recordarnos los.. Regimina Sanitatis.. en los que el esparcimiento y la celebración de fiestas se consideraban curas para enfermedades como la melancolía, la tristeza y el amor en el caso, por ejemplo, de héroes obsesivos como Calixto.. Sobre el poder terapéutico de la parodia en este poema en específico, véase: M.. Amasuno, El poder terapéutico de la parodia en el.. Cancionero de Baena:.. Cuaternario está el Condestable , en.. Revista de poética medieval.. , 1999, II, pp.. 9-48.. Nota 14.. Afirma Márquez Villanueva: But the court fool not only had to make his patrons laugh.. The rules of the game dictated that he had to begin by making them laugh at.. him.. Baena gave ample opportunity for this in the infamous.. requestas.. or poetic debates, of which he was an absolute master :.. Francisco Márquez Villanueva, Jewish Fools of the Spanish Fifteenth Century , en.. Hispanic Review,.. Vol.. 50,.. n 4 (Otoño 1982), p.. 392.. Nota 15.. Álvarez de Villasandino, Rey de grant magnificencia , ID1364, en.. , n 224, pp.. 252-253.. Nota 16.. El trovador creaba, mientras que, por su parte, el juglar ejercía de.. showman.. (declamaba/ cantaba las obras de aquél, aunque ciertos juglares también componían) y vivía de la generosidad del público.. solían jactarse de su creatividad artística, su buen hacer y su dominio de las leyes del.. Gay Saber.. , mientras que se mofaban de la esterilidad poética , por así decirlo, de sus compañeros juglares.. El propio Villasandino fue un.. que no dejaba pasar una ocasión de mofarse de los juglares, como, por ejemplo en estos versos:.. Maguer por ventura para los jugladores/ yo fize estribotes trovando ladino (.. 546, 1cd).. estribotes.. eran unas cantigas para juglares, pero el hecho mismo de que ninguna de estas piezas aparezcan en su obra poética bien podría denotar que nuestro poeta se avergonzaba de dichas piezas.. Para un cuadro vivaz de los juglares y sus métodos de.. performance.. , véase la obra clásica de R.. Menéndez Pidal,.. Poesía juglaresca y juglares: aspectos de la historia literaria y cultural de España.. Buenos Aires- México, Espasa-Calpe, 1957; F.. Márquez Villanueva, Jewish Fools of the Spanish Fifteenth Century ,.. Hispanic Review.. , 50, 1982, pp.. 385-409; A.. Leyva, Juglares, hombres de corte y el.. Novellino.. , en J.. Paredes Núñez, (ed.. ),.. Medioevo y Literatura.. Actas del V Congreso de.. la AHLM.. , Granada, Universidad de Granada, 1995, pp.. 25-36; G.. Hilty, La figura del juglar en.. la Castilla del siglo XIII , en.. Versant.. s, Lausanne, XXVIII, 1995, pp.. 153-173; E.. Lacarra, Juglares y afines , en.. Historia de los espectáculos en España.. , A.. Amorós.. et al.. (coord.. ), Madrid, Castalia,.. 1999, pp.. 405-418.. Nota 17.. Francisco Márquez Villanueva,.. p.. 504.. Nota 18.. Márquez Villanueva,.. 393.. Nota 19.. La simetría de los parangones (Narciso/ caballero) queda plasmada, por ejemplo, en un fragmento del.. Dezir al nacimiento de Juan II.. de Francisco Imperial (.. n 226).. Tras haber exaltado Marte las virtudes guerreras del Infante recién nacido; Venus, en su parlamento, establece una correlación entre el heredero de la corona y Narciso, haciendo del héroe del amor un.. del caballero perfecto:.. Qual fue Narçiso el muy amoroso/ en la fuente clara a su façión,/ sea este Infante mucho graçioso/ en conversación, en fablar.. razón,/ manso e cortés, de gentil coraçón,/ amador a todos, de todos amado,/ deleitoso en fablar, de buen gasajado/ e más sabidor de amor que Nasón :.. Francisco Imperial, En dos seteçientos e más dos o tres , ID0532, en.. , n 226, pp.. 255-266.. Para un repertorio de la imagen narcisista en la poesía de amor cortés, véanse: F.. Goldin,.. The Mirror of Narcissus in the Courtly Love Lyric.. , Cornell, CUP, 1967, 272 pp.. ; L.. Vinge,.. The Narcissus Theme in Western up to the Nineteenth Century.. , Lund, Gleereups, 1967, 248 pp.. En el ámbito hispánico, saludaremos el estudio de R.. Lapesa, Sobre el mito de Narciso en la lírica medieval y renacentista , en.. De Berceo a Jorge Guillén.. Estudios literarios.. , Madrid, Gredos, 1997, pp.. 64-77.. Nota 20.. Sobre la temática de Narciso/ Hefaistos en la poesía cancioneril, y particularmente en los.. , nos permitimos remitir a nuestra tesis doctoral: Sara Ortega Sierra,.. ,.. pp.. 40-44, 73-77 y 326-331..

    Original link path: /revista/prologus-baenensis-3/peleas-de-gayos-en-el-cancionero-de-baena-definicion-tipologia-y-poetica-del-dezir-ludico
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Peleas de "gayos" en el Cancionero de Baena: definición, tipología y poética del dezir lúdico
    Descriptive info: Volver a Peleas de gayos.. I.. Ir a Peleas de gayos.. III.. el dezir de invectiva.. Siguiendo los pasos del comparatista francófilo Le Gentil, Antonio García y Javier Huerta establecen una filiación directa y anacrónica del.. con el sirventés provenzal, [cuyo] objeto era el ataque, de modo crítico, satírico o burlesco, a ciertas personas e instituciones ; y, de paso, con las.. cantigas d escarnho.. de maldezir.. galaico-portuguesas, las cuales aprehenden como un equivalente del sirventés.. Ahora bien, aunque ambos estudiosos hacen una amalgama de nociones muy entreveradas como lo son la crítica, la sátira y lo burlesco, retendremos su acertada distinción entre dos tipos de ataque: a) contra una persona y/o su obra (invectiva lúdica); y b) la censura de la actualidad (sátira socio-moral o socio-política).. Es más, esta distinción entre invectiva/ sátira constituye una tarea clave desde una perspectiva tipológica, por cuanto permite deslindar dos subgéneros del.. de ataque: el.. de invectiva lúdico, integrado en este ensayo por su carácter humorístico,.. versus.. el.. satírico (censura de la actualidad) que excluimos del mismo por su carácter digresivo.. Al tratarse de una pulla literaria que desafía a un poeta a luchar contra el remitente y enviarle una respuesta, los.. de invectiva son llamados.. reqüestas.. ( desafíos ) en el.. Este término enviste los siguientes subgéneros del.. lúdico, cuya tipología deslindaremos a continuación: la.. paródica,la.. y sus distintas variantes, el.. proçesso.. humorístico y el.. repullón.. replicaçión.. paródicas.. recoge una familia de textos llamados.. respuestas.. o.. replicaçiones.. que a diferencia de las.. respuestas.. de raigambre doctrinal, teológica, casuística o dilemática no se vinculan con una.. previa ni tampoco transmiten conocimientos (.. doctrina.. ) y/o una exhortación moral.. Dichas.. se pueden considerar, por ende, espontáneas, por cuanto no existe la intención explícita por parte del autor de recibir una contestación (una característica propia de la.. El ciclo poético de.. n 231-236 del.. se abre con una pieza.. lírico-laudatoria de Francisco Imperial dirigida a su musa, Estrella Diana, a la que siguen unos.. de Fernán Pérez de Guzmán y Diego Martínez de Medina,.. que están.. vinculados con el primer poema del ciclo y son presentados como.. en la rúbrica baenense.. Tanto las reglas literarias de dicho ciclo poético, como su dimensión ofensiva, nos son reveladas por Baena en la rúbrica del.. n 234: Este.. fizo Miçer Francisco Imperial a la dicha Estrella Diana e quexándosse de los otros que lo.. reqüestaban.. e pidiéndole a ella armas.. Esta cita resulta valiosa desde un punto de vista metatextual, por cuanto las cláusulas reqüestar y pedir armas nos remiten al mundo de las justas medievales.. En efecto, el verbo.. reqüestar.. era sinónimo de desafiar un tecnicismo propio de los torneos y el hecho de pedir armas denota también que estamos ante un duelo poético.. Esta idea se confirma en la.. respuesta.. de Imperial (.. n 234) al poema de ataque de don Diego (.. n 233), dado que el primero alegoriza estos.. como un torneo, a la vez que se figura.. como un justador dispuesto a aceptar las.. y los.. rebtos.. ( desafíos ) de sus compañeros.. Antes de penetrar en el.. campo.. de torneo poético, y a fin de protegerse de las feroces embestidas poéticas de sus adversarios, el poeta se reviste, pues, de una poderosa armadura hecha con miembros del cuerpo de Estrella Diana, y que bien podría constituir una parodia de la alegoría de la armadura del cristiano (.. Efesios.. VI, 11-17):.. Dizen que me desdezir.. farán como fementido.. o que en el.. campo.. metido.. me farán cruel morir.. E porque noble.. armadura.. conviene a tal.. pelea.. donde el dios de amor vea.. la vuestra grant hermosura,.. con vuestras manos labrat.. las armas.. e apropiat.. la vuestra gentil figura (.. n 234, 3abcd y 5).. En las estrofas siguientes, el poeta hila una bella alegoría en la que los miembros del cuerpo femenino constituyen las partes de la armadura amorosa: el cabello (cota de malla); los brazos (cinturón); los ojos (lanzas); la delicadeza (escudo); los dientes, boca y sonrisa (divisa); el rostro (casco); la nariz (flecha) y las pestañas (plumas); las cejas (arco); etc.. A su vez, en su propia.. al.. que venimos de citar (.. n 235), don Diego de Medina le sigue el juego a Micer Francisco, y el primero metaforiza el poema que ha recibido de parte del segundo con tecnicismos propios de los torneos.. En efecto, este poema constituye un reto (.. ) que se lanzaban los duelistas, y que venía acompañada con unas prendas de desafío (.. fiadura.. gaje.. ) y una promesa jurada (.. homenaje.. ):.. Que por Estrella Diana.. tomedes tan grant.. la batalla vos es presta.. Vuestra.. reqüesta.. recibo.. con.. fiadura.. e.. con el qual faré proeza.. segunt fize.. omenaje.. n 235, 1cde y 2ab).. Los poemas citados (.. n 231-235) evidencian, por una parte, que los.. no están difamando al primer poeta, ni censurando su conducta moral, sino que están midiendo su respectivo virtuosismo artístico al parodiar la obra de un compañero.. Entre todos ellos se mantiene siempre una relación de tipo horizontal (.. dezidor.. ), y no vertical/ hacia arriba (.. noble/ dignatario eclesiástico/.. dueñas.. ) o vertical/ hacia abajo (.. versus conversos).. Este último punto insta, pues, a ampliar las conclusiones de Labrador, quien no distingue la.. paródica, que, como ya sabemos, también es llamada.. requësta.. en los metatextos y en los paratextos de estos poemas, de los poemas de invectiva cuya intención ofensiva es, desde luego, evidente, y el lenguaje muchas veces llega a la palabra soez o la frase procaz.. Por otra parte, al parodiar la obra de otro poeta, el atacante realiza una imitación [de un texto] consciente y voluntaria [de] forma irónica, para poner de relieve el alejamiento del modelo y su volteo crítico.. Como se sabe, Gérard Genette atribuye a la parodia un carácter transformativo y lúdico, lo cual, dicho sea de paso, justifica la inclusión de las.. paródicas en el.. corpus.. Las.. constituyen, pues, lo que Genette llama una literatura en el segundo grado , por cuanto la.. (hipertexto) mantiene una relación de comentario con respecto al.. de origen (subtexto), pero estriba en una subversión recreativa de la glosa, una práctica escrituraria predilecta de los.. El componente paródico de las.. paródicas explicaría, pues, las características más relevantes de estos poemas: 1) la.. (hipertexto) funciona como unidad poética autónoma, mas sólo logramos una comprensión parcial de la misma si no la cotejemos, copla por copla, con el.. de origen que la inspira (subtexto).. ; 2) la.. , como práctica re-escrituraria,.. suele exhibir su vinculación con el.. de origen.. ; 3) la validez de la.. y del torneo poético requiere que el parodiador respete, en lo posible, la métrica y el estilo (.. arte.. ) del vate atacado;.. 4) el poeta atacado puede modificar la métrica y la temática de los textos en todo momento, mientras que el poeta atacador deberá seguirlo en cualquier cambio efectuado.. ; 5) el ciclo se cierra de dos maneras: sea por abandono de uno de los poetas, sea por intervención de un juez designado por ambos.. otro poeta, un cortesano, o incluso, el rey quien dictará un veredicto en un poema de clausura.. (dezir de invectiva.. stricto sensu.. Tanto la.. paródica como el.. textos portadores de insultos, groserías y obscenidades son indiferentemente llamados.. en los metatextos de los poemas, aunque los.. invectivescos también reciben el título de.. preguntas.. en las rúbricas baenenses.. Con todo, un criterio distintivo entre la.. paródica y el.. de invectiva estribaría en que la primera acomete burlescamente contra la.. obra.. de otro vate; en cambio, en el segundo, el ataque es individualizado y dirigido contra la.. persona.. del poeta, para zaherir sus fallas y escarnecerle, pero sin fines moralizadores.. Por consiguiente, si bien es cierto que estos poemas difieren formalmente de la.. y la.. en su sentido estricto, disentimos de Labrador en cuanto a que la obtención de una.. no entre en el designio literario de una.. En efecto, y en esto coincidimos con Chas Aguión, la denominación de.. remite al género de los desafíos poéticos y a un criterio formal, la transitividad, por cuanto se puede verificar, tanto en el nivel metatextual como el paratextual, que en estos poemas de ofensiva los poetas suelen requerir una.. replicación.. de la misma forma que lo harían en el caso de una.. En algunos casos, los iniciadores de  ...   se designa por medio del verbo.. maldezir.. Por mí.. digo que maldigo.. ( 5ab).. Citas como ésta arrojan luz sobre un binomio antitético:.. dezir bien.. /.. , que definiría dos de las funciones del subconjunto de.. lúdicos que nos ocupa en esta sección.. En efecto, si bien los.. , fieles a la tradición escolar del bien hablar , se enorgullecen de su capacidad de.. bien dezir.. ( escribir de forma ordenada y placentera ), la locución digo que maldigo denotaría que un buen.. también es capaz de.. ( escribir o componer ) invectivas.. El carácter vejatorio y difamatorio de los.. los distingue tanto de la.. paródica como de la.. lúdica que intercambian los poetas, por cuanto la relación entre el reidor/.. de risa ya no es de tipo horizontal (.. ), como en el caso de las respuestas paródicas y los.. de invectiva, sino vertical/ hacia arriba (contra cortesanos, altos eclesiásticos y las.. ) o vertical/ hacia abajo (contra conversos).. ______________________________________________________________.. A.. García-Berrío J.. Huerta-Calvo,.. Los géneros literarios.. sistema e historia.. Madrid, Cátedra,.. 1992, p.. 92.. Esta filiación directa entre la poesía ibérica y gala, así como la confusión entre las.. cantigas d escharnho.. las.. cantigas de maldezir.. cuyo fin común era el ataque, ha sido rebatida por Gómez-Bravo,.. cit.. 155.. La emisión de una cuestión y la petición de una respuesta son consideradas dos criterios formales ineludibles en una.. Veáse: Labrador,.. , p.. 28 y A.. 96 y sigs.. Francisco Imperial, Non fue por çierto mi carrera vana , ID1366, en.. n 231, p.. 280; ídem, Voluntad sin orden fue non sana , ID1368, en.. , n 232 bis, p.. 282; ídem, Ante la muy alta corte , ID0539, en.. n 234, pp.. 284-286; Fernán Pérez de Guzmán, A las vezes pierde e cuida que gana , ID1367, en.. n 232, p.. 281; Diego Martínez de Medina, Muy imperial e de gran ufana , ID1366, en.. n 233, pp.. 283-284; ídem, Pues la gloria mundana , ID1370, en.. n 235, pp.. 286-287.. Labrador,.. 28.. Marchese y J.. Forradellas, Parodia , en.. Diccionario de retórica, crítica y terminología literaria.. , Barcelona, Ariel, 1998, p.. 311.. Con respecto a este punto, creemos que se debería complementar el análisis de Chas Aguión,.. 92, con respecto a que el seguimiento de un patrón métrico-estrófico de un poema previo era razón suficiente para que ambas fueran consideradas pregunta y respuesta.. En efecto, también se ha de tener en cuenta la vinculación interna y explícita entre los textos paródicos y el poema que los origina.. Así en.. n 233 de Diego Martínez de Medina: Muy imperial e de grant ufana/ fue vuestro proçeso e vuestro dezir ( 1ab); o en.. n 235: Vuestra reqüesta resçibo/ con fiadura e gaje ( 2ab); o bien en el veredicto a favor de Imperial de Alfonso Vidal (.. n 235): E visto este proçesso/ todo bien de arriba ayuso/ e leído viesso a viesso/ cada uno lo que puso/ fasta que fuera concluso ( 4abcde).. Por ejemplo, en el ciclo baenense.. n 231-235, Imperial (atacado) pasa de los dodecasílabos de arte mayor en los textos anteriores, a las coplas octosílabas en.. n 234; a la vez que modifica la temática del texto introduciendo el famoso torneo y la armadura de la dama.. Martínez de Medina (atacante), a su vez, se adapta al cambio y pasa también del arte mayor al arte menor en su.. y recicla las temáticas del torneo y la armadura, tornándolas en befa.. En palabras de Labrador: En resumen, pregunta y respuesta existen cuando la intención de preguntar en un autor y de responder en otro entran en el designio literario.. Esta intención es siempre patente y con frecuencia reiterada a lo largo de la composición.. Y en ello no se implica porfía, ofensa o enojo por ninguna de ambas partes.. La recuesta , en cambio, en la mayoría de los casos se escribe para picar en lo vivo ; cuando no expresamente para entablar una enconada discusión, escarnecer o maldecir al adversario por sus ideas y costumbres [ ] La recuesta recoge elementos de las cantigas de escarnio y maldecir [ ] Sin embargo la pregunta , que deriva de la tensón posee una finalidad diferente.. Su intención es preguntar y su propósito arrancar una respuesta del interlocutor : Labrador,.. 26, 28.. Chas Aguión sostiene que, en las.. , la esencia de esta modalidad de diálogo es, precisamente, iniciar o solicitar un tipo de discusión [ ] se trata, en esencia de picar en lo vivo con la suficiente intensidad como para que el reto propuesto no quede sin respuesta [ ] El motivo de la disputa no importa, solo el interés por mantenerla, y prolongarla, a través de sucesivas réplicas y contrarréplicas hasta agotar la capacidad del rival : A.. Chas Aguión, Querellas burlescas e ingeniería retórica en el.. La Corónica.. , Vol.. 38, 1, (Otoño 2009), p.. 203-204.. Juan Alfonso de Baena, Ferrant Manuel por que se publique , en.. , n 359, p.. 639; Maestro esçelente, profundo letrado , en.. ibid.. , n 379, p.. 650; Pues vos tenéis por grant papagayo ,.. , n 415 p.. 682.. Conviene forçado que alguien vos.. pique.. n 359, 1d); A Dios fago jura, miradme d empuesta, que si me.. picades.. , yo vos despelique (.. n 363, 3cd); A ver si tenedes la lança bien dura (.. n 431, 3d).. Ferrand Manuel, por que se publique , (.. n 359, 1a); Señor Juan Alfonso, pues anda el repique (.. n 360, 1a).. 34].. Señor triunfante e muy soberano/ por darvos plazeres e buen gasajado/ yo reqüesté antaño en verano/ al viejo de Illescas e al grant sevillano (.. n 380, 2acde); Ferrán Manuel, tañer el.. farlique.. / en harpa o guitarra echado de cuesta/ vos dó la ventaja, mas juro por ésta/ que d esta linda arte yo vos purifique ( 3abcd): Juan Alfonso de Baena, Fernand Manuel a los de Çadique , en.. n 361, p.. 640.. E para absolver las nuestras quistiones/ tomo por juez al lindo, amoroso/ [ ]/ Ferrant Manuel con sus distinçiones ( 3abd): Álvaro de Cañizares.. n 413, p.. 681.. Juan Alfonso de Baena, Maestro esçelente, profundo letrado , en.. , n 379, pp.. 650-651.. Juan Alfonso de Baena, Maestro excelente, profundo letrado , ID1504, en.. n 379, pp.. 650-651; ídem, Pues vos tenéis por grant papagayo , ID1542, en.. , n 415, p.. 682; Álvaro de Cañizares, Amigo señor, yo non visto sayo , ID1542, en.. n 416, pp.. 682-683.. Juan Alfonso de Baena, Señor alto, Rey de España , ID1482, en.. n 357, pp.. 637-638.. Juan de Guzmán, Invençión dilecta a guisa de gayo , ID1527, en.. n 400, pp.. 673-674; Álvaro de Cañizares, Amigo, señor, yo non visto sayo , ID1543, en.. Anónimo, Catalina, non es fina.. , n 100, pp.. 127-128.. Este hecho se da también en el.. n 234 del.. de Imperial, que citamos páginas atrás por su alegoría de la armadura femenina.. En esta pieza, el poeta le pide prestados a Estrella Diana unos miembros de su cuerpo, a fin de usarlos como armas contra los que.. maldizen.. (escriben maledicencias) contra su persona y obra: Aved firme esperança/ que con ellos [vuestros ojos] mentirosos/ faré a los maldezidores [ ] Non temo con él [vuestro aire delicado] nin dudo/.. desmesurado ( 7cde y 8cd).. Martín Alonso, 1986, Vol.. II, Maldeçir , p.. 1341.. Ciertos textos anteriores al siglo XV documentan la relación de los.. lúdicos con un contenido difamatorio o escarnecedor.. Libro de Buen Amor.. ( 908) ya ponía de realce la comicidad de los.. difamatorios.. El Arcipreste indica, en efecto, que éstos deben.. ser tomados en el segundo grado, y sin ira ni saña por parte de la víctima (sino como un texto humorístico destinado a hacer reír al resto del público): Andan por todo el pueblo d ella muchos dezires/ muchos después la enfaman con escarnios e reíres/ dueña, por te dezir esto, non te asañes nin te aíres/ mis fablas y mis fazañas ruégote que bien las mires.. El verbo.. maldezir.. también se reseña en ciertos paratextos de poemas cancioneriles más tardíos, como en el caso del misógino.. Maldezir.. de las mujeres.. del poeta catalán bilingüe Pero de Torrellas (c.. 1405- c.. 1486), en el que el poeta zahiere, no sin ambigüedad, los defectos del sexo femenino..

    Original link path: /revista/prologus-baenensis-3/peleas-de-gayos-en-el-cancionero-de-baena-definicion-tipologia-y-poetica-del-dezir-ludico-2
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Peleas de "gayos" en el Cancionero de Baena: definición, tipología y poética del dezir lúdico
    Descriptive info: I.. II.. Invectivas contra mujeres.. Las invectivas contra las.. de mano de un.. de más baja alcurnia que éstas constituyen un ataque de tipo vertical/ hacia arriba.. Estos poemas subvierten paródicamente tanto las temáticas como los criterios formales de los.. lírico-laudatorios destinados a una mujer, los cuales son vehículos de expresión del amor cortés con su dama endiosada e intocable.. maldezidores.. , en efecto, se encargan de bajar a esa estatua fría y rígida del pedestal cortesano, y nos encaran con una mujer de carne y hueso, muy fuertemente sexuada, que atiza el deseo y los instintos más bajos del varón.. Por ejemplo, en el picantísimo.. dezir de disfamaçión.. n 104 del.. , cuya intención estriba, según aclara la rúbrica baenense, en afear e deshonrar a una dueña d este reino ; Villasandino, a ruego de un caballero protegido por el anonimato, zahiere sin merced a una dama que, si bien al parecer solía regalar con facilidad sus encantos a otros por no decir a todos se había mostrado insensible ante todas las estrategias de seducción elaboradas por el galán.. Los insultos (de borrica en adelante) se agolpan, pues, en el poema, y se suceden crudas descripciones gráficas de los genitales de la dueña, así como de todo lo que, en boca del.. maldezidor.. , el imaginativo caballero piensa hacer en su compañía.. A lo largo del poema, el poeta humilla, veja, y hace descender a la dama del estatus de objeto de veneración al de objeto sexual, de lo sagrado e intocable a lo bruscamente corpóreo: el sexo se convierte en una sinécdoque de la dama.. En efecto, cada estrofa contiene varios para-sinónimos coloquiales, e incluso vulgares, de la vagina:.. Señ.. ora, flor de madroño.. yo querría sin sospecho.. tener mi carajo arrecho.. bien metido en vuestro coño.. Por ser señor de Logroño.. non deseo otro provecho.. sin foder coño estrecho.. en estío o en otoño.. Por su parte, la dama insultada no se queda atrás en lo concerniente a la obscenidad, ya que, de mano del poeta Francisco de Baena (n.. 1424), le replica a Villasandino insultándole de viejo.. maldiçiente.. n 105, 7e), y con un lenguaje de carretero que haría estremecer los buenos modales.. He aquí la primera estrofa, quizá una de las menos groseras del texto:.. Señor, más floxo que bledo,.. es esse vuestro vergajo,.. bien paresçe estropajo.. de los que revuelvo al dedo.. Con el más pequeño pedo.. que yo tengo en el mi cuajo,.. botaré del rescrebajo,.. aunque tosca, bien de quedo ( 1).. Invectivas contra cortesanos.. contra un personaje destacado de la corte, estamos también frente a invectivas de tipo vertical/ hacia arriba.. Tomemos como botón de muestra un ciclo de.. de Baena contra.. Ferrán Manuel de Lando.. En la pieza inicial del ciclo.. n 359), Baena destaca el humorismo inherente a su poema, y afirma que le es menester.. echarle pullas a don Ferrán a fin de que se publique/ la vuestra çiençia de grant maravilla/ en esta corte del rey de Castilla ( 1abc).. Y, de acuerdo al principio de transitividad de las.. , el secretario del rey le insta a don Ferrán a que le responda:.. No se vos torne la cara amarilla.. por que mi lengua vos unte o salpique;.. por ende, vos ruego, señor, que se aplique.. la vuestra persona sotil muy honesta,.. dándome luego famosa respuesta ( 2cdef).. Ahora bien, conforme los dos contrincantes se van acalorando y sube el tono ofensivo entre ellos, Baena llega a propagar, en el.. n 363 del.. , el aberrante rumor de que un chato pastor de Ubrique (provincia de Málaga) sodomizara al.. doncel.. A raíz de esto, no resulta sorprendente que nuestro.. maldezidor.. metaforice.. el poema vejador enviado al de Lando como cuatro docenas de cagajones (.. festes.. ) de mula pardilla:.. Ferrand Manuel, boz mala vos guique.. diz que vos dexó en la culcasilla.. un chato pastor toda rezmilla.. e fuese fuyendo al campo d Orique.. Por ende, acorred que non frutifique.. en vos algunt daño tan mala tempesta,.. ca si la materia quedó muy digesta,.. señor, medio puto vos queda el taxbique ( 1).. Sin duda, puede resultar chocante para el lector que un simple escribano del rey le remita a un noble de alta alcurnia unos versos tan indecorosos.. No obstante, participar en el juego de la.. implica, por una parte, que el adversario esté dispuesto a recibir cualquier tipo de embestidas que le dé el adversario, incluso los golpes más bajos, con el fin de divertir a los cortesanos y los demás.. Por otra parte, ya se ha dicho que, en los poemas lúdicos, los poetas siempre actúan bajo la identidad de bufones, lo que les permite proferir los más feroces insultos contra los grandes del reino sin temor a ser perseguidos, y que su violencia, a diferencia de los bufones europeos, siempre se limita al aspecto verbal y nunca llega al físico.. Invectivas contra judeoconversos.. diferencia de los.. contra las damas y los cortesanos, en las invectivas contra judeoconversos estamos ante una relación entre reidor/.. de risa de tipo vertical/ hacia abajo, dado que los.. llevan al paroxismo la degradación grotesca del.. En el crudo poema.. n 396, por ejemplo, Alvar Ruiz de Toro promete alimentar al converso Baena con estiércol, heces de jaca y carne de cerdo, y hacerle.. sorrabar.. a un perro, esto es, fazerle el buz ( beso ) debaxo del rabo.. Ahora bien, aunque tales actitudes podrían interpretarse como formas de vejación violentas, o, incluso, hasta una demostración del antisemitismo visceral del.. ; en este contexto lúdico, y con la distancia humorística, pensamos que se deberían leer más bien como un simple motivo o herencia tradicional, al igual que lo hiciera Mikhail Bajtín con respecto a los frecuentes rociamientos de la gente con heces y orina en la obra de François Rabelais.. Otro tipo de degradación, en las invectivas contra judeoconversos, radica en negarle a un varón su hombría.. Así, en un.. de fray Diego de Valencia (.. n 501), destinado a Johan de España, un converso leonés.. En el poema, nuestro.. pinta a un judío castrado ( pues que non tiene.. baçín.. ), y lo insulta con hebraísmos que le confieren a los versos una chirriante rima aguda, muy a tono, por cierto, con el contenido zaheridor del mismo:.. Todos fuemos espantados.. maestros, rabíes,.. cohenín.. , [sacerdotes].. ca les fueron sus pecados.. d este.. sofar ahením.. , [corneta de necios].. pues que non tiene.. baçín.. [huevos].. quiso infinta fazer;.. ahora finque por.. manzel.. , [bastardo].. pues tan mal pertrecho tray ( 2).. El uso de hebraísmos, en el fragmento citado, constituye un fenómeno peculiar en el contexto de la invectiva.. En efecto, al resultar críptico para los que desconocen la lengua hebrea, el ataque es más individualizado, hiriente y humillante para la víctima.. Esta última es degradada ante su propia comunidad, o sea, ante quienes lo reconocen como parte integrante de la misma, y entre los cuales afirma su identidad por oposición a ese.. que lo rechaza.. La negación del honor, de un origen y de una familia dignos también es típica de las invectivas contra conversos: éstos últimos siempre son bastardos o cornudos (.. cucos.. Así, en uno de sus.. contra Davihuelo, un bufón favorito de la corte de los reyes Enrique III y Juan II, Villasandino embiste al judío ferozmente con estos versos:.. Sandío, mal aconsejado,.. persona mal consejada,.. la que tienes olvidada.. sé que a ti olvidado.. por ante.. cuco.. provado.. Fijo de algunt vil barbudo.. e de vil puta barbuda.. devrié ser quien razón cruda.. muestra con rigor tan crudo (CB n 184, 2efghi y 3).. Por último, los.. le deniegan al converso el estatus del caballero cristiano, y no faltan en echarle en cara su cobardía, un tema literario que también será reciclado por otros bufones en épocas posteriores.. Así el.. Ferrán Manuel de Lando, en.. n 374, le echa en cara a Baena su estado de chupatintas medrado:.. En sino forçado e muy abundante.. nasçistes, amigo, de grant exorzismo.. e non siento moro en el paganismo.. que vuestra espada cruel non quebrante;.. ca siempre enfengistes de muy batallante.. en obra de armas valiente, perfecta,.. con escrivanías e tinta bien prieta,.. sumando las rentas del año passante ( 1).. Con todo, cabe recordar que no estamos frente a unos panfletos antisemíticos, sino ante.. humorísticos.. Como prueba al canto, diremos que el propio Baena parece tomar con humor los ataques contra su condición de converso, al reivindicar con ímpetu sus orígenes y resaltando sus rasgos físicos popularmente atribuidos a los judíos.. En efecto, en el poema.. 395, nuestro escribano le responde a Ruiz de Toro (.. n 394) designándose como.. cohíno.. y orgulloso portador del apellido hebreo de los Abravalla, y amenazando con descartarle su pixa e cojones.. Escuchémosle en sus propias palabras:.. Muy alto, benino.. pues este cohino..  ...   dirigido a Villasandino:.. P.. ero luego aquí protesto.. que esta salva que vos fago.. non es por dubdar el trago.. de vuestro dezir modesto,.. salvo.. porqu es mas honesto.. responder con cortesía.. que yo por cualquier vía.. tinta e papel tengo presto.. n 257, 2).. [65].. Según denota la cita precedente, el poeta ha de tener presto tinta e papel para contestar cualquier texto que le dirijan sus compañeros, y la falta de respuesta, un acto descortés, explica por qué la victoria iba.. ipso facto.. al emisor de la.. En segundo lugar, el decoro y la mesura instan a los poetas a responder cortésmente so pena de ser sancionados por excesos de saña.. En efecto, cuando un.. de menor categoría (social/ escolar) viola las leyes de la cortesía o falta a la mesura en una.. contra un personaje de alta alcurnia, éste último puede negarse a responder o hacer que otros poetas contesten al.. en su nombre.. [66].. La negación/ delegación de respuesta no son consideradas, en este caso, como una falta de cortesía, sino como una forma de sanción para el emisor de una.. que se excediera.. Por ejemplo, en.. n 117, fray Lope del Monte sanciona a Villasandino, que no era.. letrado.. ni noble, por haber denostado, en una.. , al Cardenal don Pero de Frías:.. Quien troba parlando, non seyendo letrado,.. de costelaçiones et de astronomía,.. pues yerra en los puntos de su notomía,.. e finca en sus dichos muy avergonzado,.. ca d esto fablar non yaze en deitado;.. por ende castigo devía ser puesto.. al que trobando declama denuesto.. de quienquier, de más si tien gran estado ( 2).. [67].. En suma, es propio de los.. de invectiva, con su criterio poético de la transitividad, ser contestados como una forma de cortesía entre poetas cortesanos.. Sin embargo, faltar a las reglas de sociabilidad o bien extralimitarse un.. contra un personaje más alto que él entraña sanciones como el aborto de un ciclo de poemas y la derrota del.. reqüestador.. conclusiones.. En este estudio, hemos traído triunfalmente de vuelta el humor, la risa y la jocosidad que, acaso injustamente, habían sido desterrados de los estudios del.. Hemos reseñado, en efecto, las leyes de escritura que rigen dos subgéneros del.. lúdico: el.. de invectiva, a partir del tipo de risa que los originan y que generan.. Si bien el primero apunta a provocar una risa cómplice o inclusiva, el segundo puede, al contrario, tornarse en una degradación grotesca del individuo y la plataforma de un chirriante humor negro del cual no se salvan ni las damas, ni los varones de alta alcurnia, ni los altos dignitarios eclesiásticos, ni los judeoconversos.. Y es que el.. de los.. no prohíbe a nuestros poetas.. acerca de sus pares de forma lúdica, mas los abusos son severamente sancionados e invalidan el criterio poético de la transitividad propio de los.. En su intento de reubicar al.. en su contexto cultural, Gómez-Bravo ha vinculado el florecimiento del género con una evolución paralela de las teorías retóricas del Medievo, la evolución de la enseñanza universitaria y la ascensión de la nueva casta intelectual del primer humanismo.. Asimismo, dicha estudiosa afirma que el hallazgo de manuscritos de Quintiliano (1416) y de Cicerón (1421) impulsa el auge de la nueva retórica.. , como teoría discursiva dominante en los escritos humanistas del siglo XV y el desprestigio del arcaico.. [68].. No obstante, quizá se debiera matizar en algo esta hipótesis, al afirmar que un buen.. también.. podía ser un buen.. en términos de ética y estética.. En efecto, de no ser así, por qué los poetas intercambiarían estas obras con tanto gusto y asiduidad? No será, acaso, que la inversión del discurso en ariete requería una mayor agudeza lingüística, técnica y artística, a fin de darles coherencia a estos poemas que consistían en lo que José María Azáceta llamara, y no sin acierto, disparates trovados.. [69].. NOTAS.. Con respecto a las invectivas contra mujeres, por cierto más abundantes en Cataluña que en Castilla, puede ser de interés general la obra.. Contra las mujeres.. poemas.. medievales de rechazo y vituperio.. Archer I.. de Riquer, (eds.. ),.. Barcelona, Quaderns Crema, 1999.. Alfonso Álvarez de Villasandino, Señora, pues que non puedo , ID1244, en.. , n 104, pp.. 131-132.. Para un análisis del vocabulario obsceno y soez en los.. de difamación en el.. , remitimos al estudio de A.. Puigvert-Ocal,.. El léxico de la invectiva en el.. Cancioneros en Baena.. Actas del II Congreso Internacional Cancionero de Baena.. In memoriam Manuel Alvar.. L.. Serrano Reyes J.. Fernández Jiménez (eds.. ), Baena, Córdoba, Ayuntamiento de Baena, vol.. I, 2003, pp.. 335-363.. Alfonso Álvarez de Villasandino, Señora, pues que non puedo.. , ID1244, en.. 131-132; Francisco de Baena, Señor, más floxo que bledo.. , ID1245, en.. , n 105, pp.. 132-134.. Juan Alfonso de Baena, Ferrand Manuel, por que se publique , ID1484, en.. 639; ídem Ferrand Manuel, boz mala vos guique , ID1488, en.. n 363, pp.. 641-642.. Roncero López,.. 42.. Alvar Ruiz de Toro, Manjar muy sabroso de fino alcuzcuz , ID1522, en.. n 396, p.. 670.. Mikhail Bajtín,.. La cultura popular en.. la Edad Media y el Renacimiento.. , Madrid, Alianza, 1998, pp.. 133-135.. Con todo, en este caso, al no rociar al vilipendiado con heces sino al obligarlo a comérselas, quizá pueda verse un matiz antisemítico más burlesco todavía, si recordamos, por ejemplo, que las leyes de pureza del Levítico prohibían esta práctica, y que el profeta Ezequiel (IV, 12-15) se negó a ello aun bajo mandato divino.. Diego de Valencia, Juan de España, muy grant saña , ID1627, en.. n 501, p.. 343.. Villasandino, Davihuelo, que me quito , ID1324, en.. n 184, pp.. 209-210.. Roncero,.. 44.. Ferrán Manuel de Lando, En sino forçado e muy abundante , ID 1499, en.. n 374, p.. 646.. Juan Alfonso de Baena, Muy alto, benino , ID1521, en.. , n 395, pp.. 668-669.. 43.. No resistiremos a la tentación de aunque sea citar algunos versos de este tipo de poesía de la segregación que Antón de Montoro le dedica a la reina doña Isabel: Oh, ropero, amargo, triste/ que no sientes tu dolor.. / Setenta años que naciste,/ y en todos siempre dixiste:/.. inviolata permansiste.. ,/.. y nunca juré al Criador.. / Hice el.. Credo.. y adorar/ ollas de tocino y grueso,/ torreznos a medio asar; / oír misas y rezar,/ santiguar y persignar;/ y nunca pude matar/ este rastro de confeso,/ por do mi culpa se escombre/ no pude perder el nombre/ de viejo puto y judío.. Antón de Montoro, Oh ropero amargo e triste , en J.. Rodríguez Puértolas, Poesía crítica y satírica del siglo XV, Madrid, Castalia, 1989, pp.. 316-317.. También recomendamos la obra de M.. Costa,.. Bufón de palacio y comerciante de ciudad.. La obra poética del poeta cordobés Antón de Montoro.. , Colección Estudios cordobeses, Córdoba, Diputación 2001.. Sobre esta temática, remitimos al trabajo erudito de Gómez Bravo,.. , pp.. 152-153.. Juan Alfonso de Baena, Señor, mal se desordena , ID 1510, en.. n 385, pp.. 655-656.. Villasandino, Señor Álvaro de Luna , ID 0556, en.. n 256, pp.. 455-456.. Dice San Isidoro de Sevilla en sus.. Etimologías.. : Rectorica es ciencia de bien dezir [.. ] El orador es varón.. bueno.. , enseñado de dezir.. El origen de este concepto retórico se puede rastrear en Quintiliano e, incluso antes, en Catón, para quienes hablar bien (o sea,.. ) se combina con una moral intachable, las virtudes y las intenciones honorables del orador, el.. vir bonus dicendi peritus.. Para un análisis de esta terminología, véase: Gómez-Bravo,.. 166; y J.. Murphy, R.. Katula,.. A synoptic history of classical rhetoric.. , Davis, Hermagoras Press, 1995, pp.. 177-205.. Ferrán Manuel de Lando, Johan Alfonso, alçad la cara.. , ID1397, en.. , n 263, pp.. 465-467.. Quintiliano lista una serie de atributos y cualidades que han de predominar en su hombre virtuoso que habla bien ; entre otras: la sabiduría (xii.. 25); la fortaleza (xii.. 17); la cortesía; la bondad; la templanza; la mesura moral y la benevolencia (xi.. 1).. Para más información, véase:.. Murphy Katula,.. Alfonso Sánchez de Jaén, La mi inorançia non fue movida , ID1267, en.. , n 127, pp.. 158-159.. Álvarez de Villasandino, Ferrant Manuel, amigo e señor , ID1391, en.. , n 255, pp.. 453-454.. Ferrán Manuel de Lando, Alfonso Álvarez, amigo , ID0514, en.. n 257, pp.. 456-458.. Conste, sin embargo, que esto puede ser también el caso cuando el blanco de las pullas.. no tiene suficiente pericia técnica para contestar un poema, como, por ejemplo, el caso que ya hemos visto de la dueña deshonrada por Villasandino que contesta de mano de Francisco de Baena.. Fray Lope del Monte, El sol de justiçia por su providençia , ID1257, en.. n 117, 150-152.. Gómez-Bravo,.. 161.. Azáceta,.. Cancionero de Juan Alfonso de Baena,.. 3, Madrid, CSIC, 1966, p.. 838..

    Original link path: /revista/prologus-baenensis-3/peleas-de-gayos-en-el-cancionero-de-baena-definicion-tipologia-y-poetica-del-dezir-ludico-iii
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Peleas de "gayos" en el Cancionero de Baena: definición, tipología y poética del dezir lúdico
    Descriptive info: RESUMEN.. El medievalismo tradicional hispánico ha encasillado el.. , género poético cancioneril harto proteiforme,.. bajo la categoría de la poesía didáctico-moral.. Con todo, aunque el aleccionamiento al lector, tanto en su vertiente moralista como adoctrinadora, constituye uno de los criterios genéricos formales de estos poemas, un sondeo de los paratextos y los metatextos también revela el carácter gayoso , o sea, jocoso y alegre, que podía tener esta poesía.. Este estudio apunta a definir los contornos del.. lúdico, un subgénero del.. cuyos fines explícitos e implícitos estriban en deleitar, divertir y hacer reír al público sin enseñar o moralizar.. La tipología que proponemos se basa en el tipo de risa que genera el texto: la risa inclusiva (por ejemplo, en los poemas donde se reconforta a un enfermo) y la risa exclusiva (en los poemas satíricos y de invectiva degradantes contra un individuo), a la vez que permite deslindar dos subgéneros del.. lúdico, el.. Finalmente, intentaremos cristalizar una poética del humor y del.. propia  ...   one cannot deny the moralistic and doctrinal character as a formal criterion for such poetry, a deepened analysis of the metatexts and paratexts of the poems also reveals the.. gayoso.. , or mischievous and amusing character, that these texts could also have.. This study aims to define the contours of the humoristic.. , a subgenre of this poetry, whose goals, both explicit and implicit, are to delight, entertain, and to make de public laugh, without teaching or moralizing.. Our typology is based upon the type of laughter the texts generate, either inclusive (in poems where a sick person is comforted) or exclusive (in invective poems where an individual is dishonored), and that allows to distinguish between the.. gayoso dezir.. and the.. of invective.. Finally, we aim to define a poetic of humor and.. decorum.. that pertains to the satiric.. , and which allows all good.. to be a good.. in terms of ethic and aesthetic.. KEYWORDS.. cancionero.. poetry,.. , humor, invective, buffoon or fool literature..

    Original link path: /revista/prologus-baenensis-3/resumen-abstract-2
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Peleas de "gayos" en el Cancionero de Baena: definición, tipología y poética del dezir lúdico
    Descriptive info: Sara Ortega-Sierra.. Lee University.. Sara Ortega-Sierra nació en Barcelona, España, el 9 de junio de 1976.. Sus años formativos fueron en.. la Universidad Stendhal-Grenoble III (Francia) donde se licenció en filología hispánica (1999).. Tras una transferencia a.. la Universidad de Puerto Rico, se recibe en 2006 con un doble doctorado otorgado por.. la Universidad Stendhal y.. la Universidad de Puerto Rico.. Su tesis doctoral, codirigida por los profesores Luce López-Baralt (UPR), Vicente Serverat (Universidad Stendhal) y  ...   Castilla (1405-1454): definición y tipología de un género cancioneril.. Sus áreas de investigación incluyen la poesía cancioneril del siglo XV, las clasificaciones femeninas en.. la Edad Media , la novela picaresca, y breves incursiones en el teatro contemporáneo español y la narrativa puertorriqueña decimonónica.. Sus trabajos han sido publicados en.. Revista.. de Estudios Hispánicos.. , obras colectivas y.. Cayey.. Al presente, ejerce de catedrática auxiliar en lenguas modernas en Lee University, en el estado de Tennessee..

    Original link path: /revista/prologus-baenensis-3/nota-biografica
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Edición 2004
    Descriptive info: Premio.. Edición 2004.. Edición 2002.. Edición 2000.. Volver.. PREMIO INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN JUAN ALFONSO DE BAENA, SU OBRA Y POESÍA DE CANCIONEROS.. Ganador.. Óscar Perea Rodríguez.. Título del trabajo.. La época del Cancionero de Baena: Los Trastámara y sus poetas.. El M.. Ayuntamiento de Baena (Delegación de Cultura) a través del Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena convoca el Premio Internacional de Investigación Juan Alfonso de Baena y su obra.. Poesía de Cancioneros.. El mencionado Centro tiene como objetivo facilitar y fomentar los estudios sobre el siglo XV, fundamentalmente la investigación sobre CANCIONEROS.. Entre sus fondos también pretende recopilar las obras de ilustres autores baenenses.. Asimismo el Centro entre otras actividades, organiza congresos, cursos de verano con la Universidad, publica obras relativas al ámbito de su dedicación, así como una revista electrónica.. El premio tiene carácter internacional, si bien los trabajos habrán de presentarse en lengua española.. Los trabajos de investigación presentados deberán ser originales y no haber sido presentados en ningún otro certamen, ni publicados en ningún medio de impresión, sea digital o en papel.. III.. El trabajo de investigación deberá tener como tema fundamental Juan Alfonso de Baena y/o su obra, o bien la poesía de cancioneros.. IV.. No se especifica extensión mínima ni máxima ya que la concesión del premio se fundamentará en el valor del trabajo de investigación como nueva aportación para el mejor conocimiento del tema del premio.. V.. El envío y retirada de los trabajos que se presenten serán por cuenta del concursante, sin que corresponda reclamación alguna a este Ayuntamiento por posibles extravíos o desperfectos que se puedan producir.. VI.. El plazo de presentación de los trabajos termina a las 14:00 horas del día 1 de marzo de 2004, dando como válida la fecha del matasellos de correos y el albarán de entrega de las agencias de transportes.. VII.. Las obras deberán presentarse sólo tituladas, sin firma ni ninguna otra señal que identifique a su  ...   punto anterior, al teléfono 957665150, a centro@juanalfonsodebaena.. org, o a la Delegación de Cultura del M.. Plaza de la Constitución, 1, teléfono 957671946, e-mail cultura@ayto-baena.. es, fax: 957671108.. X.. El jurado estará formado por especialistas en el tema y presidido por el Ilmo.. Sr.. Alcalde de Baena o persona en quien éste delegue.. XI.. El jurado podrá resolver aquellas situaciones no contempladas en esta Bases, así como aquellas dudas que se planteen sobre su interpretación.. XII.. El fallo del jurado tendrá lugar durante en los días siguientes a la fecha del plazo de finalización de los trabajos (por concretar).. XIII.. El fallo del jurado se hará publico a través de los medios de comunicación y personalmente a los galardonados.. XIV.. Las obra premiada pasará a ser propiedad del M.. Ayuntamiento de Baena, que podrá ser uso de ella según lo estime procedente, citando siempre el nombre del autor o autores y su condición de obra galardonada en dicho certamen.. XV.. Las obras no seleccionadas podrán ser retiradas por sus autores a partir de los quince días en que se produzca el fallo del jurado.. De aquellas que no sean recogidas en el plazo de un mes el Ayuntamiento de Baena no se hará responsable de su devolución.. XVI.. Se establece un único premio: 500.. 000 ptas.. / 3005.. 06 euros (menos retenciones fiscales) , placa y 25 ejemplares del libro que se publique.. XVII.. El Trabajo de Investigación será publicado en colaboración con el Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena dependiente de la Delegación de Cultura del M.. Ayuntamiento.. XVIII.. El simple hecho de participar en el Certamen supone por parte de los autores, la plena aceptación de las presentes Bases, así como las decisiones del jurado que serán inapelables.. Más información:.. Teléfonos de la Delegación de Cultura:.. 957665015 957665073.. Fax: 957671108.. Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena.. Plaza de la Constitución, 7.. Teléfono: 957665150 E-mail: centro@juanalfonsodebaena.. Web: http://www.. juanalfonsodebaena.. org..

    Original link path: /el-premio/edicion-2004
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Edición 2002
    Descriptive info: El premio del la edición 2002 ha sido compartido por:.. Cleofé Tato (Universidad de la Coruña):.. La poesía de Pedro de Santa Fe.. Isabella Tomassetti (Universidad de Roma):.. El Villancico cortesano: estudio temático-formal de un género.. Bases.. PREMIO INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN JUAN.. ALFONSO DE BAENA, SU OBRA Y POESÍA DE CANCIONEROS.. (Delegación de Cultura) a través del Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena convoca el Premio Internacional de Investigación Juan Alfonso de Baena y su obra.. El premio tiene.. carácter internacional,.. si bien los trabajos habrán de presentarse en lengua española.. trabajos de investigación.. presentados deberán ser.. originales.. y no haber sido presentados en ningún otro certamen, ni publicados en ningún medio de impresión, sea digital o en papel.. El trabajo de investigación deberá tener como.. tema fundamental.. Juan Alfonso de Baena y/o su obra, o bien la poesía de cancioneros.. envío y retirada.. de los trabajos que se presenten serán por cuenta del concursante, sin que corresponda reclamación alguna a este Ayuntamiento por posibles extravíos o desperfectos que se puedan producir.. El plazo de.. presentación de los  ...   título elegido, acompañadas de un sobre cerrado, en cuyo exterior se hará constar el citado título.. -Los trabajos enviados.. por correo serán dirigidos.. a M.. Cualquier consulta sobre la presente convocatoria deberá dirigirse a la dirección citada en el punto anterior, al teléfono 957665150, a.. , o a la Delegación de Cultura del M.. Plaza de la Constitución, 1, teléfonos 957665015 - 957665073, e-mail.. cultura@ayto-baena.. , fax: 957671108.. fallo del jurado.. tendrá lugar el día 20 de abril de 2002.. XV.. Las obras no seleccionadas podrán ser retiradas por sus autores a partir del día 15 de mayo de 2002.. Se establece un único.. premio: 500.. 000 ptas/ 3005.. 06 euros.. (menos retenciones fiscales) , placa y 25 ejemplares del libro que se publique.. - El Trabajo de Investigación será publicado.. en colaboración con el Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena dependiente de la Delegación de Cultura del M.. Más información:.. Ayuntamiento de Baena.. Teléfonos de la Delegación de Cultura:.. 957665015 957665073.. Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena.. Plaza de la Constitución, 7.. Teléfono: 957665150 E-mail:.. Web:.. http://www..

    Original link path: /el-premio/edicion-2002
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - Edición 2000
    Descriptive info: D.. Antonio Chas Aguión.. Trabajo.. Juan Alfonso de Baena y los diálogos poéticos de su cancionero.. La cuantía del premio ha sido de 200.. 000 pts.. Publicación.. El trabajo será editado por el Excmo.. Ayuntamiento de Baena a través del Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena..

    Original link path: /el-premio/edicion-2000
    Open archive

  • Title: Port@l Juan Alfonso de Baena - CORDVBA 2013
    Descriptive info: Cursos.. CORDVBA 2013.. Programa CORDVBA 2013.. CORDVBA 2012.. CORDVBA 2011.. CORDVBA 2010.. CORDVBA 09.. Corduba 04.. Corduba 03.. Corduba 02.. Corduba 01.. Información General.. GESTIÓN DE ESPACIOS Y PROGRAMAS CULTURALES.. CURSO DE VERANO 2013.. Del 8 al 12 de Julio 2013.. Universidad de Córdoba-Fundación Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena.. Descarga del programa.. (pdf).. 2 CRÉDITOS PARA ALUMNADO DE LA UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA.. Director Académico: Profesor Dr.. Don Ricardo Córdoba de la Llave.. Categoría del curso: Curso de Formación Permanente.. Número de Horas: 30.. Certificado de asistencia a todos los participantes.. Precio matrícula: 50.. LUGAR CELEBRACION DEL CURSO.. y consultas sobre el mismo:.. CASA DE LA CULTURA.. Fundación Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena.. C/ Cudrilleros Hnos.. Aguilera Urbano, 1-1.. Teléfono: 957665150 / 647573025.. Correo Electrónico: administracion@juanalfonsodebaena.. ALOJAMIENTO.. Para aquellas personas que deseen realizar este curso y no residan en Baena, pueden consultar lel apartado de.. , donde se ofrece información sobre alojamientos en Baena.. Para más información contacten con el Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena, cuyos datos figuran arriba.. MATRÍCULAS:.. Universidad  ...   Fotocopia del D.. N.. I y Fotocopia de la Declaración de la Renta del año 2012.. La baremación para adjudicación de las becas será dependiendo de los ingresos anuales indicados en las Declaraciones de la Renta que se presenten.. INFORMACION DE INTERÉS.. El curso propuesto pretende incidir en el campo de la formación para gestionar de forma adecuada espacios y programas culturales de diverso signo, ofreciendo un conocimiento básico de los recursos disponibles en el sector a la par de una formación en competencias y habilidades útiles para gestionar la cultura.. Para ello se cuenta con un equipo de profesores integrado por docentes del ámbito universitario, gestores culturales profesionales y agentes implicados en la gestión cultural y del patrimonio histórico, que ofrecen un atractivo programa formativo en este ámbito.. Un programa que interesa tanto a los alumnos universitarios de Humanidades y Ciencias Sociales, como a técnicos profesionales en la Gestión Cultural y, en general, a quienes se relacionan con la organización de eventos culturales y con la protección, estudio y puesta en valor del patrimonio histórico..

    Original link path: /cursos/cordvba-2013
    Open archive





  • Archived pages: 188