www.archive-org-2014.com » ORG » L » LITERATURAGUATEMALTECA

Choose link from "Titles, links and description words view":

Or switch to "Titles and links view".

    Archived pages: 832 . Archive date: 2014-01.

  • Title: Regina José Galindo
    Descriptive info: Sin Título.. (Hasta Ver).. Tercera Bienal de Arte Contemporáneo de Lima.. Lima, Perú.. 2002.. Video performance: Lucha y Hasta ver.. Video proporcionado por www.. karaandrade.. com.. Página de la Literatura Guatemalteca.. Copyright 1996-2006 Juan Carlos Escobedo.. Última revisión: 26/03/06.. por..

    Original link path: /rjgalindo14.htm
    Open archive

  • Title: Regina José Galindo
    Descriptive info: Video Performance: Autocanibalismo.. Mostrado en la Colectiva Contaminados.. MADCO.. Costa Rica / Bienal Audiovisual L.. , Estados Unidos / Freewaves.. MOCA.. L.. , E.. U.. / Latin American Literature and Arts, N.. Y.. / Transferences of Sensation.. Gallery Gachet.. Canada.. / Colloquia, Guatemala.. Regina José Galindo, con más video performances..

    Original link path: /rjgalindo15.htm
    Open archive

  • Title: Regina José Galindo
    Descriptive info: Performance: Lucha.. Colectiva Blanco Negro.. Edificio de Correos.. Guatemala.. Video: Lucha y Hasta ver..

    Original link path: /rjgalindo9.htm
    Open archive

  • Title: Regina José Galindo
    Descriptive info: Performance: Piel.. La Platea de la Humanidad.. 49 Bienal de Venecia.. Italia..

    Original link path: /rjgalindo10.htm
    Open archive

  • Title: Regina José Galindo
    Descriptive info: Performance: Encierros.. Colectiva Paréntesis, Proyecto de Arte Independiente, (PAI) Zoológico Nacional La Aurora.. 2000..

    Original link path: /rjgalindo16.htm
    Open archive

  • Title: Regina José Galindo
    Descriptive info: Performance: Valium 10ml.. Colectiva Vivir Aquí, La Curandería.. Museo Ixchel..

    Original link path: /rjgalindo8.htm
    Open archive

  • Title: Regina José Galindo
    Descriptive info: Performance: No perdemos nada con nacer.. 9no.. Festival de Performance.. Ex-Teresa Arte Actual.. Zócalo de la Ciudad de México.. Festival Octubre Azul.. Basurero Municipal de Guatemala..

    Original link path: /rjgalindo13.htm
    Open archive

  • Title: Cría de cuervos
    Descriptive info: Cría de cuervos.. Las paredes agrietadas por la humedad, el suelo apolillado, la ventana con vidrios rotos, el techo, la puerta y en fin, todo, se encontraba salpicado de sangre.. En medio de la habitación, solo una cama y sobre esta, el cuerpo desnudo de la mujer, simulando la forma de un grotesco colador dormido, escupiendo a borbollones, por cada uno de sus agujeros, grandes cantidades de líquido rojo.. El jefe de policía al ver tal espectáculo, exigió a la docena de curiosos que abandonaran inmediatamente el lugar y se acercó lentamente hasta el hombre que permanecía encogido en la esquina de la habitación.. - Quién es usted.. qué ha pasado?.. El hombre que temblaba como un perro enfermo, levantó la mirada y comenzó a dar de gritos, señalando furiosamente al pajarraco que yacía desplomado sobre el suelo.. -El cuervo.. el cuervo.. El cuervo!.. En el suelo, con las alas rotas e igualmente salpicadas de sangre, estaba el cuervo.. Mal herido pero con vida.. Un guardia cargó su revolver, pidió a sus acompañantes que hicieran lo mismo, sacó las esposas, apuntó directamente a la cabeza del pajarraco y con un tono de voz enérgico le ordenó que se rindiera.. Este, que apenas tenía aliento para respirar, acató las ordenes y permaneció quietecito  ...   días despues, el cuervo despertaba de su primera noche tras las rejas.. Su primera visión fueron los dos ojos de su compañero, grandes, redondos y de un negro profundo que entusiasmó su apetito.. Así, rapidamente, sin pensarlo, acabó con ellos para luego escaparse por las rendijas de la carcel y entrar en una nueva celda y en otra y en otra y en todas las demás para vaciar las orbitas de los presidiarios, de los carceleros de turno, de los cocineros, de los encargados de las letrinas, del alcaide e inclusive, de los forajidos que iban a mitad del tunel.. Aun no satisfecho, el pajarraco continuó su faena con los abogados, médicos, sastres, zapateros, carpinteros, escritores, sacerdotes, maestros, tenderos, arrieros, prostitutas, caseras, esposas, y en fin, con todas las diferentes especies del pueblo, ya fueran niños o ancianos, ya fueran mujeres, hombres o parecidos.. El único que no corrió con la misma suerte fue Don Simón, el amante de su antigua dueña, a la que había acuchillado hace tres meses.. El mismo que, negando su culpa, lo había mandado a prisión.. No, él no merecía perder los ojos, él merecía conservarlos para ver de cerca, muy de cerca, la escena de su largo pico negro hartandose sus testículos.. Regina José Galindo, Guatemala 1998..

    Original link path: /rjgalindo1.htm
    Open archive

  • Title: Regina José Galindo
    Descriptive info: Con mi mano me basta.. ella no me somete.. ni me pone a prueba.. conoce mi punto.. la fuerza justa.. el ritmo.. uno dos tres cuatro uno dos tres.. cuatro uno dos tres cuatro uno dos.. tres cuatro uno dos tres cuatro uno.. uno dos tres cuatro uno dos tres cuatro uno dos tres cuatro uno dos tr.. es cuatro uno dos tres cuatro uno dos tres cuatro uno dos tres cua.. tro uno dos tres cuatro uno dos tres cuatro uno dos tres cuatro uno dos tres.. cuatro  ...   dos tres.. entonces se aleja.. sin exigirme un segundo esfuerzo.. Hace treintaiséis años.. mi padre.. asesinó a golpes.. los sueños de mi madre.. Desde entonces.. está preso.. cumpliendo cadena perpetua.. incomutable.. Mi abuela no me dejó.. una muñeca.. una joya.. un te quiero.. me dejó.. -en cambio-.. muchos rencores.. envueltos en un pañuelo rojo.. que decía:.. personal e intransmisible.. Miedo.. de parecerte fea.. de parecerte tonta.. de parererte puta.. de parecerte.. más que nada.. Dios dijo:.. Honrarás a tu padre y a tu madre.. Yo.. guardo silencio.. y lo intento..

    Original link path: /rjgalindo2.htm
    Open archive

  • Title: Regina José Galindo
    Descriptive info: Regina Galindo.. El cuerpo políticamente incorrecto.. Rosina Cazali.. Nunca me canso de insistir en que Regina Galindo es una de las artistas más sólidas de la generación que surgió a mediados de los noventas.. Apareció en la escena artística de Guatemala provocando una atención poco usual de parte de los medios al colgarse a diez metros de altura en el puente de correos mientras leía pequeños poemas que posteriormente lanzaba al viento.. Tal vez por eso, por ser demasiado joven, por ser considerada una simple instigadora de la opinión pública o un espectáculo circense, sus intenciones siempre han pasado a un segundo plano.. Sin embargo pocos conocen lo suficiente o pocos demuestran interés para saber que la obra de Regina no encuentra su materia prima en ardides de choque generacional.. Para alguien que ha corrido riesgos físicos y psicológicos al límite de lo inimaginable, para quien ha transferido todo el poder plástico, metafórico, simbólico y semiótico a su cuerpo tales argumentos resultan verdaderamente inocuos.. Con la reciente inauguración de la Bienal de Venecia y su premiación con el León de Oro hay motivos suficientes para celebrar y ojalá así sea- para preguntarse de una vez por todas por qué la obra de esta artista se encuentra más allá de un deseo por alimentarse de la perturbación de sus detractores.. En diferentes oportunidades he acompañado a la artista en la realización de sus proyectos y me he visto absorbida por sus demandas de atención, sus lágrimas, sus alegrías o dolores corporales asumiendo mis propias consecuencias.. Como un verdadero privilegio me lancé en el año 2001 hacia el Perú como lazarillo, pues Regina había decidido asistir a la tercera edición de la Bienal Iberoamericana de Lima con los ojos vendados desde la ciudad de Guatemala, pasar los cinco días encerrada en el recinto de la bienal y retornar al punto de partida para recuperar, hasta entonces, la normalidad.. El viaje se transformó para ambas en una vivencia melancólica, generada por ese terco deseo suyo de meterse a un laberinto de oscuridad.. El auto negarse la posibilidad  ...   varias horas seguidas.. Su inacción mostraba un modo específico de responder a una situación insostenible.. Sin embargo, a través de los años la hemos visto en una actividad desenfrenada y consecuente con sus principios artísticos.. Lapidarse en un cubo de ladrillo para pasar 24 horas en absoluta soledad y silencio; mordisquear sus uñas hasta desangrar sus dedos en un acto de auto canibalismo; conectarse a un tambo de oxígeno; enfrentarse a una luchadora profesional en un ring de lucha libre; sumergir los pies en un balde de sangre humana para dejar huellas en el pavimento mientras rechaza la candidatura de Ríos Montt; meterse en una bolsa plástica y ser depositada en el basurero municipal cual despojo humano; golpearse tantas veces como número de mujeres asesinadas en Guatemala o restaurar su propio himen con una operación quirúrgica para hablar sobre los dudosos valores de una sociedad machista son acaso experiencias que nos agitan y nos acercan ante el dolor ajeno.. Y es que en su forma de expresarse no existe la distancia que pudiéramos tener con una fotografía, una pintura o la ficción más terrible escrita por un Castellanos Moya.. No existe esa distancia para anestesiarnos o sustraernos de la tragedia cotidiana en este país.. No vale la satisfacción de ver la imagen sin arredrarnos.. Nos incluye.. En suma, sus obras no son eventos despolitizados que nos inviten a desconectarnos de nuestra realidad y verles cómodamente desde el sofá de una sala.. Su presencia no es la de la mujer a la que nos han acostumbrado los anuncios de cervezas.. Su cuerpo es políticamente incorrecto para calar más hondo y eso nos perturba y nos coloca contra la pared.. Además, la firme resistencia de Regina Galindo ante la fetichización moderna del objeto artístico nos ha regalado con la posibilidad de dar valor a los eventos efímeros y apostar de manera progresiva al arte como política de vida.. Si hasta aquí no se ha comprendido la trascendencia de su trabajo en un país como Guatemala no encuentro más palabras o más leones de oro que lo logren..

    Original link path: /rjgalindo11.htm
    Open archive

  • Title: Mildred Hernández
    Descriptive info: De.. Orígenes.. Editorial Óscar de León Palacios,.. Guatemala, Centroamérica.. Diciembre, 1995.. Los misterios del cuerpo y el alma / 1695.. Llega temprano.. Todavía le quedan treinta minutos de soledad para esperarla.. La calle está vacía.. Ve todo igual: la misma gente, las mismas luces, los automóviles eternamente indiferentes.. Mira con impaciencia hacia el reloj de la torre de la iglesia y, para su exasperación, comprueba que una vez más no funciona.. Una semana, piensa.. Toda una semana sin verla.. Una semana sin sus besos, sin su piel, sin su aliento.. Siete días y siete noches casi insuperables.. Pero, al fin, ahora lo sabe, podrá fundirse en ella.. Seguramente irá con su vestido preferido el de él, por supuesto ése que le da un halo romántico y la hace verse tan suave y elegante como una dama del siglo pasado.. Unos minutos más, cree, y aparecerá con su mejor sonrisa, con su pelo largo, con sus melancólicos ojos negros.. Imagina su cuerpo.. Ese cuerpo que le prodiga siempre renovadas sensaciones se la hace ahora casi palpable.. Se estremece.. Levanta impaciente la mirada y escudriña la calle: nadie.. Da media vuelta y camina por la avenida.. Tal vez hoy, intuye, llegue por la otra entrada.. Da unos pasos y se detiene.. Decide regresar y espera.. La ve de pronto.. También ella llega antes de la hora.. Lleva su vestido romántico, su mejor sonrisa, su pelo largo, sus bellosojos negros.. Verse, abrazarse y darse un beso es todo en un instante.. Ella empieza a hablarle de todo lo que ha hecho durante los días que no se han visto.. Como siempre, él la escucha.. De vez en cuando le lanza algún comentario, una broma o alguna pregunta.. Él también quiere, después, decirle algo muy importante.. Abrazados caminan hacia su refugio, un apartamento a pocas cuadras de allí.. Para los dos, el  ...   hablando de literatura, del último libro de poesías que ella editará pronto, de sus cátedras en la universidad.. Tanto se dicen que no sienten cuando la noche los inunda de luna.. Entonces él la abraza y, animoso, le cuenta su secreto.. Muchas horas, semanas o siglos después -nunca lo sabrán con exactitud- él se viste y decide marcharse.. Ella, recostada en la cama, guarda aún la frescura de su última llama.. Cierra los ojos.. No recuerda.. Sin pensar en nada se siente feliz y plenamente realizada.. ( Qué vida es ésta mía, / que rebelde resiste a dolor tanto? / Por qué, necia, porfía, / y en las amargas fuentes de mi llanto / atenuada, no acaba de extinguirse, / si no puede en mi fuego consumirse?.. ).. Largo rato permanece así, flotando como en un á bito de ingravidez deliciosa.. Más tarde se levanta sin prisa, toma su bolso, sus libros y busca la llave.. Intenta abrir la puerta, pero sus dedos se enroscan.. Cada vez pierde más fuerza.. Introduce la llave en la cerradura, pero no puede moverla.. Desesperada se toca el vestido y palpa la aspereza de la tela.. Mira hacia atrás y no reconoce el lugar donde está.. Y, sin embargo, le parece solitariamente conocido, familiar.. El mundo se cierra a sus pies y la hunde.. Ve el suelo y su hábito negro la sorprende con la lucidez de su certeza conventual.. Abre la puerta Juana.. , se dice,.. deja tu Cruz, Inés.. Arrasa tu angustia, Juana Inés, Inés o.. Juana.. , se repite mil veces en un instante de incertidumbre.. Las campanas ahora aúllan ferozmente cercanas, la acosan hasta reducirla a un minuto cada vez más cerrado y definitivo.. Cuando ella intenta abrir de nuevo la puerta, la llave es una antorcha que se le va encima con sus lenguas siniestras e inevitables..

    Original link path: /mhernandez1.htm
    Open archive





  • Archived pages: 832